Cómo salir del atolladero de la economía "M"

9
1626
RECUPERAR LOS INCENTIVOS
RECUPERAR LOS INCENTIVOS

Ha pasado poco más de un año y medio desde la llegada de Mauricio Macri a la Casa Rosada, y a pesar de haber realizado incontables promesas de mejoras en la actividad económica, ésta recién comienza a mostrar los primeros signos de una lenta y tímida recuperación. Así las cosas, tales promesas no resultan ser nada novedosas para aquellos experimentados que lucen cabellos de plata, ya que la Republica Argentina ha presentado durante las últimas décadas patrones de crecimiento erráticos, en los cuales existen años en donde se exhiben altas tasas de incrementos en la actividad económica, seguidas luego de recesiones o largos periodos de estancamiento.

 

Es por ello que, para comprender la razón de los constantes vaivenes de la economía del país debemos entender como funciona la misma, y para hacerlo, es preciso tener claro el rol fundamental que juegan los incentivos. Pero, ¿qué son los incentivos? ¿Cómo funcionan? ¿Y de qué manera afectan a la actividad económica? En resumidas cuentas, los incentivos constituyen un aspecto clave de nuestra racionalidad, los cuales operan como estímulos que inducen a una persona a hacer o no hacer algo. Un elemento importante de los mismos resulta ser su dinamismo, ya que éstos se modifican permanentemente de acuerdo al entorno en el que se ven inmersos. Así, las diferentes medidas que tome un gobierno modificarán los incentivos de las personas, incitándolas a iniciar, expandir, reducir o incluso cesar un proceso productivo. En síntesis, éstos suponen ser un espejo de las decisiones de política económica que tomen quienes dirijan un país.

¿Cuál es la situación de los incentivos en la Argentina? Desgraciadamente, la política económica implementada desde hace ya más de 70 años ha venido destruyendo sistemáticamente los incentivos para producir y radicar emprendimientos en nuestro país. Decisiones de política económica como la sustitución de importaciones, trabas al comercio internacional, derechos de importación y exportación excesivos, controles de cambios, rigidez del mercado laboral, entre otras, han causado que desde mediados de los años cuarenta nuestro país abandonara la senda de la previsibilidad y del crecimiento sostenido; bases del progreso de cualquier nación.

Sin embargo, la realidad argentina no siempre se presentó tan oscura como en el presente, ya que antes del establecimiento de estas nefastas políticas, entre 1880 y 1914 la Argentina logró conseguir el crecimiento ininterrumpido más largo de la historia hasta ese momento, promediando un 6% anual durante 34 años, cuando otras naciones como Alemania, Italia y Francia, hacían lo propio sólo al 3% anual. Ese crecimiento no fue magia, sino el producto del establecimiento de políticas económicas generadoras de incentivos, que a largo plazo lograron que una nación periférica, lejana e inhóspita pasara al centro de la escena internacional, posibilitando generar niveles de crecimiento económico nunca antes vistos y, con este último, mejoras en la calidad de vida de la sociedad toda.

De esta manera, para retomar el camino del crecimiento que otrora supimos conseguir, es preciso recuperar los incentivos que hagan atractiva la inversión de empresas tanto locales como extranjeras. Para ello debemos considerar la visión de quien arriesga sus ahorros y se expone a los diferentes periodos del ciclo económico, en donde la demanda de los bienes que éste produce a veces sube y a veces baja.

Un sistema rígido que impida importar insumos, girar remesas, contratar personal temporalmente cuando la demanda es alta o desvincularlo cuando la demanda es insuficiente, elimina los incentivos a producir, y con ellos, se alejan para siempre las posibilidades de progreso económico.

En contra de lo que establece cualquier sindicalista que defiende su posición de poder, la liberalización y la flexibilidad permiten adaptarse mejor a las diferentes circunstancias, establecen un panorama de mayor previsibilidad y lo más importante, generan incentivos para que produzcan quienes son en realidad los únicos que aportan verdaderamente a la actividad económica: el sector privado. La historia y la estadística así lo demuestran, todo lo demás es cuento. 

