A los hombres también nos están matando

18
5734
LOS NÚMEROS DE LOS QUE NADIE HABLA
LOS NÚMEROS DE LOS QUE NADIE HABLA

Ayer se volvió a marchar bajo la consigna #NiUnaMenos, a la cual se ha agregado un nuevo eslogan que resuena cada vez con mayor fuerza: “Nos están matando”. Pero el recorte del fenómeno de la violencia por los bordes del género no puede sino ocultar toda su complejidad, aquella que, de otra manera, podría poner también en evidencia que “a los hombres también nos están matando”.

 

En el año 2014 —los datos más actualizados de que disponemos— en Argentina se cometieron 3.269 asesinatos, de los cuales el 83,60% corresponde a hombres asesinados (2733 hombres), y el 16,40% a mujeres asesinadas (536 mujeres).

Estos números guardan especial elocuencia. Los hombres, indudablemente, tienen mayor propensión que las mujeres a ser asesinados en nuestras sociedades: en concreto, tienen casi 8 veces más posibilidades de ser víctimas de un homicidio que las mujeres.

Las causas deben ser bien variadas. Principalmente, y para nuestro esquema moral occidental, es más sencillo matar a un hombre que a una mujer. Las víctimas de robos que terminan en homicidio, por ejemplo, suelen ser hombres; las peleas que terminan en homicidio suelen también ser entre hombres.

¿Esto nos debería llevarnos a la conclusión de que estamos viviendo bajo un “maldito matriarcado”? Ese no es el punto; de afirmar ello, caeríamos en la misma retorcida visión ideologizada de la violencia que repiten aquellas que reducen toda su complejidad a las explicaciones estructuradas por el “maldito patriarcado”. Los análisis de género sólo insertan neblina, acortando aún más nuestra visión del problema.

No obstante, podrá decirse que el punto aquí —lo verdaderamente importante— estriba en determinar el género del victimario. Tanto así, que es ampliamente conocido el eslogan “muere una mujer cada 30 horas por violencia de género”. Estos datos salen de las mismas estadísticas del año 2014: según la ONG La Casa del Encuentro, de las 536 mujeres asesinadas aquel año, en 277 casos el victimario fue un hombre.

Tenemos a la vista los peligros de reducir el fenómeno de la violencia a una cuestión de género. En efecto, si algo se ha logrado con todo ello, es invisibilizar a las 259 mujeres restantes que fueron asesinadas —presuntamente a manos de otras mujeres— y, por supuesto, a los 2733 hombres también asesinados, por quienes nadie pedirá mientras no sea la violencia como tal, con todas sus dimensiones, el objeto de nuestro repudio.

Podrían decirme, sin embargo, que debería establecer aquí cuántos hombres son asesinados por año por una mujer (como si lo verdaderamente importante fuera el sexo del agresor y no la calidad humana de la víctima). Yo estaría de acuerdo con ello, pero lamentablemente no existen instituciones interesadas en investigar tal cosa; otra prueba más de que los hombres, bajo el recorte de la violencia en función del género, terminamos invisibilizados como víctimas.

¿Será acaso porque la mujer está metafísicamente constituida para ser incapaz de ejercer violencia contra otros géneros? No lo creo. Recopilando sólo aquellas noticias de homicidios perpetradas por mujeres contra hombres correspondientes al año 2016, podemos contabilizar 114 casos (los datos anexan esta nota). Van 289 días del año al momento de escribir esta columna, lo que nos lleva a concluir que en Argentina muere un hombre a manos de una mujer cada 60 horas.

¿A cuánto podría aumentar este guarismo si nuestras fuentes fueran no simplemente medios de comunicación recopilados de una manera un tanto rudimentaria, sino instituciones dedicadas a investigar puntualmente este asunto?

Ello en verdad no interesa demasiado. Porque, la novedad que deseo comunicar aquí, es que los hombres también morimos; a los hombres también nos están matando. Y que en tanto no aceptemos que la violencia como tal es el problema que aqueja a nuestras sociedades, con independencia del género —y que no es un problema de género, aquí ha sido demostrado—, no podremos formular políticas públicas eficaces que nos aseguren a todos una vida segura.

Por todo ello, hoy prefiero decir #NiUnaPersonaMenos.

