¡Recién Publicado!
cerrar [X]

La "innoble" Ernestina

1
5669
ENTREVISTA A PABLO LLONTO
ENTREVISTA A PABLO LLONTO

-¿Cuál fue tu historia personal con Clarín?

 

-Es la historia de alguien que empezó en Clarín a los 17 años como redactor en la sección Deportes y unos años después, en los últimos de la dictadura, desperté a la participación sindical sobre todo dentro del diario y dentro de la redacción; y, posteriormente integré, como delegado de los periodistas, la Comisión Interna Gremial, durante varios años, siempre trabajando en la sección Deportes y después en la sección Política en el año '91. Luego de una serie de conflictos y reclamos que hubo dentro del diario (alguno de los cuales están contados en el libro), la empresa decidió prohibirme el ingreso. Y desde entonces vengo reclamando (situación que aunque parezca increíble todavía continúa) mi reincorporación a Clarín después de 8 años de estar afuera (del '91 al '99) y de que la gente me eligiera como su delegado. En el '99 el caso llegó a la Corte Suprema que, después de dos fallos en 1ª y 2ª instancia, condenó a Clarín a que me reincorporara. En el año '99 la Corte Suprema falló a favor del diario Clarín, razón por la cual presenté un recurso ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. El expediente está actualmente en trámite dentro de la Comisión, y en ese expediente Clarín está pidiendo mi despido y yo estoy pidiendo mi reincorporación.

-Más de la mitad de tu vida está ligada al diario...

-Sí, fue mi primer trabajo, toda mi historia sindical y gran parte de mi vida como periodista. Y además mi esposa Ana Ale, también ex redactora del diario Clarín en la sección Economía durante 20 años, fue despedida en el año 2000 por ser integrante de la Comisión Interna, una comisión interna que Clarín echó completa. Eran los miembros de la Comisión Interna en el último intento que hubo dentro de la redacción por organizarse sindicalmente para intentar detener algunos de los atropellos de la empresa; y mi mujer fue despedida en noviembre del 2000 junto a 117 personas que echó Clarín en el último raje masivo.

-Vos tenés una militancia política partidaria...

-Sí, yo milito y milité en el Movimiento al Socialismo, al cual ingresé en las épocas de Luis Zamora, y aún permanezco en ese partido. En el libro también se cuenta parte de esta historia. Es decir, escribo el libro no desde afuera sino participando de muchos hechos y contando que fui parte de esas historias. La intención del libro no es una cuestión ni de revancha con el diario ni nada que se le parezca porque, como se cuenta en una parte del prólogo, los reclamos y las historias con Clarín empezaron hace muchísimo, en la década del '60. Y nosotros (digo nosotros por un gran grupo de periodistas y trabajadores de Clarín) reclamábamos y denunciábamos a Clarín no sólo cuando estuvimos afuera sino muchos años antes, cuando estuvimos adentro. Y ahí están señalados en el libro muchos de los episodios que tuvo que enfrentar Ernestina de Noble por reclamos expresos que se hicieron contra ella.

-¿Se puede pensar que tenés un espíritu de odio hacia Clarín?

-No, hay un deseo, obviamente, de que se conozcan historias desconocidas del Grupo, con la aclaración de que todo esto no se está contando ahora sino que se contó antes. Lo que pasa es que nunca hubo oportunidad como ahora sí la hay, porque hay un mérito de muchos periodistas que en estos últimos años se han atrevido a hablar del Grupo Clarín, cosa que no existía antes. En las décadas del '70 y del '80 no había dónde ir a denunciar cosas de Clarín. Hay muchos periodistas que por supuesto han tomado esa fuerte decisión de decir: "bueno, me importa un rábano si alguna vez no trabajo en Clarín, pero voy a contar las cosas que ha hecho Ernestina, el Grupo Clarín, y las cosas que siguen haciendo".

-Si algunos superficialmente te quieren comparar con Jorge Asís, que también escribió un libro sobre Clarín, ¿qué contestarías?

-En primer lugar, que Asís escribió "El diario de la Argentina", que es una novela que además se mete en la vida íntima de muchos periodistas, en sus amores y "vicios"... Y la verdad es que no cuenta la real historia del Grupo; esa es la principal diferencia con mi libro.

