Trump sacude a Medio Oriente y lo modela al gusto de Israel

6
1614
Caprichos y embajadas que dejan muertos
Caprichos y embajadas que dejan muertos

La alianza entre Estados Unidos e Israel no es nueva; sin embargo, el presidente Donald Trump y el primer ministro Benjamin Netanyahu llevaron el vínculo a otro nivel, sin importar el crecimiento de la violencia en los territorios palestinos, la profundización de la guerra en Siria y una escalada militar y diplomática contra Irán con consecuencias impredecibles para Medio Oriente.

 

La imagen más acabada de esta relación carnal se vio hoy en Jerusalén cuando Netanyahu y la hija del presidente estadounidense y su yerno, Ivanka Trump y Jared Kushner, inauguraron la nueva embajada de Estados Unidos en Israel en una ciudad que para la mayoría de la comunidad internacional está en disputa y, por eso, aún no es parte ni de Israel ni del futuro Estado palestino.

El traslado de la embajada es principalmente un hecho simbólico que no cambia demasiado la realidad de los palestinos que viven en Jerusalén este -la parte que la ONU y la mayoría del mundo consideran un territorio palestino ocupado-, pero desde que Trump lo anunció, la tensión, las protestas y la violencia no paran de crecer.

Hoy, al mismo tiempo que la Casa Blanca celebraba con sonrisas y glamour frente a la nueva embajada en la llamada Línea Verde -que marcó el final de la primera guerra entre Israel y sus vecinos árabes y dividió a Jerusalén en Este y Oeste-, a menos de 100 kilómetros de allí, miles de palestinos vivían uno de los días más violentos desde la ofensiva israelí contra la Franja de Gaza de 2014, cuando murieron más de 2.200 personas en 51 días.

Cuatro años después de esa sangrienta ofensiva, decenas de miles de palestinos marcharon hoy hacia el límite fronterizo impuesto por Israel para protestar contra la ocupación y el bloqueo militar que asfixia al pequeño territorio, como lo vienen haciendo todos los viernes desde el 30 de marzo, y, como sucede cada semana sin excepciones, el Ejército disparó a mansalva contra los manifestantes.

En el último mes y medio, Israel mató a más de 100 manifestantes desarmados e hirió a miles.

"La relación que Bibi (el apodo de Netanyahu) generó con Trump no tiene parangón. Nunca un presidente estadounidense se alió a Israel de manera tan grosera, burda y violenta como lo hizo Trump. Son dos ultraderechistas, dos personas militaristas, que no conocen otra lengua más que la fuerza bruta", aseguró a la agencia de noticias Télam el ex concejal de Jerusalén y activista pacifista, Meir Margalit, un argentino que emigró a Israel a principio de la década de los setenta.

"Lo que Trump hizo hoy fue poner el último clavo al ataúd del proceso de paz. Si acá no va a haber una esperanza de paz, los palestinos en algún momento van a explotar, reventar, porque hay un límite de presión que los palestinos pueden soportar", concluyó.

Esta no es la única olla a presión que Trump está manipulando en Medio Oriente sin escuchar críticas ni advertencias.

La semana pasada, el presidente estadounidense cumplió una de sus principales promesas de campaña y sacó a su país del acuerdo que su antecesor, Barack Obama, había firmado junto a las principales potencias del mundo para congelar el programa nuclear de Irán y poner fin a la desconfianza y la inestabilidad creada por la convicción occidental e israelí de que Teherán estaba desarrollando un arma nuclear.

Trump abandonó el acuerdo pese a que sus socios europeos le rogaron en público no hacerlo y pese a que la Organismo Internacional de Energía Atómica -el encargado de fiscalizar la suspensión del programa nuclear iraní- garantizó una y otra vez que la República Islámica estaba cumpliendo su parte.

Ninguna de estos pedidos y advertencia tuvo éxito. Trump eligió creerle a Netanyahu, quien apenas unos días antes había acusado a Irán de continuar buscando un arma nuclear a escondidas.

La decisión de Trump dio nuevos aires a dos férreos enemigos de Medio Oriente: la derecha más reaccionaria de Irán, la misma que ataca al presidente Hasan Rohani por su apertura internacional y sus posiciones sociales más moderadas dentro del país, y el gobierno de Netanyahu.

Mientras los primeros respondieron prendiendo fuego una hoja con la bandera estadounidense al grito de "Muerte a Estados Unidos" -una de las famosas consignas de la Revolución Islámica en 1979-, el segundo lanzó una serie de ataques contra las milicias iraníes en Siria y desató una peligrosa escalada.

Milicianos bajo el comando de la Guardia Revolucionaria, uno de los cuerpos de seguridad más importantes de Irán, respondieron con otra lluvia de cohetes sobre los Altos del Golán, una región limítrofe siria reconocida por la ONU que Israel ocupó hace 50 años y luego anexó ilegalmente.

Poco después, Israel lanzó una serie de bombardeos contra decenas de objetivos iraníes en Siria.

Desde el primer día, Trump dejó en claro que la guerra en Siria no era su prioridad, y el retiro paulatino de Estados Unidos facilitó aún más el avance de Rusia, como aliado incondicional del gobierno sirio de Bashar al Assad y como potencial internacional hegemónica en el conflicto.

El avance ruso permitió un fortalecimiento en el terreno del gobierno de Al Assad y de sus aliados, entre ellos Irán, un Estado que en más de una ocasión ha abogado por la destrucción de Israel.

