¡Recién Publicado!
cerrar [X]

El periodismo operador y el atentado a la AMIA, el caso Juan José Salinas

1
570
Apuntes sobre "La Infamia"
Apuntes sobre “La Infamia”

El periodista Juan José Salinas (a) “el pájaro”, ha completado un llamativo giro en relación con su descripción e interpretación del atentado a la AMIA/DAIA. El derrotero de su “investigación” (que no es más que una suma incoherente de datos) se inicia en sus diferentes (disímiles) versiones sobre el hecho trágico que segó la vida de 85 personas.

 

En publicaciones anteriores ha afirmado que los autores de la masacre tenían relación con grupos fundamentalistas musulmanes. Más tarde que la camioneta Trafic fue utilizada para llevar a cabo el atentado. Y ahora que los israelíes fueron autores o cómplices del mismo. En su último libro, “La infamia” pasa a sostener la autoría israelí de la masacre, incorporando como fuentes de su “revelación” a conocidos militantes judeofóbicos, interesados en culpabilizar a las víctimas de la tragedia, profundizando de esa manera en las yuxtapuestas líneas de encubrimiento encargadas de impedir el acceso a la verdad plena que merece la sociedad argentina y fundamentalmente los familiares de los asesinados.

El inicio cronológico de la escritura del libro de Salinas es coincidente con una oferta realizada por él mismo a las autoridades iraníes. Este hecho quedó expuesto en una de las grabaciones autorizadas por el juez Canicoba Corral en relación con las investigaciones del atentado, que fueron difundidas tras la lamentable denuncia de Nisman y su posterior muerte:

Alejandro Khalil: Bueno, ¿qué me querías comentar hoy o decir?

Luis D'Elía: No…, vino a verme Juan Salinas.

Alejandro Khalil: Juan Salinas, sí.

Luis D'Elía: ¿Qué opinión tenés de él?

Alejandro Khalil: Y... creo que cambió un poquito Juan.

Luis D'Elía: ¿Está mejor?

Alejandro Khalil: Positivo. Sí, sí, sí.

Luis D'Elía: Tiene un material interesante.

Alejandro Khalil: Creo que me comentaste algo.

Luis D'Elía: Y quiere ver si interesa. Yo le dije le voy a preguntar a Yussuf. Sí Yussuf está de acuerdo vamos a verlo a quien vos sabés.

Alejandro Khalil: Sí, sí, sí. Está muy bien. Sí… sí.

Cuando Salinas fue consultado sobre el particular, no desmintió el contenido de ese intercambio. Sólo lo imputó a la tramitación de “unos pesos” para hacer “un documental” que finalmente no prosperó (2). Pero dado que Salinas “cambió un poquito”, los servicios ofrecidos a los contactos iraníes parecieron haber sido de suficiente interés como para reconfigurarse en formato de publicación gráfica. De hecho, “Infamia” termina afirmando la hipótesis de que el atentado a la AMIA/DAIA en realidad fue perpetrado por israelíes, descartando cualquier elemento de participación islámica en el mismo. Según uno de los integrantes de la delegación que concurrió a la República Islámica de Irán en 2007, el “pájaro” escribió ese libro a pedido de Teherán, que habría financiado su “investigación”. Según esa misma fuente, que por ahora guardaremos en estricta confidencialidad, se explicaría el rotundo cambio de conjeturas que atraviesan sus textos.

El opúsculo de Salinas cita como supuestas fuentes válidas las conspirativas argumentaciones de conocidos nazis, y negacionistas como Norberto Ceresole y José Petrosino, olvidando que el primero de ellos fue un activo operador de Mohamed Alí Seineldín y Aldo Rico. Ceresole, además fue expulsado de la República Bolivariana de Venezuela por entablar una polémica (curiosamente) vinculada al atentado de 1994. En esa oportunidad el canciller de Caracas, José Vicente Rangel –quien tiempo después llegaría a ser el vicepresidente de Hugo Chávez—fundamentó la expulsión de Ceresole por el contenido “asqueroso y despreciable” del libro publicado en 1996 por el argentino, titulado “Terrorismo y fundamentalismo judío”. En ese libelo, publicado en 1996, el que fue el asesor de los carapintadas sostenía que los atentados contra la Embajada de Israel y la AMIA en Buenos Aires habían sido obra de organizaciones judías fundamentalistas. El siguiente párrafo, del elogiado por Salinas en su libro Infamia muestra a las claras el tenor de rigurosidad de sus fuentes.

