¡Recién Publicado!
cerrar [X]

Aranguren tiene razón

18
1854
Energía para todos
Energía para todos

"No se puede ayudar a la gente permanentemente haciendo por ellos lo que podrían y deberían hacer por sí mismos". Abraham Lincoln

 

Asegurar que la energía es un derecho humano demuestra: o una falta absoluta de comprensión de lo que son los derechos humanos y de su origen, o un posicionamiento ideológico fanático, o un perverso aprovechamiento demagógico a manos de politicuchos y periodistruchos políticamente correctos, de los nobles sentimientos que este tema despierta.

Los derechos humanos fueron redactados por primera vez, durante la Revolución Estadounidense, en la Declaración de Derechos de Virginia, luego proclamados por la Convención de Virginia y finalmente contemplados en la Declaración de Independencia de los Estados Unidos. Estos textos influyeron en la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano de la Revolución Francesa de 1789.

La versión Norteamericana enumera como derechos humanos: a la vida, la libertad, la propiedad, la felicidad y la seguridad. Por su parte la Francesa, agrega a los anteriores, la igualdad ante la ley y la resistencia a la opresión.

Estos son los llamados “derechos negativos”; o sea, que no implican del otro más que su respeto. Las personas no están obligadas a destinar su tiempo (vida), a realizar acciones (libertad), o a entregar su dinero (propiedad), para satisfacer “derechos humanos” ajenos. Si prestamos atención, vida, libertad y propiedad SON derechos humanos; si INVENTAN otros pseudo-derechos que confiscan mi vida, mi libertad y mi propiedad, estos pierden legitimidad (aunque sean legales), pues violan LOS derechos humanos fundamentales.

Más de uno dirá que se ha evolucionado y que los derechos humanos ahora son más amplios, que se han agregado, el derecho a la educación, a la salud, a un salario digno, a la vivienda, ¡y ahora también a la energía!

Todo lo anterior es deseable y suena justo, pero encierra un error enorme: se confunden derechos humanos con necesidades. Necesidades que el ser humano debe satisfacer si quiere vivir y desarrollarse como tal.

Sin comida, sin abrigo, sin medicina, el destino del individuo es la muerte. Por su parte, la pobreza y la falta de educación son condiciones terribles que dificultan su desarrollo personal.

Ahora bien, ¿quién en su sano juicio, estaría en contra de que todos los habitantes del mundo tengan comida, abrigo, salud, educación y riqueza? El problema es entender el cómo acercarnos a esa meta. No es una cuestión de buena voluntad, sino de comprensión acerca de la naturaleza del dilema.

Comida, abrigo, salud, educación, ¡energía!, son bienes económicos. No importa si suena lindo o feo, lo son; cuestan dinero. Ninguno de ellos aparece como por arte de magia, implican costos que hay que pagar.

La pregunta entonces es: ¿quién debe pagarlos? Lo lógico es que cada quien se pague lo suyo; ¿y los que no pueden afrontar el costo?, ¿deben ser asistidos? Si la respuesta es sí, la siguiente pregunta es, ¿quién debe afrontar el costo? La respuesta casi siempre es: el estado. Hasta ahí es el desarrollo casi inequívoco de cualquier debate que analice esta cuestión.

El problema con esta respuesta, es que el estado no tiene un centavo, todo el dinero que “reparte” lo obtiene a través del cobro de impuestos, impuestos que te sacan más de la mitad de tu sueldo (tu propiedad); ¿te das cuenta?, un día trabajas para vos y tu familia, y otro día para pagar impuestos.

Ahora te pregunto, ¿a quién preferís darle más dinero?, ¿al estado? ¿o a quien vos elijas (familia, amigos, ONG o personas con dificultades)?

Creo que debemos tener un sistema que rescate para las personas que eventualmente se encuentren en una situación desesperada, pero cuando ese sistema deja de ser eventual y se institucionaliza, se vuelve injusto para todos, tanto para el que paga como para el que recibe el “regalo”; ambos se transforman en esclavos del político, uno por tener que dejar el fruto de su trabajo y el otro por estar en deuda por los “favores recibidos”.

El disfrazar las necesidades humanas con el ropaje de los derechos humanos, es el medio por el cual los políticos te roban y te esclavizan; el medio por el cual se aprovechan de tu empatía y de tu sana preocupación por el sufrimiento ajeno, generándote un sentimiento de culpa que te hace sentir responsable de los males del otro; para, finalmente, presentarse ellos mismos, encarnados en “el estado”, como “la” solución a todas estas “injusticias”.

