¡Recién Publicado!
cerrar [X]

DERRIBANDO MITOS

0
3092
JULIO VERNE Y LOS ESCRITORES DE FANTA-CIENCIA
JULIO VERNE Y LOS ESCRITORES DE FANTA-CIENCIA

Así como en la

    Así como en la "confección de las noticias" que entregan los medios de comunicación se "reinventa" una realidad (agenda setting y newsmaking), en algunas biografías y perfiles se "recrea" al personaje de acuerdo a la ideología del escritor y/o a las conveniencias marketineras del editor.
    De allí, el cuidado que hay que tener ante la llamada novela histórica.
    Un paradigma de lo expuesto se observa en artículos y libros que tratan sobre la vida y los "milagros" del escritor nantés Jules Gabriel Verne. Alimenta mi posición un libro de 1936, que menciona una carta que el novelista escribe a su padre en la que dice: "Todo lo que una persona puede imaginar, otras pueden hacerlo realidad". Parece ser que nunca escribió esta misiva. (1)
   
En torno a Verne giran dos corrientes de biógrafos totalmente opuestos: los "fanta-científicos" y los científicos. Los primeros, relacionan al autor de "Veinte mil leguas de viaje submarino’ con lo paranormal, el ocultismo y la fantasía científica. El otro bando, practica un estudio más responsable y riguroso de los diversos trabajos del citado personaje.
    El escritor "ovnilogo" Guy Tarade expresa que: "los autores son en alguna medida los ‘mediums’ y los intérpretes de fuerzas ocultas que tratan de comunicarse con nosotros por medio de sistemas que no entran en nuestros sentidos habituales. Estas informaciones las recibieron Julio Verne, Jonathan Swift y Robert Graves. Escribieron mensajes que venían de otra parte, o simplemente estuvieron en contacto con seres venidos de otro mundo. Todo el mundo está de acuerdo actualmente en decir que Julio Verne fue un extraordinario vidente. Su obra encierra numerosas anticipaciones que luego realizó el genio humano. El hombre en el espacio, la conquista de la luna, el submarino...todo lo previó, todo lo adivinó". (2) La realidad desmiente estas declaraciones.
    La publicación digital "Buena Siembra. La revista de Acuario" pregunta: "¿Fue un profeta? ¿Tuvo visiones del futuro? ¿Era un visionario genial?, o tal vez Julio Verne fue un iniciado, una persona que estaba en el conocimiento de secretos que sólo se transmiten de maestro a alumno, o estuvo en contacto con seres que algunos podrían considerar como extraterrestres en la actualidad". ¿Fue un profeta o visionario? (3)
    Desde un elemental análisis del discurso tenemos dos textos embebidos de ideología "New Age" ("Nueva Era"): "mediums", "fuerzas ocultas", "contacto con seres de otro mundo", "iniciado", "conocimiento de secretos" y "extraterrestres". Mucha fantasía y poca ciencia.
    Asimismo, Tarade cae en la universalización al aseverar: "todo el mundo está de acuerdo","todo lo previó", "todo lo adivinó". Si bien hay premisas irrefutables como:
    "Todos los hombres son mortales", no es el caso de lo publicado por el autor de "Soucoupes volantes et civilisations d’outre-espace". De la misma manera, al referirse a que "anticipó" el submarino, cae en otro error que, lamentablemente, es repetido por la corriente de la "fantaciencia".
   
Se suma a estos trabajos "Jules Verne: iniciado e iniciador", un libro de Michel Lamy en el que intenta demostrar que el biografiado "está asociado a alguna sociedad esotérica, y discute, de forma amplia, las razones que llevan al hecho de que Jules Verne dio algunas pistas sobre el tesoro real de Rennes-le-Château en su novela ‘Clovis Dardentor’". (4)
    Contrario sensu, para el belga Bernard Heuvelmans: "Si nos tomamos el trabajo de consultar la literatura científica que existía en la época en que Verne escribió sus ‘Viajes extraordinarios’ vemos que el novelista de verdad no inventó nada y que sus visiones del futuro no son más que ingenuas extrapolaciones, casi siempre irrealizables". (5)
    El científico Jesús S. Navarro Faus refuta los inventos atribuidos a Verne y señala los verdaderos pioneros: "precursor de los viajes espaciales e interplanetarios: Cyrano de Bergerac, y muchos otros, años antes que Verne, describieron viajes espaciales. En ‘Héctor Servadac’, jamás se menciona viaje a algún planeta.
Electricidad y motores eléctricos: Michael Faraday, en 1821, fabricó el primer motor eléctrico de uso práctico, y en el siglo XVIII, la electricidad y sus generadores fueron ampliamente descritos en textos de ficción.
Submarino: muchos prototipos existían en el siglo XVIII. El inventor británico Robert Fulton presentó uno llamado (...) Nautilus al Directorio de París, a fines de conseguir financiamiento para su proyecto.
Precursor del ‘Proyecto Apollo’: Murthag McDermott en 1728 (más de 100 años antes que Verne) con ‘Un Viaje a la Luna’ y ‘Achilles Eyraud’, en 1865, con ‘Un Viaje a Venus’, precedieron a nuestro estimado Verne; los anteriores, incluso, describen el viaje en un cohete, y no en una bala de cañón, como lo hace Verne.
Fax: Alexander Bain, inventor escocés, recibió en 1843 la patente por la máquina de fax, años antes que Verne escribiese su París en el Siglo XX.
    Viajes en globo: sin dar la vuelta al mundo, se habían hecho para mediados del siglo XVIII, innumerables viajes de cientos de kilómetros.
    Adolf Hitler: en su libro ‘500 Millones de la Begún’, Jules Verne describe a Herr Schultze, muy parecido a Hitler. André Laurie fue quien escribió este libro, el cual Verne modificaría y publicaría bajo su nombre. Si se trataba de Hitler, el profeta no fue otro que Laurie".
    Continúa el crítico Navarro: "Peor aún resulta que a Verne se le han adjudicado frases, inventos y hechos que jamás salieron de sus labios, pluma o intelecto. Mencionaré algunos solamente: En ‘La Isla de Hélice’, describe un cable telegráfico que conecta a dicha isla con el continente. No se trata de Internet, como algunos entusiastas pretenden.
    En ‘El Castillo de los Cárpatos’, la imagen de ‘La Stilla’ hace que algunos proclamen Verne haya ‘profetizado’ al cine. Pero ¡la imagen no se mueve!
    El francés Nicolás Cugnot, y no Verne, inventó el automóvil en 1769.  En ningún escrito de Verne aparece algo semejante a una televisión.
    La máquina binaria de Von Neumann, inspiración de las computadoras modernas, no aparece ni siquiera vislumbrada en algún escrito verniano.
    En ‘Ante la Bandera’, Verne crea el Fulgurador Roch, un potente explosivo. Disney se inspira en este concepto y lo incluye en su ‘20.000 Leguas de Viaje Submarino’. La imaginación de los espectadores los puso a especular sobre la falsa creencia que Verne habíase prefigurado la bomba atómica". (6)
    Téngase en cuenta el saber racional de Navarro Faus : investigador del Consejo Superior de Investigaciones Científicas de España, del Instituto de Física Corpuscular de Valencia y miembro de la Cátedra de Divulgación de la Ciencia de la Universidad de Valencia.


