¡Recién Publicado!
cerrar [X]

TIEMPOS MODERNOS

0
LA VIDA PRIVADA POR TV
LA VIDA PRIVADA POR TV

La modernidad no sólo ha fragmentado los lazos de solidaridad antes constituidos

La modernidad no sólo ha fragmentado los lazos de solidaridad antes constituidos, sino también, las construcciones de sentido y las formas de concebir la vida. Ha interferido de manera extrema en las formas de actuar, pensar y sentir de los seres humanos. Y ha creado un espacio abierto a la penetración de las masas en la esfera privada de la mano de los medios de comunicación.


Transformaciones”

 

   El martes a las 23 horas por la pantalla de canal trece salió al aire el programa “Transformaciones” conducido por la señora Karina Mazzocco. Según el sitio www.primiciasya.com, el programa midió 13.5.
  
Y a diferencia de lo que había sido el ciclo anterior, en esta nueva etapa, serán los famosos los protagonistas de los cambios estéticos. Porque de eso se trata el programa. Personas excedidas en peso, con ciertas anomalías en el rostro o piel en general, que deciden someterse a una transformación para que el espejo les devuelva la imagen que tanto desean.
  
También se presentan personas que simplemente quieren realizarse una simple cirugía de nariz o las conocidas cirugías reparadoras. Aunque por lo general, los problemas a tratar son los referidos a cuestiones de obesidad.
  
“Transformaciones” transcurre como una especie de reality show sin serlo completamente. Todo está a la vista del televidente.
  
Se muestra el antes y el después. Karina Mazzocco va realizando las explicaciones sobre los pasos que deben seguir los protagonistas. Los entrevista mediante un tipo de entrevista semi- estructurada en donde el paciente cuenta los motivos que lo llevaron a tomar tal decisión y el porque se encuentra en el estado en que se encuentra.


Teoría Estética


  
Como dijo el filósofo Emmanuel Kant (1724-1804), la estética es la ciencia que estudia e investiga el origen sistemático del sentimiento puro y su manifestación: el arte. Pero comprendamos que el arte no escapa a los valores y que el sentido de los mismos se comprende mediante los siguientes interrogantes: ¿Cual es el fin que persigue el hombre? Y ¿Cual es la meta a la que aspira y por la cual realiza ciertos actos? Históricamente, el hombre realiza ciertos actos para conquistar un fin que considera valioso, es el valor mismo lo que se considera como digno de conquista: Por un lado, porque se transmitirá de generación en generación y por otro lado, porque el valor es el contenido de aquello que desea. Es decir, es el algo que el hombre busca, anhela y pretende conquistar en su tarea aunque ésta deba ser infinita
  
Ahora bien, también se suele interpretar la estética como teoría del arte y belleza, aunque sin dejar de lado (porque resultaría ilógico) el sentido filosófico que convierte a esta ciencia en la explicación del arte como una manifestación cultural. Porque convengamos que las transformaciones que los seres humanos realizan en sus cuerpos son una de las tantas formas de expresión cultural. Modos de vida, idiosincrasias que pueden o no compartirse pero que reflejan el perfil de una sociedad o de ciertos grupos.
  
La estética de los punks, los skin head y de otros representantes de las tan conocidas Tribus Urbanas denotan un estilo de vida, reflejo de la cultura que optan por desarrollar y seguir.
  
Teóricamente, el arte, no sólo abarca la cerámica, la herrería, la orfebrería, la tapicería, la ebanistería, el repujado y el mosaico. El arte también abarca la pintura, la escultura, la arquitectura, la música, la danza, el teatro, la ópera y obviamente la literatura. De hecho, muchos de los cambios que experimentan los famosos y la gente no pública tienen antecedentes en alguna rama del arte.


Realitys Show: la nueva moda televisiva


  
De un tiempo a esta parte, exponer la vida privada en televisión es moneda corriente. Desde las peleas mediáticas del mundo farandulero hasta las intimidades que ocurren de puertas adentro de una casa.
  
Antecedentes de este tipo de situaciones las encontramos en programas televisivos como “Gran hermano” (Big Brother), “El Bar”, “Operación Triunfo“, “Expedición Robinsón” entre otros.
  
Lo cierto es, que la mayoría de estos formatos son de corte internacional. Es decir, no son creaciones nacionales. Simplemente se compra el formato y se busca adaptarlo a los usos y costumbres del país.
  
Por lo general, este tipo de realitys no dejan nada. Son paupérrimos en su mayoría. 
  
