05/12/2016 | Economia


El gasto público no debe convertirse en déficit fiscal

INDICADORES ECONÓMICOS PREOCUPANTES

El gasto público no debe convertirse en déficit fiscal

El problema argentino es solo uno. El Estado gasta más de lo que recauda. ¿Es eso casualidad? No, de ninguna manera, solo representa el colectivo argentino, que en su mayoría vive —o trata, por lo menos— de vivir como le gustaría y no como puede o debería.

En ese sentido, el país tiene un problema muy serio y además grave: existen casi 20 millones de personas que reciben, mensualmente, un cheque del Estado, y hay solo 8 millones en el sector privado formal que son los que tienen que sostenerlo con sus impuestos, que son, obviamente, distorsivos y exagerados. Pero eso no es todo, porque ni siquiera alcanza, razón por la cual tenemos, desde hace décadas, déficit fiscal.

El gasto público comprende, casi, al 50% del producto bruto interno (PBI). También, como todos sabemos, existe una economía informal que, con la excusa de dar trabajo, se pierden varios millones en ingresos, lo que hace que la presión impositiva efectiva sobre el sector privado sea una de las más altas del mundo.

La metodología económica de los gobiernos populistas es incrementar el gasto público, algo que vivimos en carne propia durante 12 años de kirchnerismo; pero cuando este sube, se trata, siempre, de compensarlo con aumentos de impuestos cada vez mayores, que por lo general a corto plazo tampoco alcanzan, y eso hace cerrar el círculo vicioso generador de déficit que, luego, se traduce en inflación o deuda, lo que indefectiblemente va a derivar en una crisis por algunos de esos dos factores.

La historia sigue en que quien sucede al populismo debe hacer política de ajuste, o sea, lo que intentó hacer el gobierno de Cambiemos en sus primeros meses de gestión aunque, en forma gradual.

Un pequeño gran detalle: todo este primer año de gestión, el gobierno de Macri debió gobernar con un presupuesto confeccionado y aprobado por el kirchnerismo, que no es un dato menor, sino todo lo contrario.

Por abrumadora mayoría —con una votación que resultó 59 a 8— Macri ya tiene sancionado el primer presupuesto de su gestión.

El Presupuesto estima que tendremos un crecimiento del 3,5%, un déficit del 4,2%, prevé una inflación de alrededor del 17% anual y un dólar a 18 pesos, entre las principales variables macroeconómicas.

Y aquí está el gran problema, un déficit del 4,2%. Sin embargo, si el BCRA no baja las tasas de interés y no se generen incentivos para las empresas que producen y crean trabajo, el déficit será aún mayor. Bajar el déficit es, sencillamente, sacar alrededor de un millón de empleados del sector público y trasladarlos al sector privado.

Si esto no se hace, cosa que será más que difícil, prácticamente imposible, las posibles soluciones serán colocar deuda afuera o, como siempre, imprimir billetes. 

Hasta aquí, el cuadro de situación. ¿Pero que debería hacerse para tener una economía productiva y activa?

Obviamente, realizar una reforma impositiva, de punta a punta, revolucionaria, que cambie absolutamente todos los impuestos y sean reemplazados, por ejemplo, por un "Flat Tax" nacional, uno provincial y uno municipal sin que la sumatoria de estos supere el 33% de los ingresos de cada contribuyente.

Pero además, debería cambiarse tanto la manera de recaudar como su distribución, y con ello, se formalizaría el 100% de la economía, produciendo, además, el aumento de la base imponible que compensaría la pérdida de recaudación por la disminución en la presión tributaria.

En definitiva, mientras esto, o algo parecido no se lleve a cabo, y sigamos pagando impuestos sobre impuestos, sin bajar el déficit fiscal, no habrá inversiones, por lo tanto no habrá más fuentes de trabajo y la economía jamás arrancará. El único motivo por el cual las inversiones no vienen es porque no se destruyeron las causas por las cuales se fueron: Impuestos y regulaciones. Todo lo demás es verso.