El submarino "creado" por Verne

    Julio Verne
escribe sobre el submarino hacia 1867-1868 en su famosa obra "Veinte mil leguas de viaje submarino"....pero el nacimiento del submarino es muy anterior.
   
En la Batalla de Tiro (332 a.C.) y en las guerras Púnicas se cuenta con equipos rudimentarios de buceo.
En 1578, William Bourne, matemático británico, describe un bote submarino que dispone de tanques de lastre y de tubo de aireación.
    Habrá que esperar hasta el siglo XVII, para que el físico holandés Cornelius Van Drebbel construya el primer submarino. Estamos en 1620, su inventor lo denomina "El Jacobo I", en homenaje al rey Jacobo I de Inglaterra, quien apoya el proyecto.
    El sumergible está inspirado en el modelo de Bourne. Es un bote de madera forrado y cerrado con piel de cabra engrasada. Se mueve por remos accionados desde el interior. Este rudimentario medio de transporte subacuático navega por el Támesis desde Westminster a Greenwich. Sus 15 tripulantes utilizan sustancias químicas para restituir el aire consumido por la respiración de los mismos.
    El primer mártir de esta carrera por el dominio de las profundidades es el norteamericano John Day. Toma la idea de Van Drebbel y fabrica el "Maria". Muere aplastado por la presión del mar al no soportar 30 metros de profundidad.
    La historia poco recuerda a estos protosubmarinos. Su atención recae en el "Turtle" y el "Nautilius".
    En 1775, el estadounidense David Bushnell, construye un submarino monoplaza de casco de madera forrado con una plancha de cobre. Posee remos –luego, hélices conocidas como "tornillos de Arquímedes" y pedales que le permiten avances y retrocesos. Lo llama "Turtle" por asemejarse a la caparazón de una tortuga.
    Es tripulado por el sargento Ezra Lee y tiene su bautismo de fuego es en la Guerra de la Independencia de los Estados Unidos.
    En 1797, el estadounidense Robert Fulton, ex pintor de camafeos en Gran Bretaña, va a Francia en busca de apoyo financiero para su empresa: la "Nautilus Company". Ofrece a Napoleón su submarino con el cual podría vencer a la temida Armada inglesa. El corso lo apoya y en 1800, el "Nautilus" es puesto a prueba en el Sena. Luego, no puede lucirse ya que nunca logra entrar en combate contra la flota inglesa.
    El "Nautilius" ( o "Nautilus") es elipsoidal y tiene un casco de madera. En la superficie se mueve a vela, y bajo las aguas con hélices movidas a mano. Lleva bombonas con aire de reserva para respirar en inmersión.
Napoleón aborta el "proyecto Nautilus" por considerar este invento una forma bárbara de guerrear.
    El ingeniero Fulton, se cambia de bando y ofrece sus servicios a Inglaterra. En principio, es aceptado. Dirige dos expediciones, que provocan escasas averías a la flota de Francia.
    En la batalla de Trafalgar, los ingleses vencen al entente francoespañol. Sin enemigos a la vista, botan a Fulton: el "Nautilus" está nuevamente fuera de combate.
    En 1806, vuelve a los Estados Unidos y como "gran patriota" que es, ofrece torpedear a los ingleses.
    Vuele a renegociar con Napoleón pero no tiene éxito.
    Finalmente, en 1814 y en Estados Unidos, construye el "Demologos", primer barco de guerra a vapor. Sus cañones y torpedos debutan ante Gran Bretaña.
    En 1850, nace el "Brandtaucher". Creado por Wilhelm Bauer consigue el apoyo de Bavaria. Se hunde en el canal de Kiel, por la presión del mar.
    Bauer pierde el apoyo bávaro. Entonces, se va a Rusia donde consigue la gracia del zar Alejandro II. Construye un submarino más grande que el "Brandtaucher": el "Diablo Marino".
    Entre 1861 y 1865, durante la Guerra de Secesión estadounidense, el capitán Hunley –del ejército confederado- elabora varios submarinos: los "David" y los "Hunley" (imagen 6). Son un fracaso. Terminan hundidos por sus propios explosivos y por accidentes producidos por incendios.
    En 1861, de la mano de los franceses pare el "Plongeur". El almirante Bourgois y el ingeniero naval Brun, logran un submarino que tiene un casco de hierro de 43 metros de eslora y 10 centímetros de espesor. Su poca estabilidad y su visibilidad –debido a las burbujas de aire que libera- lo hacen muy vulnerable.
Como dijimos, Verne, recién en 1867-1868 "profetiza" o "pos-fetiza" el submarino "Nautilus".