Muchos lo niegan, pero off de record se sabe que los mismos están arreglados y que de antemano se conoce quien será el triunfador.
  
Excepto “Operación Triunfo” y “Expedición Robinsón” el resto de los realitys solo muestran una serie de individuos del tipo parasitarios que no hacen absolutamente nada. Convivir durante varios meses en una casa. Tratar de hacer buena letra, realizar alianzas y rogar no ser nominados por sus compañeros.
  
Claro está que existen otro tipo de circos mediáticos que no fueron traídos a nuestro país.
  
Uno de ellos llamado “El secreto de Alessandra”. Trata de x cantidad de hombres avocados a conquistar a una “mujer”. Ella tiene que decidir con cual de todos quedarse y el premio es un crucero a solas con la chica en cuestión. Pero ¿cuál es el secreto de la muchachita? La muchachita, en realidad, es muchachito. Es un travesti.
  
Como verán el mal gusto está a la orden del día en este tipo de programas televisivos.
  
Porque poco agradable es observar a la gente en la intimidad del baño o haciendo el amor. Entiendo que son imágenes grotescas pero son televisadas por el morbo que caracteriza a la sociedad.
  
En cambio, “Operación Triunfo” y “Expedición Robinsón” tenían y tienen un fin. Por lo menos, tienen dinamismo. En todos se cobra dinero, pero una cosa es cobrar dinero superándose en algún don a desarrollar y otra cosa es cobrar dinero por estar tirado en un sillón como una desagradable larva que nada tiene para aportar en la vida.
  
Mientras en “Expedición Robinsón” las tareas eran de supervivencia, en “Operación Triunfo” se busca a los cuatro mejores cantantes. Veintidós participantes que se recluyen en una academia para tomar clases relacionadas al arte de la música para luego competir en las galas que se realizan una vez por semana por la pantalla de TELEFE.


Sociología de la Vejez


  
Corrientes psicológicas estiman que la adolescencia se ha prolongado hasta los treinta años aproximadamente.
  
Por otro lado, la sociología de la vejez es la rama de la sociología que analiza los procesos y las relaciones que tienen lugar entorno a las personas que alcanzan una edad que convencionalmente suele ser los sesenta y cinco años, que es la edad común para jubilarse. No obstante, cabe destacar que dicha edad no se concibe de la misma manera que en la década del ‘40, por ejemplo. Ahora, una mujer a los sesenta años no representa lo que representaba antes. Al contrario se presenta como dinámica, creativa y con mucha más intensidad. Lo mismo sucede con el hombre.
  
Observamos pues, que los cuidados de salud formales e informales son este momento un tema de debate de máxima actualidad cuando se discute sobre los cambios en los sistemas de bienestar.
  
Es decir, hoy en día, la vejez no se encuentra sujeta a un número. La vejez en los tiempos modernos pasa a ir de la mano de la lucidez mental que se tenga, del espíritu jovial que se haya desarrollado en el transcurso de la vida y también de los recursos económicos obtenidos como para llevar una vida sin carencias y sobresaltos.


¿Sociedad frívola o Sociedad estética?


  
Evidentemente, el temor al paso del tiempo es una constante en muchos seres humanos. No aceptar la edad y quedarse en cierto número parece ser una negación al simple hecho de estar vivos.
  
Cuidar la estética no está mal, al contrario. Cuidarse interior y exteriormente es una de las tantas maneras de quererse y respetarse. Sin embargo, cuando el cuidado estético se convierte en una obsesión y patética frivolidad, nos encontramos con un problema necesario a tratar.
  
Porque convengamos que hay cuidados que exceden lo sano. El dejar de comer para no tener ni siquiera un poco de pancita no es algo natural. Es un peligroso mensaje que termina en enfermedades muy delicadas como lo son la bulimia y la anorexia.
  
Enfermedades muy comunes dentro del género femenino y en el campo de las modelos.
  
Es necesario comprender que estar bien no es sinónimo de ser un palo de escoba. Estar bien pasa por otro lado. Pasa por llevar una vida sana en el amplio sentido de la palabra, puesto que de nada sirve no ingerir los nutrientes adecuados y luego pasar una noche loca entre alcohol y cigarrillo hasta el amanecer.
  
La sociedad en la cual vivimos funciona al revés. Se vive de noche y se duerme de día. Sobre todo si tomamos como universo de estudio a una muestra de adolescentes.
  
Nuestra sociedad es mucho más frívola que estética y por lo general, muchos de los tratamientos a los que se someten tanto hombres como mujeres son más por el que dirán que por ellos mismos.
  
