Carta de Mariela Bolatti, hermana del piloto que perdió la vida en la tragedia de Sol

4
1748
"ADRIANO AHORA VUELA CON SUS PROPIAS ALAS"
“ADRIANO AHORA VUELA CON SUS PROPIAS ALAS”

Ya pasaron tres meses desde que  el  avión de la empresa Sol se precipitó a tierra en la meseta rionegrina, provocando la muerte de 22 personas. En estos últimos días se han entregado los cuerpos a sus familiares.

 

Todavía no se han aclarado las causas del accidente, si bien se supo desde un comienzo que se tardarían en averiguar a partir de la caja negra, apenas sucedió el desastre algunos medios se aventuraron en conjeturar hipótesis. Pese a esto, la empresa jamás deslizó alguna posible causa mientras que el caso se inundó de dudas y contradicciones.

Mariela Bolatti, hermana de Adriano, piloto del Saab 34 que falleció en la tragedia, escribió una carta recordándolo y fue publicada por el sitio OPI Santa Cruz. Mariela le refirió a ese medio que sentía la enorme necesidad de expresar lo que a tres meses de la tragedia, siente ante la falta de su hermano, un hombre joven, alegre, vital y lleno de proyectos, que quedaron esparcidos en medio de la fría meseta patagónica, la triste noche del 18 de mayo de 2011, donde junto con 21 personas más murieron por causas que aún hoy no han sido debidamente aclaradas.

“A tres meses de su partida, quiero recordarlo de esta manera, con amor, con alegría y con esa energía que él tenía.

Hace muy poco me dijeron que los hermanos son los primeros amigos en la vida de una persona, y noté que es cierto; él fue mi primer confidente, el que recreaba con ilusiones, todos mis juegos, el que estaba a mi lado cada noche, el que soñaba desde pequeño con ser piloto y lo compartía conmigo… él era sin dudas, mi otra mitad (mi mejor mitad).

Él era pasional en todo lo que hacía. Disfrutaba de la vida de una manera hermosa, era admirable, todo era un motivo para festejar, para celebrar. Era divertido y sumamente cariñoso, sufría cuando veía a alguien mal y hacía lo imposible para que las personas se lleven bien. Adriano era así, amaba la vida y la disfrutaba con alegría, a cada instante un recuerdo, en cada lugar dejó grabadas sus huellas.

A mis padres se les fue la vida, sus ojos demuestran una tristeza profunda, ya no tienen brillo, pero tienen una gran fuerza de voluntad impulsada por sus tres nietos, Juan Cruz, Máximo y Emma y sus amigos que los acompañan cada día en este gran dolor.

Sus hijos Juan Cruz (9) y Máximo (4) eran sus amores, ellos están muy tristes por no ver más “al papi” como lo llamaban… ellos son su imagen, tienen sus gestos, su mirada, en ellos vive Adriano, sin dudas.

El amaba volar, desde pequeño se preparó para esta profesión, siempre quiso ser piloto, alcanzar el cielo… Me llevaba cuatro años y desde que nací no recuerdo otra cosa que los aviones que dibujaba, las idas a Aeroparque para ver despegues y aterrizajes y soñar que tal vez algún día estaría ahí…

Egresó de la Base Aérea del Palomar y comenzó sus primeras horas de vuelo en San Miguel del Monte, luego siguió su instrucción en diferentes lugares. Mientras trabajaba de mecánico de aviones.

Lapa fue una de las empresas que lo albergó con este trabajo, más adelante Amercian Jet, pero jamás dejó de lado la idea de ser piloto, siempre se preparó para esa pasión.

El era profesional y realmente sabía lo que hacía, el no se subía a un avión si no estaba todo en orden, no arriesgaba su vida ni la del resto solo por volar, entendía lo que estaba haciendo. Transmitía tranquilidad.

En noviembre de 2010, lo llamaron de la empresa Sol, rindió los exámenes correspondientes y aprobó. ¡Estaba feliz! Aprovechaba cada vuelo que hacía a Buenos Aires para poder ver a sus hijos, pues no tenía muchos días libres.

Recuerdo una linda anécdota, sucedida en abril; vino a Buenos Aires, visitó a sus hijos en la casa de mis padres y se fue a volar. Más tarde, mamá pensó en llamarlo porque estaba pasando cerca de Aeroparque con los chicos, y Adriano les contó que se encontraba presto a despegar; mis padres se acercaron a la cabecera de la pista y vieron a Adriano desde el otro lado de la reja; él se emocionó mucho, llamó a mi mamá por teléfono y le dijo: “pensar que tantas veces ustedes me trajeron a Aeroparque a ver los aviones y ahora mis padres y mis hijos están del otro lado de la reja, pero esta vez soy yo el piloto”. Cruzaron las miradas, lágrimas por medio y con mucha alegría, Adriano salió a surcar los aires.

El 18 de mayo de 2011, fue su último vuelo, pero no dudo que se subió tan feliz como siempre y que ahora sigue volando con sus propias alas.

Es increíble la cantidad de amigos y de personas que lo quieren bien y cada una cuenta un relato especial sobre él. Todos los adoran y lo recuerdan cada día. Hay un relato especial que me conmovió mucho y es sobre ese día en particular.