¿Hallaron al "Nautilus" o al "Explorer"?

   
En la actualidad, el coronel británico John Blashford-Snell, de la "Scientific Exploration Society" ("Sociedad de Exploración Científica"), de Inglaterra, - mientras busca antiguas ruinas en el Océano Pacífico a pedido del "Museo Marítimo" de Canadá- encuentra restos de una nave que él cree que fue la inspiración del célebre "Nautilus" de la novela de Verne. Son hallados cerca de la isla de San Telmo, a varios kilómetros de las costas de Panamá.
    El supuesto "Nautilus" hallado por Blashford-Snell, de 11 metros por tres de altura
- bautizado "Explorer"- es construido en 1864 por el ingeniero victoriano Julius Kroehl durante la Guerra Civil de Estados Unidos. Concebido para guerrear, jamás se utiliza en enfrentamientos y termina sus días en Panamá, recolectando perlas.
    El historiador británico Wyn Davis, especialista en historiografía marítima y navegación, considera probable que Verne supiera de la existencia del "Explorer": "los inventores de submarinos buscaban vender sus productos, no como hoy, que se mantienen en secreto -comentó-. El 'Explorer' tenía el primer sistema de módulo de compresión del mundo, y su originalidad pudo haber estimulado la imaginación de Verne." (7)


El mundo en la época de Julio Verne


    Verne es un producto de la época en la que vive. Expresa Manuel Enrique Iribarren Baños que "Julio Verne (1828-1905) es el novelista por excelencia del período histórico que E.J. Hobsbawn denomina ‘La era del capitalismo’, y que corresponde al período que se inicia en torno a 1860. Época de grandes cambios y transformaciones socio-económicas en Europa occidental: se produce el tránsito de la I a la II Revolución Industrial, del pre-capitalismo contemporáneo (hijo del liberalismo de Adam Smith), a todo un entramado financiero que a través de las asociaciones y concentraciones empresariales amplía el nuevo modelo social dominado por la sociedad de clases (burguesía- proletariado). El marco teórico que sustenta este proceso lento pero continuado era, en este momento, el Positivismo de Augusto Comte (1798-1857) y el Vitalismo de Nietzsche (1844-1900). El hombre se siente ahora dominador de la naturaleza gracias al impulso técnico y científico al que Verne no es ajeno. Bajo una apariencia de novela juvenil y de aventuras, Julio Verne relata una crónica algo imaginativa del espíritu de su época: efectivamente, el hombre se ve capaz de dar la vuelta al mundo en ochenta días, realizar un viaje de 20.000 leguas por debajo del mar, llegar al centro de la Tierra e incluso llegar a la Luna. Mucho se ha comentado sobre los posibles errores científicos de Verne: el Nautilus era poco menos que imposible, la nave que viaja a la Luna no hubiera llegado a tan lejana meta, pero nuestro autor se muestra enormemente documentado siendo algo más que un visionario lleno de predicciones". (8)
    Continúa Iribarren Baños: "para comprender mejor el ambiente científico del siglo XIX en el que Verne vivió, baste citar que el novelista es contemporáneo de Darwin (1809-1882), Mendel (1822-1884), Pasteur (1822-1895), Koch (1843-1910), Maxwell(1831-1879), Hertz (1857-1894), Humboldt (1769-1859), Marx (1818-1883). Roentgen (1845-1923) y Planck (1858-1949). Citar inventos como el automóvil, el avión, el submarino, el telégrafo, el teléfono, el cinematógrafo o la bombilla eléctrica ayuda a comprender el dominio cada vez mayor sobre la naturaleza, la reducción de las distancias y la ampliación del tiempo disponible por el ser humano. Si Verne estudia y traslada este ambiente científico a sus obras, en una de ellas, ‘Veinte mil leguas de viaje submarino’, realiza una síntesis de tres elementos básicos: lo científico, lo histórico-geográfico y su propio ego". (9)
    Para Guillermo Piro "en Julio Verne, la ciencia es mucho más que un mero recurso literario. Está presente como tal, bajo la forma aparentemente austera de la exposición y la vulgarización científicas (...) Verne escribía en una época en que el maquinismo prometía desarrollar las posibilidades humanas sin aparecer todavía amenazante para la ecología. No se plantea el problema de la contaminación atmosférica, ni el envenenamiento de las aguas, ni la degradación del ambiente por la acumulación de los desechos". (10)
    Es probable que hoy, el novelista hubiera tratado sobre los desastres contra el ambiente, propios de la época.


