¡Recién Publicado!
cerrar [X]

Boudou libre: una de cal y una de arena

2
2745
NO TODO ES LO QUE PARECE
NO TODO ES LO QUE PARECE

La justicia argentina tiene "solo" tres defectos. El primero es que es lenta; el segundo es que siempre estuvo bajo sospecha de corrupción; y el tercero es, simplemente, la suma de los dos anteriores, que la hacen totalmente ineficiente

 

Durante años, políticos y periodistas —entre los que me incluyo, por supuesto— nos llenaron la cabeza no solo contándonos, sino también mostrándonos la corrupción y el robo descomunal al que fue sometida la Nación Argentina durante los 12 años de kirchnerismo.

Que tenían pruebas, que denunciaban todo, que iban a ir todos presos, que personajes como Alejandra Gils Carbó, Norberto Oyarbide y hasta el mismo Raúl Zaffaroni no solo entorpecían, sino que además manejaban a su antojo las causas que involucraran a cualquier funcionario kirchnerista.

Hasta crearon "Justicia Legítima", una agrupación con intereses políticos, cuando se supone que, precisamente, la Justicia debe ser independiente. Único caso en el mundo, salvo en países gobernados por dictaduras.

Y cuando parecía que finalmente la justicia argentina empezaba a cambiar, Amado Boudou queda libre, y otra vez la desconfianza; pero pongamos todo en la balanza.

Esta última semana, otro sindicalista, Humberto Monteros, junto a varios de sus secuaces quedaron presos, a lo que debemos sumar las detenciones del secretario general del Sindicato de Obreros y Empleados de Minoridad y Educación (SOEME) y director del diario platense Hoy, investigado por presunta evasión fiscal y lavado de dinero junto a su esposa, Paola Fiege, y su mano derecha, Mauricio Yebra, producto de una denuncia efectuada por la gobernadora de la provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal.

Ahora bien, ¿usted cree, estimado lector, que si Daniel Scioli hubiese sido presidente y Aníbal Fernández gobernador de Buenos Aires esto, y las detenciones de una veintena de ex funcionarios K podría haber sido posible? Pero, además, esto que hasta hace poco parecía imposible, hoy ya no nos llama la atención.

Sin embargo, se produjeron las excarcelaciones de Boudou y Núñez Carmona que, como era de esperase, produjeron gran indignación en la opinión pública.

Y es que en realidad, que el otrora funcionario K obtenga la libertad es, lisa y llanamente, un acto de flaqueza judicial. Un ex vicepresidente que declaró domicilio legal en un médano, que se enriqueció ilícitamente, que creó una consultora para reestructurar la deuda de Formosa, que estuvo a punto de quedarse con Ciccone y que como si todo esto fuera poco fraguó y sobrefacturó viáticos, sin dudas debería pasar muchos años tras las rejas.

El punto es que Boudou presentó, hace algunas semanas, un escrito dirigido a la Cámara Federal donde juró que no se fugaría y aportó una "caución", es decir bienes y dinero para garantizar que no se irá a ningún lado, y la Cámara lo vio atendible.

Lo interesante es que muchos dicen "al final Boudou era inocente" y no es así. La Cámara lo deja bien claro; dice que debe seguir siendo investigado. El tema es que la prisión preventiva que le fijó el Juez Lijo no puede durar más de 60 días sin que haya una medida concreta (condena, sobreseimiento o lo que sea) y en estos más de dos meses, nada de eso ocurrió.

Las excarcelaciones de Boudou y Núñez Carmona no son más que otro error del sistema. Si se hubiesen acelerado los procesos, la prisión preventiva no hubiera sido necesaria. Una simple restricción de abandonar el país hubiera sido suficiente. Pero la duda es: ¿el error fue forzado, ex profeso, o es solo una falla más del sistema?

A todo esto, se habla de una posible fuga de Boudou que parece descabellada, aunque la versión es insistente. Dicen que se quiere ir a México, país del que es oriunda su esposa.

Y volvemos al principio: La justicia argentina tiene "solo" tres defectos. El primero es que es lenta; el segundo es que siempre estuvo bajo sospecha de corrupción; y el tercero es, simplemente, la suma de los dos anteriores, que la hace totalmente ineficiente.

COMPARTIR
Artículo Previo La orden es: "Hay que estar en contra de todo"
Artículo Siguiente La dupla menos pensada: Barrionuevo-Zaffaroni
Armin Vans
También en
 

2 comentarios Dejá tu comentario

  1. En este país los violadores y los asesinos seriales quedan libres hasta que no tengan sentencia firme y siempre aparece una Cámara que les reduce la sentencia. En el caso de un estafador o de un funcionario corrupto no se puede esperar otra cosa porque además, las penas por estafa son irrisorias. Lo que demuele una vez más la credibilidad de los medios es que publican en base a la subjetividad del criminal. Una prisión domiciliaria o el levantamiento de una preventiva lo muestran como un triunfo, que el tipo salga de la cárcel a la espera de una sentencia lo ponen como que ya pagó por lo que hizo.

  2. Es de esperar que el fiscal o juez que lleva la causa, se ponga a trabajar!!!!. Somos muy pacientes los argentinos, y estos k, son de naturaleza chorros, para todo.

Dejá tu comentario

El comentario no se pudo enviar:
Haga click aquí para intentar nuevamente
El comentario se ha enviado con éxito
En unos minutos lo verá publicado en este artículo
Haga click aquí para enviar otro comentario
Tu Comentario
(*) Nombre:

Seguinos también en

Facebook
Twitter
Youtube
Instagram
Google Plus
LinkedIn
Pinterest
Whatsapp

Recibí diariamente un resumen de noticias en tu email. Lo más destacado de TDP, aquello que tenés que saber sí o sí

Suscribirme Desuscribirme

Municipio de Moron. Corazón del Oeste
Cynthia Gentilezza. Analista en seguros


 

Notas Relacionadas

Denuncian al juez Lijo por “permitir” que Boudou quede en libertad

Este lunes, el abogado Adrián Bastianes rompió la modorra vacacional al presentar una denuncia judicial contra el juez Ariel Lijo por “incumplimiento de los deberes de funcionario público” y “prevaricato”. Ello en el marco de lo ocurrido con Amado...