¡Recién Publicado!
cerrar [X]

El día que Kirchner le “robó” la intendencia de Río Gallegos a Arturo Puricelli

12
8082
UNA HISTORIA ASOMBROSA QUE INVOLUCRA AL FLAMANTE MINISTRO DE DEFENSA
UNA HISTORIA ASOMBROSA QUE INVOLUCRA AL FLAMANTE MINISTRO DE DEFENSA

Con la llegada de la democracia, en 1983, en el peronismo tres líneas internas se disputaron la conducción:

 

** La ortodoxa, de Félix Ríquez, apodado el Puma;

** Una que lideró el joven abogado oriundo de Perito Moreno, Arturo Antonio Puricelli, quien sumó a veteranos de la militancia interna como Amador Iglesias, y a sobrevivientes de las agrupaciones juveniles de los ’70; y

** Otra con Néstor Carlos Kirchner al frente, llamada lista Blanca.

Las elecciones fueron el 3 de julio de 1983.

Puricelli sumó a Rafael Flores, Francisco Toto, Mauricio Mariani, Marcelo Cepernic, Omar Muñiz, etc.

El grupo lupinero venía reuniéndose desde octubre de 1981 en el garaje de la vivienda de Jorge Punjabi, junto a Ramón Salazar, el Pelado Varizar, Cacho Vázquez, Alicia Kirchner y su esposo Armando Mercado, José Ángel de Dios, y otros. Allí nació la Agrupación Ateneo Juan Domingo Perón.

Una de las apariciones públicas iniciales de la agrupación fue en un acto de recordación de la memoria del General, en el cementerio local, bajo el paraguas protector de viejos militantes como Nélida Cremona de Peralta y Manolo López Lestón.

Nélida Cremona y su esposo, Hugo Peralta, eran una buena cobertura frente a los militares porque sus nombres, acompañados de su firma, estaban al pie de la nota remitida a los servicios en la que se denunció a Orlando Stinermann, alias Alemán, como un integrante de Montoneros.

El Alemán era un viejo militante de la resistencia peronista, de aquellos que Perón recordaba por su nombre, asociado a Envar El Kadre y los inicios del foquismo.

El 18 de abril de 1982 la agrupación estrenó la Unidad Básica Los Muchachos Peronistas, la segunda en la ciudad desde el 24 de marzo de 1976. El lugar elegido para su emplazamiento fue una importante y humilde barriada de Río Gallegos, el barrio Nuestra Señora del Carmen, donde se asentaban quienes llegaban a Santa Cruz buscando un trabajo en la administración pública o en la construcción.

Un militante de aquellos días, el Dr. César Amaya, escribió en una columna periodística del semanario La Tarde: “(...) la agrupación Ateneo Juan Domingo Perón, era el resplandor de lo que fuera la tendencia; había un juramento de marchar a la reconstrucción del Movimiento Peronista en la horizontalidad que preconizó Perón en sus mensajes últimos (...), se proponía ganar la calle con ideología y capacitación intelectual permanente (...)”.

Con los años, Amaya emigraría a las huestes de Puricelli, sosteniendo que “(...) el justicialismo hecho poder tiene la mala costumbre de corromper a sus propios ideales y doctrina, se vuelve gorila (...)”.

En verdad, la diversidad ideológica siempre acompañó a las estructuras lupineras; muchos de sus integrantes sostuvieron un discurso de acuerdo a postulados del peronismo de derecha y en las actuaciones posteriores, esto se iría marcando. Armando Mercado, alias Bombón, por ejemplo, era un ladero incondicional de Diego Ibáñez, en el Supe.

Una anécdota muestra lo variopinto de la agrupación. En el Nº 7 de la revista Sur, de agosto de 1979, dirigida por los hermanos César y Roberto Arizmendi, un joven contador público nacional, José Ángel De Dios, futuro militante del Ateneo, sostuvo: “(...) fue uno de los momentos emocionales más difíciles que me tocó vivir, no fue nada comparable a lo ya vivido”, y no hablaba de un gran amor juvenil, ni de su pionera experiencia sexual, ni de un diálogo con un filósofo, sino de su encuentro con el teniente general Jorge Rafael Videla, de visita en Río Gallegos.

La estructura principal del Ateneo estaba en la ciudad capital, pocos punteros en el interior. En tanto, los viajes de Néstor Kirchner a la Ciudad de Buenos Aires lo acercaron a los editores de la revista Línea. Por esto no debe sorprender que, en ocasión de la presencia de Ítalo Argentino Luder en Río Gallegos, la columna de la Blanca, con Lupín a la cabeza, llegó hasta el escenario al grito de “Isabel Conducción / lo demás es traición”. Y, luego, sacudieron la tarima hasta que Luder habló algunas palabras laudatorias hacia la ex Presidente.

