Nuestro problema: mucha reacción, poca acción

13
778
ARGENTINOS, SIMPLEMENTE ARGENTINOS
ARGENTINOS, SIMPLEMENTE ARGENTINOS

Decía Newton “cada acción produce una reacción igual y opuesta”, por lo visto, los argentinos estamos dispuestos a demostrar día a día, que esta ley es cierta.

 

Una reacción (humana) es una respuesta a un evento que la genera y tiene ciertas características peculiares. Aunque parezca paradójico, la reacción es una actitud pasiva que no se motoriza por sí misma; es además una conducta agresiva, pues intenta destruir algo que consideramos malo o dañino (si una acción es buena no nos oponemos); es una actitud instantánea de carácter instintivo, pues equivale a la maniobra que ejecuta un animal ante un peligro; nos ponemos en posición de defensa para repeler una agresión.

La reacción está más cerca de la animalidad que de la humanidad.

Por otra parte, la acción implica tomar partido, involucra de la nada hacer algo, es constructiva, es creativa, es mirar y proyectar en el futuro.

Actuar es imaginar y trasladar nuestros pensamientos, nuestras ideas, nuestros sueños a la realidad; es pasar del ser potencial al ser concreto, es el crear, es lo que nos hace semejantes a un dios.

Miguel Ángel imaginó el David y mediante la acción lo plasmó, Beethoven llevó de su mente al pentagrama la novena sinfonía por la acción; Sarmiento y Alberdi soñaron un país y con sus acciones nos lo regalaron.

La acción crea, la reacción destruye; la acción es vida, la reacción es muerte; la acción es proponer, la reacción es oponer; la acción es salir al mundo a generar, la reacción es retraerse y esperar lo que el mundo genere, la acción es elegir las fichas blancas en el ajedrez de la vida, la reacción se conforma con las negras; la acción es ser antes, la reacción es ser después; la acción es ser primero, la reacción es ser el último.

Reaccionan los mediocres, los grandes hombres son personas de acción; reaccionan los pobres de espíritu, los que tienen el alma llena actúan; reacciona quien espera, actúa el que decide tomar el control de su vida.

En el caso de los argentinos, para que nos movamos, primero nos tiene que ocurrir un hecho que toque nuestras fibras más íntimas o ponga en peligro nuestro órgano más sensible (el bolsillo); recién entonces salimos a protestar como ciudadanos, sea con cacerola en mano o quizás con un ejercicio más tibio y cómodo, como es el despotricar contra los que mandan a través de las redes sociales.

“Pero porque eres tibio y no frío o caliente, voy a vomitarte de mi boca” dice la Biblia y esta sentencia tiene un porqué. La acción genera calor, el frío es la muerte o inacción; aquel que se enciende sólo a veces, no tiene el frio de la muerte, pero tampoco el calor de la vida; sólo arrastra la tibieza del sobrevivir y la apatía del inerte que no explota su potencial. Esto en política implica, que es más dañino para el país, la falta de compromiso de los honestos con la cosa pública, que los desastres que hacen los corruptos cuando ocupan los cargos gubernamentales.

Debemos tomar las riendas de nuestras vidas, de nuestro espacio y porque no, de nuestro país. No es preciso que todos seamos candidatos a presidente. En nuestro lugar, en nuestra familia, con nuestros amigos, en el club, en una biblioteca, en el centro vecinal, en donde nos toque y hasta donde creamos que podemos ocupar un espacio para crear, un espacio para movilizarlo con la acción, debemos actuar.

Este país fue grande gracias a personas comunes que lo impulsaron con su accionar. ¿Quién no tuvo un abuelo o bisabuelo que trabajaba en uno de los espacios sociales que nombré arriba? Quizás más de uno recuerda a sus antepasados ocupando cargos políticos que ejercieron buscando la satisfacción del hacer, del ser acción y no la adulación de los lacayos o los beneficios de un jugoso sueldo.

