¡Recién Publicado!
cerrar [X]

Un ajuste que se niega mientras el presidente se comporta como un ajustador

37
2146
¿Por quién doblan las campanas?
¿Por quién doblan las campanas?

Alberto Fernández está ejecutando un ajuste profundo sobre jubilados y trabajadores, mientras sus operadores lo niegan cotidianamente. Delicias de un país pintoresco.

 

Mientras a los jubilados les congelaron los aumentos que venían recibiendo y se los entretuvo con dos bonos por $5.000, queda a las claras que lo que viene para ellos será peor, ya que es el propio Presidente el que admitió que lo dispuesto por el gobierno de Macri era directamente impagable.

Entonces resulta obvio, que al menos por este año, los jubilados no van a estar mejor.

Y a los trabajadores, públicos y privados, se les fijó un aumento por decreto de $4.000 que descontando las cargas sociales significan de bolsillo unos $2.500.

En este caso también lo que vendrá será peor ya que de hecho se han congelado las paritarias y en su caso la advertencia hacia la dirigencia sindical sobre la racionalidad de los reclamos ha sido comprendida claramente.

Entonces resulta obvio que tampoco el sector laboral estará mejor durante el 2020.

El Presidente, versátil y locuaz como pocos, se ha convertido en punta de lanza de un gran ajuste. Y está perfecto que así sea.

Él sabe que la sociedad no sólo le permite hacer lo que quiera al peronismo, sino que además le perdona lo que hace y lo que no.

Ningún ciudadano le factura seriamente haber sido Jefe de Gabinete de un gobierno cuya matriz de corrupción fue brutal, como el mismo Alberto Fernández supo afirmarlo en varias oportunidades, sino que tampoco le reclama que la llamada solidaridad compulsiva no alcance a la clase política, ni a funcionarios ni a otros sectores privilegiados de la sociedad.

El plan económico de Alberto Fernández no tiene espacios para yerros, de aquí en adelante.

Está obligado a que le vaya bien tanto en las negociaciones con los acreedores privados como en aquellas que encare con el FMI.

De lo contrario, el frente interno que tiene a la “hienas” al acecho lo terminará desplazando del poder. Las posibilidades son muy buenas.

La deuda externa en términos del PBI es baja y manejable.

El problema de nuestro país se focaliza en hacer lo necesario para cubrir intereses de la deuda por unos 10.000 millones de dólares.

Eso no se consigue estimulando artificialmente el consumo. Por ahí, no es.

Se trata de recuperar casi 20.000 millones de dólares que se encuentran en poder de la ciudadanía y que hemos escuchado erróneamente que se habían fugado durante la última etapa del gobierno anterior.

Nunca hubo una fuga de capitales, era simplemente la desconfianza que el argentino suele sentir respecto a una clase política que aún con una ley de intangibilidad de los depósitos, hace unos años atrás se quedó con los dólares de gran parte de la sociedad.

Si vuelve la confianza, los dólares vuelven al sistema financiero y ese sí es un motor genuino de reactivación de la economía.

Inclusive la situación interna es muchísimo mejor que la heredada por Mauricio Macri en el 2015.

En aquel entonces, el déficit primario que dejó la gestión del gobierno kirchnerista fue de casi -4,0 % del PBI y un BCRA en rojo.

Macri llevó a cabo el trabajo sucio de ordenar las cuentas y dejó un déficit primario de unos -0,7% del PBI y reservas por unos 14.000 millones de dólares.

Si Alberto Fernández hace sus movidas correctamente en este gran tablero de ajedrez, para cuando llegue el momento de negociar con el frente externo puede sumar un aliado creíble y con predicamento internacional: Mauricio Macri.

Pero antes deberá ser claro con Donald Trump, abandonar la neutralidad, pronunciarse contra Irán y dejar de acompañar los divagues continentales de un dictador como Maduro.

Pronunciarse cuando Irán ya no forme parte del planeta, no va a servir.

Como no sirvió aliarnos contra Alemania cuando la segunda guerra mundial ya había terminado.

Ese error geopolítico lo pagamos caro y no se puede volver a repetir cuando es obvio que Rusia y China no piensan entrar en ninguna disputa y Bolsonaro se coloca a la vanguardia del cono sur exigiendo además menos restricciones arancelarias y más libre mercado para el Mercosur.

A pesar de lo señalado sobre Mauricio Macri es improbable que internamente lidere la oposición en los próximos años.

Vidal, Carrió y Larreta tendrán ese rol, siempre que Lilita se mantenga dentro del espacio.

Y Alberto Fernández debería apoyarse en esos puntales porque el enemigo interno que va por él, en nombre y representación de otra persona, no es otro que Axel Kiciloff.

Este es el nudo que debe desarmar vía intendentes, gobernadores, sindicalistas y la estructura activa del PJ.

De lo contrario me temo que el 41% que no lo votó terminará saliendo a las calles para defender a este Presidente, antes que el “eje del mal” lo termine destituyendo.

Para la militancia fanatizada y mesiánica la imagen del “helicóptero” también se la aplican a Alberto Fernández.

Y él lo sabe de sobra, porque permanentemente le muestran con movimiento pendular la soga con la que preparan la horca.

Sólo un inocente se preguntaría ¿por quién doblan las campanas?

Espero que acierte, Mr. President.