Las contradicciones se mantendrían a lo largo de la historia de construcción de poder de Kirchner, quien fue un férrero defensor de la utopía revolucionaria o un posmoderno globalizado que recomendaba a los periodistas leer a Francis Fukuyama, cuando lo interrogaban sobre la extrema dureza del primer ajuste, en los albores de su administración.

En la elección interna del 3 de julio de 1983, la lista Blanca salió 3ra. entre tres participantes.

Sin embargo, el grupo se mantuvo unido, con más incorporaciones que defecciones. Un importante afluente fue la denominada “banda Cordobesa”, un grupo de militantes estudiantiles de Tupac, la agrupación del frente universitario Vanguardia Comunista.

Los primeros en refugiarse en Gallegos de la cruda represión del general Luciano Benjamín Menéndez, fueron César Arizmendi y su compañera, la abogada Alicia de los Ángeles Mercau, apodada Sissí; luego, sus camaradas y colegas, Jorge Chávez, Angelina Abbona y su esposo, Mengueche Mengarelli. También otro más perejil, como Edgar Sánchez, hermano de Gorrión Sánchez, senador por Córdoba, en su paso arrepentido al PJ.

El ingreso al peronismo de la “banda Cordobesa” trajo un plus, ya que, luego de algunos años de cárcel durante la dictadura, otro cordobés de la Vanguardia Comunista llegó a Gallegos, el abogado Carlos Alberto Zannini, alias Chino.

La incorporación de Zannini fue la que más frutos rendiría al emergente árbol lupinero.

El Chino venía precedido por su historia personal, sus dotes de organizador y todo el bagaje que le ganó el respeto de sus compañeros de militancia en Córdoba.

Sin los condicionamientos de la ideología y con el estómago reforzado, Zannini se convirtió en una pieza imprescindible del armado de estrategias para alcanzar el poder, y consolidarlo.

Así, 18 años después, desde uno de sus múltiples cargos, el de presidente de la Unidad Básica Los Muchachos Peronistas, habló de sí mismo como un peronista de toda la vida. Todos sabían en el acto universitario de la Unidad Básica más representativa del Frente para la Victoria Santacruceña, que el Chino mentía, pero ya tenía mucho peso como para contradecirlo.

El chamuyo de Elías Semán, abriéndoles la cabeza; el coraje de Roberto Luis Cristina; el hijo de Luis Días Salazar en el vientre torturado de Esther, se mueren cada día en El Vesubio, mientras la “banda Cordobesa” pasea sus abultados vientres en las 4x4 que les regaló el poder.

De esa UB saldrían otros elementos de gravitación, como Juan Carlos Villafañe, alias Chiki-Chaka; Héctor Aburto, y fundamentalmente quien fuera cadete en su estudio, luego su chofer personal y más tarde, ladero incondicional, Fernando Ulloa Igor, alias Rudy.

Cuando la democracia inició su marcha en Santa Cruz, el peronismo colocó a Arturo Antonio Puricelli y a Patricio Toto en la Gobernación. En tanto, el bloque en la Cámara de Diputados provincial se encolumnó detrás de Rafael Flores.

La mano derecha de Puricelli, en el gabinete, y en la reconstrucción de una estructura partidaria propia, fue Amador Iglesias. Para abrir el juego, le ofreció cargos a sus adversarios partidarios y Kirchner fue designado presidente de la Caja de Previsión Social.

Néstor Kirchner no podía dejar pasar esta oportunidad y con sus hombres se hicieron cargo, rápidamente, del organismo y comenzaron a crear una estructura de Delegaciones en el interior de la provincia, donde sus punteros encontraron la base para el despliegue de los Ateneos.

Una clave fue no separar lo propio de lo partidario ni de lo institucional. Como en un Estado dentro del Estado, anunció obras, la Casa del Jubilado, planes de financiación, etc.

Cuando él percibió que ni Puricelli ni Amador Iglesias avalaban ese “cortarse solo”, denunció la no recepción de los aportes previsionales y el desfinanciamiento de la Caja de Previsión, prometiendo presentar una denuncia penal.

Puricelli lo renunció pero la Blanca ya había colocado a muchos de sus hombres.

Lupo intendente

 

El poder interno de Arturo Puricelli era inmenso, como corresponde a la relación entre quien detenda el poder y la Santa Cruz del funcionarato. Para enfrentarlo se requería que las otras dos fuerzas internas se unieran para dar pelea, los Ateneos y el MRP.

Bajo la conducción de Rafael Flores se había conformado, en 1985, el Movimiento Renovador Peronista, con un veloz desarrollo en el interior de la provincia que, sumado al trabajo de Kirchner en Gallegos, podría dar batalla a Puricelli.

Las conversaciones se sucedieron hasta que, sentados todos alrededor de una mesa de restaurante, acordaron ir juntos.