Este libro trata de dejarle sobre todo a los periodistas, a la gente que lee Clarín y a los interesados en los medios de comunicación cómo se forjó el poder del Grupo Clarín, cómo Ernestina de Noble pasó de ser una modesta bailarina de flamenco y una de las tantas novias que tuvo Roberto Noble a ser la dueña de un gran diario en el año '69, cuando muere Noble, y posteriormente en la construcción de un imperio en el que mucho tuvieron que ver algunos de los personajes de la política argentina como fue Rogelio Frigerio, el desarrollismo, etc. Y luego un personaje que de contador a gerente y luego a pieza clave en el imperio Clarín, Héctor Magnetto, aparece hoy como un factor de influencia política muy fuerte en el tablero político argentino. El peso de Clarín hoy en las influencias políticas... no digo que empuje la decisión de los votantes de la clase media, pero tiene mucho que ver en la formación de cierta conciencia política en la Argentina.

-¿Es cierto que cuando alguno de la redacción o de la administración se encuentra con Magnetto dicen: "estuve con Dios"?

-Eso es lo que algunos sectores de la redacción dicen: "en el tercer piso está Dios", que es Magnetto. Yo en el libro lo pongo un poco como "Primer Ministro" porque la idea del libro es contar que esta mujer no es un títere; es una mujer que se ha formado en los primeros años de su llegada al Directorio de Clarín como heredera de Noble, que se formó inclusive hasta políticamente para tratar de ser realmente la heredera de Noble. Tiene metido en la cabeza que Noble era un estadista de primer nivel, y ella intenta la continuidad de ese pensamiento, un pensamiento que está ligado al tema de la producción nacional, del desarrollo, con ideas políticas que consideran que la Argentina puede ser una potencia mundial.

-¿Estamos hablando de una mujer inteligente, trabajadora, que quiso continuar un proyecto y tomó el toro por las astas?

-Claro, yo cuento en el libro que no es una mujer que quiso ser política pero sí que quiso que el pensamiento político de Noble se metiera de algún modo en la sociedad, que las líneas principales de su pensamiento económico y político continuaran. Y por eso ella, y en menor medida Magnetto, están convencidos de que desde Clarín se pueden fijar las grandes líneas de lo que es la política y la economía de la Argentina.

-Escribiste que muchos colegas te dijeron "ni me nombres en el libro, Clarín te mata". ¿Cómo es eso?

-Fue una de las cosas que más me llamó la atención con la gente que se fue. Es decir, uno entiende que mucha de la gente con la que hablé todavía permanece en el diario, pero también mucha ya se fue e incluso alguna se había ido hace muchos años. Pero, sin embargo, como está vinculada a los medios de comunicación y como está trabajando en algún otro lado... inclusive hablé con algunos políticos que me contaron cosas de las relaciones políticas con el Grupo Clarín y que me pidieron que no los nombrara por este tema de que Clarín "te puede matar". Hay un temor que yo pensé que por ahí estaba atenuado por el hecho de haberse ido de Clarín pero que evidentemente persiste. Y que el fantasma de que no vas a conseguir trabajo o que te va a complicar el tema de tu relación laboral o tu posibilidad de crecer periodísticamente subsiste en la mente de muchos periodistas. Creo que al principio, en los agradecimientos, doce eran las personas que habían permitido que las nombrara; pero después dije: "parece que fueran valientes", cuando en realidad no es que son valientes sino que los demás tienen claro que en algún momento se puede complicar su carrera política o periodística. La mayor sorpresa me la llevé con un candidato en estas elecciones que me dijo "no me nombres porque después no me ponen en el diario".

-Cuando aparece esa frase, "ni me nombres en el libro, Clarín te puede matar", obviamente es en sentido figurado, pero...

-Claro, es el "matar" periodísticamente, o el temor a que no salgas o a que te nombren menos...

-¿Calificás al diario Clarín y a sus responsables como un grupo mafioso? ¿Llegás a utilizar esa expresión?