COMPARTIR
Artículo Previo Recrudecen las disputas internas en el gobierno
Artículo Siguiente La ideología del desprecio por la vida
Armin Vans
 
 

37 comentarios Dejá tu comentario

  1. Pablo, el empresariado argentino siempre vivió a la sombra del Estado. quiere proteccionismo, cierre de fronteras y no competir contra nadie porque cazan dentro del zoológico con bienes y servicios caros y malos. Esto lo sabía muy bien Menem y Cavallo los sufrió. No alcanzó a que con Macri vinieran nuevos emprendedores y empresarios del exterior. AF lo sabe eso y es el único que podría cambiar ese estado de cosas. Macri intentó hacer algo atacándolos con el tema corrupción, pero la sociedad no lo comprendió. Esperemos que se desarrollen los acontecimientos. Gracias de nuevo.

  2. Osvaldo, gracias por la molestia de responderle a cada uno de nosotros. Comparto su ilusión de que esta economía se dolarice, porque el peso argentino es mala palabra y sin estabilidad monetaria es imposible crecer, ahorrar e invertir seriamente con visión de futuro. Resumiendo, tendrá AF agallas y apoyo para dar ese salto de calidad e intentar resolver los grandes problemas del país, previsional, tributario y laboral? Sinceramente (no necesariamente propiedad de CFK), pienso que para obtener apoyo de la ciudadanía, deberá dar muestras claras de empezar a achicar el gasto público de verdad, tantos nombramientos de familiares , amigos y devoluciones de favores lo están desdibujando rápidamente, se necesitan ejemplos a imitar.

  3. Fe de erratas , deberá leerse que recibirán casi $2500 de bolsillo los trabajadores privados por el aumento del mes de enero, exactamente $2.490 por corresponder al primer tramo de $3.000 para enero.

  4. Maralerod, más temprano que tarde la encerrona llevará a que alguien tome esa decisión. Ya sea cuando haya que salir del cepo, o cuando se acabe el colchón de precios que los comerciantes han obtenido y el efecto multiplicador de la emisión nos empuje a una hiper. O cuando no haya respuestas a una pretendida reactivación del mercado laboral y de la economía en general por la asfixia impositiva. La confianza de la sociedad no se resume a un gobierno o a una persona, sino a la moneda en la que uno hace transacciones diarias. Si es fuerte y confiable saldrán del colchón y se volcarán al mercado. De lo contrario cruzaran el charco, justo en el momento que el gobierno de Pou llama a obtener la residencia en aquel país. Y desgraciadamente ninguna fuerza política que no sea el peronismo tiene la fuerza y el consenso para cambiar este paradigma que nos hunde cada vez más. Recuerde usted que Menem antes de ir a la convertibilidad intentó otras medidas que no dieron resultado. Y Fernández estaba allí. Y Cavallo también. El panorama geopolítico internacional también nos obliga a transitar caminos que son muy molestos para los K, pero que saben que de lo contrario quedaremos muy aislados. No suelo leer las opiniones locales sobre Trump porque nuestros medios son demasiado "progres". El periodismo argentino tiene mucho del periodismo que existió (aún después de 1989) en Europa del Este. Cuando fue la elección en EEUU contra la postura de Pepe Gil Vidal, Nelson Castro, Sergio Berensztein, Rosendo Fraga y otros que esa misma noche decían que Trump no tenía ninguna chance de ser Presidente, le reafirme a un grupo de profesionales y gente conocida lo que venía diciéndoles 6 meses antes, que Trump ganaría cómodamente las elecciones y que luego sería reelecto porque pondría de pie a la golpeada economía norteamericana. El tiempo me dio la razón porque quienes desprecian a Trump no saben ni entiende quien es. El tipo tiene en claro, y mucho, el tablero internacional. Jugó en Siria cuando tuvo que hacerlo, enfrentó al Papa cuando tuvo que hacer pesar sus acciones de gobiernos, vació México recuperando todo lo regalado por los Demócratas, aisló a Inglaterra de la UE y ahora juega que Brasil comande el Brics justamente en el momento que le aplicó sanciones comerciales a Rusia y China (estos debieron devaluar 2% el Yuan) junto con Japón y que esos países pasan por una economía que necesitan imperiosamente de juego del Libre Mercado y no se van a meter en rencillas para defender a Irán, país que necesariamente debe ser desarmado para darle a Israel la tranquilidad de que se tranquilice medio oriente. Si queremos improvisar, nos irá mal, muy mal. Y Fernández lo sabe. Y sabe que el cargo que hoy tiene puede convertirse en efímero si no termina aliándose con las personas correctas. Gracias como siempre por su tiempo.

Dejá tu comentario

El comentario no se pudo enviar:
Haga click aquí para intentar nuevamente
El comentario se ha enviado con éxito
Tu Comentario
(*) Nombre:

Seguinos también en

Facebook
Twitter
Youtube
Instagram
LinkedIn
Pinterest
Whatsapp
Telegram
Tik-Tok

Recibí diariamente un resumen de noticias en tu email. Lo más destacado de TDP, aquello que tenés que saber sí o sí

Suscribirme Desuscribirme

Notas Relacionadas

Las 10 medidas para sacar al país del pozo sin necesidad de joder al campo

El Gobierno nacional oficializó, por decreto, una suba de las retenciones a la producción agropecuaria. La soja tendría 30 por ciento de quita y las subas alcanzarían a todos los rubros más competitivos de la economía argentina. ¿Por qué el...