A lo largo de la historia se produjeron innumerables ejemplos de falseamientos de los hechos, como el más significativo de todos: la construcción del Mito del “Holocausto”. Pero por el momento nos interesa ubicar esa metodología sustitutoria en el núcleo de la cuestión judía en la Argentina. Toda la actividad de Inteligencia desarrollada por los judíos (comunidad residente, lobby judío-norteamericano y Estado de Israel) a partir del segundo de los atentados terroristas es una típica actividad de sustitución de realidad. (3)

Aquella no fue la única vez que Ceresole fue expulsado de Venezuela. En una oportunidad anterior, fue invitado por las autoridades venezolanas a abandonar el país, en 1995: en esa ocasión el destierro se fundamentó en las reiteradas manifestaciones de apoyo a los golpistas carapintadas (4). La catalogación de “asqueroso y despreciables” del entonces canciller Rangel y la desautorización del propio presidente de Venezuela (Chávez) acerca del (inexistente) asesoramiento de Ceresole, aparecen como curiosamente omitidas en las casi diez páginas que le insume a Salinas el panegírico alabatorio del ideólogo carapintada, con quien sin embargo coincide en sus hipótesis centrales. (5)

La publicación de Salinas aparece como repleta de datos supuestamente objetivos articulados en forma claramente carente de logicidad, con el único interés de victimizar a las víctimas, bajo una intencionada pátina de rigurosidad.

Una de las aseveraciones más disparatadas remite a que es el Shin Bet (organismo de inteligencia dedicado a la seguridad dentro de Israel y los territorios ocupados de Palestina) el encargado de la protección de las embajadas israelíes en el exterior, cuando es de público conocimiento que esa función es cumplida por una sección del Mosad ligada específicamente a la protección del cuerpo diplomático zabra. La disparatada “Infamia” llega a postular como una de las evidencias centrales (de su tesis) el hecho que determinados empleados del edificio de Pasteur lograron esquivar la muerte gracias a que habían sido informados previamente por agentes de inteligencia israelíes, de que ese fatídico día del 18 de julio se produciría el atentado.

De esa manera, Salinas señala a varios sobrevivientes, que perdieron amigos y colegas, como cómplices del asesinato de sus compañeros y amigos de trabajo. Ese es uno de los casos subrayados por Salinas, quien hace referencia al ejemplo de dos telefonistas de AMIA: una de las cuales fue asesinada, Verónica Goldemberg, mientras que la otra, Lucía Rojman, logró salvar su vida porque esa mañana se quedó dormida. Según el autor de esta infamia, esa suerte diferenciada se explica porque la segunda contaba con “suficiente información” que le permitió salvarse. Salinas concluye que “es imposible no sospechar que hubo quienes fueron advertidos de no pisar Pasteur 633 el fatídico 18-J”, homogenizando a los policías de la Federal (que abandonaron llamativamente el lugar) con los empleados que velaron a sus amigos y compañeros durante los días sucesivos. El ultraje deslizado por Salinas es homólogo a la versión difundida por quienes se empecinaban en acusar a los sobrevivientes de la dictadura de 1976/1983, o de la Shoá, como cómplices de los crímenes de los genocidas.

