¡Recién Publicado!
cerrar [X]

La situación del sistema educativo argentino y el “efecto pandemia”

5
664
Decadencia escolar, coronavirus y cambio de paradigma
Decadencia escolar, coronavirus y cambio de paradigma

En la Argentina, lamentablemente, desde hace varias décadas se desarrolla un proceso ideológico, político y cultural contrario a la idea de autoridad. Hay una combinación de factores que lo explican: el hartazgo con nuestra historia autoritaria, la fuerza de las corrientes marxistas y posestructuralistas, la falta de confiabilidad y credibilidad de nuestras instituciones, los cambios tecnológicos y sociales abruptos, etc.

 

Sin embargo, lo realmente importante no son las causas, sino los efectos. La oposición a la idea de autoridad aparenta ser contraria al autoritarismo, pero en realidad lo favorece. El autoritarismo consiste, precisamente, en que una persona se sale de su ámbito o esfera de autoridad, invadiendo la ajena. Si un funcionario es arbitrario, está abusando de su autoridad e invadiendo los derechos de las personas afectadas. Si alguien obstruye el ejercicio legítimo de la autoridad, está saliéndose de su esfera de libertad para atacar y debilitar a la institucionalidad vigente, lo cual también es autoritario.

Cuando la autoridad se debilita, es porque alguien está invadiendo su ámbito de competencia, sea desde arriba o desde abajo. A la larga, ambos procesos acaban teniendo lugar cuando la autoridad se destruye, más allá de cuál de los dos haya sido primordial en un comienzo.

En una sociedad democrática y libre, es indispensable una cultura de respeto hacia la autoridad legítima. Esto permite la existencia de reglas claras, incentivos adecuados e instituciones fuertes, capaces de proteger los derechos y libertades de las personas. Por el contrario, la debilidad de la autoridad da lugar a lo contrario: anomia, ausencia de reglas, la ley del más fuerte, la cultura del abuso y la impunidad, inexistencia de incentivos, malos hábitos, inoperancia de las instituciones, etc.

La educación no ha sido ajena a esta cultura contraria a la autoridad que se ha venido desarrollando en nuestro país. De hecho, la pedagogía argentina se encuentra ampliamente hegemonizada por la izquierda radical, de origen o inspiración marxista. Diría lo mismo si se tratase de la extrema derecha. El problema no es izquierda o derecha, sino el extremismo dogmático y autoritario.

Esto acentúa, en el ámbito educativo, el debilitamiento de la autoridad que aqueja a nuestra sociedad. Ocurre a través de una serie de ideas-fuerza que se pueden sintetizar de la siguiente manera: Las instituciones de la democracia liberal son una pantalla de la opresión capitalista (Marx). Toda transmisión de saber es una forma de control y dominación (Foucault). La escuela no es más que un eslabón de una maquinaria que reproduce la desigualdad y la dominación (Bourdieu-Passeron). El sistema educativo es un componente de los aparatos ideológicos del Estado (Althusser).

En este marco de pensamiento, la reprobación de un alumno pasa a ser un acto de crueldad. Después de todo, ¿con qué autoridad moral se puede calificar negativamente a un pobre alumno, que es objeto de manipulación, dominación y exclusión sistemática a través de la misma escuela? Ni hablar de sancionarlo disciplinariamente, hacerlo repetir de año o expulsarlo (que, con todo el dolor del mundo, en casos muy extremos, puede llegar a ser la única vía para destrabar una situación de violencia consolidada y sistemática). ¿Cómo pensar en ese tipo de acciones si el alumno es una víctima del sistema, que lo castiga todos los días, sin cesar, incluso aunque él no lo vea?

La visión anterior es extremadamente sombría. No tiene nada para ofrecerle al alumno ni a la escuela. Cree, en el fondo, que, mientras no se extinga la democracia liberal capitalista (que inexplicablemente la ven como algo malo), la situación no cambiará. Estos pedagogos no proponen cerrar las escuelas de forma explícita, porque sería demasiado escandaloso. Sin embargo, sus ideas llevan a eso en los hechos. Hace tiempo que se vienen “cerrando escuelas” en nuestro país, al transformarlas en algo muy distinto de una institución educadora. Muchas de nuestras escuelas se han venido pareciendo cada vez más a comedores comunitarios, clubes sociales, puntos de distribución de droga, contenedores de violencia, etc. Es decir, a muchas cosas, menos a una escuela.

