El espejo de la Madre Teresa

5
897
A 20 AÑOS DE SU MUERTE
A 20 AÑOS DE SU MUERTE

Hoy se cumplen 20 años de su muerte y sin embargo, la Madre Teresa y su obra monumental están más vivas que nunca.

 

El Papa Francisco la canonizó y la definió como “una luz que alumbra las tinieblas de los que no tenían ni siquiera lágrimas para llorar su pobreza y su sufrimiento”.

La Madre Teresa de Calcuta ya es santa pero en realidad siempre lo fue. Siempre admiré esa vocación infinita por darlo todo sin pedir nada a cambio.

Esa frase de darlo todo hasta que duela. Y si duele es una buena señal.

Una vez un periodista chicanero la toreó y le cuestionó su colosal tarea.” ¿Cuántos pobres y leprosos puede usted salvar? Tal vez sean apenas 100 y son y los pobres y los leprosos son miles y miles. ¿De qué sirve su esfuerzo? ¿Vale la pena? La Madre Teresa lo miro profundo desde esos ojos profundos y le contestó con sabiduría: “Estos son mis 100, ¿Cuáles son los suyos?”.

Andaba en sandalias, con un plato de arroz como toda comida diaria y no descansaba nunca. Un día lo contó asi:

“En 1952 pudimos abrir el primer hogar del moribundo. A mí me ocurrió el primer caso, el de una mujer tirada en plena calle. Se la estaban comiendo las ratas y las hormigas. Yo la llevé al hospital, pero no podían hacer nada por ella. Tuvieron que aceptarla, porque yo dije que no me marchaba de allí en tanto no se hiciesen cargo de ella. Después fui al ayuntamiento pidiendo me diesen un lugar donde meter a tales desgraciados, porque ya en el mismo día, había encontrado a otros que también se morían en mitad de la calle. El administrador encargado de la salud pública me señaló el templo de Kali, abriéndome el «darmashalah», lugar donde en otros tiempos la gente descansaba tras haber rendido culto a la diosa. El edificio estaba vacío; me preguntó aquel señor si lo quería. Yo me sentí contenta de poseer tal casa por diversas razones, particularmente porque era un centro de culto y de devoción de los hindúes. En veinticuatro horas condujimos allí a nuestros enfermos y lisiados. Desde entonces (y hasta principios de la década de 1970) hemos recogido por las calles de Calcuta más de veinte mil personas, habiendo muerto cerca de la mitad.

Uno de esos olvidados de la mano de Dios y del hombre, se arrastraba como podía para trasladarse, tomó la mano de la monja que lo cuidó durante toda la madrugada mientras volaba de fiebre. Al final le dijo una frase tremenda: “Toda la vida me trataron como un animal pero hoy de su mano muero como un ángel”.

Muchos le decían a ella “El ángel de los pobres”. Había nacido en un hogar de clase media en Albania pero se quedó a vivir y a morir junto a los que más sufren en el universo de la pobreza extrema en La India. Fue soprano en el coro de la escuela, profesora de historia y geografía y maestra en el arte de acompañar y enseñarles a leer a los que no tenían nada de nada. Sabía que lo suyo era una gota en el mar pero comprendía que el mar sin esa gota no sería el mismo.

Era y es la imagen de la solidaridad, del hacer el bien sin mirar a quien. Con esa túnica, un Siri blanco con vivos celestes, que son los colores de la Virgen María, esa mujer diminuta era capaz de mover montañas. En La India fue enterrada con todos los honores de estado y su féretro fue trasladado en el mismo carruaje que llevó los restos del Mahatma Ghandi y el Jawaharlal Nerhu. Es una bandera del voluntariado. Diseminó misericordia. Justo en el año de la misericordia, en 2016, el Papa Francisco la puso como ejemplo de la monja misionera que forma la iglesia y que sale a la periferia a atender a los que viven y mueren a la intemperie.

Fundó 758 centros de “Las misioneras de la Caridad”, 7 de ellos en la Argentina con casi 6 mil religiosos trabajando en 139 países. Esa figura pequeña y arrugada fue un espejo gigante y enérgico para el mundo que piensa en sus semejantes y ama a su prójimo como a sí mismo.