Hemos perdido la capacidad de accionar. Millones de argentinos se han acostumbrado a vegetar, se han acostumbrado a vivir sin producir; sólo reaccionan ante algún estímulo como el hambre, el desalojo o el último modelo de celular. Para los dos primeros saben que alcanza con cortar alguna calle para conseguirlo, para el Smartphone quizás deban trabajar, o más simple, robar.

La satisfacción inmediata es lo único que cuenta, el instinto, el placer banal, el capricho. La inversión, la razón y el orgullo genuino han dejado de ser lo que motiva a quienes habitan esta tierra.

En nuestra patria, la cultura del trabajo, del esfuerzo y del mérito, han sido desterradas por la cultura del subsidio, del facilismo y por la justificación de la necesidad.

Sólo el compromiso cívico de quienes creemos en la acción, de quienes no nos conformamos y ambicionamos un futuro mejor, y que estamos dispuestos a luchar y esforzarnos por él, sólo eso podrá revertir esta decadencia.

Ahora tomate un minuto; parate frente al espejo y mirate. Hacelo; no en tu imaginación, hacelo de verdad; como lo haría un hombre de acción y preguntate ¿Dejaré que las cosas sucedan o haré que sucedan? ¿Tendré el valor de tomar el control de mi futuro y el de los míos o esperaré a ver que deciden otros por mí? Atrevete a ser una persona de acción, los tuyos y tú país te necesitan. 

 
 

13 comentarios Dejá tu comentario

  1. Duele ver esta foto, de todos estos pibes grandes ya, pidiendo por cosas, exigiendo, patoteando, y gesticulando....eso si, con el gasto para la camisa del club preferido, para eso no falta la plata... Señores, son las famosas 10 de la mañana, en un dia de plena semana, y de ese grupo nadie esta trabajando. Todos exigiendo y cascoteando, quemando y rompiendo cosas, pidiendo por bolsos de comida y por subsidios " decentes". En mis tiempos habia que salir a trabajr de sol a sol para ganarse el peso. Todos comiamos, nadie pedia comida, claro, eramos mas los humildes, pero todo el mundo se jactaba de tener un oficio, de salir a laburar, nos veiamos al levantarnos temprano por las mañanas, al acostarnos cansados por las noches. Eramos barrio, nos protegiamos unos a otros, nadie robaba a nadie, existia eso de ser gaucho y hacer gauchadas, Eramos menos digitales, menos tecnicos, pero eramos pobres y eramos felices en medio de nuestra humildad y nuestros trabajos. Hoy vemos por las calles en horarios de trabajo, a montones de gente joven, llena de energias, retozando, tostandose al sol, en medio de exigencias pedigueñas, con el bolso a las espaldas, mochila callada, a veces llenas de piedras y de palos, actuales herramientas de " trabajo" Resaca pura de la epoca saqueada.---Mientras la ministra Bullrich no corriga toda esta transgresion, y solo se limite a dejar hacer, seguimos jodidos, seguimos con falsas promesas, seguimos mal. El estado tiene una mision muy pesada que cumplir: dirigir a toda esta masa de desocupados y desorientados, por medio de trabajadores sociales, a granel, a promocionar capacitacion y dar empleo a estas personas, y sacarlas del mantengo. Sacarlas del estado de sociedad colgante y dependiente....de la teta estatal.

