¡Recién Publicado!
cerrar [X]

Jesús González: el oscuro funcionario de Kirchner II

0
2896
LA PIEZA CLAVE EN EL PLAN DE CASELLI CONTRA BERGOGLIO
LA PIEZA CLAVE EN EL PLAN DE CASELLI CONTRA BERGOGLIO

 En nuestro anterior artículo proporcionamos abundante información sobre el Subsecretario de Culto de la Nación, el Dr. Fernando Jesús González y sus vinculaciones mediadoras entre Esteban "Cacho" Caselli y Monseñor Jorge Bergoglio, además de sus contactos con algunos Obispos y funcionarios eclesiásticos.

 

 En esta nueva nota pretendemos ampliar la información especialmente sobre el plan de Caselli, anunciado hace dos semanas por su vocero Guillermo Cherasny, de sustituir a Bergoglio por Monseñor Aguer y así tener un Cardenal adicto en Buenos Aires. Hemos recibido diversas informaciones y sólo hemos tenido en cuenta aquéllas que hemos podido chequear.


El proyecto de Caselli

 

 El proyecto de Esteban "Cacho" Caselli es conseguir un Obispo importante que se muestre adicto a sus complacencias. Esto no es un mero capricho sino que responde a una modalidad descubierta por él: la adhesión de la Iglesia a un proyecto lo hace prácticamente infalible.

 Este método lo utilizó en el Gobierno de Carlos Menem y en la campaña electoral de Carlos Ruckauf para gobernador de la provincia de Buenos Aires contra "la abortista Graciela Fernández Meijide" y está dispuesto a "venderlo" al mejor postor —ya que es martillero— cuando sea oportuno.

Mientras Caselli era Secretario de Gobierno de la Provincia de Buenos Aires tuvo la oportunidad de conocer al Arzobispo de La Plata, Aguer quien se mostró rápidamente favorable a los cheques y a los contactos romanos de Caselli.

Caselli probó la fidelidad de Aguer pidiéndole que proponga como embajador de Orden de Malta a su hijo Antonio —Aguer es el Obispo encargado de la Orden en Argentina— pues no le es posible operar sin valija diplomática. Sus deseos fueron satisfechos.

Por su parte, Aguer no está cómodo en La Plata, quiere ser ascendido a Buenos Aires o al mismo Vaticano, donde ya es miembro de una Comisión encargada de Bienes Culturales. Teniendo en cuenta estas circunstancias Caselli decidió poner en marcha en Roma la "operación sustitución".

Para su sorpresa tomó conocimiento de que Aguer no reúne los requisitos necesarios para que le otorguen un puesto importante en Roma, entonces propuso que Aguer sea el referente del Vaticano pero desde Argentina. Sus contactos en Roma le respondieron que el Papa había nombrado Cardenal a Bergoglio y que sin él nada se podía hacer al respecto. Además Aguer no tiene Obispos que lo sigan en la Conferencia Episcopal.

Los contactos romanos de Caselli le sugirieron, entonces, que proponga a Bergoglio para un importante cargo en el Vaticano para dejar vacante la sede porteña y mostrar a Aguer como el sucesor obligado. Para ello haría falta el consenso del Nuncio Apostólico y de algunos Obispos. Ante la negativa de Monseñor Abril, Caselli le inició una campaña en los medios adictos. El encargado de llevar información a Feinmann y a Barceló era el propio González. Caselli se encargaba personalmente de Cherasny. En esa campaña también denostaron a los "dinosaurios" de la Secretaría de Culto, los Dres. Padilla y Centeno, y a los enemigos acérrimos de Caselli dentro del Episcopado Monseñor Casaretto, Monseñor Maccarone y Monseñor Laguna, el famoso "Monseñor" de Radio 10. Muchos se sumaron a la campaña contra Monseñor Abril, incluidos Bergoglio y Aguer entusiasmados por González.

Desde que Monseñor Abril abandonó Argentina, González busca a conquistar al Consejero de la Nunciatura, Monseñor Girasoli. Juntos están preparándole al futuro Nuncio Apostólico una lista de "precandidatos" a Obispos que serán adictos a Aguer, a Caselli y a González. A cambio Monseñor Girasoli obtendrá un ascenso en el Vaticano.