Se llamaba Gonxha Agnes. Todo un presagio. Gonxha significa pequeña flor o capullo de rosa. A los 18 años ya se había alistado en la orden jesuita de las hermanas de Loreto.

Siempre se entregó de cuerpo y alma a los más vulnerables, a los más frágiles a los que habían perdido hasta la esperanza. Fue de una austeridad más que franciscana. Se había despojado de todo menos de esa túnica que la identificó en todo el planeta. Tenía una templanza que la hacía de acero para soportar las más grandes inequidades que padece el ser humano convertido en un trapo de piso.

Es la primera santa que fue Premio Nóbel de la Paz. Había sido beatificada por Juan Pablo II y el milagro que le permitió convertirse en santa es que supo curar a un brasileño que tenía varios tumores cerebrales. Se llama Marcilo Haddad Andrino y estuvo en la ceremonia de canonización en la Plaza San Pedro. No hubo médico ni científico que pudiera explicar ese milagro que hizo la Madre Teresa.

Tenía su carácter fuerte y momentos de humor e ironía. Y una ilimitada vocación de servicio. No quiso parar nunca. Ni siquiera en los últimos años después de haber superado la malaria y cuando tenía que movilizarse en silla de ruedas. Atendía a chicos con polio y los con las enfermedades más terribles. Acompañaba a los moribundos para abandonar la calle hasta el último suspiro. Se movía en un ambiente muy complicado, muchas veces carente de limpieza y con el único recurso de su mano tendida y su corazón abierto. Dejó conceptos para tallar en piedra: “La mayor pobreza es la falta de amor” y “Si no puedes dar de comer a 100 personas, da de comer a una. Por algo se empieza”.

Una vez dijo que su amor era gratuito y universal, carente de ideología. Si no se hablar el idioma del pobre o el enfermo, por lo menos se sonreír.

Decía seguir las enseñanzas de Jesús. Vestir al desnudo, alimentar al hambriento y darle casa al desamparado.

Siempre fue Santa pero el Papa Francisco el año pasado la hizo formalmente Santa. Pero todos los desposeídos del mundo tuvieron y seguirán teniendo a este ángel de la guarda de los pobres. Ahora es su Santa Madre. De Calcuta y de todo el planeta Tierra. Hoy hace 20 años que murió pero vive eterna en el corazón de los humildes. Es el gran espejo de la solidaridad absoluta. De la entrega total.

 

5 comentarios Dejá tu comentario

  1. Cómo se nota que nunca fuiste a Calcuta! La obra de la madre teresa fue NEFASTA para Calcuta, el asistencialismo no sirve para nada, solo ante un desastre natural y por corto tiempo. En vez de enseñar trabajo, convirtió a una ciudad con la cantidad de habitantes de un país, en un reducto de pedidores y mendigos que viven esperando ayuda de todas partes del mundo. Desde que nacen les enseñan a vivir del asistencialismo. Lo unico que sirve es enseñar a trabajar, educación, etc. Otras ciudades de la India lo lograron bajo esta modalidad. Les costó la primer década pero ahora lideran las ciudades donde más habitantes lideran la revolución del software y la tecnología India. Estuve 4 veces, en la India, 2 por trabajo, de varios meses de duración. Pude ver esto con mis propios ojos y me lo explicaron muy bien allá. No digo que haya tenido mala intención, aunque viendo al actual papa populista no sé... se evangeliza mejor entre pobres y sub-educados.

  2. Era excelente manteniendo pobres, si, manteniendolos en la pobreza monetaria, emancipatoria e intelectual....era como la vocera del catolicismo en la region, donde recibia grandisimas sumas en donaciones que no se reflejaban en la "gran obra", otra mentira ostentosa de la religion, catolica en este caso.

  3. Si Pablo, fué mejor la obra de Grassi haciendo felices a los niños o mucho mejor la solución final de Hitler y chau problema. La obra de la madre Teresa fué enorme y para su tiempo y circunstancia es lo que pudo hacer, al igual que Gandhi. Si hubieras estado en la India hace medio siglo atrás o más, tal vez tendrías razón.