Kirchner-Flores era la fórmula para la candidatura al gobierno provincial, y Carlos María Laffitte, alias el Francés, candidato a la intendencia de la capital provincial.

Flores, con el acuerdo alcanzado, se presentó ante sus hombres para recibir su aprobación pero lo único que obtuvo fue un rechazo de la mesa ejecutiva del MRP.

El Rafa cuenta, hoy día, que “la oposición más fuerte vino de la Agrupación Eva Perón, de Pico Truncado”.

Los jefes de la Agrupación Eva Perón –Sergio Acevedo, alias el Negro; Ariel Arnold, alias Chiquito; y Federico Laissen- no le ofrecieron opción: si se concretaba la unidad con el Ateneo, de Kirchner, ellos se iban del MRP.

Flores sostiene que no tuvo alternativa porque el flanco norte del MRP se movía con la dinámica de Acevedo, Arnold y Laissen.

En otra cena en el mismo restaurante, Flores le anunció a Kirchner el rechazo de sus bases al acuerdo, y Kirchner se enfureció. Sus acompañantes lo observaron y, de pronto, anunció que pondría en práctica su plan B, resignando por cuatro años la lucha por el sillón de Gregores. Así que daría una doble batalla local, en Gallegos, por la conducción del partido y la candidatura a intendente.

Flores se comprometió a allanarle el camino, aportándole sus votos, a cambio de que Kirchner lo ayudase en la contienda provincial.

Este acuerdo tampoco prosperó porque Laffitte quiso pelear por la intendencia de Gallegos y se negó a bajar su candidatura.

Algunos militantes del Ateneo recuerdan aquel momento: “El Cuervo estaba quebrado y hablaba de dejar la política, la Bruja compartía su posición; entre todos lo sacamos del pozo y logramos que volviera a trabajar”.

Pelear en Gallegos por el partido y por la candidatura a intendente no era un objetivo inalcanzable.

Las formas que adoptó el quehacer político de Arturo Puricelli dejó una abundante cantidad de heridos internos; entre ellos, los allegados a Amador Iglesias, percutado del Ministerio Secretaría General cuando estalló el escándalo del millón de dólares que involucraba a la empresa constructora Gotti, a funcionarios provinciales y al Banco de la Provincia de Santa Cruz.

En la elección interna provincial, Puricelli impuso su voluntad y el candidato a gobernador fue Jaime Del Val. Pero Kirchner ganó la candidatura a intendente de Gallegos y se quedó con el Consejo partidario local.

Entonces, con el trabajo facilitado por el sello partidario, se determinaron varios ejes de acción.

Kirchner trabajó personalmente en el armado de un frente y se presentó como un candidato amplio, despojado de los símbolos del peronismo, solicitando la ayuda de Dios y prometiendo recrear el espíritu pionero.

El dejar de lado los símbolos partidarios tenía que ver con una estrategia personal y con una lectura de los resultados de la elección legislativa de 1985, la única contienda electoral que ganó, alguna vez, la UCR santacruceña.

Se organizó una labor de timbreo para frenar las intenciones de Puricelli-Del Val de restarle el voto peronista, mientras la militancia inscribió en un padrón especial a los extranjeros (básicamente chilenos) que, en Santa Cruz, se encuentran habilitados a votar para intendente. Fue uno de los trabajos que más tiempo llevó a los militantes ya que al convencimiento de la orientación del voto se le agregaba el trabajo de gestión de los documentos y la inscripción en un registro especial.

La estructura de propaganda quedó en manos de Cristina. En los volantes y trípticos que se repartieron se observaba un logotipo, refritado de elecciones en provincia de Buenos Aires, que representaba un óvalo con tornillos que esquematizaba las viejas chapas de numeración de las viviendas, con la leyenda Kirchner 87, y acertaron con un jingle pegadizo.

Cuando Del Val aún no terminaba de acordar su fórmula, Lupín obtuvo la foto más buscada del momento.

Durante el lanzamiento del Frente Municipal de Río Gallegos, se fotografió con Ramón Granero, alias Bochi, del Movimiento de Integración y Desarrollo (MID), que poseía un caudal electoral propio; con Roberto Arizmendi, del Partido Intransigente; y con Romero, de la Democracia Cristiana.

Las encuestas y la sensación popular hablaban de un holgado triunfo lupinero en Gallegos, y de la candidata Ángela Sureda, de la UCR, en la provincia.

Kirchner estaba eufórico. Si se concretaban los sondeos, tendría su lugar de despegue y eliminaría, en el mismo acto, a uno de sus competidores internos, ya que Sureda es tía de Rafael Flores, y la Constitución provincial contenía una cláusula que impedía la consanguinidad en quien reemplazara a un gobernador en su único mandato permitido.

