17/12/2015 | Analisis


Lo que no se dice sobre el nombramiento de jueces por DNU

ANALIZANDO LA ÚLTIMA MEDIDA MACRISTA

Lo que no se dice sobre el nombramiento de jueces por DNU

Se ha hablado tanto por estas horas sobre la decisión de cubrir las vacantes de la Corte Suprema de Justicia de la Nación por un decreto del Presidente de la Nación, que bien vale la pena pasar en limpio algunas ideas, tratando rescatar los datos ajenos a nuestro parecer, ordenar los argumentos y ofrecer —por último— una conversable interpretación (como todas las interpretaciones).

Lo primero que hay que decir es que todavía la República Argentina tiene una Constitución Nacional. Precisamente, su Art. 99 establece las atribuciones que tiene Mauricio Macri para los próximos 4 años. De modo que: nos guste o no nos guste, el inciso 19 de la Carta Magna está plenamente vigente y dice que: “Puede llenar las vacantes de los empleos, que requieran el acuerdo del Senado, y que ocurran durante su receso, por medio de nombramientos en comisión que expirarán al fin de la próxima Legislatura”.

Quizá resulte más o menos simpática, pero se trata de una herramienta, sin duda confirmatoria del hiperpresidencialismo y de naturaleza decisionista, pero el instrumento obra en el texto constitucional desde 1860, con ligeras modificaciones a la redacción original de 1853 y reconociendo —como en otras tantas mandas de nuestra Ley Fundamental— su fuente en la Constitución de los Estados Unidos de Norteamérica. Para fortalecer la antipatía, la literalidad marca un límite a lo opinable: lo escrito, escrito está. Con todo derecho, puede no gustarnos, pero no se puede desconocer la existencia del texto normativo y mucho menos inhibirla con la invocación de normas jerárquicamente inferiores, tal el caso del Decreto 222/2003.

Ahora bien, ¿está justificado el uso de la atribución constitucional o se trata de un exceso competencial? Una exégesis liviana, permite desandar que:

a) El artículo establece, claramente, facultades. De aquí que, con buen criterio, el constituyente haya encabezado el numeral con la voz: “podrá”. Un nuevo límite a nuestro parecer: se trata indudablemente de una prerrogativa que en modo alguno se presenta limitada (como si queda claro en el inciso siguiente: si el Presidente decide la intervención federal de una jurisdicción local durante el receso del Congreso, junto con el decreto debe convocar extraordinariamente al Poder Legislativo).

b) Se ha cuestionado que la expresión “empleo” resulte aplicable a los ministros de la Corte. Si eso es así, entonces, estamos forzados a preguntarnos qué alcance cabe dar al Art. 110 de la Constitución Federal de la República Argentina cuando dice que: “Los jueces de la Corte Suprema y de los tribunales inferiores de la Nación conservarán sus empleos mientras dure su buena conducta…”. Un principio elemental de recta hermeneutica manda adjudicar el mismo significado a un término cada vez que se utiliza. Luego, si los jueces de la Corte quedan afuera de la órbita de aplicación del Art. 99, inc. 19, de la Constitución Nacional, por implicancias lógicas también lo están del Art. 110. O sea: jamás podría enjuiciarse su conducta. Un nuevo límite a las muy respetables opiniones personales, parece objetivarse a instancias de la razonable unidad de sentido que cabe esperar de la Constitución Nacional.

c) Asimismo, se ha intententado restringir la facultad conferida en el numeral 19 a las designaciones castrenses o diplomáticas. Ni lo uno ni lo otro. El mismo artículo 99 trata autónomamente ambos supuestos: en el inc. 13 se ocupa de los empleos militares y en el inc. 7 de los diplomáticos. Por ende, todo lo demás (incluidos los jueces de la Corte), cae en el apartado 19. El límite lo pone ahora la dinámica interpretativa que trae consigo el tratamiento especial de ciertos casos (el de las fuerzas armadas y el de la diplomacia) y la comprensión general de los restantes.