  2. Argentina, no tiene una ACTITUD SOCIAL UNICA. Cada región del país tiene su propia "identidad" cultivada por sus propias carencias y ambiciones. Es por ello que existen ACTITUDES SOCIALES DIVERSAS. Hay sobreactuaciones que pueden dar resultado en urbes como en la CABA o el conurbano, pero no así en ciudades como Córdoba,Jujuy,Salta por citar algunas entre tantas. Como los medios masivos, y sus analistas viven enceguecidos con la capital y el conurbano, creen que lo que alli ocurre tiene implicancias similares en el resto del país. Ni siquieran analizan la información por DATOS CIERTOS. Por ejemplo, cuando respecto a las elecciones pasadas se dice : "EL PAIS SE TIÑO DE AMARILLO"...¡ERROR! El "amarillo" es el color del PRO y lo que ganó en el país fué ¡CAMBIEMOS! coalición en la que el "amarillo" del PRO es una proporción menor. Otra, la izquierda CRECE, es cierto pero no en todo el país. en Córdoba, paradojicamente una pcia que genera "progresistas", la IZQUIERDA PERDIO VOTOS respecto a elecciones pasadas. Otra actitud, en la misma Còrdoba, lo que en otro lado podrìa ser tomado como "COMPROMISO", cuando se toman espacios públicos y cortan calles, se genera en la socieda un RECHAZO mayoritario que luego lo expresan en las urnas. Suele decirse, "comparto muchos de sus ideales y hasta los motivos de lucha, pero no sus METODOS Y MODALIDADES que terminan como un bumerang cayendo sobre la misma ciudadanía". Es por ello que se rechazan. Mucha gente está cansada de la cultura del MANGUEO y la EXTORSION PUBLICA. Para colmo, de los grupos sociales de los que se nutren los "protestones", dan ejemplo como pueden convertirse en EMPRENDEDORES o prestadores de servicios, en base a la INICIATIVA PERSONAL de SUPERARSE por el bien de su familia y personal. Es por ello que tambièn ellos se van hartando de ser "manguero" del Estado. Y ya se avivaron que son la "carne de cañon" para que un pequeño grupo se conviertan en burócratas del PODER, para ser Concejal y/o Legislador. Para luego NO SOLTAR MAS LA MANIJA DIRIGENCIAL, tal como lo hacen los partidos politicos tradicionales y que tanto critican por constituirse en los dueños del poder.

  3. Siguiendo con el ejemplo de la fisica del forista preopinante G_ , si por caso fuera aplicable la ley de igualdad de acción y reacción con signos cambiados, entonces en este país inmediatamente, ante un cuerpo acelerado, se empezaría a debatir si aplicamos mecánica clásica o relativista, para describir el movimiento. A mi juicio esto se deriva de un falta de honestidad intelectual, o bien carencia de intelecto que es común a la dirigencia democrática vigente. Si ustedes observan “el juramento” de los diputados de izquierda lo comprobaran. Una “abogada” juro: “….. para defender a la clase obrera de la barbarie capitalista”. Aparte que ha sido el capitalismo el que produjo el desarrollo humano desde el siglo XVIII hasta hoy, crecimiento de la riqueza astronómica desde cero; lo interesante de la postura de la diputada es que: a) para la existencia de obrero debe existir un dador de trabajo. Obviamente la diputada y sus secuaces jamás crearon un solo puesto de trabajo. Salvo claro esta, sus camaradas marxistas, con una diferencia abismal: en cualquier regimen marxista el trabajar es OBLIGATORIO sin posibilidad de elección. (Ej.Cuba), donde un comisario como la diputada dice donde y de que Pipo va a trabajar. En el capitalismo en cambio, tiene la chance de cortar el transito y vagar todo el dia y encima pedirles a sus conciudadanos que “los mantengan con un plan” cuyo importe es lo que percibe un jubilado. Viva el capitalismo. Enjoy capitalism.

  4. Perdón, yo estoy en contra de trasladar cosas de la ciencia a otros ámbitos, y mucho más de hacerlo de manera simbólica o metafórica. Mi desarrollo muestra que la analogía está totalmente equivocada porque surge de un pobre entendimiento del enunciado.

Dejá tu comentario

El comentario no se pudo enviar:
Haga click aquí para intentar nuevamente
El comentario se ha enviado con éxito
En unos minutos lo verá publicado en este artículo
Haga click aquí para enviar otro comentario
Tu Comentario
(*) Nombre:
Escriba el texto de la imagen

Seguinos también en

Facebook
Twitter
Youtube
Instagram
Google Plus

Notas Relacionadas

Estamos como estamos porque somos como somos

Por más que les echemos la culpa a los yankees, a las multinacionales, a los "medios económicos concentrados", a los "medios hegemónicos de comunicación", a la opresión capitalista, y/o a todo lo que se le pueda ocurrir, estamos como estamos...