Julio Verne antijudío

   
En "Hector Servadac" aparece un antijudaísmo: "Uno de sus personajes es el judío más abyecto que imaginar cabe. Tan impresentable es el personaje, que en la edición estadounidense desapareció como judío, pasando a ser ‘holandés’" (11)
    En "Martín Paz" dice Verne: "El judío Samuel era un infame, que traficaba con todo y en todas partes, como descendiente en línea recta de aquel Judas que entregó a su maestro por 30 dineros. La dueña, vieja judía, en cuyo rostro se reflejaba la avaricia y la codicia.
    "¿Quiere usía un recibo?" —pregunto el judío—. El Marqués, sin responderle, pasó a la habitación contigua. "¡Orgulloso español! —murmuró Samuel entre dientes—. Quiero confundir tu insolencia, del mismo modo voy a disipar tus riquezas. Soy hombre muy hábil y la razón está en que mis intereses corren parejos con mis pensamientos".


Políticamente correcto

   
Javier Susaeta comenta que Hetzel, editor y amigo de Verne, propone con frecuencia correcciones "políticamente convenientes" en sus obras: "disuade a Verne de presentar al capitán Nemo como un patriota polaco que habría perdido familia y patria víctima de los infames invasores rusos. La esposa de Nemo, en el plan original de Julio Verne, habría sucumbido a los golpes de knut del verdugo ruso... Eso era demasiado, podía perjudicar las relaciones comerciales del editor francés con sus homólogos rusos, y hasta causar incomodidades a nivel diplomático. De modo que Verne cambió la nacionalidad de Nemo, que pasó a ser un príncipe hindú desposeído de su patria por los ingleses. Esto se aclara en una novela posterior: ‘La Isla Misteriosa’. El capitán Nemo -"Nadie" en latín- es (...) un atractivo personaje romántico, de nobles sentimientos escondidos tras un manto de rencor. Un hombre que (...) disfruta entre melancólico y justiciero. Su desafío al buque de guerra que acorrala y empieza a cañonear al ‘Nautilus’ en superficie en un gesto romántico hoy algo pasado quizá, pero siempre atractivo. Claro que, después de las palabras gestos, Nemo pasa a los hechos y el poderoso sumergible embiste y hunde a su enemigo, atravesando su casco. En ‘La Isla Misteriosa’, el moribundo Nemo explicará los motivos de su ataque, destacando que el ‘Nautilus’ estaba en situación desfavorable y que el barco atacante... era inglés. Se vuelve a tocar la política con ‘Michel Strogoff’. La edición rusa tuvo que incluir una nota mencionando que una insurrección tártara era impensable y sólo pura ficción. La diplomacia rusa intentó, sin éxito, que la misma "aclaración" figurase en el original francés. Sin embargo, Verne recibió -para los detalles de su novela- una ayuda considerable del embajador de Rusia en París y de un escritor ruso importante, que vivía instalado en Francia y amigo y consejero de Hetzel: Iván Turgéniev". (12)


Foucault y Verne

   
En 1966, en la revista "L'Arc", el filósofo Michel Foucault acusa a Verne por mostrar una visión negativa del investigador. En la mayor parte de las novelas de Verne "el sabio, casi siempre monomaníaco, encarna el mal o lo permite ‘sin querer o sin saber’. A los sabios de Verne siempre ‘les falta algo’ (uno tiene, por ejemplo, un brazo artificial), y de allí se desprende un principio general: ‘el saber y el defecto están relacionados’ en una ley proporcional, ya que ‘menos se equivoca el sabio, más perverso es; más positivo es, más se equivoca’. Frente al sabio, el héroe positivo encarna ‘la ignorancia’. Y las obras de Verne parecen responder a las siguientes necesidades: impedir que ‘el mundo se detenga bajo el efecto de un equilibrio que sería mortal’; encontrar fuentes de energía; descubrir; explorar; ‘escapar a la monotonía del reino humano’. En otras palabras, dice Foucault, ‘se trata de luchar contra la entropía’". (13)
    A pesar de ello, no se puede negar que Verne es un estudioso: "escribe en 1864 un detallado artículo sobre su admirado Edgar A. Poe. Allí lamenta que para narrar ‘las aventuras de un cierto Hans Pfaal que partió a la luna’, el autor no se hubiese documentado lo suficiente. Todo lo contrario hará él un año más tarde, puesto a escribir ‘De la tierra a la luna’. Su método consiste en --palabras suyas—‘abundantes apuntes tomados de toda suerte de libros, periódicos, revistas o reportes científicos’. Para esta novela, lo mismo que para ‘Autour de la lune’ (1869), Verne se vale de un estudio de Camille Flammarion (‘La pluralité des mondes habités’, 1862) y de la ayuda de su primo Henri Garcet, profesor de matemáticas especiales en París". (14)


Conclusiones

   
Si bien no fue un profeta, entendido latu sensu como un ser humano que ve el futuro, es innegable que para sus novelas trabaja con todo el material escrito que encuentra en su época.
   
No duda en aplicar esa sapiencia en toda su obra.
    Tal vez, esas "lecturas" hacen que el joven optimista Verne que cree en la bondad del hombre y en el progreso de la ciencia, se guarde los últimos veinte años de su vida en la ciudad de Amienz, solo y amargado.
En 1892, escribe una carta a su hermana: "No me muevo de Amiens y soy uno de los pocos franceses que no ha visto aún la Torre Eiffel". (15)
    Lamentablemente, nuestro biografiado termina su vida como el "Nautilus": ¡hundido!