d) De igual manera, no está demás remarcar que la designación de los integrantes del Alto Tribunal constituye un acto complejo federal. En efecto, con arreglo al inc. 4° del Art. 99, es atribución del Presidente nombrar a “los magistrados de la Corte Suprema con acuerdo del Senado por dos tercios de sus miembros presentes, en sesión pública, convocada al efecto”. Este es el procedimiento para elegir a los miembros de la Corte. Ocurre que no puede prestarse el acuerdo senatorial por hallarse la Cámara Alta en receso. En todo este culebrón, se ha omitido decir que tal extremo no es opinable desde que el año legisaltivo no se condice con el año gregoriano: éste va del 1° de enero al 31 de diciembre y aquél del 1° de marzo al 30 de noviembre (parece mentira pero, últimamente, en la Argentina tenemos dificultades para contar plazos…), según lo prescribe el Art. 63 del plexo constitucional. Ojalá que el celo laboral exhibido por los legisladores motive, en una eventual reforma constitucional, una revisión de la regla, así los diputados y senadores trabajan como todo el mundo. Si bien no a exige una reforma constitucional, lo propio cabe acotar respecto al funcionamiento del Poder Judicial y del Ministerio Público, cuyos integrantes trabajan casi al compás del año lectivo… No es un dato menor que el Senado esté en receso, por el contrario: es el extremo que torna operativa la facultad reconocida al Presidente en el Art. 99, inc. 19. Si quitamos este elemento del análisis, toda concatenación de ideas se extravía. Así las cosas, el límite ahora es el constructo temporalidad, cuyo medición responde también a una escala consensuada vulgarmente conocida como calendario.

Ligado a esto último, desde algunos sectores se ha dicho que sólo debía cubrirse la vacante producida por la renuncia de Fayt, que acaeció el 11 de diciembre pasado, y no la que generó Zaffaroni. Al respecto, vale decir que el alejamiento del Dr. Zaffaroni subsiste hasta nuestros días; o sea, s trata de un continuo temporal que no se agota la formalización de la dimisión. En otras palabras: la renuncia es un acto cierto, mas sus consecuencias se proyectan initerrumpidamente hacia el porvenir, al punto tal que hacen de la ausencia de Zaffaroni un fenómneto actual y permanente, imposible de aislar del complejo de lo real. Así son los límites tributarios del eje espacio-temporal.

e) Finalmente, no puede soslayarse que el inc. 19, in fine, habla de nombramientos “en comisión”, por lo que no pueden equipararse los productos del inc. 4° y los del inc. 19°. Son dos procedimientos distintos, para proveer cargos de naturaleza diversa y por eso el encuadre normativo también es disímil. Se trata de un instituto de excepción, de allí que se excite cuando la regularidad se discontinúa y subsiste hasta tanto se revigorizan las lógicas del normal funcionamiento institucional. No se puede confundir una designación “en comisión” como la efectuada, acotada en el tiempo per definitionem y con plazo cierto de expiración el 30 de noviembre de 2016 e inoponible al Senado como partícipe necesario e insustituible del proceso de elección de los  miembros de la Corte Suprema de Justicia de la Nación. Por tanto, Macri no se apartó de las formalidades del inc. 4°, sencillamente porque no tomó por esa vía debido a una imposiblidad material, cual es el receso del Parlamento. La motivación normativa del Jefe del Poder Ejecutivo se encuentra quince apartados más abajo, en un mecanismo que le es propio y, por ende: válido y legítimo.

Por último, tres consideraciones finales.

La primera, ligada al último argumento esgrimido y contenedora de mi opinión personal: sentada la constitucionalidad del decreto que designó a Horacio Rosatti y a Carlos Rosenkrantz en nuestro máximo tribunal, correspondería que el Presidente convoque a extraordinarias para analizar sus respectivos pliegos a fin de tenerlos estabilizados en sus cargos a la brevedad posible. Pues no es menos cierto que: con una integración de tres jueces —en un tribunal que debe componerse con cinco miembros— puede verse comprometida la operatoria que valida la toma de decisiones. En la actual composición de la Corte, basta con que cada ministro fundamente la resolución en un voto propio para que peligre el sentido técnico de la sentencia.

