¡Recién Publicado!
cerrar [X]

Maduro contra el mundo

3
861
La nueva toma de posesión, rechazada por la comunidad internacional
La nueva toma de posesión, rechazada por la comunidad internacional

La crisis de Venezuela tenía fecha de vencimiento: el 10 de enero. Era el plazo que establecía la Constitución de 1999, la reformada por Hugo Chávez, para el final del mandato de su delfín, Nicolás Maduro. La nueva toma de posesión de Maduro, no reconocida por la Asamblea Nacional (Parlamento) ni por buena parte de la comunidad internacional por la falta de transparencia y de garantías en las elecciones del 20 de mayo de 2018, implica un salto al vacío. O, en realidad, una nueva huida hacia adelante, de modo de atenuar el impacto de las sanciones de Estados UnidosCanadá y la Unión Europea contra varios jerarcas del régimen, más allá de los padecimientos del pueblo y de una diáspora en ascenso.

 

No se trata de un capricho de Estados UnidosCanadá, la Unión EuropeaJapónAustralia, el Grupo de Lima o la Organización de los Estados Americanos (OEA). Ni, en palabras de Maduro, de una “guerra económica del imperialismo”. En un país con una hiperinflación trepidante, sin alimentos ni medicinas, con represión y presos políticos, entre otras calamidades, el régimen incumplió los plazos previstos para las elecciones, inhabilitó a candidatos opositores y, valiéndose del aparato estatal, rubricó una victoria cantada. Situación que confirma una verdad a gritos: las elecciones por sí mismas no legitiman la democracia. En ocasiones, cuando son manipuladas, la degradan.

Las tretas de Maduro, aupado por RusiaChinaTurquíaIrán y pocos más, comenzaron en 2016, cuando se valió del Consejo Nacional Electoral (CNE) para anular el referéndum revocatorio en su contra y postergar las elecciones regionales. Un año después abolió el requisito constitucional por el cual debía consultar al pueblo para convocar a la Asamblea Nacional Constituyente (ANC). Ambas prerrogativas fueron consecuencia de la derrota en las elecciones de 2015. El Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) le recortó poderes a la Asamblea Nacional, dominada por la oposición. De hecho, Maduro no renueva su mandato ante ese órgano, como corresponde, sino ante el TSJ.

La fuga a Estados Unidos de Christian Zerpa, juez afín a Maduro que cuestionó las elecciones por no ser “libres ni competitivas” y fue acusado de abuso sexual, puso de nuevo en evidencia la otra arista de Venezuela: hasta aquellos que comulgaban con el gobierno, como la fiscal Luisa Ortega Díaz, renuente a aprobar la represión, procuraron escapar. Los jueces que pudieron huir crearon el llamado Tribunal Supremo de Justicia en el exilio, encolumnado con el presidente de la Asamblea Nacional,Juan Guaidó, del partido de Leopoldo LópezVoluntad Popular, en desconocer al nuevo gobierno de Maduro.

Por 13 votos contra uno, el del presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador, el Grupo de Lima le recomendó a Maduro abstenerse de renovar su mandato hasta 2025. El México de AMLO, las iniciales del mandatario, retomó la política de no injerencia del PRI: adujo que no iba a intervenir en los asuntos internos de otro país ni iba a condenar a un gobierno extranjero. Posición a la cual adhirió, fuera de ese ámbito, el gobierno de Uruguay, enfrentado con el embajador en China del primer gobierno de Tabaré Vázquez y el canciller de su sucesor, José Pepe MujicaLuis Almagro, secretario general de la OEA.

Almagro, en disidencia con Vázquez y con Mujica a pesar de pertenecer al mismo espacio político, el Frente Amplio, está convencido de la necesidad de aplicar en Venezuela la Carta Democrática por la ruptura del orden constitucional. Una medida drástica que también le cabe a la Nicaragua de Daniel Ortega, uno de los pocos aliados de Maduro en la región, con sus 561 muertos y 4.578 heridos desde el comienzo de la represión en abril de 2018, según datos de la Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos (Anpdh).