 

Nestor Genta
Especial para Tribuna de Periodistas

Citas bibliográficas:

1. Berti Eduardo. ABC de un tal Julio Verne. Buenos Aires. Página 30. diciembre. 1999.
2. Broch Henri. Los fenómenos paranormales. Una reflexión crítica. Editorial Crítica. Grijalbo. Barcelona. 1987.p.16.
3. S/A. Buena Siembra. La revista de Acuario.www.buenasiembra.com.ar/index.html
4. Perez Ariel. Viaje al centro del Verne desconocido. jgverne.cmact.com/Misc/Acerca.htm
5. Broch Henri. Op.Cit.p.16.
6. S/A.Posted by protheus domingo, octubre 30, 2005 15 Comments.
7. S/A.
8. Iribarren Baños Manuel Enrique. Julio Verne: ciencia y tecnología (RC-17). El rincón de la Ciencia.nº 6.Mayo-2000.
9. Ibidem.
10. Piro Guillermo. La anticipación del error. 30.04.2005. www.pagina12.com.ar
11. S/A. Críticas de nuevas y viejas publicaciones. Biblioteca astronómica.
Sección coordinada por Javier Susaeta.www.astro-digital.com
12. Ibidem.
13. Eduardo Berti. Op.Cit.
14. Eduardo Berti. Op.Cit.
15. Eduardo Berti. Op.Cit.


ANEXO
Profetizar el pasado...desde el futuro

    No podemos equiparar el talento y la lucidez de Verne con los escritores de la "fantaciencia".
Reitero a continuación algunos tramos de la investigación "FUTUROLOGÍA EN LA GRAN PIRÁMIDE DE EGIPTO. DE PROFECÍAS Y MENTIRAS VARIAS", publicado hace un tiempo en "Tribuna de Periodistas":
    H. Spencer Lewis, Primer Imperator de la AMORC (Antigua y Mística Orden Rosee Crucis) -una de las tantas sociedades ‘místicas’ que pululan por los EE.UU.- escribió ‘LA PROFECÍA SIMBÓLICA DE LA GRAN PIRÁMIDE’. En el Prefacio dice que ésta es ‘un monumento para la preservación de la sabiduría y para ser siempre un profeta del futuro’. En el capítulo VI especifica que ‘el interior de la Gran Pirámide al igual que el exterior, en dimensiones, largo de líneas, cruces de líneas, intersección de pasadizos y otros numerosos detalles, revelan el tiempo y periodo de varios eventos de la historia del hombre. En adición a estas profecías la Pirámide contiene en sus marcas secretas y elementos significativos un esbozo de la sabiduría y misterios antiguos. (...) Entre los primeros eventos Indicados por la Gran Pirámide están aquellos que atañen a la creación de la Tierra, el gran diluvio universal, el alza y caída del desarrollo espiritual y mundano del hombre, el gobierno de diferentes reinos por grandes hombres, las guerras sobresalientes entre naciones y el desarrollo de movimientos religiosos y morales entre los hombres’.

Entre las fechas históricas que menciona H. Spencer Lewis se encuentran:
• Nacimiento de Jesús: 4 de octubre A.C. [imposible de comprobar]
• Crucifixión: 5 de abril del 30 D.C. [imposible de comprobar]
• Alemania fue notificada que expiró el ultimátum de Gran Bretaña y esto equivalía a una declaración de guerra: 4 y 5 de agosto de 1945.
• Predijo que los EE.UU. establecería contacto espiritualmente con la Gran Guerra y que en 65 a 70 días se vería envuelto en ella. Esto trajo la fecha de acción una a la primera parte de abril dé 1917 y fue en abril 5 al l 6 de 1917 que los EE.UU. entraron en conflicto.
• Jerusalén fue rescatado por el general Allenby: 11 de diciembre de 1917.
• Fundación de la República Soviética de Petrogrado: 18 de enero de 1918.
• Huida del Kaiser alemán a Holanda y final de la Primera Guerra Mundial: 10 de noviembre de 1918.
    Luego, H. Spencer Lewis, destaca otras fechas, entre ellas: La primera conferencia de postguerra de cuatro naciones (Gran Bretaña, EE.UU., Francia e Italia), el Tratado de Sevres, el Tratado de Turquía, el gran desastre financiero de 1929, la Conferencia del Desarme en Ginebra, y otros eventos en que el invitado de honor es EE.UU.
    Es increíble. ¡Cuántos aciertos! Parece mentira que se profeticen tantas verdades hasta 1936. En realidad, hay un secretito, que no está guardado en la Gran Pirámide, sino que está a la vista en la segunda página del libro de H. Spencer Lewis y en la 18: año de publicación del libro: 1936. Algún lector mal pensado puede colegir que el autor de ‘LA PROFECÍA SIMBOLICA DE LA GRAN PIRÁMIDE’ pudo acertar con sucesos anteriores a la edición. Eso no está bien. No se debe desconfiar de un Imperator.
    Este mismo autor dice que ‘cada indicación simbolizada está asociada con profecías bíblicas o evangélicas como éstas se encuentran en los escritos de la Santa Biblia y otros escritos sagrados del Oriente’.
    A la pregunta que puede hacerse el lector sobre el método y los cálculos que utilizó Spencer Lewis, el rosacruz sostiene: ‘las elaboradas cartas que son necesarias para la tabulación de éstas medidas e indicaciones proféticas son imposibles de reproducir en un libro pequeño, ya que alguna de las cartas cubren muchos metros cuadrados y si son muy reducidas las muchas líneas y cruces delicados desaparecen y se hace imposible de leer el significado texto’. Dicho de otra manera, usted nunca se enterará ni de los métodos ni de los cálculos utilizados. Salvo que sospeche que libro se escribió con fecha posterior a los hechos narrados.
Otra pregunta que el lector podría hacerse es: ¿de dónde vino el saber de los constructores de la Gran Pirámide? H. S Lewis les responde que éste saber ‘pareció entrar en existencia repentinamente, porque no le precedió ninguna evidencia de sus alcances’.
    Es importante tener muy en cuenta la situación planetaria desde el 15 y 16 de setiembre de 1936, ya que S. Lewis asegura que ‘las profecías de la Pirámide claramente indican que en varias secciones del mundo habrá una reunión general y gran conferencia, secreta o semisecreta, marcando el comienzo de un periodo muy definido que no se demorará en revelarse al mundo’.
A sentarse, esperar la revelación y no desesperar....sólo pasaron 71 años".