Compartí este artículo

Comentarios: RSS de este artículo

ZetaWest
05 de Diciembre de 2016

Señoras/es:
Estoy de acuerdo, en que no debe haber ni déficit fiscal, ni déficit de balanza de pagos.
Durante el primer gobierno de Kirchner, y mitad del segundo (1° de CFK) existieron los "superavits gemelos", es decir superavit fiscal y superávit de balanza de pagos, y gracias a ello, el país se desendeudó y pudo crecer. No estoy defendiendo ni defenestrando a un gobierno, sinó narrando la realidad.

A los argentinos nos gusta "vivir por arriba de nuestras posibilidades", y la única forma de cortar esto de ráiz, es:
1) Cortar con el déficit fiscal, con una ley que impida endeudarse al estado argentino.
2) Hacer una amplia reforma de impuestos.
3) Crear una ley financiera, por la cual se permite la total libertad de comercio de bienes y servicios, pero al primer año que se produce un déficit de balanza de pagos, a partir del año siguiente se restringe el pago de esos productos y/o servicios a lo que genuinamente se ingrese por las exportaciones hasta compensar el déficit producido y volver a lograr el superávit.

DURANTE MUCHOS AÑOS TUVIMOS DÉFICIT FISCAL POR EL PAGO DE DEUDA EXTERNA , Y NO TENÍAMOS LA COLOSAL CANTIDAD DE EMPLEADOS PÚBLICOS DE HOY, NI LOS PLANES SOCIALES, NI LOS SUBSIDIOS A LAS TARIFAS, Y SIN EMBARGO, NI EL ESTADO NACIONAL NI LOS PROVINCIALES-MUNICIPALES, CUMPLIAN CON LA PRESTACIÓN DE LOS SERVICIOS BÁSICOS (DEFENSA, SEGURIDAD, JUSTICIA, EDUCACIÓN, SALUD) A PESAR DE LOS ALTOS IMPUESTOS QUE PAGABAMOS.

Saludos cordiales.

PD: Sr. Dócimo...Votamos bien ???.

Ramón Ortega
05 de Diciembre de 2016

Excelente, como siempre. Simple y claro, pero por sobre todo acertado y coherente.
Gracias por sus notas se Docimo.

Claudia
05 de Diciembre de 2016

Excelente articulo señor Dócimo, este gobierno se encuentra en una encrucijada importante, retomar la senda de la gestión anterior, una política económica expansiva, criticada por lo que hoy detenta el Poder o morir en la suya con un ajuste estructural y gradual con las elecciones legislativas en año próximo. Salir con la suya, si hoy fuera 2017 , sería una grave derrota en las urnas. Este gobierno me deja con un sabor amargo en materia económica. Porque no hay un plan definido sino un recetario ya conocido en gestiones anteriores para combatir la inflación y bajar el déficit público. Las inversiones no llegan, entonces, el gobierno debe emitir deuda para financiarse, bajar las tasas crediticias para el consumo y sobre todo atraer a las pymes para comprar crédito barato.

RUBIOBARRIOS
05 de Diciembre de 2016

Este gobierno no está en una encrucijada, sino que la misma sociedad que hoy quiere resultados es la misma que pidió sea quien sea, el que le tocara gobernar les asegure gradualismo, ya que nadie quiere ni quiso cambios bruscos, hasta ahí todo se corresponde con el sentir de una sociedad que quiere todo pero no pagar un solo costo, es como decir que quiere bajar de peso pero si hacer dieta ni ejercicios. Y es ahí donde el gobierno por miedo, impericia, o porque es mas de lo mismo y también puede ser que es muy débil ya que tampoco tiene buenos aliados le hizo caso a la sociedad y eligió ser gradual. Pero no quiso enfrentar la metalidad Peronista-Radical que por más de un siglo nos lleva al atraso, al aislamiento, la pobreza, y la decadencia.

Hay un Estado soviético con más de 1.000.000.- de empleados públicos que están de más y el gobierno no se anima a desarmar.

Sigue el festival de subsidios ya sea palanes sociales, AUI etc. etc..

Para mantener todo eso la carga impositiva es la mayor de toda la historia.

No se reducen cargas laborales ya que seguimos con un salario que se paga al costo y no al precio ya que todo lo que está por encima del salario llámese cargas sociales significan un costo y no un precio.