La segunda, de corte histórico: si bien la vía intentada por Mauricio Macri se ha usado poco entre nosotros, no es cierto que sólo hayan echado mano exclusivamente los gobiernos dictatoriales. Por lo menos, cuatro presidentes constitucionales se han valido de este recurso para nombrar jueces en la Corte Suprema de Justicia de la Nación.

La tercera, vinculada al contenido de la decisión de Macri: no sólo está fuera de toda duda la idoneidad de Rosatti y Rosenkrantz, sino que las afinidades político-partidarias de ambos no se condicen con el PRO. En el caso de Rosenkrantz, es un hombre de extracción filo-radical; mas Rosatti, no solamente es un confeso peronista militante sino que entre 2004 y 2005, fue Ministro de Justicia de quien fuera en vida Néstor Carlos Kirchner, más conocido como “Él”.

Compartí este artículo

Comentarios: RSS de este artículo

Fidel Castro
17 de Diciembre de 2015

Estimado, uno de los mejores artículos que se han publicado últimamente en este blog, que viene a los tumbos desde hace mucho tiempo. Lo felicito. Claro, sencillo, conciso y de entendimiento para la plebe, cosa que se sabe no siempre es fàcil en cuestiones complejas como la Constitución Nacional

goyolin
17 de Diciembre de 2015

LOS KY LOS PERONISTAS ESTAN "CALIENTES" PORQUE MAURICIO LOS "MADRUGÓ".
OTRA NO HAY.
SGAN CON SU SIESTA SEÑORES, AHHH... PREPARANDO EL VUELO A MIAMI CON LA CAMPORA...

anónimo
17 de Diciembre de 2015

Bla, bla, bla, bla.....

A Macri le pasaron la data, seleccionó dos nombres, consultó con su gente y los tres jueces, le dieron el Ok y listo... gol de media cancha!

Los K se quedaron con la boca abierta, queriéndose matar... "¿Como no se nos ocurrió antes?" gritan de dolor. ¡Que boludos como no lo hicimos nosotros...!!!

Macri se ahorra de 3 a 6 meses de negociaciones desgastantes y los K van en cana seguro.

Andrés D.
17 de Diciembre de 2015

Brillante artículo tecnico y claro, de forma tal que argumenta sin dudas es constitucional y que las objeciones que habría que realizarle son políticas.

Erasmo
17 de Diciembre de 2015

FABIÁN FERRANTES es un patotero .Mediocre periodista y mala persona

Durum_est
17 de Diciembre de 2015

Felicito al autor de esta nota. Su argumentación es clara, bien desarrollada, de fácil comprensión y, sobre todo, con real apego a la letra constitucional. Como bien dice el autor, si el Senado sesionara todo el año calendario, no estaríamos discutiendo este tema. Gracias.

Norbert
17 de Diciembre de 2015

Como considera la actitud del peronismo en general frente al nuevo Gobierno de Mauricio Macri

Golpista y destituyente:100% (1 votos)

Esta acompañando al Gobierno .:0% (0 votos)

Ni una ni la otra: 0% (0 votos) Total 1 votos

Link: http://www.responde.com.ar/encuesta16411

Maralerod
17 de Diciembre de 2015

Excelente artículo, y más aún después de leer el lamentable que le precede de Fabián Ferrante.
Felicitaciones Elian.

EL BAGUAL
17 de Diciembre de 2015

Comparto lo dicho por Durum Est, y agregaría, desde mi ignorancia jurídica, que en ningún momento advertí que hubiera reparos por parte de los dos nominados al máximo tribunal. Si yo estuviera en lugar de alguno de ellos y este procedimiento me ofreciera alguna duda o sospecha de inconstitucionalidad que pudiera opacar mi imagen de profesional respetable, en dos minutos mi renuncia y agradecimiento estarían en manos de Macri. De modo que lo expresado por Pregno parece ser la justa.
Además, este no es el momento ni Macri es la persona indicada para mandarse una cagada al mejor estilo Cristina. Algún día tal vez, pero hoy sería brutísimo.