Lo importante es comprender que una necesidad (por más imperiosa que esta sea) NO es un derecho. Así como el médico que erra en el diagnóstico de una enfermedad, también errará en la elección del tratamiento adecuado; del mismo modo, confundir una necesidad con un derecho, nos aleja del diagnóstico exacto y por lo tanto, de su resolución.

Es preciso aplicar el modo más efectivo, que permita cubrir el mayor número de necesidades al mayor número posible de personas; que a nadie le falte comida, salud, vivienda, educación y ¡energía!; y para ello, el sistema que ha demostrado, por lejos, ser el más eficiente en ese cometido, es el liberalismo.

¿Y que propone el liberalismo? Simple, “el respeto irrestricto por el proyecto de vida del otro”, el respeto a los derechos humanos fundamentales, aquellos que su complimiento no invade el derecho del prójimo: el derecho a la vida, a la libertad y a la propiedad. De este modo, generar riqueza y no limosnas.

Nada te impide a vos ni a nadie, que lleves adelante acciones filantrópicas y de caridad; es tú derecho (y es muy loable que lo hagas), invertir tú tiempo y tú dinero al auxilio de quienes se encuentran en condiciones desfavorables. La solidaridad y el compromiso social sólo son válidos si no son obligatorios.

Creo que el padre de nuestra Constitución Nacional de 1853, J.B. Alberdi, comprendió que las necesidades de justicia y seguridad debían ser garantizadas por el estado; al tiempo que, conocedor del contexto y de las debilidades de nuestro país, sumaba a las dos anteriores, las insuficiencias en salud y educación (no universitaria), consciente del beneficio que estas últimas coberturas proyectarían sobre cada ciudadano, incluso sobre los que no las necesitasen.

Que el estado se focalice en resolver estas 4 necesidades fijadas en la Constitución, tarea en la que ha fracasado reiteradamente; en lugar de querer “inventar” nuevos derechos humanos que no son tales.

 
 

18 comentarios Dejá tu comentario

  1. Hoy la energía no es un capricho, el desarrollo humano de una nación depende de ella, por ella incluso pueden verse afectados otros derechos humanos fundamentales motivo por el cual es importante que la sociedad se interese en el tema y tome real conciencia de sus recursos y de como se los utiliza y en beneficio de que o quienes, lamentablemente seguimos siendo victimas de las políticas privatizadoras suicidas de los 90s que rifaron activos estratégicos del estado a cambios de chirolas, maniobras fraudulentas que aun hacen sentir sus consecuencias, edenor y edusur la levantan con pala igual que las empresas donde este DELINCUENTE tiene acciones y claros intereses en juego, obviamente lo que este tipo menos quiere es que esto sea considerado un derecho ya que restringe su margen de hacer negociados a expensas de las necesidades de las personas, nos siguen verseando con los costos de extracción y distribución, nos siguen timando cuando nos dicen que no pagamos lo que deberíamos y de que "vivimos de arriba en materia energética" cuando la realidad es que estas empresas ademas de no cumplir con los planes de obras siguen facturando millones al estado osea a nosotros, no nos equivoquemos, los subsidios son a las empresas privadas no a los usuarios,nosotros esa guita la pagamos igual a cambio de un servicio mediocre y de obras que no se hacen, ellos la siguen levantando a paladas de lo contrario ya se hubieran ido, ninguna empresa privada se queda a perdida, la fiesta es de estas empresas y no de los usuarios, lamentablemente la argentina perdió la capacidad de contar con una política energética soberana.