La presencia iraní no es tan importante como la rusa ni puede cambiar el equilibrio de fuerzas en la guerra.

Sin embargo, se encuentra a sólo kilómetros de lo que Israel considera como su frontera, y Netanyahu no quiere reeditar un escenario con una zona limítrofe inestable, como el que llevó a su país a lanzar varias guerras y hasta una larga ocupación militar en el sur de Líbano, el principal bastión del movimiento islamista Hezbollah.

COMPARTIR
Armin Vans
También en
 
 

6 comentarios Dejá tu comentario

  1. EEUU es una marioneta coaptada por el SIONISMO. De ningun modo puede decir que son aliados. COmo peude decir semejante barbaridad??? “QUIERO DECIRLE ALGO MUY CLARAMENTE, NO SE PREOCUPE POR LA PRESION DE LOS NORTEAMERICANOS SOBRE ISRAEL, NOSOTROS, LOS JUDIOS, MANEJAMOS LOS ESTADOS UNIDOS DE NORTEAMERICA, Y LOS NORTEAMERICANOS LO SABEN, SIN IMPORTAR QUIEN SE SIENTE EN LA CASA BLANCA”………….RADIO “Y ISRAEL ” , ARIEL SHARON 3 DE OCTUBRE DE 2001. TRIBUNA por favor cmabien el captcha!!!

  2. Creo que los argumentos de María Laura son sensatos y fundados, pero hay un principio general para la política internacional: las cosas no siempre son como aparentan, y la mayor parte de las veces son lo opuesto. Primero, es un error pensar que las estrategias del Imperio yanki las determinen los presidentes, ¡ni por las tapas es así!, estas son elaboradas por los que realmente mandan ahí: un complejo entramado de lobbies entre los cuales, obvio, Wall Street es el más poderoso. Son estos los que "eligen" a los presidentes para que implementen sus estrategias(como hacen los directorios de las grandes multinacionales con sus CEOs), y no para que las modifiquen. Ergo, "el loco" está continuando lo que inició Obama en 2008, post crisis de las subprime(que casi se lo llevó puesto al Imperio), y que significó el fin de la UNIPOLARIDAD ABSOLUTA(iniciada a principios de los '90 con la implosión de la URSS), y el comienzo de la instalación de una NUEVA MULTIPOLARIDAD en el mundo(distinta de la de la pre 2da. GM), que le permita al Imperio yanki el repliegue ordenado de Eurasia a la "isla" América, donde les había ido tan bien, justamente hasta 1945. El renunció UNILATERAL yanki del acuerdo con Irán sellado en 2015, luego de negociaciones secretas con los persas que inició Obama, para mi va en ese sentido y NO LO PERJUDICA A IRÁN, y si beneficia a Rusia y China. Los grandes perjudicados son la UE, por eso la Merkel y Macron salieron con los tapones de punta. Ya que las presuntas "sanciones" yankis van a ser simbólicas y no van a tener efecto realmente sobre los persas. Israel es una rémora del viejo Imperialismo europeo, que lo instaló ahí para sacarse a los judíos de encima y encajárselos a los árabes, y en una NUEVA MULTIPOLARIDAD sin USA en Eurasia va a tener que buscar el apoyo ruso, para reemplazar al yanki. Lo que es bastante lógico porque la mayoría de los israelíes son rusos o de ese origen. También la pelotudez de trasladar la emba yanki a Jerusalem va para mi en el mismo sentido, ya que no pasa de un acto simbólico que no beneficia realmente a Israel, y le va a generar muchos bolonquis con los palestinos, y a quitar mucho apoyo del resto del mundo.

  3. Lo que se esta haciendo con el pueblo palestino (que tiene tanto derecho a su existencia como Israel) el estado sionista de Israel encaja perfectamente en la definición reconocida y aceptada por consenso político-académico de genocidio, pero obviamente como cuentan con un paraguas mediático favorable es un tema que permanece invisibilizado.

  4. Mierda.... que genocidio es genocidio. Barbarie es barbarie. Muerte es muerte. No se puede mirar hacia un costado y no ver lo que se viene encima, el mundo no puede decirse, " total aca no es."----Estamos en la edad de piedra- Una mecha, que dara fuego y explotara por todo el planeta.... eso es lo que se viene. O acaso nadie tiene ojos ni alma para ver? Donde los religiosos, que no oigo un solo rumor, de intentar buscar soluciones....de paz. Mierda. Que seguimos en la cumbre de la ignorancia

Dejá tu comentario

El comentario no se pudo enviar:
Haga click aquí para intentar nuevamente
El comentario se ha enviado con éxito
En unos minutos lo verá publicado en este artículo
Haga click aquí para enviar otro comentario
Tu Comentario
(*) Nombre:

Seguinos también en

Facebook
Twitter
Youtube
Instagram
Google Plus

Recibí diariamente un resumen de noticias en tu email. Lo más destacado de TDP, aquello que tenés que saber sí o sí

Suscribirme Desuscribirme

Notas Relacionadas

¿La guerra que viene? Israel e Irán miden fuerzas

En la península del Sinaí, el ejército egipcio abatió a 28 terroristas del Daesh, ISIS o Estado Islámico. El éxito de la llamada Operación Sinaí 2018 le dio aire al dictador Abdel Fatah al Sisi, arropado por el gobierno de Donald Trump para...