¡Recién Publicado!
cerrar [X]

El eje Vaticano-Washington DC

8
1961
La "mafia gay" de Francisco
La “mafia gay” de Francisco

Los terribles y obscenos escándalos de masivos abusos sexuales perpetrados por una verdadera mafia gay, enquistada en la cúpula de la iglesia católica de Bergoglio y que es tolerada casi impunemente por él, duelen, y no sólo por profesar la religión católica, sino cuando uno comprueba la indolencia, complicidad e hipocresía de este Papa ante hechos criminales cometidos por miembros de su iglesia y de su entorno más cercano. Cada vez son más los fieles y los miembros decentes de su iglesia que demandan su dimisión y a la brevedad. Lo que sucede actualmente en el Vaticano, bien podría ser el escenario de una impactante novela policial, basada en hechos reales.

 

La situación es tan grave que el propio emérito papa Benedicto XVI tomó la decisión extrema de publicar semanas atrás unas reflexiones profundas, con contenido teológico, como era de esperar de su personalidad, condenando los hechos de abuso sexual en su iglesia y el casi nulo progreso que se ha logrado últimamente. Dicho en otras palabras, una fuerte crítica a la actuación de Bergoglio. Las 18 páginas de estos “Apuntes”, como el mismo llamó sus reflexiones, fueron publicadas originalmente en la revista mensual católica alemana “Klerusblatt“, y ya han sido traducidas a los más importantes idiomas del mundo. Son probablemente una reacción a la fracasada reciente reunión de obispos católicos, convocada por Bergoglio, durante la cual 190 prelados de todo el mundo trataron el tema de la pedofilia entre sus filas y de las mafias gays que han invadido el Vaticano y el clero católico de los EE.UU, sumado al tema de la actitud de la Iglesia frente a las víctimas. El resultado de la reunión ha sido lamentable porque no se llegó a ninguna resolución concreta. Lo único a destacar fue la expulsión definitiva del cardinal Theodore Mc Carrick, un depravado obispo norteamericano que irónicamente estaba encargado de controlar los abusos sexuales de la Iglesia, siendo el mismo un abusador serial. Benedicto, al saber de estos hechos, lo había suspendido de todas sus funciones, pero Bergoglio, por una amistad personal, lo rehabilitó y lo hizo figurar como el tercero en poder en la curia vaticana.

El Papa emérito en sus “Apuntes” habla del colapso moral de la Iglesia en nuestros días, un colapso que comenzó, de acuerdo a su opinión, con el mayo francés del 68, cuando la pedofilia hizo su impacto en la Iglesia. “Siempre me pregunté cómo en estas situaciones y con estas convicciones, los jóvenes seminaristas pueden abrazar el sacerdocio y aceptarlo con todas sus consecuencias”. Sus reflexiones lo llevan a una visión pesimista, casi apocalíptica de su Iglesia y del entero Occidente. Nos habla de la formación de verdaderos “clubes homosexuales” que se formaron dentro de los seminarios de su Iglesia, tolerados por muchos obispos, especialmente en los EEUU, en nombre de una especie de “modernidad católica”. “Debería escandalizarnos, sacudirnos profundamente toda esta situación. ¿Cómo ha podido la pedofilia alcanzar tales dimensiones dentro de la Iglesia? El motivo está en la ausencia de Dios”.

Uno de los primeros documentos que valientemente destapa el sórdido mundo de abusos sexuales ha sido el llamado “Pennsylvania Report” del ex nuncio apostólico en los Estados Unidos, el arzobispo Carlo Maria Vigano, que en resumidas 1000 páginas nos presenta detalladamente los impactantes delitos sexuales de por lo menos 300 sacerdotes. El arzobispo afirma que la figura central que toleró todos estos abusos ha sido el Papa Francisco. Tal es el caso del obispo de Washington DC, Theodor Mc Carrick, suspendido de sus funciones por Benedicto en el año 2009, justamente por estos delitos y denuncias que solía dormir en el mismo lecho con varios seminaristas. Francisco, con pleno conocimiento, lo rehabilitó y lo hizo ocupar el tercer puesto en importancia en la Curia Vaticana hasta que, como dijéramos, se vio obligado a separar de sus funciones a su degenerado compinche. Muchas más han sido las acusaciones documentadas del ex arzobispo Vigano, que obviamente fue despojado de todas sus funciones por el vengativo Bergoglio y vive confinado al sur de Francia temiendo por su vida.

Luego de la renuncia obligada de Mc Carrick la situación en la capital norteamericana se empeoró aún más. Su sucesor, cardinal Donald Wuerl, de acuerdo a lo documentado por el arzobispo Vigano y círculos católicos de la ciudad, es un mentiroso compulsivo y se encuentra actualmente en el centro de un gran escándalo de pedofilia, ocurrido cuando era obispo en la ciudad de Pittsburg, entre los años 1988 – 2006, convirtiendo a la iglesia local en un foco de abusos sexuales seriales.