 
 

9 comentarios Dejá tu comentario

  1. El único incentivo que promueve este gobierno es invertir en la "Bicicleta financiera", igual que Martinez de Hoz, igual que Menem. Ya lo dijo la Vidal, cambiamos futuro por pasado.Para Kermit, el 30 % de los componentes del satélite se fabricó acá.

  2. Kermit: Tenes razon respecto del general golpista... El Gral.Videla y sus secuaces milicos, con la bosta ideologica liberal, metida en sus diminutas neuronas por Martinez de Hoz y Cia, incentivaron la timba financiera, destruyeron el mercado y la cultura del trabajo. A partir de ahi, la idiosincracia de nuestro pais cambio para siempre. Saludos cordiales.

  3. Oye macho pusilanime, la cosa es con los muchos como vos. Que me pedis no me meta contigo, pero vos si jodes al resto del foro. No tenes capacidad moral para pedir nada. La honestidad moral hay que ganarsela. Lo peor que puede pasarte es que la gente de este y otros foros TE IGNORE. Cosa que muchos estan haciendo ya. Suerte en tu intento. Esta dura la calle, y hay que ganarse la vida... te comprendo cheeee... Y deja de mentir. Que yo te pongo estas lineas desde otro pais, zotreta...

  4. El que se presenta como zellawest tiene una ensalada ideologica colosal en el marulo. 1) Golpista fue Videla, pero Peron un santito, jajajajajaaj ... si hubo alguien que participo de golpes en la Argentina ese fue Peron : Yrigoyen, Castillo, Frondizi, participo en los 3 derrocamientos. 2) Dice que es un entusiasta del capitalismo americano y aborrece al liberalismo!!. Que alguno le aconseje acuda al medico ya mismo. Un cacho de cordura por favor!!

  5. Gabriel: 1) El forista Kermit, hizo un comentario acerca de un general que promovio la cultura del no trabajo (la vagancia). En tiempos de Peron (yo no habia nacido) lo que hacia la fundacion Evita con los pobres, era darle a las mujeres una maquina de coser, y a los hombres herramientas de albañil, y encima la frase del general era "De casa al trabajo y del trabajo a casa". Lo "distinto" que hizo, fue poner en practica derechos del trabajador que antes le eran negados. 2) yo aborrezco las bostas ideologicas: liberal, comunista y fascista. Solo con pensamiento cientifico (logica y matematica) seremos libres. 3) Lee un poco, y vas a ver que el capitalismo masivo fue implementado por Hamilton en EE.UU. y es considerado el padre de la economia en ese pais. 4) Los "liberales" de aca fueron siempre los feudalistas anti-capitalistas del campo. Una manga de parasitos rentistas, que con la llegada del Proceso, de la mano de Martinez de Hoz, cambiaron la idiosincracia del argentino, haciendo prevalecer la cultura de la cancerigena timba financiera en vez del trabajo. Si por estas opiniones mias crees que estoy mal del marulo, entonces prefiero estarlo, y no caer en la mediocridad general. Saludos cordiales.

Dejá tu comentario

El comentario no se pudo enviar:
Haga click aquí para intentar nuevamente
El comentario se ha enviado con éxito
En unos minutos lo verá publicado en este artículo
Haga click aquí para enviar otro comentario
Tu Comentario
(*) Nombre:
Escriba el texto de la imagen

Seguinos también en

Facebook
Twitter
Youtube
Instagram
Google Plus

Notas Relacionadas

Macri no pega una... pero tiene muy buena suerte

Mauricio Macri mira al cielo, junta sus manos y agradece. No sabe a quién, pero agradece. No puede creer que la suerte lo haya bendecido de la manera en que lo hizo. La reaparición de los hechos de corrupción que complican al kirchnerismo le viene como anillo al dedo al...