En un comentario de arriba se dice que tendría que haber una ley para regular el endeudamiento pero no dice nada que también debería haber una ley que regule la maquinita ya que hace más de 50 años que se intercambia deuda por maquinita y viceversa.

No hay una flexibilización laboral necesaria ya que no puede ser (por poner un ejemplo) que una mujer se embarazarse cuando quiere y con quien quiere pase el costo de ese embarazo y nadie puede tocarla porque encima aparece la industria de los juicios laborales.

Se habla de que las inversiones no vienen pero lo más preocupante es que los empresarios argentinos tampoco invierten ya que prefieren la dadiva del estado a ponerse firme tratar de competir y si es necesario jugarse y decir que los costos laborales son imposibles de pagar pero ellos prefieren no decir nada a cambio de que el estado les de privilegios impidiendo que los consumidores podamos elegir entre una oferta más amplia de productos ya que terminamos comprando más caro por la protección que el estado les concede.

Tampoco los empresarios son muy proclives a invertir en inversiones de largo plazo como ser la energía, sea la tradicional, eólica, solar, hídrica etc. Eso nunca les intereso solo les interesa la inversión de corto plazo.

En definitiva no es solo el gobierno el que está en una encrucijada, es también la sociedad que quiere que venga alguien que cambie las cosas pero no está dispuesta a pagar un solo costo ni a cambiar de mentalidad Peronista-Radical

goyolin
05 de Diciembre de 2016

La receta no esta nada mal. Ahora la OPO, la abalará ??? Porque si ella no la acepta, vamos igual mal. AHHH por decreto del Ejecutivo y bue... mientras sea por el bien general !!!

maria
05 de Diciembre de 2016

Tampoco alcanza con provocar reseción, como deliveradamente provocó este gobierno de Macri. Si hay recesión el Estado recauda menos impuesto, por que el impuesto que más recauda es el IVA.Además en un contexto internacional recesivo estaba bien incrementar el Mercado Interno, eso se llama economía contracíclica.El problema no es el pueblo es su clase dirigente, ya el pueblo se tuvo que hacer cargo en 1982 de la deuda externa de los Macri.Mientras esto sucedía la Familia Macri creaba una Off-Shore como Kegemusa, quiere decir que fugaron dinero al exterior a un paraiso fiscal mientras todos nos hacíamos cargo de su deuda, y todavía hay que ver si no era un autoprestamo.Además hay que decir que Melconian cajoneó esta investigación en el BCRA.


05 de Diciembre de 2016

Pero que pedacitos de materia fecal. Sr. Docimo, acaso no es deficit fiscal la condonacion de deudas a empresas privadas? o los subsidios que los industriales quieren cuando les conviene? Somos capitalistas con las ganancias pero socializamos el pasivo, que pasa? no lo dice?.
Y siempre se recae sobre lo mismo;el trabajador. Alguno de los cancheritos estos que seguro escriben arriba mio fueron a la Universidad Publica. Sabran ellos que son deficit fiscal? Hablan de flexibilizar el trabajo y bajar los costos, sabran ellos que son parte del costo? se quejan de los empleados publicos... sabran que esos empleados consumen (ademas de brindar servicios) muchos de lo que producen algunos de estos que aca esriben?

como me voy a reir cuando en breve se flexibilice el trabajo de alguno de estos genios que viven de su sueldo, y sean las victimas de sus medidas.

Usen la palabrita esa populismo a tres gobiernos que le demostro a la gente que vivir medianamente bien era posible. Debieron haberlos tirado y no dejar que terminen el mandato. Que va.... si lo habran intentado.


Nada lo que estamos viviendo, nada, era necesario.

Y como esto termina de la peor manera es irreversible

Para gobernar hay que pelearse, el consenso guardenlo para un congreso de asexuados e impotentes, o si no perezcan en el intento.

Nos estan trayendo ustedes chochamus, esos del fondo somos nosotros que volvemos mucho mejores que antes

ANTI K
05 de Diciembre de 2016

Los idiotas como maria y el otro imbécil que publica como 05 de Diciembre de 2016, en que país viven?
Gracias a gente como ustedes estamos como estamos, vayan a Venezuela, que ahí el sistema kirnerista está funcionando a las mil maravillas, ignorantes.

