¡Recién Publicado!
cerrar [X]

El sinsentido de homenajear en democracia a un líder autoritario

18
1578
El culto al Che
El culto al Che

El 9 de octubre se cumplió un nuevo aniversario del fallecimiento de Ernesto “Che” Guevara, aventurero rosarino desarraigado y militar despiadado que se destacó como líder de extrema izquierda (es decir, de la izquierda autoritaria) durante la Guerra Fría.

 

Como rosarino, esta fecha me toca los sentimientos especialmente. Cada vez que llega, veo por la calle no sólo carteles y movilizaciones, sino también monumentos vistosos y estatuas construidas por el Estado, con el dinero de todos los ciudadanos. Incluso en la web oficial de la ciudad hay una publicación pomposa sobre “El circuito del Che”. Todo eso para homenajear a un líder autoritario; a alguien que no supo contener sus ansias de poder y sus intereses ideológicos lo suficiente como para lograr priorizar la convivencia pacífica y el resguardo de la dignidad humana.

Ahora bien, cabe preguntarse qué se conmemora y para qué en esta fecha. ¿Tiene sentido celebrar o recordar la muerte del Che? Todos sabemos que fue un personaje destacado, que influyó en los grandes acontecimientos políticos de su época y que su rostro se convirtió en un símbolo de rebeldía anticapitalista. Pero ¿merece ser recordado con tanto homenaje?

El Estado sólo debe encargarse de asuntos que hagan al interés general de la ciudadanía. No puede invertir recursos en privilegios o caprichos particulares que nada tengan que ver con el interés general. El gasto del Estado no es gratis, sino que lo pagamos entre todos, lo que implica menos poder adquisitivo y capacidad de ahorro y progreso, en especial de los más humildes. Por eso, sólo se debe gastar en aquello que los ciudadanos consideremos que hace realmente al bien común y que es imperativo.

Una gran discusión es, desde luego, qué hace al bien común y qué no. En eso consiste en buena medida el debate público en una democracia. Se puede discutir si es más favorable al bien común un Estado más intervencionista, con más ayuda y gasto social, o uno más liberal, con menos impuestos y más incentivo al emprendimiento y el progreso autónomo. Pero no podemos discutir si es favorable al bien común asesinar a quienes piensan distinto a uno. El fundamento del bien común es la idea de dignidad humana; la idea de que somos fines y no medios, debido a esa particular condición consciente y volitiva que nos caracteriza como personas. El bien común incluye a todos y no sacrifica a nadie.

Ahora bien, construir estatuas y monumentos, o nombrar plazas y calles, en homenaje al Che Guevara, ¿hace al bien común de los rosarinos? Podríamos preguntarnos si construir monumentos a personajes históricos hace al bien común en sí mismo. Se podría responder, acaso, que conocer y recordar el pasado ayuda a no repetir errores históricos. O también que exaltar modelos de vida y ejemplos para la sociedad ayuda a mejorar la cultura y los valores de la ciudadanía, lo que contribuye con una mejor sociedad. En cualquier caso, supongamos que, efectivamente, es bueno dedicar algunos pocos recursos a homenajear a determinados personajes históricos. ¿Entraría el Che en esta categoría?

Como dijimos, los recursos son finitos y cada centavo que gasta el Estado es un centavo menos en el bolsillo de los ciudadanos, que por derecho son libres de utilizar como prefieran el fruto de su esfuerzo, con el único freno del bien común acordado en libertad y en forma democrática. Entonces, hay que hacer una selección muy estricta a la hora de homenajear a personajes históricos. Se deben elegir aquellos homenajes que, sin lugar a dudas, sean una inspiración positiva para los ciudadanos, que ayuden a mejorar nuestra cultura democrática y nuestro compromiso con la dignidad humana.

Idolatrar, celebrar u homenajear la figura del Che no encuadra en ninguna consideración de bien común. Como no lo encuadraría la figura de ningún líder autoritario, sea de izquierda o de derecha. No sería apropiado gastar dinero de todos en construir estatuas de Videla. En todo caso, la historia del Che o Videla podrían figurar en museos o recordatorios históricos, con la debida aclaración sobre sus acciones autoritarias y sus víctimas inocentes, que deberían ser las realmente homenajeadas.

El problema del Che no es haber usado las armas. San Martín también las usó. El problema es hacer un uso ilegítimo y abusivo de ellas. Usarlas para matar inocentes por el sólo hecho de pensar distinto, para imponer un Estado totalitario contrario a las consideraciones más elementales de dignidad humana.

Si la dignidad y la libertad humanas son algo sagrado, sólo deberíamos gastar recursos públicos para aquello que favorezca el bien común. Si invertimos en estatuas o monumentos, que sean fuentes de educación y concientización, de transmisión de valores positivos y necesarios para nuestra sociedad y para las nuevas generaciones. Que cada acto cultural del Estado aproveche los recursos y las energías en cuestión para favorecer el desarrollo de nuestra cultura democrática, que es lo que necesitamos para mejorar nuestras instituciones y, con ellas, las oportunidades y la calidad de vida de nuestra población.