Caselli descartable

 

 Luego de conseguir por el pedido expreso de Bergoglio su continuidad como Subsecretario de Culto de la Nación durante el gobierno de Kirchner, González tiene un campo de acción y de independencia mucho más amplio que en los tiempos de Caselli. A su pesar todavía González necesita a los Caselli para los contactos romanos que solo el "Embajador" tiene y para el dinero de la Orden de Malta que detenta Antonio.

Sin embargo González está generando su propia autonomía. Tiene contactos con Bergoglio, Aguer y Monseñor Girasoli. Trabaja para el Cardenal, planea con el Consejero de la Nunciatura preparar la lista de candidatos para el futuro Nuncio y le otorga a Aguer los beneficiosos pasajes aéreos de la Secretaría de Culto para que éste pueda viajar cada dos meses a Roma con el fin de mostrarse ante los Cardenales Romanos.

Para ocupar el lugar de Caselli cuenta con el poco interés del Dr. Bielsa en el tema y con la ignorancia de Oliveri en la materia. Este con muchos contactos dentro del partido pero ninguno en el área de Culto depende de González que lo apabulla con el "Cardenal" y con "Consejero de la Nunciatura", nombres que a Oliveri no le interesan pero que le parecen más importantes que Monseñor Casaretto o Monseñor Laguna. Igualmente no hay que olvidar que González cuenta con contactos en los Obispados de Morón, Mercedes, Avellaneda, San Luis, Salta, Bahía Blanca, La Plata y Castrense.

González comenzó a despegarse de Caselli y advirtió en parte a Bergoglio sobre este plan. A cambio el Cardenal le otorgó algunos privilegios difíciles de comprender como el permiso para asistir a la Misa en latín y la licencia en el Tribunal Eclesiástico con permiso para operar desde allí sin perder el derecho de pasar del 1 al 5 de cada mes por la ventanilla de pagos.


El pasado y el futuro de González

 

González ha sabido aplicar rigurosamente los consejos de Maquiavelo al Príncipe, aunque en algunas ocasiones careció de discreción.

Como toda persona que trabaja con fondos y contactos ajenos y que tiene un pasado que ocultar muchas veces siente que bajo sus pies hay un abismo. Esto lo soluciona recurriendo a sus comodines preferidos: el "Embajador", el "Cardenal" y últimamente el "Consejero de la Nunciatura". El abuso de esta arriesgada táctica en algunas lo llevó a invocar al comodín equivocado.

Mientras trabajaba en la Secretaría de Gobierno de la Provincia de Buenos Aires quiso superar los horizontes de Caselli y establecer contactos con el Lic. Sarlinga, hoy hermano de un Obispo. El Lic. Sarlinga en la gobernación del Dr. Duhalde era el encargado de dar subsidios a los Obispos de la Provincia de Buenos Aires enfrentados con el Dr. Menem. Para esto invocó al "Embajador". El Lic. Sarlinga llamó a Caselli quien inmediatamente echó a González. Este advirtió a Bergoglio que ya no podría informarle sobre las acciones de Caselli y el Cardenal llamó a Caselli e intervino en favor de González. Caselli con tal de que Bergoglio le debiera un favor reincorporó a González.

Bergoglio también estuvo a punto de deshacerse de González al menos en dos oportunidades. En la primera decidió dejar pasar el hecho porque no le importaba quedar al descubierto con un Nuncio Apostólico que tenía los día contados en Argentina.

La segunda es la que está meditando en estos últimos días.

 

Carlos Forte

COMPARTIR
Artículo Previo Macri: el nombre del juego
Artículo Siguiente Juan González Gaviola
Armin Vans
También en
 

0 comentarios Dejá tu comentario

Dejá tu comentario

El comentario no se pudo enviar:
Haga click aquí para intentar nuevamente
El comentario se ha enviado con éxito
Tu Comentario
(*) Nombre:

Seguinos también en

Facebook
Twitter
Youtube
Instagram
Google Plus
LinkedIn
Pinterest
Whatsapp

Recibí diariamente un resumen de noticias en tu email. Lo más destacado de TDP, aquello que tenés que saber sí o sí

Suscribirme Desuscribirme

Municipio de Moron. Corazón del Oeste
Cynthia Gentilezza. Analista en seguros


 

Notas Relacionadas

Jesús González: el oscuro funcionario de Kirchner

“... hay dos espadas: la espiritual y la temporal...Una y otra espada, pues, están en la potestad de la Iglesia, la espiritual y la temporal. Mas ésta ha de esgrimirse en favor de la Iglesia; aquella por la Iglesia misma. Una por mano del sacerdote, otra por mano del rey y de...