¿Qué quiere el lector de Tribuna de Periodistas?

8
627
NOTAS DE RELLENO Y OTROS ERRORES PERIODÍSTICOS
NOTAS DE RELLENO Y OTROS ERRORES PERIODÍSTICOS

Cada medio de comunicación tiene su propio perfil de lector. Y cada lector tiene sus propios intereses a la hora de informarse.

 

Allí aparecen varios factores: la urgencia por la información, la profundización de la noticia, la investigación, la opinión, e incluso la ideología.

Quien lee diario La Nación tiene un perfil ideológico totalmente opuesto a quien ojea las Página/12. Solo por dar un ejemplo.

En Tribuna de Periodistas el lector busca algo diferente, más allá de los colores partidarios y los hechos. Quiere profundidad, saber qué hay más allá de lo que cuentan los demás. También privilegia la opinión, no en exceso.

Por eso, siempre explico que este es un portal de “segunda lectura”, porque es donde aterrizan aquellos que ya se han informado en los denominados “medios tradicionales”.

El lector de TDP busca algo más, lo que los poderosos intentan mantener oculto. O la explicación a medidas de los oficialismos de turno que no quedan del todo claras. Se trata de una persona pretenciosa, que no se conforma con lo que le dicen y necesita ir más allá.

Entonces, ¿les está dando este sitio a sus lectores lo que estos pretenden? ¿Los conforma lo que se escribe?

Hay muchas maneras de medirlo, principalmente dos: a través de encuestar a los que consumen los artículos de TDP o mirando la cantidad de lecturas que tienen las notas que se publican.

La primera opción es demasiado complicada, por lo cual opté por la segunda. Le pedí al editor Ejecutivo de este portal, Carlos Forte, que me facilitara las estadísticas de los últimos 30 días, a efectos de saber qué es lo más y menos leído en TDP.

Ello me permitió descubrir varias cosas, por ejemplo que hay muchas notas “de relleno”, que no agregan nada nuevo a lo ya conocido por los lectores por haber “consumido” otros medios. Son contenidos que casi no tienen lecturas, y es lógico.

En contraposición, he visto que los artículos de investigación explotan en lecturas. Miles y miles de clics, por parte de voraces lectores que quieren saber qué les oculta el poder. Lo mismo ocurre con las notas donde se entrevista a alguien en particular o donde se opina con calidad sobre algún tema específico.

¿Por qué entonces TDP insiste en publicar lo que sabe que va a fracasar? ¿Tal vez para mostrar que tiene muchas notas?

Les recuerdo que el Manual de estilo del sitio ya ha aclarado ese punto: “Tribuna de Periodistas pretende dar excelencia en la información que brinda, por lo cual no se encuentra atado a la publicación periódica formal de sus artículos periodísticos. En buen romance, la página de Tribuna puede actualizarse cuatro veces al día o ninguna, depende de la información que tengamos para brindar a nuestros lectores”. ¿No está claro?

Más adelante, el mismo manual declara: “TDP no publica información aparecida en otros medios, salvo casos puntuales, en general cuando el interés público así lo requiere”.

Por todo lo dicho, recomiendo a los que manejan este excelente portal que vuelvan a sus orígenes, a lo que fue su filosofía apenas vio la luz, en el año 2003. Todo lo demás, está de más. 

 
 

8 comentarios Dejá tu comentario

  1. Cuando el autor de la nota hizo el relevamiento de las notas con mayor lectura, debiera haber advertido el interes por TEMA. Sin tener acceso a las cifras, creo que la mayoría de los lectores del sitio acceden a las notas vinculadas a la POLITICA y a aquellos temas que son CONSECUENCIAS DE ACCIONAR POLITICO. Es por ello que puede haber notas que pasen casi desapercibidas. Con mucho sentido común se identifica al portal de TDP como de "segunda lectura", lo que implica la existencia de un interes preexistente de parte de los lectores para verificar como se trata tal o cual tema de repercusión, como se ha dicho antes, en lo politico o sus consecuencias sociales. Por otra parte JUZGAR Y CONDENAR a los columnistas por su "adhesión" a tal o cuál línea de pensamiento partidario y/o ideológico es secundario, pues por los comentarios, excepto los primitivos fanaticos, demuestran que hay capacidad de discernimiento suficiente para no ser "consumidores ciegos" de todo lo publicado. ES pòsitivo que TDP siga siendo una caja de resonancias en la que los LECTORES sean los que ELABOREN para sí lo que se publica.