La derrota repercutiría, además, sobre Puricelli y su delfín, Del Val, a quien en sus actos masivos en Gallegos no permitió subir al palco.

En el futuro, Kirchner eliminaría estas dos restricciones constitucionales, abriendo la posibilidad de su propia reelección indefinida y el camino a un sucesor de su propia familia.

El 7 de septiembre de 1987, los primeros escrutinios revelaron que los rumores tenían asidero, muchos votos peronistas se volcaron a la UCR, y entre el electorado del padrón de extranjeros, que tanto contribuyeron a engrosar los militantes de Lupín, el voto también se fugaba hacia la UCR.

A última hora, los votos de Río Turbio consolidaron un escaso margen a favor de Del Val, y la última mesa de Gallegos indicó que Kirchner era el nuevo intendente, por un puñado de votos más que el contador público nacional Roberto López. La mayoría del Concejo Deliberante quedó en manos de la UCR.

Lupín, quien siempre refleja en el cuerpo los miedos, durante las últimas y angustiosas horas, luego del cierre de los comicios, sufrió varios desmayos.

Ricardo Jaime Del Val y su gente llegaron primero a la esquina de Roca y San Martín, en Gallegos, para los festejos; rezagado –y ya medianamente repuesto- arribó Kirchner, abrazados sobre el capó de una camioneta, ambos agradecieron y saludaron.

Una sonrisa nerviosa no lograba cambiar la imagen desencajada de su rostro. Esa noche, Lupín empezó a dibujar estrategias para llegar al sillón de Del Val.

 

Daniel Gatti
Autor del libro “El amo del Feudo”

 
 

12 comentarios Dejá tu comentario

  1. Ya está aflojando su postura de desentendimiento. Se ve que se la ve negra, de verdad. Digo yo: esta mina, estudió realmente Derecho en La Plata? conoce la Constitución, el Código Civil o lo que es el estado de derecho? Votamos por una República democrática y representativa o por una Anarquía?

  2. LA GENTE DE SALVATIERRA OKUPAS DE SOLDATI PIDE POR FAVO A GENDARMERIA QUE QUIERE DEJAR EL PREDIO DICEN QUE FIRMAN LO QUE LES DIGAN PERO QUE LOS DEJAN IRSE EVIDENTE ORDEN DEL GOBIERNO NACIONAL QUE NO PUEDE CONTROLAR LOS REBOTES EN TODO EL PAIS LES SALIO MAL LA JODITA EL TIRO POR LA CULATA ABORTAN LA MISION SIN PEDIR NADA

  3. Ningún comentario sobre las circunstancias en que Menem lo hecha a Puricelli de su cargo cuando el "turco" era Presi, mirá que hechó a pocos por corruptos o incapaces. Como aporte, la Ministra Alicia y "Bombón" antes del '83 supieron vivir en Río Turbio, ella como comerciante con una tiendita para damas en el barrio Comercial al lado del "Gato Negro" y el jugando de sub-agencietro de Peugeot. A partir del '83 el hoy Director de Vialidad Nacional Nelson Periotti, resulta electo jugando para Puricelli como Intendente de Río Turbio, su mujer Liliana colabora hoy con la Ministro, el novel Diputado Nacional Edgardo Depetri, como segunda figura del gremio ATE despuntaba el vicio de puebladas en Río Turbio para complicarle la labor al directerio radical de YCF. Cosas vedere, Sancho.

  4. Desde el sur de la patria viene el aire fresco. Se está destapando una olla de campaña. La truchería está llegando a su fin, lamentablemente todos los ciuidadanos sufriremos sus consecuencias. La clase dirigente todavía encuentra resquicios para echar mano a tanta riqueza. Pero los tiempos se acortan. El último viaje está comenzando puede ser que innoven y no sea en helicóptero. No es lo mejor para la república pero se lo están provocando.

Dejá tu comentario

El comentario no se pudo enviar:
Haga click aquí para intentar nuevamente
El comentario se ha enviado con éxito
En unos minutos lo verá publicado en este artículo
Haga click aquí para enviar otro comentario
Tu Comentario
(*) Nombre:

Seguinos también en

Facebook
Twitter
Youtube
Instagram
Google Plus
LinkedIn
Pinterest
Whatsapp

Recibí diariamente un resumen de noticias en tu email. Lo más destacado de TDP, aquello que tenés que saber sí o sí

Suscribirme Desuscribirme

Municipio de Moron. Corazón del Oeste
Cynthia Gentilezza. Analista en seguros


 

Notas Relacionadas

El amo del feudo

 Néstor Carlos Kirchner nació un 25 de febrero de 1950, en Río Gallegos, una ciudad por entonces de 6.000 habitantes.     Su nombre se ajustaba a una larga tradición de hombres de la familia, quienes portaron alguno de los nombres del primer...