Gustavo
17 de Diciembre de 2015

A pesar de haber votado y seguir con mi opinión favorable al gobierno, no estoy tan de acuerdo con lo que plantea el articulo. Primero porque suponiendo que el articulo 99 inc. 19 lo permita por estar en receso el Senado, la limitación de los nombramientos debería ser hasta tanto el Senado entre en sesiones y no hasta el final de la próxima legislatura, 30/11/2016 en este caso porque el 1º de diciembre vuelvo a nombrar jueces en comision y asi susecivamente.
2º la constitución no es un articulo es un todo, si el inc. 4 establece una forma de nombrarlos bien clara y esta antes que el inc. 19 por algo es, el 110 habla de empleo, sin duda son empleados pero de la Republica (nosotros le pagamos sus sueldos), no del Poder Ejecutivo ni del Legislativo que también son empleados, los DNU están prohibidos para ciertos temas y en forma general por el articulo 29 que dice que la vida, el honor y las fortunas no pueden quedar en mano de uno

Enrique Piragini
17 de Diciembre de 2015

Impecable y sesudo analisis, felicitaciones. Comparto plenamente sus conceptos.

GRR
17 de Diciembre de 2015

Un resumen bien escrito y perfectamente inteligible acerca del famoso decreto con el nombramiento de los dos jueces. Queda claro que no es inconstitucional y que se rigió por todas las prerrogativas y facultades que le otorga la Constitución Nacional al presidente cuando el Congreso Nacional está en receso. Otra cuestión es si ese artículo es un buen artículo, es decir, si, como refiere la nota, evidencia un sesgo excesivamente presidencialista. Pero eso ya entra en otro terreno de discusión, no en la constitucionalidad o no de las facultades otorgadas por la CN.
¿Si la decisión fue correcta? Eso entra en otro terreno de discusión. El problema ocurre cuando se otorgan facultades que se considera, vía interpretación, que son extraordinarias pero no están efectivamente aclaradas en el texto constitucional. Ese tipo de ambigüedades existen en todos lados y son las que llevan a cambios (o enmiendas) de las constituciones. El ejemplo más célebre fue la enmienda que se hizo en la constitución de Estados Unidos luego de la presidencia de F.D. Roosvelt. Hasta ese momento, la tradición impuesta fue que un presidente sólo se postulaba para una reelección, tal como hiciera G. Washington en su momento. Sin embargo, la constitución no definía ningún límite para la reelección presidencial, por lo que en rigor era posible la reelección permanente. Roosvelt, que ganó su primer mandato en 1932 y asumió en 1933, se postuló para tres reelecciones (1936, 1940 y 1944) y las ganó las tres. Si no hubiese muerto en 1945, hubiera gobernado los EEUU por 16 años. En 1947 la constitución fue enmendada limitando a dos períodos el mandato de un presidente (una sola reelección).
Si se estima que el inciso de marras del artículo 99 no es muy feliz, sería entonces necesario pensar en algún mecanismo para regular su aplicación.

Manuel
17 de Diciembre de 2015

Buenísimo el artículo! Lástima el título: los nombramientos en comisión no son un DNU. El ejercicio de las facultades previstas en el art. 99, inc. 19 de la CN se ejercen por decreto simple. Saludos!

Sostiene Pereira
17 de Diciembre de 2015

¡Clap! ¡Clap! ¡Clap!... Brillante artículo, Doctor! Lo copy-pastearé por doquier le guste a Ud o no. No digo más, porque para más decirlo y mal, prefiero adherir en un todo al destacable comentario del Genocida Caribeño que arrancó con este foro y al que puede releer por allá arriba, al tope de los comentarios.
Gracias, doctor Pregno. Costó, me costó a mí, digo, muchos ociosos intentos llegar a por fin leer aquí algo pleno de sensatez, riqueza informativa y valorable capacidad inductiva del bien pensar.