Por suerte, existe una pedagogía muy distinta a la marxista: la pedagogía democrática. Ésta se puede remontar a la Escuela Nueva y a figuras como John Dewey, pero también recobra fuerza con innovaciones y avances científicos recientes. La revolución de las neurociencias, la teoría de las inteligencias múltiples, el método del aula invertida y la teoría de las ventanas rotas, son algunas ideas-fuerza que nos permiten recobrar una visión positiva y esperanzadora de la tarea educativa. Desde luego, no es que una buena escuela vaya a transformar por sí sola, de un día para el otro, la realidad social. Sin embargo, puede formar ciudadanos responsables, democráticos, participativos, creativos, disciplinados y críticos. Esto aumentará la probabilidad de desarrollo futuro de esos alumnos, pero también ayudará a sentar las bases de una sociedad más democrática, con mayor respeto por la ley, instituciones fuertes, libertades aseguradas e igualdad de oportunidades.

Desde esta perspectiva, aunque parezca tremendo tener que decirlo, la escuela tiene sentido, y mucho; siempre y cuando se respete y fortalezca su autoridad (que, como vimos, es lo opuesto del autoritarismo). Una escuela con autoridad puede formar hábitos de trabajo, esfuerzo y respeto; educar en valores; brindar una cultura general básica con herramientas prácticas para la vida; entrenar la mente; estimular a través de una exigencia razonable los distintos y diversos tipos de inteligencia que componen la mente humana (no sólo las inteligencias convencionales, como la memoria, la lógico-matemática y la lingüística, sino también otras, como la creatividad, la espacial, la oralidad, la empática y la introspectiva).

En este sentido, reprobar a un alumno no es un acto de crueldad, sino todo lo contrario. Es un acto de sabiduría y justicia; un acto de amor. Es confiar en que esa persona tiene más para dar, así como derecho a que se le diga la verdad. Es creer que todos podemos mejorar con esfuerzo. Es enviarle un mensaje a ese alumno, y a todos los que lo están mirando, sobre que en la vida hay reglas y obligaciones que hay que cumplir; que cada uno es dueño de sus actos y debe hacerse responsable de las consecuencias; que no siempre las cosas salen como queremos y que tenemos que aprender a aceptar la realidad y corregir lo que haya que corregir. Es, también, crear un sistema de incentivos que nos ayude a todos a sacar lo mejor de nosotros, a lograr nuestra mejor versión, para poner nuestros talentos y dones al servicio del bien común.

Mientras la pedagogía marxista predomine en nuestro país, las conferencias, debates y papers de pedagogía seguirán elucubrando dogmática y abstractamente sobre el alumno-víctima, la escuela opresiva y el sistema engañoso, sin ninguna idea práctica para mejorar la calidad educativa. Seguiremos escuchando sinsentidos como prohibir las malas notas; convertir a la escuela en un espacio de impunidad (y por ende de corrupción); hacer de la docencia un trabajo insalubre; pasar de año a alumnos que no están en condiciones de hacerlo; hacer del aula una jungla en la que es imposible concentrarse y trabajar; reproducir la violencia social con violencia escolar, etc.

En medio del encierro por el coronavirus, la gran idea de los ministros de educación y pedagogos argentinos no ha sido otra que evitar que se enseñen temas nuevos y prohibir la calificación. Es decir, cuando más se necesitaban incentivos para mantener a los alumnos dentro del proceso de aprendizaje; cuando más difícil se hacía mantener el vínculo con la autoridad escolar… la respuesta fue tirar el año escolar a la basura; cerra las escuelas.

De inmediato, empezaron a circular videos en las redes, en los que adolescentes celebraban la ausencia de calificación e instaban a sus amigos a “no hacer nada”. Las escuelas públicas son siempre las más castigadas en estos temas, ya que tienen menos autonomía, y tuvieron que ingeniárselas para salir a la palestra a retener a sus alumnos y convencerlos de que lo que había dicho el ministerio no era tan así. Con la excusa eterna de la inclusión, están excluyendo a todos y poniendo en desventaja a los más humildes.

El argumento oficial fue que, en un contexto de educación virtual, se iban a hacer más evidentes las desigualdades sociales, e iban a irrumpir en la calificación y el aprendizaje. La escuela virtual sería todavía peor, más opresiva y reproductora de desigualdades, que la escuela presencial tradicional. Antes de hacerle el juego al “sistema”, mejor cerrar las escuelas de facto. Si unos pocos alumnos se van a ver perjudicados y se van a quedar sin educación, mejor que todos se vean perjudicados por igual y que nadie se eduque.