El mismo procedimiento de sembrar sospechas sobre familiares y colegas de los asesinados es el que motiva a Salinas al culpabilizar a una socióloga, Beatriz Gurevich, de haber retrasado su regreso de un viaje de fin de semana con su hija, en Uruguay, ese fatídico lunes 18 de julio, gracias a la oportuna advertencia realizada por su marido, un supuesto integrante del Mossad en Argentina, a quien Salinas cataloga de Katzá, uno de los componentes de la estructura de inteligencia israelí (6). Lo llamativo de la afirmación es que todos los informes existentes sobre la labor del servicio de inteligencia israelí describen a los Katzá como militares de alta graduación, con entrenamiento de tres años, atributos y antecedentes de los cuales el marido de Gurevich carecía por completo. (7)

Como elemento destinado a justificar su incoherente proposición, Salinas recurre además a la reveladora presencia (ese 18 de julio) de los dirigentes de la colectividad judía en una audición de la Radio Jai, pretendiendo demostrar que participaban en forma cómplice del asesinato de sus empleados y amigos.

El desconocimiento (y tendenciosidad) de la Infamia impide constatar que la ausencia de los dirigentes en el edificio de la mutual se debió a que las autoridades de AMIA y/o la DAIA solían encontrarse en el edificio durante las horas de la tarde, dado que, durante las mañanas, trabajaban en sus respectivas empresas. El horario en el que se realizaban habitualmente las reuniones de directivos era a partir de las 17 hs. (8)

En su visible necesidad de cumplir con sus comitentes, Salinas no trepida en recurrir a miríadas de condicionales e interpretaciones disparatadas, sino que le suma también groseras mentiras y embustes rayanos en la mala fe: uno de los argumentos destinados a descalificar a uno de los autores de esta nota remite a que “su medio de vida no es el periodismo. Lutzky es un abogado especializado en marcas y patentes y la mayoría de sus clientes son empresarios judíos. Perdería a muchos de ellos si siguiera profundizando en quienes fueron los asesinos, sus instigadores y motivaciones”. Esta absoluta inexactitud (los principales clientes del coautor son agentes de marcas, ninguno de los cuales es portador de una identidad hebrea), prescinde de décadas de público enfrentamiento y denuncia contra el establishment comunitario que Salinas bien conoce desde la época en que él también escribía para el periódico progresista judío, Nueva Sión (9). En ese mismo tenor, aduce que “es lícito sospechar que Lutzky puede haber sido alimentado por los servicios israelíes -ya sea por sí mismos o por los ´che pibes´ de la SIDE - para que ofrezca una hipótesis alternativa”.

La catalogación ad-hominem que realiza el autor de la Infamia, es coherente con el despliegue datístico característico de su prosa enrevesada, múltiple en digresiones orientadas a impactar al ingenuo lector o gratificar a los diletantes prejuiciosos, que buscan comprobar lo que ya creen saber: que los judíos son los culpables de todo. Incluso de los actos de los cuales son víctimas.

Evidentemente las plumas del pájaro han mutado hacia una tonalidad parduzca. Un cromatismo que su biografía futura ya no podrá omitir.


Jorge Elbaum y Horacio Lutzky (1)
Iton Gadol

(1) Jorge Elbaum, sociólogo, periodista (en la actualidad en el portal El Cohete a La Luna, dirigido por Horacio Verbitsky) y presidente del Llamamiento Argentino Judío, y Horacio Lutzky, autor de la la trilogía “Brindando sobre los escombros”, “La explosión” y “Iosi el espía arrepentido” (este último en coautores con Miriam Lewin.

(2) https://www.lanacion.com.ar/1762574-lo-fuimos-a-ver-a-delia-para-ver-si-queria-poner-unos-pesos-para-un-documental-del-atentado-a-la-amia

(3) https://bit.ly/2PehHO7

(4) https://clar.in/2CCoJWi

(5) Salinas, Juan José: Infamia. Editorial Colihue, Buenos aires, 2018. Páginas 43-50.

(6) Salinas, op. cit. Pág. 221.

(7) Thomas, Gordon: Mossad, la Historia Secreta. Ediciones B. Buenos Aires, 2001. Pág. 47 y ss.

(8) Es innecesario reiterar aquí la opinión (y cuestionamiento lapidario) de los autores de esta nota sobre la ideología de esa radio y sobre la nefasta conducta de los dirigentes de la colectividad, posicionamientos que no impiden señalar el desvarío del libelo en cuestión.

