¡Recién Publicado!
cerrar [X]

UNA REFLEXIÓN NECESARIA

0
1455
LA VIOLENCIA Y LA PAZ SON OPCIONES HUMANAS
LA VIOLENCIA Y LA PAZ SON OPCIONES HUMANAS

    El ejercicio de la violencia recorre la historia con fines, causas y consecuencias diversas, tales como obtener alimento (animal y humano), defender un territorio, anticiparse a matar para no ser matado, matar a los enemigos, ofrecer víctimas (animales y humanas) a los dioses, practicar la guerra voluntaria o forzadamente, heredar odios, divertirse y gozar con el sufrimiento ajeno, defender la propiedad pública o privada, o atacarla, demostrar superioridad, castigar, vengarse, ejecutar, amedrentar, atemorizar, escarmentar, ejemplificar, disciplinar, someter, dominar, explotar, robar, quitar, despojar, prevenir, etc, etc.
     
Tanto en su modalidad concreta como simbólica, los formatos en los  que se ha volcado se repiten y renuevan constantemente. La violencia física ha servido y sirve, según los instrumentos utilizados, para apresar, secuestrar, esclavizar, hambrear, encadenar, encerrar,  y más directamente para mortificar la carne humana: apalear, pinchar, sajar, triturar, aplastar, torturar, lancear, apuñalar, sablear, bolear, aserrar, mutilar, amputar, cegar, deslenguar, cortar, castrar, descabellar, desollar, envenenar, quemar, dilacerar, arrancar, estrangular, asfixiar, ahogar, violar, patear, trompear, ahorcar, fusilar, gasear, picanear, electrocutar, apedrear, lapidar, empalar, descoyuntar, oprimir, reventar, explotar, aplastar, etc…
     
Un amplio catálogo de modalidades, crecientemente sofisticadas, ofrece la violencia sobre las cosas inanimadas, tales como los bienes materiales, y los recursos naturales: el ambiente, el suelo, el aire, el agua, los animales, vegetales y minerales, las plantaciones, las selvas y bosques, los ríos y los mares, las ciudades, puentes, caminos, diques, vehículos, naves, aeronaves, etc, etc.
     
En cuanto a violencia simbólica, el repertorio de modalidades y fines es tan amplio que me eximiré de intentar siquiera una enumeración parcial.
     
Este bestiario de intervenciones agresivas sobre el cuerpo, la naturaleza y la cultura, se ha practicado y se practica tanto sobre individuos determinados -es decir, seleccionados por sus victimarios- como sobre personas tomadas al azar, así como también en forma masiva sobre grupos, familias, clanes, tribus, comunidades, pueblos y naciones, configurando una panoplia de acciones que representan delitos legales y morales cuyas máxima iniquidad hasta ahora se considera al genocidio.
     
Individualmente se ha aplicado y aplica a fetos, bebés, niños, jóvenes, adultos y ancianos, y hasta a los cadáveres de cualquiera de ellos; sin distinción de sexos; ni de grupos étnicos, nacionales, políticos,  ideológicos o religiosos.  
     
