¡Recién Publicado!
cerrar [X]

¿Alcanza con dejar de robar dos años?

8
2502
Tapar un dedo con el sol
Tapar un dedo con el sol

"Esto se soluciona si dejamos de robar durante dos años". Si bien esta sentencia del sindicalista, dirigente, político y filósofo peronista contemporáneo Luis Barrionuevo es real, es una verdad a medias.

 

Los problemas de la Argentina no se solucionan si los gobernantes de turno solo dejaran de robar. Es un poco más complejo, y simple a la vez.

Es simple porque cualquier político y/o economista medianamente preparado, —y que tenga buenas intenciones, obviamente— sabe perfectamente qué habría que hacer. Pero aquí viene la parte más difícil, la compleja. Hacerlo en Argentina es prácticamente una misión imposible.

Lamentablemente todo, absolutamente todo, gira alrededor de la economía. Sin recursos económicos es imposible emprender ningún tipo de empresa, y si empezamos por el principio, nos encontramos con lo más básico, lo fundamental: los sueldos en Argentina son bajos, no alcanzan para tener un estándar de vida medianamente aceptable, o por lo menos a lo que el común de la gente aspira.

Y esto es otra verdad a medias. Si bien es cierto que los sueldos son bajos (basta con ver que el salario mínimo vital y móvil no cubre el valor de la canasta básica, desde hace décadas) la otra mitad de esta realidad es que los costos son altos, que es parecido, pero no es lo mismo.

Producir, lo que sea, en Argentina, es caro, muy caro. Es cara desde la energía hasta la mano de obra, pasando por supuesto por los insumos, y todo esto tiene un hilo conductor: la fuerte carga impositiva de absolutamente todo lo que a usted se le ocurra, que a esta altura de las circunstancias, cualquier argentino medianamente informado lo sabe, además de sufrirlo en carne propia.

Y aquí nos encontramos con la parte compleja de la "hipótesis Barrionuevo", y es que, sencillamente, lo que es indispensable para sanear la economía, es inviable.

En Argentina, las personas que dependen del Estado son, aproximadamente 16,5 millones, mientras que el estado tiene unos 3,5 millones de empleados, o sea que alrededor de 20 millones de personas cobra una jubilación, un subsidio o un sueldo estatal. En el sector privado trabajan entre empleados, empresarios, comerciantes y monotributistas (o sea, quienes aportan los recursos) menos de 7 millones.

Según un informe publicado por el diario Clarín en su edición del 19/10, titulado "El empleo público bajó 1,1% en el Estado nacional y creció 1,5% en las provincias", dice: "El sistema público provincial – con 2.321.598 empleos --durante 2017 tuvo un incremento de 36.300 empleos, (+1,1%) de los cuales 18.000 se explican por el traspaso policial. Por esa razón, el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires registró un incremento del empleo del 13,2%. Sin esa transferencia el aumento sería del 3,2%, de acuerdo al Informe de la Secretaria de Trabajo."

Pero espere, todavía falta lo peor: "A nivel administración pública nacional, los mejores salarios se observan en los entes del sector público nacional no financiero -entre los que sobresale la AFIP- con un salario bruto promedio de $ 102.445. Luego aparecen el poder judicial ($83.997 y los bancos nacionales ($ 72.357). Los peores salarios son para Universidades nacionales ($28.139) el sector Salud ($29.272) y las Fuerzas Armadas ($ 30.316)."

De estos datos se deduce que el salario promedio que perciben los 702.826 empleados de la Administración Pública Nacional es de $41.363, más los beneficios que todos sabemos tiene un empleado estatal.

¿Qué habría que hacer, entonces, para sanear la economía? Veamos: 1) Reforma impositiva. 2) Reforma laboral. 3) Reforma previsional 4) Reforma judicial. 5) Acuerdo con provincias, y reformar el sistema de coparticipación, recaudación y reparto tributario.

A simple vista, y si seríamos un país normal, nadie en su sano juicio se opondría a llevar a cabo cualquiera o todas estas reformas, que como cualquier economista sabe son cosas que habría que modificar.

Pero... siempre hay un pero en Argentina ya que no somos un país normal, y el solo hecho de intentar hacer una sola de estas reformas es imposible. ¿Por qué? Creo que la respuesta la sabemos todos: Gobernar Argentina, cuando el gobierno no es peronista, cuesta el doble, o más.

Cuando hubo un intento de reforma tributaria, nada de eso ocurrió, y terminamos con que el impuesto al cheque va a ser eliminado en el 2023. Cuando el presidente intentó la reforma laboral se encontró con los sindicatos. Pero además están los gobernadores peronistas y los gobernadores radicales, todos abrazados en una ideología populista muy marcada.

Tanto el gradualismo, como los inconvenientes que tiene el gobierno, sobre todo por la falta de acuerdos políticos, hacen inviables estas y cualquier otro tipo de reforma.

Estas reformas que son indispensables son políticamente inviables, y por varias razones, pero fundamentalmente porque del otro lado de cada una de estas están los gobernadores y están los sindicatos.

Y seguimos con el déficit fiscal y un estadio ineficiente. Entonces, ¿cómo se soluciona todo? aplicando más impuestos, y esto hace que los costos sean altos, y por lo tanto, los salarios no alcanzan. Es como tapar un dedo con el sol.