(9) Hecho que explica la condescendencia compartida por los dos interlocutores de la grabación citada, en la que afirman que “Salinas cambió positivamente”: Este último dejó de vincular con el atentacdo a quienes sus libros anteriores consideeraba sus máximos responsables: ya no imputaba al antiguo secretario general de Hezbollah , ni jeque Tufaili, ni a su pariente argentino, el médico de Menem, Alito Tfeli (a quien llegó a denunciar como presunto organizador del atentado), ni a la nomenclatura siria, ni a Alfredo Yabrán (relacionado con el tráfico de armas), ni a los grupos musulmanes irritados con Menem. Ahora, para Salinas, los responsables de la masacre pueden encontrarse entre sus propias víctimas. La desconfianza que pesaba sobre Salinas por haber escrito durante años en Nueva Sión, donde había sostenido hipótesis opuestas a las de “Infamia” lograron disiparse: “cambió un poquito, Juan”, afirma Alejandro Khalil. “Pecuniam vero transforms”.

 

1 comentario Dejá tu comentario

  1. Les ha pegado en la matadura a estos muchachos “sionistas de izquierda” el libro recientemetne publicado de Juan Salinas: “INFAMIA”, en el cual éste carga las tintas en la participación de Israel en los 2 bombazos de Baires, más allá de la probada en el encubrimiento, y se la agarran también conmigo que la ligo de rebote, motejándome como “negacionista”?????? porque piensan que Salinas se puede haber inspirado en parte en la llamada “pista de los 3 estados”(Israel y USA los perpetradores y beneficiarios y el nacional el forzado por estos encubridor), que preparamos para el aniversario 18J de 2012 con un grupo de amigos que venimos investigando el tema desde hace muchos años y vengo difundiendo orbi et urbi desde entonces(un resumido de ésta está en: www.taringa.net/comunidades/orden/5722110/Falsificacion-Amia_-la-pista-de-los-3-estados.html). Es cierto que Salinas ha cambiado su posición inicial de su primer libro “AMIA el atentado”(Planeta 1997) que publicó cuando estaba contratado junto con otros periodistas por la AMIA, en el cual sostuvo la hipótesis oficial de los sionistas: Irán/Hezbollah los perpetradores, conexión local y coche-bomba/conductor suicida, pero poco después pasó a sostener la inexistencia del coche-bomba manteniendo la conexión local de policías federales y traficantes de droga con vinuclos con servicios secretos y sirios vinculados a Memem. Hasta ahí este cambio no les molestó a Elbaum y Lutzky, lo que lo hizo fue que ahora incluyera en un rol activo a agentes del Mossad y al gobierno de Israel. No está mal que Salinas haya ido cambiando su posición a medida que iba conociendo más en profundidad un tema tan complejo y con tantas implicancias, si ese cambio ha sido para corregir errores o precisar conceptos, como ha sido en este caso.

Dejá tu comentario

El comentario no se pudo enviar:
Haga click aquí para intentar nuevamente
El comentario se ha enviado con éxito
En unos minutos lo verá publicado en este artículo
Haga click aquí para enviar otro comentario
Tu Comentario
(*) Nombre:

Seguinos también en

Facebook
Twitter
Youtube
Instagram
Google Plus
LinkedIn
Pinterest
Whatsapp

Recibí diariamente un resumen de noticias en tu email. Lo más destacado de TDP, aquello que tenés que saber sí o sí

Suscribirme Desuscribirme

Municipio de Moron. Corazón del Oeste
Cynthia Gentilezza. Analista en seguros


 

Notas Relacionadas

El periodismo carroñero, parte I

Hay dos clases de periodistas: aquellos que trabajamos de manera honesta e independiente, más allá de los poderes de turno, investigando y denunciando; y aquellos que hacen “militancia”. Esto es, los colegas que se dedican a defender rajatabla a ciertos gobiernos y a...