 
 

18 comentarios Dejá tu comentario

  1. MARÍA Y PILAR ES MUY LINDO Y DEMAGOGO SUS COMENTARIO PERO FIJENSE: Yo tengo un primo gordo y cada vez que me ve me dice !como haces para estar flaco!! yo le digo "no como grasa no tomo alcohol , yo te doy la receta y si haces lo mismo que yo vas a ver que adelgazas" PERO NO LO HACE y entonces sigue gordo. LO QUE ÉL NO PUEDE HACER (porque sería un delirio como el DE USTEDES) ES CREER QUE EL ESTÁ GORDO PORQUE YO HAGO DIETA. YO ESTOY FALCO POR LO QUE YO HAGO NO POR LO QUE COMEN LOS DEMAS, DECILE A LOS TROSKOS Y SOCIALISTAS QUE TE ENSEÑARON que el hombre tiene más fuerza física que la mujer que eso también es un sofisma ya que en el mundo hay mujeres policías, mujeres militares, mujeres que pelean en la MMA , mujeres que boxean como nuestra querida Tigresa Acuña y/o Jessica Boop que con su fuerza y habilidad también pueden matar a un ser humano tanto masculino como femenino y no creo tampoco que a estas mujeres el marido, novio, pareja u lo que sea las puedan golpear tan fácilmente sin salir ellos lastimados, y tampoco creo que estas mujeres sean la excepción simplemente ellas hacen los que otros se niegan o no quieren hacer entonces no pierden el tiempo en victimizarse ni tampoco esgrimen argumentos pasados de moda como que la fuerza masculina es mayor que la femenina ya que ellas son fuertes y hábiles por lo que hacen ellas para simismo y NO por el tiempo que pierden otras EN declamar. Había alguien que decía “puede fracasar, puede fracasar…” pero mas éxito tendrían muchas si toman algunas clases de tekwondo aunque mas nosea.

  2. Maria, hay hombres que mueren de solo aguantar a mujeres idiotas y fronterizas. Mujeres que aburren, gastan y no razonan en nada logico. Esos hombres muchas veces mueren de enfermedades cardiacas o de pura depresion. Decir que es una canallada que hombres mueren, es desconocer cuando una vive con la media dada vuelta todo el tiempo sin siquiera notarlo.

  3. Según Naciones Unidas, violencia de género se refiere a hechos de violencia sobre un género, solo por el odio a ese género. Acá nadie mata mujeres por la calle porque si. Que no mientan los medios. Todos han sido casos pasionales, Maria misma dice que son esposos, ex esposos o parejas. Violencia de género es lo que se le hace a los negros en Estados Unidos, acá en este país a los QOM, a los Mapuches. Mismo a los travestis. Quien vio un travesti en una oficina? Acaso no hay gente preparada para trabajar? Acá hay violencia y nada más. Y si las mujeres femimarxistas que marchan en nombre de su género, por que no hacen algúna declaración apoyando a Maria Eugenia Vidal que vive recibiendo amenazas de muerte? Por favor, despertemosnos.

  4. Dejen de contestarle a Maria, es una troll K que entra en todas las notas a insultar a Macri. Y ya sabemos porque lo hacen: se les acabó el curro y quieren el golpe para volver a robar. Inventan las gansadas mas desopilantes, contestarle es rebajarse a un nivel kindergarten.

  5. No es lo mismo un robo que termina en homicidio (con el total respeto que merece el dolor de los familiares de víctimas) que perpetrar una situación en la que se secuestra, abusa, se droga y se asesina a una mujer. No hace falta una estadística para saber eso. Simplemente lo ves o no lo ves. Me parece que algunos periodistas tienen más ganas de escribir que de pensar.

Dejá tu comentario

El comentario no se pudo enviar:
Haga click aquí para intentar nuevamente
El comentario se ha enviado con éxito
En unos minutos lo verá publicado en este artículo
Haga click aquí para enviar otro comentario
Tu Comentario
(*) Nombre:
Escriba el texto de la imagen

Seguinos también en

Facebook
Twitter
Youtube
Instagram
Google Plus

Notas Relacionadas

Las contradicciones del feminismo extremista

El domingo, en Mar del Plata, grupos de feministas extremistas con palos y encapuchadas cual terroristas tiraron abajo la cerca de una iglesia y agredieron a quienes estaban dentro frente a la pasividad de la policía, que actuó tarde, sin proteger a los ciudadanos y a su propiedad...