COMPARTIR
Artículo Previo Kirchner-Carrió: más similitudes que diferencias
Artículo Siguiente El kirchnerismo nunca me defraudó como me defraudó Macri
Armin Vans
También en
 
 

8 comentarios Dejá tu comentario

  1. No alcanza, y el problema de fondo no es económico. El cabeza de termo medio argento mide todo por la economía, así nos fue. El daño social y educativo que dejó el populismo fascista peronista es EXTREMADAMENTE profundo. Generaciones enteras de gente subeducada, acostumbradas a la miseria y a vivir de dádivas y sin tener una guía en un país donde la educación es gratuita. Obviamente fue todo ideado así. Fíjense los mapas electorales , a mayor pobreza mayor votos para el peronismo. Y después de 30 años de democracia y gobiernos enteramente peronistas (chaco formosa, Santiago por ejemplo) la gente sigue en la misma miseria y sigue votando peronistas. La decadencia moral que metió el kirchnerismo y los zurditos es inconmensurable. Llevará muchas décadas de buenos gobiernos arreglar este desastre. Eso si no vuelve el peronismo.

  2. Pobre Gary. Me da lastima el obeso. Una mediocridad tan resonante. Mentiras, cobardia, obsesiones inconfesables. Cuando seas famoso no van a pensar en lo grande que crees que sos Gary. Van a pensar en tus pateticas acciones de los ultimos años. Humillaciones asi no ocurren seguido. Te enterraste solo.

  3. Punto de vista muy particular; solamente por el boca a boca de todos los días: Lo que nos encarece no es sólamente el empleado público. El empleado público existe en todas partes. Según el esquema económico que se tome, hay países "minimalistas" y otros "maximalistas". En los primeros el Estado se hace cargo de poco y nada, y cobra pocos impuestos; mientras que en el segundo cobra altos impuestos pero casi no deja iniciativa privada para seguridad, educación, salud, etc porque tiene todo cubierto. En el primer caso está USA, en el segundo prácticamente toda Europa, en especial las izquierdas moderadas nórdicas. ¿Qué es, entonces, lo que nos diferencia? Aún los países "caros" tienen algunos beneficios: Buena logísitca (transporte, principalmente), buena energía, buen acceso a la tecnología. Con "bueno" me refiero a calidad y precio, no solamente barato. Vamos a casos bien bajos: Empresas unipersonales, o PYMES. Cualquiera que lea esta nota podría por ejemplo querer poner un quiosco, o una verdulería, o "delivery" en un comercio a una avenida. Es casi obligatorio coimear con el encargado del edificio, con la Policía, con la Municipalidad, y una larga lista de etcéteras. Es eso o no abrir. Si además tiene empleados la complica todavía más: Gremio como mínimo; y posiblemente la ART sea mas exigente con el empleado que con el propietario. ¿Dónde va a parar toda esa plata extra que tiene que recaudar? ¡A los precios! Supongamos que sea una verdulería: Estamos obligando a todos los que compran lechuga y tomate a participar de extracostos. No conozco personalmente a grandes empresarios, pero me suena que debe ser parecido. Si en lugar de zapallitos voy a vender represas hidroeléctricas, tal vez sea "obligatorio" coimear con un ministro o presidente, no con un inspector municipal. Si me concesionan un servicio (autopistas, energía, gas) lo mismo. El extracosto de la coima termina siendo muy importante. Hagan la cuenta con lo que pasaría en un caso minorista. Un caso ficticio: Tomamos algo elaborado en el campo, con poco valor agregado en su cadena, que valga digamos $10.- El chacarero cobra $10.- y se lo vende a un fraccionador que ya lo deja en el envase final con el que se compra. Este fraccionador lo vende a $30.- Ahí lo toma un transporte que visita varias regiones, y lo vende a $45.- En cada una de estas regiones hay un "reparto" que visita los minoristas: $70.- y cada uno de estos locales minoristas lo vende a $150.- Tomé porcentajes ficticios, porque cada rubro se maneja diferente, pero si hacen el cálculo no está lejos de la realidad. Es fácil de ver que aún con intermediarios relativamente poco ambiciosos, la cadena a medida que se alarga encarece el producto. De los $150.- finales el productor cobra únicamente $10.- Vamos a hacer ahora la misma cuenta con un 20% de más. El 20% es el famoso "por las dudas" de la inflación, y podría alcanzar también para la coima en cada uno de los intermediarios. Dado que es un caso ficticio vamos a suponer que el productor no tiene sobreprecios por coimas o inflación, y sigue vendiendo a $10.- En el caso original teníamos: $10 - $30 - $45 - $70 - $150 Los porcentajes en cada caso: 300% - 150% - 156% - 214% Si tomáramos esos mismos $10, y aplicáramos los porcentajes con un incremento del 20% en cada caso: 360,0% - 180,0% - 186,7% - 257,1%, tenemos los siguientes montos: $10 - $36 - $64,8 - $120,96 - $311,04. De los $150.- originales pasamos a unos $311.- El día que dejáramos de coimear podríamos exportar a un precio mucho mas competitivo. Si además agregáramos buenas rutas, buenos trenes, buena infraestructura energética, etc aún más.

Dejá tu comentario

El comentario no se pudo enviar:
Haga click aquí para intentar nuevamente
El comentario se ha enviado con éxito
Tu Comentario
(*) Nombre:

Seguinos también en

Facebook
Twitter
Youtube
Instagram
Google Plus
LinkedIn
Pinterest
Whatsapp

Recibí diariamente un resumen de noticias en tu email. Lo más destacado de TDP, aquello que tenés que saber sí o sí

Suscribirme Desuscribirme

Municipio de Moron. Corazón del Oeste
Cynthia Gentilezza. Analista en seguros


 

Notas Relacionadas

Argentina y el desmadre socio-económico

En un momento en el cual el Gobierno busca aprobar el presupuesto 2019 antes de diciembre y en el cual el país se desmadró tras la política económica macrista, se está llevando a cabo el paro general convocado por la Confederación General de Trabajo (CGT...