(...)

    "Max Toth, surge a la popularidad por su libro ‘ EL PODER MÁGICO DE LAS PIRÁMIDES’. Seguidamente, publica ‘LAS PROFECÍAS DE LA PIRÁMIDE’.
    Es tan exacto que menciona ‘el versículo clave, sobre cuyo contenido basan los piramidólogos su creencia en que la pirámide es una Biblia de piedra, se encuentra en Isaías 19, 19: ' Ese día habrá un altar del Señor en medio de la tierras de Egipto y una columna consagrada al Señor en la frontera de ésas tierras' (...) Para comprender más ampliamente las Escrituras que se relacionan de alguna manera con la pirámide, véanse los siguientes textos de las Sagradas Escrituras: Salmos 118,22; Isaías 28, 16; Carta a los Romanos 9,33; Isaías 8,14-15; Mateo 21, 42-44; Marcos 12,10-11; Lucas 20, 17-18; Hechos de los Apóstoles 4,11; Job 38, 4-6, y Zacarías 4,7 (...) los piramidólogos creen que la inmensa sabiduría de Dios, es unos cuantos pasillos y cámaras, y que los rasgos simbólicos y las más importantes marcas cronológicas de la Gran Pirámide indican el plan de salvación y las diferentes revelaciones hechas a la humanidad desde el principio de los tiempos hasta su final’.
    No entrega estudios propios, sino que se remonta a otros investigadores. Señala que ‘el verdadero final del tiempo registrado por la pirámide se sitúa entre julio de 1992 y septiembre de 2001’. No se juega demasiado al decir: ‘¿Profetiza en realidad la pirámide la destrucción física del mundo, o simplemente un cambio drástico en la relación entre los seres humanos para finales de éste siglo? El tiempo lo dirá’".
    [Y el tiempo lo dice: estamos vivos en 2007. ]
    (...)
    " Georges Barbarin, en ‘EL SECRETO DE LA PIRÁMIDE’, ahonda mucho más en cifras y medidas que H. S Lewis. Estudia: el pasillo de entrada, la cámara subterránea, los distintos pasajes (ascendente, horizontal, bajos), la gran galería, la antecámara, el gran peldaño, las cámaras del rey y de la reina. Mediante complicados cálculos encuentra en la Gran Pirámide distintos episodios relacionados con la humanidad bíblica. Así, presenta las fechas del: Éxodo de Israel, nacimiento y muerte de Jesús. También, destaca otras fechas históricas similares a las de H. S. Lewis. Esto demuestra que ambos bebieron de la misma fuente. Sólo que Barbarin se aboca más al estudio de los Evangelios.
    Jean Pierre Adam, en su ‘RECOMPONIENDO EL PASADO’, racionaliza las ‘profecías piramidales’: ‘El principio de éstas teorías fantasiosas es siempre el mismo: a partir de las medidas de la Gran Pirámide, se deducen las informaciones científicas (?) más inesperadas y más rigurosas. El más célebre de los mistificadores de la Gran Pirámide, quien fue también el que logró la mayor capacidad de adeptos, es Charles Piazzi Smyth, un astrónomo inglés, capaz de leer éste monumento, simultáneamente, la historia de la humanidad y los datos astronómicos más extravagantes. Si se tiene en cuenta la inmensa distancia que separa a la Tierra de la Luna o del Sol, siempre es posible dividir ésas cifras, por otra parte variables y aproximativas, por la longitud de una arista de la pirámide para caer (más o menos) en lo justo. Tanto más justo cuanto que Piazzi Smyth ‘redondeaba’ los datos que no daban como resultado la cifra deseada. Entre los hallazgos de Charles Piazzi Smyth figura, entre las cifras más heteróclitas, el número Pi. Es quizás y a pesar de todo el menos incoherente. Una vez agotadas casi todas las combinaciones de sumas, restas, factores y productos, se dio cuenta de que la relación entre la suma de los dos lados por la altura de la pirámide le permitía obtener el número Pi. Este descubrimiento debió de provocarle una viva emoción, porque una vez el resultado obtenido se aproximaba al valor matemático, y el número mismo en relación inmediata con la geometría. La operación parece muy simple: el lado de la Gran Pirámide es de 230 metros y su altura 146 metros:

2 L 460
----- = ----- = 3,150
H 146

    Como buen piramidómano, Smyth acomodaba a su gusto las dimensiones del monumento, con la garantía de sus propias medidas. Y naturalmente obtenía un Pi totalmente honorable. En efecto, después de algunos ensayos, se puede llegar a 3,1416 tomando, en tanteos sucesivos, un lado de 231,19 metros y una altura de 147,18 metros. Es tan verdadero que todos pueden jugar a éste sumario ejercicio. Smyth y después de él, el abate Moreux llegaron al mismo valor exacto de Pi, tomando un lado de 232,805 metros y una altura de 148,208 metros. Y así seguidamente. Todas las especulaciones gratuitas de Smyth fueron retomadas por un piramidólogo francés George Barbarin (ver más arriba GEOMETRÍA PIRAMIDAL), quien conoció sus horas de gloria con un libro cuyo título testimonia ya una frondosa imaginación: ‘Los secretos de la pirámide", que puede ser considerado como la antología general de todas las estupideces escritas y por escribirse acerca de ése monumento.
    Basta con leer los términos en que ésta pura joya del saber es presentada por el editor Hughes de Fleuerville, quien asegura su reedición por suscripción: ‘Este edificio lleva en sí la impronta de un saber sobrehumano, da la solución de algunos de los mayores problemas astronómicos, geométricos y geodésicos de todos los tiempos; su sistema de corredores encierra una cronología geométrica de las fechas más importantes de la historia de la humanidad’. Ante la lectura de semejante texto, uno termina preguntándose si todavía es útil mantener escandalosa y estéticamente a los investigadores, y si es verdaderamente necesario que haya una actividad parlamentaria puesto que todo, o casi todo, está consignado y previsto en la Gran Pirámide. Es una lástima, con todo, que el editor desdeñe que George Barbarin haya logrado la proeza de prever la guerra de 1914-1918...en 1936 y que no vaciló en renovar la hazaña previendo desde 1942 la guerra de 1939-1940 (...) Todas estas especulaciones resultan tanto más fáciles cuando las dimensiones de la Gran Pirámide son aproximativas, se sabe que ha perdido la totalidad de su revestimiento y que la cúspide está seriamente dañada en alrededor de diez metros. Por lo tanto, el cálculo de su altura es, topográficamente hablando, un valor aproximado a la realidad’.
    Aunque usted no lo crea Barbarin utiliza la misma ‘ciencia profética’ de Spencer Lewis: ‘profetizar lo pasado desde el presente’.
   
Pero no todo está perdido. En apoyo de estos ‘profetas’ acude la ciencia astrológica de Boris Cristoff, autor que con su ‘ASTROLOGÍA PRECESIONAL’ "acierta" en los siguientes hechos históricos: Guerra Grecoturca; motor Diessel; Guerra Angloboer, Guerra Rusojaponesa; Fort T; Genocidio Armenio; fascismo; Primera y Segunda Guerra Mundial; persecución de los judíos por acción de Hitler; revolución española, revolución china; revolución egipcia; guerrilla en Cuba; conflicto con Vietnam; bombas atómicas; asesinato de Kennedy; los Beatles; el Che Guevara.
    Es obvio que si el lector no está totalmente conforme con la lectura de las pirámides puede recurrir al trabajo de Boris Cristoff. Hasta 1968, sus aciertos no dejan dudas. Pero...en 1983 aparece un ‘Tercer Gran Conflicto Mundial’. ¿qué Gran Conflicto Mundial hubo en 1983?
   
En el mismo libro, el astrólogo realiza un estudio de la Argentina. A ver...
    ‘1976: Rechazo de capitales e influencias extranjeras, déficit energético’.
    ‘1978: "...coinciden esporádicamente gobierno y pueblo, auge e intervención femenina en el gobierno’.
    ‘1983: descrédito gubernamental, incremento de fuerzas aéreas’
    ¿Qué le pasó a Cristoff?
    ¿No le ‘hablaron las estrellas’ de la aparición de Jorge Rafael Videla y de la tristemente célebre Junta Militar? ¿Y de los ‘desaparecidos’? ¡Ni los menciona! Sin embargo, con anterioridad fue muy claro con el pronóstico del Genocidio Armenio y con la matanza de los judíos.
   