Entre los practicantes de la violencia, y en relación con ella, existen enfermos, locos, cuerdos, entusiastas, convencidos, arrepentidos, voluntarios, forzados, culpables, culposos, profesionales, aficionados, expertos, novatos y veteranos, así como también existen los ejecutores, los que dan la orden, los que la sugieren, los instigadores de casos concretos y los propagandistas genéricos.  
Se la realiza en nombre o al servicio de Dios, de la Patria, el Estado, la Nación, la Causa, el Pueblo, el Partido, la etnia, la corporación militar, la patronal, el sindicato, la secta, la subsecta, la banda, el grupo de pares, de uno mismo, de la Idea, etc. Se le infiere al desconocido, al amigo, al vecino, al padre, la madre, los hermanos, los hijos, los parientes, los empleados, los enemigos, a los culpables y a los inocentes.
    Se lleva a cabo por odio, venganza, despecho, egoísmo, indiferencia o complicidad; para vencer el miedo, para no parecer cobarde, para parecer valiente; para saber qué se siente matando; por creerse superior, para sentirse superior; por obedecer órdenes, por interpretar mandatos, sugerencias o medias palabras;  por gusto personal; para demostrar lealtad, o “compromiso”; etc, etc.
    De modo que  abundan “razones”, motivos y circunstancias para practicarla. Hombres de toga, sotana, uniforme, y saco y corbata, y autoridades en general, al servicio de todas esas motivaciones, han desarrollado ideas, explicaciones, justificaciones, legitimaciones, fundamentos, leyes, códigos, valores, prescripciones, etc, para su regulación por la sociedad y el Estado; así como también se han abstenido de darlas, han callado, olvidado, mentido, distorsionado, minimizado, parcializado, etc. Y hombres vestidos de paisano las han hecho suyas, las han aplicado, mejorado y eficientizado.
    En el mundo actual la violencia constituye un campo cultural disciplinar, objeto de investigación, sistematización y enseñanza-aprendizaje tanto en el campo de las humanidades como en el de las ingenierías del Poder, y por supuesto, en el de los instrumentistas.
    La violencia es una industria que factura trillones de dólares por lo que siempre va en aumento. Por supuesto, algo derrama para abajo, tiene científicos, filósofos, militares, abogados, sacerdotes, tecnólogos, empleados y obreros, que cobran en blanco, así como también tiene sicarios, idiotas útiles, idealistas y perversos, que a veces cobran en blanco y a veces en negro.
    Se practica desde hace 4,5 millones de años hasta hoy, hasta ahora, hasta este instante. Lo harán mañana, pasado mañana, los próximos años, hasta que sólo quede un par de hombres sobre el planeta, y luego, ese solitario hombre o mujer podrá atentar contra sí mismo.
    Pero lo más imbécil que tiene el hombre es que mata al servicio de otros, aun careciendo de motivos estrictamente personales para hacerlo, obedeciendo inducciones, incitaciones, mandatos y órdenes de individuos, grupos, instituciones, leyes,  ideas, dioses, semidioses, supersticiones e irracionalidades de todo tipo.
    No existe nada más espantoso que heredar odios ajenos de parte de papá, del abuelo, del partido, de los compañeros, del caudillo, del líder, de la Patria, de los próceres y héroes del pasado o de Dios mismo. Incluso es aberrante matar en defensa propia, por más excusas y disculpas teóricas que la razón ensaye para ello.
    Pero si hay algo más abominable aun es matar para escarmentar, para atemorizar, para ser temido, para no perder autoridad, para respetar la majestad de la ley, o preventivamente, como ha ocurrido en el pasado y actualmente sobre la base de doctrinas políticas justificadoras.
   
No nos asombremos, si todo eso han hecho y hacen los seres humanos, cada uno de nosotros lo podemos hacer, lo pudimos haber hecho, o pudimos haber ordenado o pagado para que otros lo hicieran, o hemos dejado que se haga, o nos hemos callado, o no lo hemos denunciado… Y podremos hacerlo hoy, mañana, o pasado.
  
 A cada rato se ejerce violencia a nuestro alrededor, pero cuando no nos roza por estar fuera o lejos de nosotros nos resulta indiferente, no nos hace mella, cuando debería avergonzarnos como género, tal como deberíamos sentirnos por causa de todos los asesinos conocidos y desconocidos que han matado, violado, humillado a un congénere o a varios miles o millones.
    ¿Acaso lo dicho significa que la violencia es natural al hombre?, ¿que el hombre es el lobo del hombre? No creo en tal punto. La existencia de un solo hombre justo desmiente tan socorrida tesis.
    La historia nos muestra millones de asesinos con Causa (política, religiosa, étnica, ideológica, etc) o sin ella, pero también, aunque como excepciones, da cuenta de hombres santos y abnegados. En consecuencia, así como podemos producir grados crecientes de mal también podemos hacer exactamente lo contrario, que es el bien.
    Un solo hombre bueno es  un motivo de alegría y de orgullo para el género humano, un ejemplo positivo, digno de imitar,  y esperanzador.
    Pero admitir este punto también puede ser un acto hipócrita si no se traduce en una decisión consciente de trabajar activamente para desterrar de las conciencias, de las leyes y de la vida, toda forma de violencia física y simbólica, buscando la paz y el bien por medios pacíficos, justos y democráticos.
    Tal es el ideario de la no violencia activa que suscribimos, deseamos y difundimos para nuestros congéneres de todo el mundo, convencidos de que toda violencia es injusta, irracional y monstruosa, y sobre todo, que no existe violencia justa en ningún caso.
    Jamás de los jamases. 

 

Carlos Schulmaister

 

0 comentarios Dejá tu comentario

Dejá tu comentario

El comentario no se pudo enviar:
Haga click aquí para intentar nuevamente
El comentario se ha enviado con éxito
Tu Comentario
(*) Nombre:

Seguinos también en

Facebook
Twitter
Youtube
Instagram
LinkedIn
Pinterest
Whatsapp
Telegram
Tik-Tok

Recibí diariamente un resumen de noticias en tu email. Lo más destacado de TDP, aquello que tenés que saber sí o sí

Suscribirme Desuscribirme