Josè Perez
05 de Diciembre de 2016

Estan seguros que el estado gasta más que lo que recauda?, o es que el robo estan tan descontrolado que origina el deficit fiscal. Todos los que transitan la politica lo hacen por una causa abnegada o por asegurarse un futuro sin faltantes?


06 de Diciembre de 2016

Olvídense, la porquería que dejó CFK no se arregla ni en 4 años. El gobierno no debería nadar hablando de "2do semestre" ni esas cosas. 1/3 del pais pobre, con todas las matrices productivas destruidas, sin energia, llenos de villas y narcos, una inercia de inflacion del 40% anual no se arregla en 1 año, no existe eso. Hay que construir desde las bases. Imaginen que les borbadean la casa, rompen columnas, techo, instalaciones, etc. y en el incendio se quemaron los ahorros ¿tendrías techo y agua en "la segunda semana"? No, ni ahí.

RUBIOBARRIOS
06 de Diciembre de 2016

05 de Diciembre o mejor seria decirte 1 de mayo que los empleados públicos consumen y brindan servicios según tu opinión, es muy cierto pero para que eso ocurra hay que pagar una carga impositiva exorbitante que la paga el sector privado,y así estamos sin un centavo de inversión ya que gente como vos cree que solo el consumo es lo que mueve una economía, pero ya que resolviste el teorema entonces porque no metemos a todos los habitantes de la república dentro del aparato estatal así consumen mas vos estas contento no tenes que laburar, y despues vemos como sigue la película.
No tengas miedo nadie murió por trabajar si pensas que agarrar un trapo y hacer una limpieza es para suicidarse no es así, los que se tendrían que suicidar son los que pagan impuestos para mantenerte a vos.

Hablosolo
06 de Diciembre de 2016

Notorio pacto de impunidad entre Sergio Massa y el FPV.
Se selló en un campo de De Pedro hace unos meses.

Buscan hacer estallar el gasto con iniciativas legislativas imposibles de llevar a cabo

Pablo
06 de Diciembre de 2016

Un niño japones llega a Estados Unidos y el papá lo inscribe en la escuela.
El primer día de clase, la maestra presenta a Susuki, hijo de un empresario japonés, a los chicos de sexto grado.
Luego la maestra les dice a los alumnos :
-"Hoy empecemos repasando un poco de historia de América del norte y del sur
-¿Quién dijo "Denme la libertad o denme la muerte"?
La clase se quedó callada, excepto Susuki:
-"Lo dijo Patrick Henry, 1775"
-"Muy Bien!. Dijo la maestra
- ¿Quién dijo "el gobierno del pueblo para el pueblo, no debe desaparecer de la faz de la tierra"?
De nuevo, ninguna respuesta de la clase, salvo Susuki:
- "Abraham Lincoln, 1863".
La maestra, asombrada, les dice:
- "Chicos, debería darles vergüenza. Susuki que es nuevo en nuestro país, sabe más de nuestra historia que ustedes".
La maestra alcanza a escuchar un susurro:
-"¡A la mierda con los malditos japoneses!".
-¿Quién dijo eso?, preguntó la maestra.
Nuevamente Susuki levanta su mano y dice:
-"General Mc Arthur, 1942"
La clase queda muda y uno de los chicos alcanza a decir:
"Voy a vomitar".
La maestra trata de ver quién fue el irrespetuoso:
- "Ya basta… ¿quién dijo eso?
Y Susuki dice:
-"George Bush padre, al Primer ministro japonés, 1991".
Uno de los alumnos, furioso, le grita al japonés desde el fondo:
-"Chupame ésta!".
Susuki, casi saltando en su silla, le dice a la maestra:
- "Bill Clinton a Mónica Lewinsky.- 1997” .
El que era el número uno de la clase gritó:
-"Estaba primero hasta que llego este japonés de mierda. "
Y Susuki Contesta: -"Mario Vargas Llosa - Elecciones peruanas, 1990".
La clase entra en un estado de histeria. La maestra se desmaya, cunde el caos.
Mientras los chicos se arremolinan alrededor de la desvanecida maestra, uno de ellos –exclama:
"¡Mierda, ¿ y ahora cómo salimos de este desastre sin que se den cuenta que fuimos nosotros?"
Y Susuki responde:
- "Cristina Fernández de Kirchner, Buenos Aires, 2015”