-No tan así pero sí con algunos procedimientos. Te pongo ejemplos: la Señora de Noble fue capaz de silenciar dentro del diario, durante muchos años, la existencia de la única hija que tiene Roberto Noble. Su marido fallecido tuvo una sola hija, que se llama Guadalupe Noble (creo que cumple 46 años ahora), y fue silenciada en el diario de su padre. O sea, no sólo no aparecía el nombre sino que cuando había actos en recordación por el tema de la Ley de Propiedad Intelectual (cuyo autor fue Roberto Noble cuando era diputado), en los actos iba Guadalupe Noble, se sacaba la foto para Clarín y la foto era cortada en la parte en que aparecía su rostro. A ese extremo llega a veces el odio y la venganza de esta mujer con sus enemigos sociales, familiares o políticos. Pero fijate hasta qué punto llega esta locura con este tema de ignorar a quien es la única hija de su ex marido, hija con otra mujer (Guadalupe Zapata se llamaba la mujer). Roberto Noble tiene dos biografías, las dos hechas por periodistas de Clarín: una por Luis Ciutto y otra por Luis Alberto Murray; los dos ya murieron... y fueron hechas y bancadas económicamente por la Fundación Roberto Noble. En las dos biografías de Roberto Noble, que son muy completas, Noble ni se casó con Guadalupe Zapata (su primera mujer) ni tuvo hijos. O sea, en las biografías de Noble no existe la única hija que tuvo Noble... es una locura. En la biografía de cualquier persona vos te encontrás en algún momento la mención de que se casó y tuvo tantos hijos...

-Fueron biografías a la medida de la Señora de Noble...

-Claro, y son biografías que además con sólo mencionarlas alcanzaba..., si no hacía falta poner qué pasó; pero ni siquiera eso figura.

-El prólogo de tu libro lo escribió el prestigioso escritor y periodista Osvaldo Bayer, sin embargo, él no opina sobre el libro, ¿por qué?

-Cuando yo charlé con él (charlamos bastante de Clarín), me dijo: "mirá, yo viví una época muy linda en Clarín" cuando estuvo Roberto Noble, y todo cambió cuando muere y asumen Ernestina de Noble y lo que se llama el desarrollismo, el frigerismo, con Frigerio a la cabeza, y Magnetto ya andaba dando vueltas por ahí. Él me dijo: "tu libro es como una opinión de Ernestina en adelante, y lo mío es como de Ernestina hacia atrás. Entonces yo voy a escribir un prólogo donde voy a contar mi visión de lo que era Clarín en aquella época y cómo también a mí la muerte de Noble y la llegada de Ernestina me implicó una postergación profesional, porque se fueron metiendo políticamente y dejando de lado a quienes ellos consideraban como peligrosos". Él, por ejemplo, me dijo (y algo está puesto en el prólogo) que, con Roberto Noble, había más pluralismo dentro de la redacción de Clarín. Inclusive él cuenta la anécdota de que, siendo jefe de Política, se extrañó cuando Roberto Noble lo puso como jefe de la sección Política, que es la pieza clave de Clarín. Y Bayer le dice: "Pero yo soy de izquierda", y Noble le contesta: "Precisamente por eso, para poner un poco de equilibrio en este diario lo pongo a usted al frente de la sección Política".

-Entonces de ninguna manera tomás como una falta de compromiso hacia tu persona y al contenido del libro la no opinión de Bayer...

-No, él lo que me dijo es que eran como dos historias y que él iba a contar la suya e iba a hacer como una invitación a los lectores a que se metieran en la otra parte porque él obviamente no vivió todo lo que es el período fuerte de Ernestina y de Magnetto, si bien algunas cosas sufrió. Cuenta en el prólogo que en la época de la dictadura uno de los periodistas, concretamente Luis Gregorich, que estaba ahí en Clarín, lo trató muy duramente y en forma muy gorila, cuando los periodistas exiliados, entre los que estaba Osvaldo Bayer, escribían desde afuera los primeros artículos denunciando lo que estaba ocurriendo en Argentina.

-Desde tu punto de vista, la detención que recientemente sufrió la Señora de Noble, ¿fue realizada en el marco de la ley o hubo irregularidades procesales?