El éxodo de venezolanos, al igual que el de nicaragüenses, no cesa. El Carné de la Patria (burda copia de la libreta de racionamiento cubana) contribuye al control estatal de los ciudadanos en Venezuela. El reconocimiento del fracaso del modelo productivo de Chávez, una de las pocas autocríticas de Maduro, tampoco atenúa el malestar. La oposición política, siempre dividida, poco y nada ha logrado en su afán de enderezar la situación. De seguir el modelo de Cuba, que maneja varios estratos de la burocracia estatal y los servicios de inteligencia venezolanos, la ecuación de Maduro es simple: expulsa a los descontentos y contenta a los suyos mientras libra una guerra mundial ficticia. La cortina de humo del fiasco y de la corrupción.

 

3 comentarios Dejá tu comentario

  1. ¿En serio se piensa que MADURO, lidera el REGIMEN? En realidad es una burda tiranía MILITAR, solo que con la presencia de un tìtere que es Maduro. Y si todavìa continùa, es porque Chavez lo ungió como el mas obediente para los fines de sostener el REGIMEN MILITAR. No hay ideología, y mucho menos "democracia" en el accionar de Maduro. El lo sabe, pero perversamente, hasta ha encontrado en la millonaria diàspora Venezolana, otra forma de percibir ingresos a traves de REMESAS. Para el 2018 se estimaban en u$s 6.000millones el total de remesas que como goteo envian los exiliiados a sus parientes para que "sobrevivan" http://www.eluniversal.com/economia/10533/estiman-en-6-mil-millones-ingresos-por-remesas-en-2018 . Es ruin aprovecharse del desarraigo de millones de connacionales en lugar de brindarles condiciones DIGNAS de vida. ¡Cómo será, que en el caso de los que llegaron a Argentina, prefieren penar con la crisis econònomica, pero igualmente tienen mucha mas esperanza que la que tenìan en su propio paìs! Esperemos que desde ADENTRO implosione el sistema tirànico, para que Venezuela se inserte nuevamente en el siglo XXI por el bien de su pueblo y de toda la región.

  2. Cuando el remisero se encuentre comercialmente aislado del mundo y de latino america, veremos como le hace. Cada venezolano atesorara cualquier pedacito de papel de diario....como en los viejos tiempos cuando nuestros padres bajaron de los barcos , empobrecidos que venian de una europa posguerra. En otras palabras, los venezolanos y con el debido respeto lo digo no tendran ni como limpiarse el trasero. Maduro debera meterse su orgullo por donde se sabe y los mismos militares y arrastrados forzados por la situacion que hoy le aplauden empezaran haciendo una resistencia. Dios salve a Venezuela, porque el pueblo sin armas no es culpable. Los militares si que lo son.

Dejá tu comentario

El comentario no se pudo enviar:
Haga click aquí para intentar nuevamente
El comentario se ha enviado con éxito
En unos minutos lo verá publicado en este artículo
Haga click aquí para enviar otro comentario
Tu Comentario
(*) Nombre:

Seguinos también en

Facebook
Twitter
Youtube
Instagram
Google Plus
LinkedIn
Pinterest
Whatsapp

Recibí diariamente un resumen de noticias en tu email. Lo más destacado de TDP, aquello que tenés que saber sí o sí

Suscribirme Desuscribirme

Municipio de Moron. Corazón del Oeste
Cynthia Gentilezza. Analista en seguros


 

Notas Relacionadas

Nicolás Maduro, un dictador con “poderes paranormales”

No es la primera ocasión que el dictador de Venezuela, Nicolás Maduro, se dirige a la población de su país con retórica esotérica y paranormal. Esta vez ha ido demasiado lejos y de manera vergonzosa. Los prosélitos de la revolución...