Armando Lio
07 de Diciembre de 2016

En este país nadie imvierte a largo plazo por la sencilla razón de que con el déficit fiscal que se acumula año tras año en algún momento la economía explota y vuelta a comenzar. Las ganancias se fondean de dólares y directo al colchón. Los argentinos somos los máximos compradores de dólares del mundo porque hace 40 o 50 años que el estado argentino se roba los ahorros de la gente. Hemos destruido la moneda hasta niveles tales que nadie en el mundo la quiere.

HECTOR LOMAS
07 de Diciembre de 2016

mira MACRI. no me importa para donde vaya la economía en tu gestión,ni me importan las decisiones políticas de poca importancia,SOLO ME IMPORTA QUE HAGAS DESAPARECER EL EQUIPO ARCAICO PEROKIRCHNERISTA QUE QUIERE SER EL PROTAGONISTA PRINCIPAL DEL DESASTRE NACIONAL DE NUESTRO FUTURO

José Petrosino
08 de Diciembre de 2016

La cosa es simple, pero parece que, ni "nuestros" beneméritos politicastros que hemos sabido conseguir, ni la mayoría amplia de nuestro pueblo, lo comprendería. "País jardín de infantes" diría M.E Walsh.
Si se pudiera resolver la contradicción esencial de las sociedades humanas, que es la de la escasez(el consumo restringido para las grandes mayorías), mediante el simple expediente de aumentar el gasto de los estados y los aumentos de salarios generalizados por decreto, hace rato que viviríamos en un mundo de todos ricos.
Esto se puede hacer por un tiempo(algunos años), mediante el endeudamiento y otros recursos transitorios, pero finalmente la leyes naturales de la economía se imponen y el desajuste entre consumo y producción(medido en parte por el déficit fiscal y el endeudamiento) es imposible de sostener y EL AJUSTE DE CONSUMO se impone.
En esta situación estamos ahora en la Argentina luego de los 8 años de desajustes/distribucionismo demagógico del cristinato.
En 2008, desde el punto de vista de las variables macroeconómicas éramos una pinturita, estábamos entre los mejores países del mundo al respecto, que también cometen desaguisados en macroeconomía, aunque no tan descontrolados como los nuestros.
El drama es que una vez desajustada severamente la economía, como lo hacemos periódicamente los argentinos, volver al equilibrio entre consumo y las posibilidades reales de sostenerlo con riqueza genuina producida(realizar un ajuste exitoso), ES MUY DIFÍCIL, y no hay receta alguna que pueda asegurar que se logre. Las medidas consensuadas del sistema político vigente son absolutamente estériles para llevar adelante un AJUSTE DE LA ECONOMÍA porque los sectores perdedores, que son la mayoría de la sociedad y los más débiles de ésta, resisten el ajuste y boicotean todas las medidas que vayan en ese sentido. Que es lo que estamos viendo ahora.
En 2001 con la Alianza estábamos en una situación parecida de desajuste de la economía por los 12 años de "distribucionismo"/"fiesta" del menemato/delaruato, y lo corrigió el estallido del 2002: hiper-devaluación, con corralón para secar la plaza y con CONGELAMIENTO DE SALARIOS, que provocó una súper recesión y desocupación record, que merced al aumento de competividad de nuestros salarios permitió un despegue de los sectores productivos: la industria y el campo, a costa del consumo.
Pero esto no fue programado, sino que fue una tirada a la pileta(el dejar flotar el peso a principios de 2002) del zobeca Duhalde, que lo hizo, cerró los ojos y que salgara lo que salgara, y SALIÓ BIEN, aunque con un costo muy grande para los sectores más desfavorecidos de la sociedad.


 

Seguinos también en