El afuera, el otro referente, es mucho más importante que el propio ser. Bajo estas concepciones, se tienden a quemar etapas de la vida. Por ejemplo: Hoy por hoy, las chicas no quieren fiesta de quince. Piden como regalo de cumpleaños operarse las lolas. Es muy triste pero más triste aún es que los padres respondan afirmativamente a ese pedido.
  
Los medios de comunicación participan de manera activa en este tipo de situaciones porque siempre muestran cuerpos esculturales, reivindicando un prototipo de mujer más artificial que real. O sea, reproducen un tipo de discurso y pensamiento reduccionista. Un comunicado literalmente nocivo que atenta no sólo contra los televidentes sino que también, repercutirá en las generaciones venideras.


Anotaciones de cierre: La crisis social funcional a los medios


  
La crisis por la que atraviesa la sociedad; la pérdida de lazos al interior de las familias, como reflejo de la fragmentación social; la construcción de relaciones más impersonales; la falta de comunicación y los imponderables cotidianos que fueron dando lugar a nuevas enfermedades sociales ponen de manifiesto la elección de ciertos programas de “entretenimiento.”
  
Este tipo de construcciones demuestran la manera de vivir dentro de la sociedad moderna; sociedad fragmentada, parcializada, estresada e interesada principalmente, en los crecimientos cuantitativos.
  
Porque mal que nos pese, la modernidad, ha traído consigo las denominadas enfermedades modernas; las de la prisa, o cardiovasculares, las degenerativas, las de pérdida de sentido y las depresivas. Nos encontramos entonces frente a una sociedad rota en sus ritmos de la naturaleza y de sus ecosistemas.
  
Tales motivos, crean un espacio propicio al surgimiento de programas de entretenimiento y en algunos casos de interés general que apuntan a situaciones que, si bien aparecen como frívolas tienen un trasfondo muy serio que no es tratado debidamente por los medios.
  
El programa “Transformaciones” es un tanto controvertido. Principalmente después de lo sucedido con el conocido conductor “Tota” Santillán. Quien fue sometido por medio de dicho programa a una operación similar a la que le realizaron a Diego A. Maradona y cuyos resultados no fueron los mismos que los obtenidos en el cuerpo de la supuesta “mano de Dios” en la tierra.
  
Esto se debe a una dicho muy común que circula en el campo de la medicina: “No hay enfermedades sino enfermos” Traducido, significa que no todos los organismos reaccionan del mismo modo ante las supuestas mismas anomalías.
  
Por lo tanto, cuando de salud se trata, los cuidados y recaudos que deben tomar las producciones que realizan programas de este estilo deben ser mucho más extremos, ya que del otro lado hay televidentes que poseen distintos niveles de capital cultural.
  
Entonces, es preciso remarcar que una cosa es retocarse y otra cosa es experimentar un cambio estético absolutamente radical. Los pasos a seguir no son los mismos y las consecuencias, lógicamente que tampoco.
  
Pues, suele ocurrir que los medios tienden a complejizar el sentido común y a banalizar lo ciertamente complejo. Como consecuencia, se obtiene y transmite un mensaje errático. Y cuando no es errático es incompleto, portador de importantes vacíos de saber que terminan por no dejar en claro cuando se debe hacer algo y cuando no.
  
Es como si los profesionales hubiesen pasado años en las universidades para que venga cualquier improvisada o improvisada a dar cátedra sobre cuestiones tan serias como las vinculadas a la sanidad. Por último, aprovecharse de la crisis por la que atraviesan las sociedades y de la falta de capital cultural y de conocimiento que experimentan algunas personas es, realmente vergonzoso.
  
Sin embargo, los medios aprovechan la ignorancia o el desconocimiento de vocabulario técnico o específico, puesto que el no saber opera de manera funcional al rendimiento de sus programas, reproduciendo así un tipo de sociedad más enferma.

Laura Etcharren

 

0 comentarios Dejá tu comentario

Dejá tu comentario

El comentario no se pudo enviar:
Haga click aquí para intentar nuevamente
El comentario se ha enviado con éxito
Tu Comentario
(*) Nombre:

Seguinos también en

Facebook
Twitter
Youtube
Instagram
LinkedIn
Pinterest
Whatsapp
Telegram
Tik-Tok
Cómo funciona el servicio de RSS en Tribuna

Recibí diariamente un resumen de noticias en tu email. Lo más destacado de TDP, aquello que tenés que saber sí o sí

Suscribirme Desuscribirme