-La detención es impecable en lo jurídico. Es decir, revisamos (y en esto me tomé el trabajo de ver las fotocopias del expediente con otros abogados, porque yo también soy abogado) y lo que vimos es una precisión de Marquevich impecable en cuanto a los elementos para ordenar la detención y también vimos las ganas de convertir esa detención..., hacerla con características especiales. Es decir, Marquevich la pudo haber detenido de la manera en que se detiene a todo el mundo y sin embargo lo hizo con un aspecto de show. Por ejemplo, ordenó detenerla el mismo día y muy cerquita de la gran fiesta que preparaba Clarín en el teatro Colón; segundo, la hizo detener por una división de la Policía Federal que se llama "Delitos especiales" para que la fueran a buscar de Capital Federal a San Isidro, la llevaran de San Isidro a un lugar donde estuvieron detenidos personajes por delitos económicos (Rohm, etc.), cuando podría haberla hecho detener (si el juzgado está en San Isidro y si ella vive en San Isidro) por la delegación de la Policía Federal de San Isidro, que la tiene a la vuelta del juzgado de Tribunales. Sin embargo, para hacer más aparatosa y más espectacular la cuestión... Marquevich sí utilizó esto para mostrar que él es mucho más que ella y además por cuestiones que evidentemente tienen que ver con las relaciones de Marquevich con el menemismo. Pero te reitero: los aspectos técnicos de la detención, o sea, por qué fue detenida, son impecables.

-¿Podés afirmar que las Abuelas de Plaza de Mayo coinciden en que fue impecable el trabajo de Marquevich a nivel jurídico?

-Las Abuelas de Plaza de Mayo, por ejemplo, con el tema de la recusación del juez, estaban preparando un recurso ante la Corte Suprema para evitar que se quedara Marquevich con la causa. Es decir, ellas, a sabiendas de todo lo que implica Marquevich, pero que en esta causa... porque ni siquiera la Cámara que recusó a Marquevich ha cuestionado el tema de la cuestión técnica de las razones por las cuales ella está procesada. O sea, lo que hizo ella con el tema de los hijos adoptivos, que es participar en todo lo que fue el truchaje de los certificados, actas de nacimiento, etc., es indiscutible. Es una cosa terrible lo que han hecho con esos papeles para quedarse con los chicos. Después habrá que ver si son chicos de desaparecidos. Eso sólo se va a saber por una de dos maneras: o porque acepten sacarse sangre para hacerse el estudio de ADN o porque alguno de los implicados en todo lo que fue el operativo "adopción de los hijos" se quiebre y confiese realmente lo que ocurrió con esos dos chicos y cuál es su verdadera historia. Pero hasta que eso no ocurra va a ser imposible saber si realmente son hijos de desaparecidos.

-Además del tema jurídico, vos hablás también de que se trató de una venganza del menemismo...

-Sí, está puesta la hipótesis porque las relaciones de Marquevich son claras y porque además Marquevich tuvo la oportunidad de meterse a fondo en esta causa para hacer lo mismo que hizo a fines del año pasado (la tuvo al comienzo cuando empezaron a llegar las primeras denuncias), y sin embargo no lo hizo. Porque evidentemente en esa época las relaciones de Menem con el grupo Clarín estaban bastante sólidas, e inclusive ahora una de las novedades que ha habido en estas últimas semanas es la recomposición de relaciones entre Héctor Magnetto (el vicepresidente del grupo Clarín) y el menemismo. Eso va a traer, supongo, consecuencias en la causa cuando se trate el tema en la Corte Suprema. La Corte Suprema actualmente tiene en estudio un caso que no es el caso Noble. El fallo sería así: ¿se puede obligar a un mayor de edad a que se saque sangre a la fuerza para hacerse un estudio de ADN?; esto la Corte lo tiene para resolver. Clarín está haciendo un fuerte lobby para que la Corte diga que no se puede obligar a un mayor a sacarse sangre por la fuerza, con lo cual evitaría que Marcela y Felipe Noble sean obligados, que es lo que están pidiendo las Abuelas de Plaza de Mayo ante la negativa de ellos de ir voluntariamente al hospital Durand y sacarse una gotita de sangre para hacerse el estudio.

-A propósito de este acercamiento que señalás entre Magnetto y el menemismo, ¿hubo épocas en el diario, cuando Clarín estaba cerca de Menem, en que funcionarios menemistas al estilo de Bauzá participaban, sugerían o inducían hasta las tapas del diario?