  2. Pehúen Curá: En Còrdoba, la empresa de ENERGIA ELECTRICA ES 100% ESTATAL. Además tiene la ventaja de cubrir las tres etapas mas importantes del negocio, es decir. LA GENERACION, EL TRANSPORTE Y LA DISTRIBUCION. Cualquiera pensarìa ¡QUE SUERTE PARA LOS CORDOBESES! Pues al no ser una empresa privada no tiene la obligaciòn de obtener RENTABILIDAD para distribuir entre los accionistas, incluidos los directores......¡PUES NO ES ASI!. Los CORDOBESES y hasta "maría" lo puede atestiguar, pagamos TARIFAZOS desde la epoca de Cristina, cuando en la CABA y CONURBANO, la luz era casi gratis. Entonces, no venía YASKY a la "Docta" a protestar contra los tarifazos, como lo hizo la semana pasada. La energìa en Córdoba, es una de las mas caras en el país junto con Entre Rios, que tambien es estatal https://www.cba24n.com.ar/cordoba-entre-las-provincias-que-mas-cara-paga-la-energia-del-pais/ Con respecto a que la levantan en pala, claro que si. Los habitantes de la CABA y CONURBANO, quizás alguien los verseó de que los "estaban sacando provecho a las multinacionales EDESUR Y EDENOR", porque pagaban poco, lo que no tenían en cuenta de QUE LO QUE NO RECIBIA DEL ESTADO PARA EDUCACION,SALUD Y SEGURIDAD, iba para los bolsillos de esos accionistas y directores, incluso con argumento de que era "insuficiente" para invertir en mejoras. Es decir COBRABAN para mantener un sistema obsoleto y sin obligaciòn de invertir, dada la afectaciòn realizada de prepo por el Estado, al intervenir en la tarifa publica. Por otra parte, queda demostrado que NO SIEMPRE lo estatal es garantìa de "mas barato" para sus "dueños", es decir los ciudadanos. Incluso hasta conspiran con el desarrollo economico de la pcia al sacar de competencia a las empresas radicadas en esas pcias con energìa CARA.

  3. Estimada relájese un instante, entiendo que la crisis y la frustración de haber votado por esta banda de degenerados financieros le este pegando mal, ¿o sera el viejazo? pero mantengamos en la medida de lo posible un intercambio cordial, yo no soy kirchnerista ni comunista, a Venezuela no me voy, en verdad no hace falta, ya vivo en la república bolivariana de macri y su revolución de la alegría, no hay mucho que envidiar, de hecho ambas revoluciones están cabeza a cabeza liderando la tabla de penurias regional, si seguimos así vamos a pedir que desvíen la ayuda humanitaria y nos manden algo acá, le mando un abrazo de camarada a camarada, ni un paso atrás!!, endeudamiento o muerte, venceremos!!.

  4. Piratón, cuando es Estatal pero sin control y los cargos son políticos y no con personal de carrera, los POLÍTICOS CHORROS encarecen todos los servicios, así de simple, el problema es la clase política y no que la empresa sea deficitaria, si es Estatal y es deficitaria, es que se la ROBAN, por eso pagan tarifas astronómicas porque hay que mantener queridas, hijos y entenados ocupando puestos que deberían ser para personas idoneas.

  5. Okey, quería comentar esto nomas: Aranguren esta equivocado. Los derechos universales BÁSICOS siguen o deberían seguir en plena vigencia. Los nuevos, los de carácter social, son mas bien PROMESAS o llamados a la concientizacion. En la República Argentina por mandato constitucional todos tenemos derecho a una vivienda digna. No veo masivas presentaciones en tribunales para exigir que el estado nos de una casa (si lo hacen quiero una para mi). A discreción reparten algunos políticos viviendas sociales a cambio de votos, que no es lo mismo. Lo cierto es que merced de esta catarata de derechos algunos pueden darse cuenta de lo que les FALTA para llevar una vida digna. No creo que deba significar que el estado necesariamente de todo cuan Papa Noel, pero si deberian PROPICIAR que las personas accedan a todo esto. LA FILOSOFIA DE ARANGUREN, el PAGA O JODETE, la casi oda al ANARCOCAPITALISMO es lo que nos lleva irremediablemente a gobiernos de corte populista.. Porque los pobres son tierra fertil para los demagogos. No podemos obviar el hecho de que el estado, aunque sea mayoritariamente una ficcion, ES UN ARREGLO SOCIAL PARA EL BENEFICIO GENERAL. Como grupo humano ponemos al estado para organizar las cosas de modo que todos podamos vivir lo mejor posible. ESE SERIA, IDEALMENTE, EL OBJETIVO. La realidad es otra.

Dejá tu comentario

El comentario no se pudo enviar:
Haga click aquí para intentar nuevamente
El comentario se ha enviado con éxito
Tu Comentario
(*) Nombre:

Seguinos también en

Facebook
Twitter
Youtube
Instagram
Google Plus
LinkedIn
Pinterest
Whatsapp

Recibí diariamente un resumen de noticias en tu email. Lo más destacado de TDP, aquello que tenés que saber sí o sí

Suscribirme Desuscribirme

Municipio de Moron. Corazón del Oeste
Cynthia Gentilezza. Analista en seguros


 

Notas Relacionadas

Para Aranguren, "la energía no es un derecho humano"

El exministro de Energía, Juan José Aranguren, aseguró estar en desacuerdo en considerar a la energía como “un derecho humano” y aseguró que se trata de un bien escaso y, por ende, costoso. “Ayer, un candidato a presidente dijo que la...