¡Recién Publicado!
cerrar [X]

Default, el valor de la palabra

5
707
Una historia bien argentina
Una historia bien argentina

“Calle Esparta su virtud, sus hazañas calle Roma, ¡Silencio!, que al mundo asoma, la gran deudora del sur”. Domingo F. Sarmiento.

 

“Te doy mi palabra” ha sido desde siempre, la rúbrica indeleble del compromiso ineludible al que cualquier persona de bien se obligaba. Incluso aquel que posee un valor ético superior, considera innecesario y redundante esta expresión, todo lo que dice y a todo lo que se compromete lleva implícito la promesa de cumplimiento y el tener que aclararlo linda con lo ofensivo.

¿Los países pueden dar “su palabra”? Estrictamente hablando no, ya que las naciones son abstracciones imaginarias sin voluntad propia. Un compromiso es un acto voluntario y sólo puede ser llevado adelante por un ser humano.

Los países no pueden dar su palabra, tampoco los gobiernos… entonces ¿en que se basa la confianza que despierta una nación para ser digna de crédito?

El problema es moral, pero principalmente ético. Una población que reniega de la palabra entregada, que vive del engaño y de ser “ventajista” (vicios de la ética); no tiene la catadura moral suficiente para exigir a sus gobernantes que sean virtuosos. Incluso se sienten identificados y llegan a festejar la trampa y la “picardía” o viveza criolla de “cagar al otro” (perdón pero es el término coloquial). Valga como ejemplo el festejo y los aplausos casi futboleros en el Congreso al declararse el default en el 2001.

¿Y los países acreedores que opinan? La respuesta es muy simple, ¿Qué pensarían ustedes de un vecino que le pide cosas y no se las devuelve?

Pero la argentina no fue siempre así. Hay dos ejemplos de otra época, de un tiempo en el que éramos un país serio, que crecía como pocos en el mundo, que era admirado; un país que era tan atractivo como el mismísimo Estados Unidos a los ojos de los inmigrantes europeos.

El primer ejemplo (por orden cronológico) lo dio Nicolás Avellaneda. Ante la crisis financiera mundial desatada en 1873, que repercutió en la argentina 3 años después y los consejos de la suspensión del pago de la deuda nacional, el presidente dijo: “los tenedores de bonos argentinos deben, a la verdad, reposar tranquilos. La República puede estar dividida hondamente en partidos internos; pero no tiene sino un honor y un crédito, como sólo tiene un nombre y una bandera ante los pueblos extraños. Hay dos millones de argentinos que economizarían hasta sobre su hambre y sobre su sed, para responder en una situación suprema a los compromisos de nuestra fe pública en los mercados extranjeros”.

La referencia a “estar dividida hondamente” resulta casi premonitorias de nuestro presente, lástima que se nos olvidó, o mejor dicho, que perdimos el concepto de honor que patentizó al asegurar que “dos millones de argentinos que economizarían hasta sobre su hambre y sobre su sed, para responder en una situación suprema a los compromisos”.

Avellaneda entendía que el honor no se vende e incluso, si se quiere ser pragmático, sabía que, a la larga, el “costo” de faltar a los compromisos es mucho mayor que el de cumplir con ellos. La clara voluntad de pago simplificó la renegociación de la deuda, evitando así que se declarase el default.

A la par, para poder bajar el déficit estatal, despidió a 6.000 empleados públicos y disminuyó el sueldo de los restantes un 15% (incluido su propio sueldo).

El otro ejemplo a considerar es el de Carlos Pellegrini, quien fuese apodado como el “piloto de tormentas”, debido a su destreza para sacar a la Argentina de la crisis económica en la que se hallaba sumergida. Al asumir la primera magistratura dijo: “mi primer deber es levantar a nuestro país de la postración inmensa que lo abate, lo consume y lo desacredita…salvemos al país de la bancarrota”.

Este Presidente prefirió sacrificar los intereses de coyuntura pagando en ese momento el costo del ajuste para mantener el crédito del país en el exterior, optó por dejar a un lado las conveniencias políticas de coyuntura, evitando así trasladar el costo a las generaciones futuras. Dos décadas después, el país mostraba niveles de prosperidad que sorprendían al mundo.

El día que dejó el poder, cuando regresaba a pie a su casa junto a Mitre, el pueblo contempló con respeto el paso de estos eminentes ciudadanos.

La contracara la tuvimos en el anuncio de Adolfo Rodríguez Saa en el 2001 anunciando la suspensión del pago de la deuda externa y la patética ovación de pie del Congreso de la Nación en pleno.

Y por parte de Néstor Kirchner, quien dijo con respecto a la reestructuración de la deuda externa que: “La postura del 75% de quita es firme, no hay otro camino y vamos a mantener esa propuesta… no estamos dispuestos a castrar el esfuerzo argentino para salir adelante”.