El enviado de Santa
17 de Diciembre de 2015

COPIO PALABRA POR PALABRA EL MENSAJE DE FIDEL "Estimado, uno de los mejores artículos que se han publicado últimamente en este blog, que viene a los tumbos desde hace mucho tiempo. Lo felicito. Claro, sencillo, conciso y de entendimiento para la plebe, cosa que se sabe no siempre es fàcil en cuestiones complejas como la Constitución Nacional" - See more at: http://periodicotribuna.com.ar/17183-lo-que-no-se-dice-sobre-el-nombramiento-de-jueces-por-dnu.html#sthash.jFhm6gNl.dpuf
Felicito a los dos (Elian y Fidel)

gabriela
17 de Diciembre de 2015

Obviamente tendencioso.. Que presidentes constitucionales fueron los que utilizaron tal artículo? Por que dio marcha atrás macri? a la Sra que dice que estan calientes los KK, por que Macri los madrugó.. le aviso que no hay que anticiparse.. Macri los propondrá en el Senado como corresponde. Bien por el!

Matías
18 de Diciembre de 2015

Los fanatismos y partidismos ciegan a los hombres. Más allá de las personas no debemos perder la objetividad al momento de valorar las conductas de quienes dirigen nuestro país. Sólo de esa forma podrá existir seguridad jurídica para que el país crezca de forma ordenada. No existe un "ellos" o "nosotros", hay una nación que elige a sus representantes y éstos se deben someter a las previsiones de la norma superior. Cuando entendamos esto, quizás podamos avanzar como sociedad y país.

Arnoldo Churzenegger
18 de Diciembre de 2015

Puristas, moralistas y demás virgencitas descalzas que salieron a criticar la decisión del Presidente (incluida Margarita): capaz que leyendo esta nota se desburren un poquito.
Dejen de sanatear y de confundir a la gente. La política no es una ciencia exacta, pero ojalá hubiéramos tenido más de esta política y no de la que tuvimos con la gavilla que acaba de irse.
Muy bueno lo tuyo Elián.

iRRESPETUOSO
21 de Diciembre de 2015

CHAU, YA FUÉ TdP, SE LLENÓ DE GLOBOLUDOS APLAUDIDORES. ELÍAN PREGNO SOS UN NABO Y QUERÉS OPINAR DE DERECHO? Y SI SABES DE DERECHO DEBERIAS DARTE CUENTA QUE ROSENKRATZ SOLAMENTE ESTA AHI POR SER ABOGADO DEL GRUPO CLARÍN. PRECISAMENTE EL 13 DE ENERO FINALIZA EL PLAZO DE LA CAUTELAR PRESENTADA POR EL GRUPO PARA EVITAR LA ADECUACIÓN. ESTO PRETENDIA SER EVITADO REMOVIENDO A SABBATTELLA, QUIEN AL NO RENUNCIAR LES COMPLICÓ TODO,Y HE ALLÍ EL MOTIVO DE ESTA MOVIDA TORPE Y DE APURO DE MACRI DE DESIGNARLOS COMO SEA.

ruka
03 de Enero de 2016

hola... opino que la realidad apuesto a todas las palabras vertidas en off side.
el viejo recurso, el de la cautelar ahora fue usada por otros, los que no la apreciaban mucho. y han tenido razon!!. no por la legalidad o no y lo valido o no del recurso utilizado por el nuevo gobierno, sino, que fue contra su propia promesa de republicanismo e inclusion y dialogo.. de cerrar la "grieta".
los defensores sin escrupulos que existen ahora con este gobierno entrante, asi como los que existian con el saliente, ya empiezan a mostrar la hilacha.
defender esto con argumentos legales ya demuestra falta de principios, eso al menos.
es verdad que la ley tenga un espiritu..
y si nos pegamos a la letra, vamos a tener muchos problemas. eso lo saben todos quienes han estudiado o leido solo un poco de la bibliografia legal.
pero, defender una "avivada", es peligroso cuanto menos.
encima, salio mal.. se va perdiendo el empujon del cambio de gobierno, primero con la devaluacion y la inflación, segundo, con la represion a trabajadores que todos pudimos ver. y por ultimo, con esta designacion a dedo que termino truncada...
y no hablemos de la novela del verano, de los profugos de la carcel y la inoperancia....
parece que despues de todo lo unico que importa es defender una ideologia. y eso que se habian acabado.
saludos.

 

Seguinos también en