  4. La Madre Teresa de Calcuta debería ser un ejemplo para todos, sobre todo en la ayuda a los humildes que por estas tierras se demonisan. Pero el menos indicado para hablar de ésto es Leuco, un mercenario periodista cuya pareja recibe sueldos del gobierno de turno, de la fundación de Gabriela Michetti, no sé si todavía sigue con el cargo que le dió en el Congreso o trabaja para la Fundación Suma. No solo hay que recordar sino que hay que llevar a la práctica su ejemplo.

  5. Tengo que disentir con esta nota. La madre Teresa, otrora mi mentora, de la cual yo hacia todo un santuario, con su foto, y la respetaba, adoraba, elogiaba y admiraba. Hoy la reveo como una persona de mente retorcida confundida en sus conceptos sobre la misericordia humana, y mas bien sabiendo la verdad de su mision, encontrandose uno con una persona fanatica que tiene los cables cruzados sobre el concepto de humanidad. Humanidad no es sufrimiento masoquista Es anormal sentir alegria o regocijo ante el sufrimiento de los demas. Ya ahi hay algo como que anda mal. Re-mal. No se cuanto haya recogido de informacion el autor de esta nota, pero han llovido criticas sobre la santidad de la madre Teresa. Que no dejaba dar analgesicos a los pobres moribundos, con grandes dolores en sus enfermedades terminales. Tres academicos la han denostado, que fueron: Serge Larivee Genevieve Chenard, Carole Senechal, CRITICANDO SU FORMA DUDOSA DE CUIDAR A LOS ENFERMOS, Con una enorme falta de higiene, reciclando agujas hipodermicas, y su gente lavandolas solo con agua, para ser asi usadas hacia otros pacientes ( amen de contagios, como hepatitis, lo menos, de unas personas a otras) Lo maximo que se les daba eran aspirinas o ibuprofeno. Existiendo hangares llenos de medicinas donadas que dejaban caducar, que apenas se las daban a los sufrientes pacientes para aliviarles asi de sus dolores. Su fanatismo le hacia querer mas a la pobreza,que a los pobres- Enormes cantidades de dinero, de incalculables valores, donados por el mundo entero, iban a parar misteriosamente Dios sabe donde pero no para los dolientes y sufridos enfermos. Que eran todos atendidos en camastros, todos al piso, no existian sillas, y los pacientes comian desde sus escudillas en el suelo, con una alimentacion deficiente y falta de nutrientes para sus condiciones de necesidad fisica, evitando asi las mejoras. Eran casas de la muerte, por asi decirlo. Ahi se venia a morir .A los pobres les pedia resignacion y que se acomoden a bien morir, y que sufran como asi sufrio Cristo en la cruz...?¿ Christopher Hitchens hizo un video sobre todo esto, y la ha criticado duramente Otro ha sido el Dr. Aroup Chatterjee, medico que veia horrores, sobre el cuidado deficiente de los ahi enfermos. Y fue su critico mas consistente- Esta santa pregono el culto al sufrimiento negandose a darles calmantes y cuidados paliativos a los enfermos de sida, de lepra, de infecciones cuantiosas, sin antibioticos... Los enfermos carecian de las mas basicas condiciones de higiene y sufrian estados de francas torturas. Por ultimo, un medico cubano Hemley Gonzalez que fue a uno de esos hospicios en 2008, vio como ignoraban esterilizar agujas con las cuales inyectaban a los enfermos, unos a otros, solo se enjuagaban con agua.... y como recibian algunos medicinas caducadas. Si esta santa recibio galardones y dinero, los mismos no fueron hacia los enfermos. Cabe sentir en mi alma que si ella ha recibido por todo esto honores de santa, sus condecoraciones tienen para mi el mismo valor insipido y vacio que los ilustres zapatos viejos y usados del honorable y santo papa

Dejá tu comentario

El comentario no se pudo enviar:
Haga click aquí para intentar nuevamente
El comentario se ha enviado con éxito
En unos minutos lo verá publicado en este artículo
Haga click aquí para enviar otro comentario
Tu Comentario
(*) Nombre:
Escriba el texto de la imagen

Seguinos también en

Facebook
Twitter
Youtube
Instagram
Google Plus