-No tengo ninguna prueba de que sugirieran las tapas; lo que sí tengo pruebas es de que Eduardo Bauzá fue uno de los hombres del menemismo que estuvo atrás de Mario Krasnob, que fue un periodista que estaba escribiendo hace muchos años una biografía de Ernestina. Y Bauzá, estando en el gobierno, ejerció presiones directas para que Mario Krasnob no escribiera la biografía de Ernestina. Esa es una de las cosas que tengo probadas por testimonios muy directos.

-¿Varios testimonios en ese sentido?

-Sí, además, las visitas permanentes de Bauzá a lo que se llama el 3º piso del diario Clarín... y el calificativo de Bauzá como operador del Grupo Clarín... son bastante contundentes. Lo que sí te digo es que no tengo ninguna prueba de que haya sugerido alguna vez hacer una tapa o sacar determinado tema de la tapa del diario.

-Contás en el prólogo de tu libro que Mario Krasnob, ex periodista de Clarín, intentó escribir un libro sobre la señora de Noble. También escribís que "entre versiones sobre apretadas del menemismo y dramas personales, Krasnob se suicidó en Brasil". ¿Relacionás las apretadas con el suicidio?

-No por las apretadas..., Mario estaba en una relación personal complicada y esto puede haber influido en su decisión. Pero sí estaba presionado, yo fui testigo... yo participé de varias charlas con Mario en las que yo le estaba contando cosas que estaría poniendo para su libro y yo ahora las cuento en el mío..., como que tomé la posta... Pero yo fui testigo de cómo Mario estaba preocupado por todo esto, y pese a eso estaba muy decidido a seguir con el libro. Pero hay varios amigos de Mario que señalan que lo de Bauzá fue terrible, era una presión muy fuerte, con "sugerencias" de no hacerlo a cambio de dinero, etc.

-¿Por qué hablás bien de Nelson Castro en tu libro?

-Nelson Castro tuvo una actitud que me pareció por lo menos rescatable cuando detuvieron a Ernestina de Noble, que fue decir que efectivamente en el tema de los hijos adoptivos de la Señora de Noble deberían revisar su posición en relación a ir a sacarse sangre. El trabaja en TN y me pareció para destacar porque, digo, Nelson Castro de última no hizo más que decir algo que creo que la mayoría de los periodistas que trabajan en Clarín también opinan sobre los hijos de los desaparecidos. Bueno... que se sepa de una vez si son hijos de desaparecidos, que es como uno de los grandes misterios que había siempre dentro de la redacción... y rumores de que eran hijos de tal y de cual, etc.; por eso lo destaqué.

-¿Y a Morales Solá?

-En el caso de Morales Solá es distinto porque hay una obsecuencia tremenda. Morales Solá es un personaje que ha sido simplemente nefasto para la redacción de Clarín.

-¿Obsecuencia tremenda hacia Ernestina de Noble?

-Obsecuencia tremenda hacia Ernestina de Noble, y además Morales Solá ha sido siempre un obsecuente del poder, y lo hemos vivido nosotros en la redacción de Clarín. Yo fui parte de la sección Política en la que Morales Solá tenía mucho peso, y vivimos tanto lo que fue la época de la dictadura con sus editoriales y sus recomendaciones hacia adentro de la redacción, y lo hemos vivido después. Él trata de ocultar esto, y lo que estamos haciendo algunos periodistas es tratar de contar la verdadera cara de Morales Solá.

 

Gerardo Yomal

 

1 comentario Dejá tu comentario

  1. Pablo llonto es el forro que dijo en 678 q en el 2012 se iban a acabar las barras bravas.

Dejá tu comentario

El comentario no se pudo enviar:
Haga click aquí para intentar nuevamente
El comentario se ha enviado con éxito
Tu Comentario
(*) Nombre:

Seguinos también en

Facebook
Twitter
Youtube
Instagram
Google Plus
LinkedIn
Pinterest
Whatsapp

Recibí diariamente un resumen de noticias en tu email. Lo más destacado de TDP, aquello que tenés que saber sí o sí

Suscribirme Desuscribirme

Municipio de Moron. Corazón del Oeste
Cynthia Gentilezza. Analista en seguros


 

Notas Relacionadas

¿Alguien se acuerda de Ernestina?

Se dice popularmente que si algo tiene “pico de pato, plumas de pato, camina como pato y nada como pato”, pues es un pato. En este caso, podríamos decir que si tiene aroma a operación, códigos de operación y apariencia de operación, seguramente sea...