  2. A mi me parece que el objetivo debería ser el de buscar la objetividad perdida en el resto de los medios. Es una época difícil para hacerlo pero creo que vale la pena el distinguirse dentro del deprimente panorama informativo, que de informativo tienen poco. Veo que muchos lectores quieren hacer catarsis y no admiten otra nota que no le de palos al gobierno anterior, un fenómeno lamentable que no es patrimonio de este diario. Lo mismo pasa en sentido contrario. No sé que tipo de notas tienen mas o menos rating, pero se que en todo caso pueden aspirar a tener lectores que quieran realmente informarse y no ver escrito lo que ellos no son capaces de redactar o que si lo hacen lo leerían ellos solos. Si, no es una tarea fácil pero creo que vale la pena intentar filtrar algunas opiniones. Si yo leo en un portal de noticias que cualquier nota termina apuntando hacia el gobierno anterior o cualquier cosa que pase se le endilga a este, ese portal va a perder credibilidad, al menos para mi.

  3. Me parece bien que en general los periodistas firmen las notas, que haya la intención de mostrar un plantel amplio. Valoro mucho la valentía de permitir comentarios anónimos o con usuario "a voluntad", eso es efectivamente dar prioridad al contenido y la calidad del comentario y no a quien lo emite y me parece muy positivo. Cualquiera puede constatar la baja de calidad y cantidad de comentarios en otros portales de noticias que antes tenían acceso abierto cuando lo limitaron a las redes sociales más usadas. No hace mucho alguien sugirió que tenía algo que ocultar. Efectivamente le respondí, prefiero ocultar mi privacidad de gente que ataca primero al portador del mensaje que no le gusta o que no entiende. En cuanto a los contenidos, creo que la primicia carece de sentido actualmente, y la noticia y la información de rutina están en otras partes. Uno acá busca un nivel de análisis más profundo, que a veces se logra sumando los comentarios y otras veces no se logra. Me gustaría ver más amplitud en los temas. Muchas veces hay asuntos que se dejan de lado porque son tratados por los medios de mayor circulación, como ocurre con tantas notas que hablan de tendencias y que comienzan con que un estudio de una universidad inglesa, siempre desconocida, dijo tal o cual cosa. Quiero decir que, así como el periodismo es la primera versión de la historia, los medios son la base del discurso público actual; y las personas, incluso las que tienen poder, con mucha más frecuencia de lo que pensamos, toman decisiones basados en creencias o sensaciones totalmente irracionales que surgen no de la noticia o la información sino de las tendencias y prejuicios de ese discurso público que ahora llaman paradigmas. De modo que, a mi juicio, entender lo que está ocurriendo con el discurso público y adónde lo quieren llevar algunos interesados es algo que también merece atención del periodismo, y merece un debate más profundo.

  4. Bueno, catafalco. En esta nota ninguna opinión habló del gobierno anterior excepto la tuya. ¿Te filtramos?

  5. Y por favor señor Macelo Suárez, habrá que tomar un curso de administración, o de instrucción cívica. Esto no es un gobierno de manifestaciones ni de asambleas ni de tribunales públicos. Eso ya lo hemos visto en otras épocas como cuando en el desgobierno de Cámpora los muchachos de la JP se metían por la fuerza en las oficinas de organismos o empresas pùblicas y "se hacían cargo" de quedarse con la guita obviamente. A eso sí le podrían llamar decisiones del peronismo. Pero no todo es lo mismo ni todo da igual. Porque los actos de gobierno del Poder Ejecutivo se supone que tienen un proceso y una justificación, que no es otra cosa que la ética de la función pública. Cuando se dice que las decisiones las toma "el macrismo", además de estar informando e instalando un concepto sumamente fascista y anti republicano, se está negando desconociendo y desinformando uno de los principios básicos del Estado de Derecho en una República que es la racionalidad de los actos de gobierno y la ética de la función pública. No todos los gobiernos son una banda criminal o una horda enfurecida contra el resto. Ya se que muchos lo hacen y no se dan cuenta, eso es un agravante. No es ético ni admisible que un periodista pretenda instalar esos prejuicios en el discurso público o en los lectores. G_

Dejá tu comentario

El comentario no se pudo enviar:
Haga click aquí para intentar nuevamente
El comentario se ha enviado con éxito
En unos minutos lo verá publicado en este artículo
Haga click aquí para enviar otro comentario
Tu Comentario
(*) Nombre:

Seguinos también en

Facebook
Twitter
Youtube
Instagram
Google Plus

Notas Relacionadas

Tribuna, las opiniones y las redes sociales

Confieso que en esta oportunidad la situación casi me supera. A tal punto, que debí tomarme casi dos semanas para poder responder con claridad la inquietud de Marisol Vega. Su carta plantea sintéticamente: “Sr. Ombudsman, estoy preocupada porque veo que los comentarios...