¡Recién Publicado!
cerrar [X]

Cómo nació y para qué sirve el G20

2
1205
La entrada al mundo que ya llegó
La entrada al mundo que ya llegó

A fines del siglo XVIII, Immanuel Kant imaginó una suerte de plataforma mundial que reuniera a los Estados del mundo bajo ideas y compromisos comunes basados en el respeto y la no belicosidad. Solo así se podría llegar al objetivo de máxima: la paz perpetua.

 

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) quizá sea una de las instituciones tributarias de este ideal kantiano, pero como ocurre a menudo, una cosa es lo que imaginamos hacer y otra cosa es el producto de ese hacer. En este caso las diferencias son abismales. La ONU se encuentra en una crisis de funcionamiento.

El criterio de "un país, un representante" hace que convivan allí modelos políticos derivados de la idea de la Ilustración con modelos políticos represivos y oscurantistas que son su negación más brutal.

Producto de esta crisis organizacional, en donde la alta burocratización llevó a la parálisis de la institución, se conformaron plataformas de relacionamiento internacional más eficaces. El G20 es una de ellas, dado que su razón de ser se vincula con ese mundo cada vez más interconectado en materia económica. En 1999 surgió como una reunión de Ministros de Finanzas, pero su bautismo de fuego fue cuando se amplió con la incorporación de los líderes políticos de esas economías ante la necesidad de dar respuestas efectivas a la crisis mundial de 2008.

Es verdad que lo que unía a esos países no eran tanto sus respectivas concepciones acerca de los modelos políticos, por cierto, muchas de ellas en las antípodas unas de otras, sino más bien el compromiso con la economía capitalista internacional.

Quizá la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) sea un ámbito más homogéneo que el G20 dado que en él conviven países que comparte más cosas en común, es decir, además de la cuestión económica coinciden en que el maridaje entre democracia (dimensión política) y capitalismo (dimensión económica) es una relación virtuosa a consolidar y dentro de este mundo poco perfecto tal vez sea la forma social que más se acerca a la idea de perfección.

El presidente Mauricio Macri entiende que la Argentina debe dejar el "pago chico" para vincularse efectivamente al mundo. El G20 y la ODCE son en ese sentido estratégicos porque son ámbitos con una dinámica resolutiva de alto impacto, y por lo tanto se diferencian con la ONU, o con lo que queda de la UNASUR.

Algunos podrán decir que el presidente Macri tiene una expectativa exagerada con el G20 o con el ingreso a la OCDE pero ¿qué otras plataformas podrían ser más efectivas a la hora de incorporar a la Argentina a un sistema económico mundial caracterizado por un capitalismo en transformación, competitivo e interconectado? En estas dos plataformas nuestro país se garantiza un lugar en las "mesas chicas" que tomarán decisiones con relación a temas como el futuro del trabajo y la educación ante el avance inapelable de la tecnología, la situación de la seguridad alimentaria o la infraestructura para profundizar los intercambios comerciales y los negocios. En cuanto a resultados, el presidente de la Argentina deberá demostrar no tanto su capacidad de mediar entre los conflictos que involucran a los referentes que visitarán la Argentina sino más bien qué tan productivas pueden ser esas reuniones bilaterales previstas con los principales Jefes de Estado del mundo.

Todo este pasaje de cambio, esta transición llena de tensión y conflicto que atraviesa nuestro país, debe leerse como una suerte de rendición de cuentas de un gobierno que le propuso al electorado cambiar el perfil económico y así dejar atrás los vínculos con el populismo autoritario, iliberal y anticapitalista que propuso regionalmente el chavismo y que terminó en el descalabro madurista.

Michel Foucault, que escribió un fascinante texto titulado ¿Qué es la Ilustración?, decía que como no existía una situación de no dominación, al romper con un sistema de dominación pasábamos a otro. Estas son las dos puertas que parece tener delante el presidente Macri: la del G20 y la OCDE por un lado y la de la "contra cumbre" chavista por el otro.

El gobierno ya eligió, pero la Argentina es un país a dos tiempos, en donde conviven de mala manera la modernización y el corporativismo. La conflictividad que se percibe en el comienzo del G20 es una clara muestra de esta tensión que no resulta nada fácil de resolver.

 

 

2 comentarios Dejá tu comentario

  1. REALMENTE RESULTA SORPRENDENTE QUE EL ARTICULISTA UTILICE COMO BASE Y REFERENCIA DE SU NOTA LOS COMENTARIOS YA SUPERADOS DE UN PERVERTIDO QUE PRECISAMENTE SIRVIO DE MODELO PARA LOS MOVIMIENTOS DEL POPULISMO AUTORITARIO, PRO ANARQUISTA QUE PROPUSO REGIONALMENTE LOS LIDERES PROGRESISTAS DE SUDAMERICA Y QUE NO SOLO HAN PROVOCADO TREMENDOS DESCALABROS EN EL ENTRAMADO SOCIAL Y ECONÓMICO DE LOS PAÍSES SINO QUE TODOS SE ENCUENTRAN PROCESADOS POR CORRUPCION EN SU FUNCION (Verb. los "kk" argentinos, los "pt brasileños", los "correistas ecuatorianos", etc.). A TENOR DE LO DICHO EL ARTICULO A MI ENTENDER CARECE TOTALMENTE DE CREDIBILIDAD. HORACIO ZAPIOLA PEREZ DNI Nro. 601104

Dejá tu comentario

El comentario no se pudo enviar:
Haga click aquí para intentar nuevamente
El comentario se ha enviado con éxito
Tu Comentario
(*) Nombre:

Seguinos también en

Facebook
Twitter
Youtube
Instagram
LinkedIn
Pinterest
Whatsapp
Telegram

Recibí diariamente un resumen de noticias en tu email. Lo más destacado de TDP, aquello que tenés que saber sí o sí

Suscribirme Desuscribirme

Municipio de Moron. Corazón del Oeste
Cynthia Gentilezza. Analista en seguros


 

Notas Relacionadas

Finalmente, hubo documento final del G20

El riesgo de un fracaso de la cumbre del Grupo de los 20 en Buenos Aires era concreto. Pero la diplomacia argentina logró sortear el desafío. Los líderes mundiales lograron acordar un documento importante (ver al pie), que contiene al menos dos definiciones que pueden...