 
 

18 comentarios Dejá tu comentario

  1. Gracias a todos por los comentarios, excepto los insultos o agresiones sin contenido. Roberto: Comparto plenamente el sentido y espíritu de tus palabras, pero no voy a regalarles una palabra tan hermosa y significativa como "democracia" a los autoritarios. La democracia verdadera es aquella en que los ciudadanos influyen efectivamente sobre los gobernantes (gobierno del pueblo), lo que exige división de poderes, Estado de Derecho y autonomía de la sociedad civil (o sea, república). No hay democracia sin república. Pero puede haber república sin plena democracia (cuando hay división de poderes y legalidad pero no todos votan). En fin, es en gran medida una cuestión terminológica, pero prefiero darle a la palabra democracia un sentido profundo, como ya lo hacían figuras de la antigüedad como Pericles, Aristóteles o Polibio. Armando: Estaría bueno conocer tus fundamentos para así alimentar el debate. Sancho: En vez de cancherear haciéndote el más inteligente que los demás, mejor limitate a exponer argumentos y alimentar el debate. Lo otro no sirve. G: No le encuentro lógica a tu comentario, con todo respeto. Psicópata y autoritario no son mutuamente excluyentes. De hecho, la gran mayoría de los dictadores o líderes autoritarios, por no decir todos, han sido psicópatas. Es necesaria una mente muy insensible, cínica y cruel para oprimir a un pueblo. Saludos! Rafael

  2. Te muestro la lógica de mi comentario Rafael. La diferencia entre el autoritario y el que tiene autoridad es que el que tiene autoridad sabe lo que hace y el autoritario simula saber. El cinismo es el que lleva a pensar que cualquier figura de autoridad es un opresor. Es más, te doy dos ejemplos de tipos que tienen autoridad en lo que hacen pero además son autoritarios porque la exageran un poco. La lógica de mi comentario es que no tiene nada de malo tener autoridad y tampoco es tan grave ser un poco autoritario. El autoritarismo, distinto a lo que vos parecés creer, no implica opresión ni tampoco salirse de la ley, eso es tiranía. Creo que confundís las cosas con el uso periodístico de las palabras como si todo fuera lo mismo. Por mi parte no confundo autoritario con tirano, o asesino, o psicópata, porque si bien pueden venir juntos o separados son diferentes tipos y grados de maldad y de daño. El cinismo está en quienes para no decir las cosas como son usan una palabra más suave como autoritario para referirse a tiranos o asesinos. Ni hablemos del cinismo de conformarse con que todos los líderes de la historia han sido psicópatas y asesinos. Espero que te haya quedado más claro, Guevara era un psicópata y asesino y no mucho más. Decirle nada más que autoritario es indultarlo de sus crímenes.

  3. Lo que pasa es que sos muy jóven. Si te digo por ejemplo que el término represión no quiere decir nada y lo usaron para dejar contentos a todos tampoco le vas a ver la lógica. Así fue nomás. EL periodismo decía represión porque se podía porque era legalmente nulo. En todo el mundo, se dice que las fuerzas de seguridad están para reprimir el delito, donde reprimir tiene el mismo significado que en psicología. Pero acá les hacían creer que hablaban de reprimir "lLa Revolución", entonces los reprimidos sentían que ya la teníamos adentro. Con el tiempo muchos supusieron qeu represión era una palabra fuerte cuando en realidad era un eufemismo; usaban una abstracción para no decir secuestro tortura y asesinato. Pero represión sigue teniendo el mismo significado que siempre, una persuasión por la simple presencia o el conocimiento de las consecuencias, sin necesidad de tocar a nadie. Meter palos es meter palos. Esto seguro que en PakaPaka no lo ibas a aprender.

  4. G: Agradezco tu aclaración. Pero en ningún momento dije que Guevara fuera "nada más que autoritario", lo que pasa que el objetivo de mi artículo me llevó a focalizarme en su autoritarismo. Comparto que era un cínico, psicópata y asesino. En ningún momento negué que lo fuera, y ser autoritario no excluye lo otro. Para mí ser autoritario es malo. Nunca es bueno. Obvio que hay grados, pero fijate que en el artículo describo su autoritarismo de una manera que da a entender que era extremo. Transcribo: "El problema del Che no es haber usado las armas. San Martín también las usó. El problema es hacer un uso ilegítimo y abusivo de ellas. Usarlas para matar inocentes por el sólo hecho de pensar distinto, para imponer un Estado totalitario contrario a las consideraciones más elementales de dignidad humana." Saludos.

Dejá tu comentario

El comentario no se pudo enviar:
Haga click aquí para intentar nuevamente
El comentario se ha enviado con éxito
Tu Comentario
(*) Nombre:

Seguinos también en

Facebook
Twitter
Youtube
Instagram
LinkedIn
Pinterest
Whatsapp
Telegram
Tik-Tok

Recibí diariamente un resumen de noticias en tu email. Lo más destacado de TDP, aquello que tenés que saber sí o sí

Suscribirme Desuscribirme

Notas Relacionadas

Che, si te ponés la camiseta, deberías saber quién fue

El Ministerio de Educación de la Nación ha preaprobado para integrar a las bibliotecas de las escuelas primarias, estudiar y analizar, un libro sobre la vida de Ernesto Guevara llamado Che, la estrella de un revolucionario. "Decidimos sacar una colección infantil sobre...