Relató Emanuela (amiga de Adriano): Mi primer día de trabajo (18 de mayo de 2011) me recibió Adriano con un gran abrazo y alegría, y entre felicitaciones de uno para con el otro, luego de realizar el briefing, concordar combustible y chequear meteorología… ‘el tanito’ se fue para Córdoba regalándonos esa sonrisa que no la voy a olvidar Jamás... Ya se había retirado, cuando volvió caminando hacia atrás sobre sus pasos y se asomó por la puerta de la ofi otra vez, como buscando algo; lo miramos y entonces sonrió con un gesto de paz y alegría y así se fue... Aunque no por mucho, ya que a los pocos minutos, y luego de cerrar puertas y despegar, él, desde el LV-CEJ nos llamó a Operaciones, vía radio, para pasarnos el horario de despegue (es una comunicación de rutina), luego de confirmarle lo que nos había informado, nos despedimos con un: ‘que tengan un lindo vuelo tanito’ y el nos respondió con dos o tres segundos de música que puso desde su celular.

Para un piloto, el cielo es su hogar... y sé que él está bien... Cuidando a todos sus seres queridos, volando libremente...

A tres meses del trágico accidente del vuelo 5428 las dudas son muchas aún. Nuestras vidas están llenas de interrogantes. De preguntas sin respuestas. La pérdida de un ser querido trae por resultado un gran vacío en todas las familias.

Quiero recordar a las 22 personas que iban en ese vuelo; 22 historias de vida que merecen ser contadas, y familias con sueños perdidos, con vidas truncas.

He tomado contacto con la mayoría de las familias, cada una con su dolor, pero unidos por la justicia y la verdad. Yo quiero darles hoy un gran abrazo a todos los que sufrimos por lo mismo los que pasamos día a día con una angustia que parece no acabar jamás. Aprendiendo a dar nuevos pasos con un piso muy dudoso, no es fácil.

En tres meses pude ver la cara del dolor profundo, la angustia del dolor del alma, el llanto de niños que jamás volverán a ver a sus padres…. sus padres a sus hijos, sus hermanos y amigos….

Claro que no es fácil, pero tampoco muchas personas que están en esto nos ayudan.

Fueron tres meses de especulaciones, de pruebas verdaderas y otras falsas, de personas que se acercan solo porque les interesa el caso o la prensa amarillista, de caras que provocan bronca… de noches sin dormir, de angustias diarias, de tantas cosas que todos vivimos, la vida parece desmoronarse.

Sabemos que hay tiempos que esperar, pero no podemos sostener mentiras ni gente que debería hacerse responsable y no lo hace.

La verdad saldrá a la luz, por el descanso eterno de nuestros seres queridos, por el homenaje hacia ellos, unidos lograremos la verdad, somos una unión de personas que sufrimos por la misma causa, tenemos poder porque estamos unidos y porque solo nos importa la verdad.

Hoy, quiero solamente recordar los nombres de todos, yo los recuerdo cada día, y los tengo presentes, olvidar es morir en vida, yo decido vivir y llevar estos nombres en alto, así que por ellos me levanto cada día:

Emanuel Olivera, Juan Manuela Ruiz, Dario Runjevac, Guillermo Castro, Diego Córdoba, Eduardo Musacchio, Luis Vargas, Andrés Cerioni, Fernando Pulozzi, Jorge Yacones, Marcelo Frías, Carina Mansilla y Santiago Benjamín, Antonio Lopez, Hugo Di Filipo, Gustavo Basaldúa, Ruben De Maria, Juan Raffo, Jésica Fontan, Sara Noemi Tula, Leandro Marcelo Frias y Adriano Bolatti.

Mariela Bolatti.”

 

Redacción de Tribuna de Periodistas

 

4 comentarios Dejá tu comentario

  1. PARA MARIELA Y LOS PADRES DE ADRIANO: DIOS LES DEJO DOS PERSONITAS IDENTICAS A SU PADRE QUE ELLAS SEAN LAS QUE MITIGUEN SU DOLOR Y REFRESQUEN CONSTANTEMENTE EL RECUERDO DE UN SER TAN QUERIDO CON TODO AFECTO KITTY

  2. ¿Que se sabe de las pistas que se direccionan a confirmar que dentro del avion llevaban iniciadores explosivos no declarados y PROHIBIDOS, de frecuente uso en la actividad de exploración petrolera? ¿Es verdad que estos iniciadores de alta peligrosidad y combustión, serían la causa de las explosiones sucesivas que se escucharon y vieron luego de estrellarse el avion y la razón por la cual no quedó ni un mínimo pedazo entero del mismo?

  3. Juan Carlos, desconozco la veracidad de las pistas de las que hablas, pero por lo que he leído y observado en TV sobre otras tragedias aéreas, en la mayoría existe una destrucción total de las aeronaves. Sorprendentemente a veces no quedan ni rastros de ellas...

Dejá tu comentario

El comentario no se pudo enviar:
Haga click aquí para intentar nuevamente
El comentario se ha enviado con éxito
En unos minutos lo verá publicado en este artículo
Haga click aquí para enviar otro comentario
Tu Comentario
(*) Nombre:

Seguinos también en

Facebook
Twitter
Youtube
Instagram
Google Plus

Notas Relacionadas

Accidente en Río Negro: dudas, contradicciones y pocas certezas

Hasta ahora no hay confirmaciones sobre el accidente del avión Saab 340 que durante la noche del miércoles realizaba el último tramo entre las ciudades de Neuquén y Comodoro Rivadavia cuando se accidentó en el pueblo de Prahuaniyeu, ubicado a 35...