¿Mujeres en el gobierno en 1978?
    ¿Y en 1983, no se recobró la democracia?
    Amigo lector: no desespere. Cristoff, al igual que Spencer Lewis y Barbarín son exactos cuando escriben sucesos pasados. El trabajo de Cristoff es de 1969. Es un epígono de los que adivinan para atrás".
    (...)
    " En www.MISTERIOS.s5.com aparece una nota interesante sobre el atentado a las Torres Gemelas y su relación con las sociedades secretas. Allí se ocupan del libro del mexicano Rodolfo Benavides. Libro que en su momento tuvo mucho éxito. Expresan que ‘En 1952 se realizó la primera edición del controvertido libro del mejicano Rodolfo Benavides titulado //Dramáticas profecías de la Gran Pirámide//. Citado y plagiado hasta el hartazgo, sometido a todo tipo de exégesis y críticas –de las constructivas y de las otras– en ese trabajo Benavides retorna sobre la teoría –muy popular a finales del siglo XIX– de que las medidas de la Gran Pirámide de Keops –y especialmente de su galería o corredor principal– con sus escalones, sus codos, sus diferencias de nivel, en realidad se ajustan a una cronología de hechos históricos o, mejor dicho, de momentos poderosamente determinantes de episodios de gran connotación histórica. Trabajando a partir de la llamada ‘pulgada piramidal’, y tomándola como correspondiente a un año calendario, Benavides construyó entre fines de los años '40 y la fecha de la primera edición de su libro, una entretenida aunque en ocasiones no demasiado rigurosa crónica de la Historia pasada y por venir. Desde 1952 en adelante, los momentos señalados –según ese autor– en el pasillo de la Gran Pirámide bien pueden corresponderse –o no– con eventos sociales, geológicos o militares de importancia. Pero hay un instante en la lectura que hoy, tantos años después de su primera edición, no podemos dejar de repasar con un escalofrío: es la que se corresponde con la ilustración, con la mención de la fecha: 17 de setiembre del 2001. Benavides especula con la significación de la fecha: estamos de acuerdo con él en la liberación de las fuerzas del mal (aunque tal vez no del mismo signo político que la propaganda post atentado nos ha hecho creer). No, lógicamente, que el mundo se termina como tal, aunque por todo lo que ha estado pasando –y seguirá sucediendo– después, es obvio que la Historia ha dado un vuelco fenomenal: sugestivamente, uno tiene la sensación que, sin aplaudir la masacre ni la destrucción de víctimas inocentes, la intentona norteamericana de usar el atentado para atraer la conmiseración de la humanidad y la fidelidad de ésta a sus planes ha provocado, decía, el efecto exactamente opuesto. Esto es tan particular que, sin ningún lugar a dudas, como decía, la Historia ya no será la misma. Pero lo cierto e interesante es que, errada o acertada la interpretación del escritor, la exactitud de la fecha es digna de toda consideración. Que un autor acierte por casualidad más de cincuenta años antes –porque la diferencia de seis días en ese lapso, aun si consideramos todo como producto de la afiebrada mente del mejicano y despreciamos la hipotética cronología piramidal, es ciertamente despreciable– el instante temporal de tantas implicancias es merecedor de todo un estudio propio’.
    El autor del artículo transcripto arriba omite el segundo libro de Benavides: ‘CUANDO LAS PIEDRAS HABLAN, LOS HOMBRES TIEMBLAN’. Luego del Prólogo, en el capítulo ‘Continuación de la profecías de la Gran Pirámide’ dice: ‘Se puede suponer por lo que hoy estamos viviendo, que es éste el momento de oscuridad y del caos en la mente, en las almas y en la naturaleza, preanuncio de la catástrofe final, de donde nacerá la nueva luz. La Bestia de destrucción (666) de la que habla el Apocalipsis bíblico, debe hacer crisis hacia la época de navidad de 1982, aunque sus consecuencias y últimos coletazos llegarán hacia finales del año 2000 (...) En la medida, en que nos acercamos a los años 1982-1984 (su libro se publicó en 1979) aumentarán las visitas de los OVNI’.
    En el capítulo XXVI ‘Nuestro tiempo’ se dedica al clima, a los sismos, al polvo contaminante de la atmósfera, a la plataforma de Puerto Rico.
    En el capítulo XXVII ‘Año 1982’, retoma este año debido a que ya en su obra anterior lo consideraba muy importante. Menciona a una conjunción de planetas, vuelve al tema de los extraterrestres, retoma el Apocalipsis y la Bestia. Y remata con una frase esclarecedora: ‘Por eso, en lo referente al año 1982, nada se puede afirmar en definitiva; pero tampoco se puede negar nada con absoluta certeza’.
   
Luego, "profundiza" al ocuparse de 1984: ‘Se cree que esta conjunción ejercerá alguna influencia sobre nuestro planeta durante varios años’.
    Finalmente, estremece al lector cuando expone "en el año 1999 habrá un doble eclipse solar. La realidad es que fenómenos como éstos ha habido muchos a lo largo de los siglos, sin que nada especial haya ocurrido a nuestro mundo. Sin embargo, esto es como aquel que dijo: ‘Yo nunca había estado enfermo...’ y se murió".
    Por si quedan dudas, del atentado de las Torres ni siquiera intuye algo.
   
Realmente, muy poco serio".
    (...)
    " El punto de vista científico y la pura lógica parecen, por el momento, ser lo suficientemente claros como para demostrar que los ‘futurólogos’ actuaron con arbitrariedad y cierta mendacidad.
    Es bastante fácil escribir en el presente situaciones que sucedieron en el pasado y mostrarlas como futuro.
   
Con respecto a los sucesos futuros muestran una considerable ambigüedad y en la mayoría de los casos no se aproximan a la realidad. Por ejemplo, Rodolfo Benavides, en su ‘LAS DRAMÁTICAS PROFECÍAS DE LA GRAN PIRÁMIDE’ afirma que en el período 1977-1982 puede ocurrir un cataclismo mundial, con la posibilidad de que el eje de la Tierra cambie de posición. Un gran planeta frío se acercará a la Tierra y el encuentro entre ambos puede dar lugar al nacimiento de una nueva luna, cuya masa sería arrancada del planeta.
   
Nadie puede negar que esta profecía es un disparate.
    Hasta la fecha, la Gran Pirámide descansa en Egipto en un eterno presente""

( www.periodicotribuna.com.ar)

Nota: [ ] el texto que figura entre corchetes es opinión del autor de la nota de investigación. También, me pertenecen las negritas y subrayados

COMPARTIR
Artículo Previo LA VIRGEN MADRE EN EL SIMBOLISMO DE LA NAVIDAD
Artículo Siguiente MAURICIO Y LOS INNOMBRABLES
Armin Vans
 

0 comentarios Dejá tu comentario

Dejá tu comentario

El comentario no se pudo enviar:
Haga click aquí para intentar nuevamente
El comentario se ha enviado con éxito
En unos minutos lo verá publicado en este artículo
Haga click aquí para enviar otro comentario
Tu Comentario
(*) Nombre:

Seguinos también en

Facebook
Twitter
Youtube
Instagram
Google Plus
LinkedIn
Pinterest
Whatsapp

Recibí diariamente un resumen de noticias en tu email. Lo más destacado de TDP, aquello que tenés que saber sí o sí

Suscribirme Desuscribirme

Municipio de Moron. Corazón del Oeste
Cynthia Gentilezza. Analista en seguros