¿Cuál es la diferencia? simple. Luego de las crisis de Avellaneda y de Pellegrini, la Argentina llegó a ser el país con mayor ingreso per cápita del mundo… luego de las crisis con Rodríguez Saa y Kirchner ya sabemos dónde estamos.

Vos podes elegir el modelo de país en el que querés vivir, es decisión, es responsabilidad.

 

5 comentarios Dejá tu comentario

  1. Tenemos sobradas muestras de que una mayoría de la sociedad prefiere a los Néstor, los Duhalde, los Rodrígiuez Saá o los Fernández antes que a los Avellaneda, los Mitre y los Pellegrini (muchos ni siquiera conocen quiénes fueron, pero se saben de memoria alguna letra de reguetón o de cumbia, o se acuerdan de un penal que no le cobraron a su equipo en un partido jugado en 1971). Lo que vale es mostrar nuestra "viveza criolla", gran virtud argentina que nos llevó al lugar en el que estamos.

  2. Nicolás Avellaneda fue el que dijo hay que pagar la deuda con el hambre del pueblo. La deuda que había contraido Rivadavia y la oligarquía que le siguió después de 1853. O sea el pueblo siempre pagó la deuda con su hambre igual que ahora.

  3. Es la segunda vez que respondo un comentario en todos estos años pero a veces me supera María Sería muy interesante que leyeses historia, no la propaganda ideológica de los revisionistas o de otros pseudo-historiadores que son muy hábiles comunicadores pero como historiadores son bastante pobres. ¿crees que Churchill dijo sangre sudor y lagrima por que era sádico? Avellaneda tampoco era sádico, también él se ajusto a la realidad al igual que todos los argentinos. ¿Sabés que ocacionó la crisis además del desastre administrativo de Juarez Celman? ¿Sabes de los avances en educación primaria, secundaria, terciaria y universitaria que Avellaneda abrió para TODOS los argentinos? ¿Sabés lo que implicó llevar el ferrocarril al interior del país y así fomentar su desarrollo? Avellaneda fue uno de los mejores presidentes que tuvo nuestra patria, te recomiendo estudies su gestión. ¿Sabes cal era el destino del préstamo contraído por Rivadavia y en que fue utilizado? Te invito a repasar que hacen los países que están transitando una guerra (como la Argentina de Rivadavia) con los dineros que tienen en su poder. La historia es necesario estudiarla sin la anteojera del las ideología y del anacronismo, sino se transforma en un absurdo que sólo sirve para hacer política berreta y pastines partidarios. Hay que ser lo más objetivo posible, colocarse en el contexto histórico durante los análisis y ser INTELECTUALMENTE HONESTO en los exámenes del pasado

  4. Guillemain: ¿usted es honesto? ¿o es un sátrapa conservador disfrazado de liberal? ¿Con qué criterio dice usted que Avellaneda fue uno de los mejores presidentes que tuvo la Argentina? Qué extraño que usted hable de pseudo historiadores que son muy hábiles comunicadores y no haga referencia a Mitre...Todos los relatos que venimos escuchando repetidamente desde la escuela primaria son, precisamente, relatos de Mitre (no en vano fue un muy buen comunicador como buen periodista que era)....¿o le tengo que recordar el "mito" del negro Falucho? ¿Sigo? ¿Usted es honesto? No, no lo es. A todo eso se suma un relato de fines del siglo XIX en el cual no había idea ni noción de lo que hoy se llama "Argentina" y que Avellaneda, Mitre, Pellegrini y tantos otros construyeron para perpetuarse como clase dirigente. Si usted detesta a Perón (ni lo nombra pero sabemos que habla de él sin decirlo) debe tener sus razones, pero Perón fue un lider de masas, muy a mi pesar y al suyo también. Ninguno de los gobernantes que Ud. enumera movió el "amperímetro", salvo a los integrantes de su propia clase elitista dirigente a la que pertenecían. Por favor, Guillemain...huevadas no.

Dejá tu comentario

El comentario no se pudo enviar:
Haga click aquí para intentar nuevamente
El comentario se ha enviado con éxito
Tu Comentario
(*) Nombre:

Seguinos también en

Facebook
Twitter
Youtube
Instagram
LinkedIn
Pinterest
Whatsapp

Recibí diariamente un resumen de noticias en tu email. Lo más destacado de TDP, aquello que tenés que saber sí o sí

Suscribirme Desuscribirme

Municipio de Moron. Corazón del Oeste
Cynthia Gentilezza. Analista en seguros


 

Notas Relacionadas

Las 3 razones que pueden llevar a un default

El que asuma la presidencia de la Argentina en 2019, deberá enfrentarse a un panorama económico-financiero de inusitada complicación. Ello de acuerdo a un informe privado conocido en las últimas horas.  Se trata de un informe elaborado por el economista Miguel...