Desde luego, nunca se pensó en integrar a los padres, confiando y apoyándose en ellos para contemplar situaciones especiales. Se podría haber obligado a las escuelas a aceptar la palabra de las familias en caso de que estas se comunicaran para avisar que su hijo no había podido conectarse debido a la falta de disponibilidad de recursos tecnológicos. Eso hubiera servido, inclusive, de manera colateral, para fortalecer la autoridad familiar.

Desde luego, siempre hay fuerzas encontradas en la complejidad social. Muchos docentes, educadores y pedagogos han venido resistiendo con sentido común, vocación de servicio, y a veces incluso con entrega heroica, para evitar que la escuela argentina se desmorone por completo. Gracias a ellos, algo de ella todavía sigue en pie, y a partir de ello podemos pensar en reconstruirla. Sin embargo, en general, esos héroes navegan contracorriente, realizando un esfuerzo sobrehumano que, en otras condiciones, debería producir un resultado mucho mejor.

El coronavirus, entre todo el daño que causa, está ayudando a dejar en evidencia la inadecuación del actual paradigma educativo dominante. Está alumbrando un camino de innovación, creatividad y esperanza por el cual debemos avanzar. Un camino que es práctico, no dogmático, y que, sobre todas las cosas, confía en la misión educativa (no político-ideológica) de la institución escolar.

 

5 comentarios Dejá tu comentario

  1. Lo que Ud pide/desea implicaria dejar sin votantes nuestros maravillosos politicos, sin audiencia a nuestros abnegados comunicadores, etc etc. El mundo no quiere gente pensante, aunque seria genial vivir en una sociedad educada de la que por cierto estamos cada vez mas lejos. Buen articulo!

  2. Vos Gabo tenes mucho tiempo para pensar..nunca trabajaste, pasaste la barrera de los 35 años y aun vivís a costilla de tus padres. Los PARÁSITOS de tu característica tendrán mucho tiempo para PENSAR pavadas y con pensamientos PAVOS no se salva el mundo.

  3. Kukaracha Placidi, que tremenda burra habrás sido en tu colegio, tu odio hacia cualquiera que no sea un felpudo ignorante de tu secta marxista no lo podes ocultar. Igual tratá de hacérmela un poco más difícil, llenarte la cara de dedos ya se está haciendo aburrido ..............

  4. Excelente descripción de nuestro sistema educativo. He trabajado en escuelas como maestra, profesora y directora a lo largo de 40 años .Puedo decir que la decadencia del sistema comenzó cuando allá por la década del 70 la ideología marxista incursionó en la formación de los docentes y de allí impregnó a todos los estamentos. He visto derrumbarse a la escuela como institución formadora de ciudadanos responsables, comprometidos,conocedores de sus derechos Y OBLIGACIONES , formados e instruidos. Con el discurso de la lucha contra el autoritarismo se dio lugar al "todo vale": no importas saber para ser promovido, el respeto al docente, al mayor, es relativizado, las normas pueden ser discutidas permanentemente, y , por supuesto, transgredidas, los programas educativos pueden no cumplirse, etc.... Así está la escuela hoy. Triste realidad

  5. Corrijo Sra. Directora, fue a partir de 1987 por imposición directa del entonces "Canciller" Caputo, para que derogara el sistema educativo para reemplazarlo otro que no obligara a pensar, leer, escribir correctamente, en fin, lo que hoy vemos en muchos maestros formado en aquella "Escuela" . De aquellas aguas, estos lodos. A no preocuparse, esto que vemos es la punta del iceberg, el grave problema que afrontamos., es que de frente viene el Titanic.

Dejá tu comentario

El comentario no se pudo enviar:
Haga click aquí para intentar nuevamente
El comentario se ha enviado con éxito
Tu Comentario
(*) Nombre:

Seguinos también en

Facebook
Twitter
Youtube
Instagram
LinkedIn
Pinterest
Whatsapp
Telegram
Tik-Tok

Recibí diariamente un resumen de noticias en tu email. Lo más destacado de TDP, aquello que tenés que saber sí o sí

Suscribirme Desuscribirme

Notas Relacionadas

La educación debe estar relacionada fuertemente con los límites a los chicos

Hoy vamos a hablar de un tema crucial en la crianza y educación de los hijos. Quizás este sea el gran tema del cual luego se desprenden muchos otros. Le doy esta importancia porque es el eje sobre el cual se moldea la relación de los chicos con el mundo, es el marco de...