En la mafia gay católica que domina el horizonte de Washington DC aparecen varias otras figuras preponderantes implicadas en delitos de abusos sexuales masivos. Entre ellos el cardinal John Wright, un activo pederasta de acuerdo a un libro publicado por el periodista Rudy Engel, titulado “ The Rite of Sodomy “. Una figura clave de la mafia gay en los EEUU es Monseñor Walter Rossi, que dada su conocida buena relación con el Papa espera que Bergoglio bien pronto lo nombre Obispo. Monsignore Rossi cuenta para sus escapadas sexuales con seminaristas con un confortable “nido de amor” en el estado de la Florida, en el renombrado balneario Fort Lauderdale, que comparte con otros depravados religiosos. Para tapar a último momento todos estos escándalos Francisco, acorralado, acaba de nombrar a un nuevo cardenal para Washington D.C., el arzobispo Wilton Gregory, un afro-americano que cuenta con la fama de ser un buen pastor de la iglesia.

Dejemos ahora la ciénaga mal oliente de Washington DC. y acerquémosnos a Europa y al Vaticano, donde la situación no es menos deprimente y horrible. El renombrado periodista francés Frederic Martel, especializado en temas vaticanos, afirma en su libro de 570 páginas “En el Closet del Vaticano” que será publicado en estos días después de cuatro años de arduas investigaciones, que 80% de los curas que ofician en Roma son homosexuales aunque no necesariamente activos y son los mismos que públicamente a menudo vociferan contra la homosexualidad en la Iglesia. La conclusión central del autor es que el Vaticano hoy bajo Bergoglio es un antro de corrupción e hipocresía.

Pasemos al enfoque que nos toca más de cerca en nuestra Latinoamérica referente a esta plaga, y que el periodista francés deja de lado. Un amigo muy cercano y consejero de Bergoglio, que lo promovió en el año 2013 como coordinador general del Consejo de Cardenales Vaticanos y que se había hecho una fama en el continente por ser un incansable luchador contra la corrupción y un defensor a ultranza de los pobres, resultó ser un hábil estafador, embaucador e hipócrita. Se trata del arzobispo hondureño Oscar Madariaga, más conocido hoy en los medios vaticanos como “el cardinal de los 35.000 euros al mes”, suma que recibía de la caja vaticana, a la que se agregaban en diciembre de cada año unos 54.000 euros en concepto de aguinaldo. Además, como arzobispo de Tegucigalpa, manejaba casi medio millón de euros de ayuda para este empobrecido y sufriente país centroamericano, que debían ser utilizados en programas de educación a través de la Fundación Suyapa, que él dirigía. La mayor parte de estos terminarían en sus bolsillos, de acuerdo a las investigaciones de las autoridades financieras de Honduras y de las investigaciones llevadas a cabo por la propia iglesia por el obispo argentino Jorge Pedro Casaretto. Se ha demostrado que Madariaga invertió gran parte de este dinero mal habido en sociedades financieras londinenses, como la Leman Wealth Management. El Papa Bergoglio bien sabía de las actividades de su compinche, y ahora no le quedó otra que separarlo de su cargo, después que en el año 2013, aduciendo su talento intelectual y sus dotes administrativas, lo nombrara como encargado del grupo de consejeros que está preparando una reforma de la curia romana. También el obispo auxiliar de Tegucigalpa, Juan José Pineda, íntimo de Madariaga y del Papa, tuvo que renunciar en vista de escándalos financieros y abusos sexuales.

Bien de cerca nos toca las fechorías y las aberraciones sexuales y la corrupción del obispo Gustavo Oscar Zanchetta, un compinche de Bergoglio desde la época que el Papa era arzobispo de Buenos Aires. Allí ayudó a su protegido a escalar posiciones dentro de la Iglesia hasta nombrarlo obispo. Zanchetta estuvo envuelto en la Argentina en actividades “non sanctas”, y tuvo que abandonar su país en forma abrupta, sin haber celebrado una misa de despedida porque se demostró que durante sus funciones como obispo en la provincia de Salta estaba envuelto en abusos sexuales con niños y seminaristas, y que usaba drogas para estos fines, aparte de malversar fondos de la Iglesia para acallar denuncias de sus víctimas. Bergoglio de inmediato, siendo ya Papa e ignorando todos los cargos en contra de su protegido, lo nombra como administrador del patrimonio apostólico de la Iglesia, conocido como APSA, Esta oficina administra más de 5.000 propiedades de la Iglesia y estaba a cargo de otro cura abusador serial, el tristemente famoso George Pell, ahora preso por sus delitos en Australia.

Bergoglio tolera en su propio vecindario vaticano fiestas gays, como la que se desarrolló en el Palazzo della Congregazione per la Dottrina della Fede, en la que participaba el cardenal Francesco Coccopalmerio, estrecho colaborador del Papa, interrumpida por la Gendarmeria de la Santa Sede ante la comprobación del uso de drogas y los desórdenes y desmanes que estaban sucediendo. Fue detenido junto a Coccopalmerioi, también un secretario del Papa, monseñor Luiggi Capozzi.

Es hora que los círculos honestos, de fé religiosa cristiana que existen dentro y fuera del Vaticano pongan fin a este papado de Bergoglio que está desangrando a la Iglesia y transformándola en una especie de ONG en favor de depredadores sexuales con sotana. Es hora que se realice un “impeachment” contra Bergoglio, y si bien este mecanismo no está previsto bien podría hacerse a través de una acusación de herejía, esto antes que se produzca un cisma dentro de la Iglesia católica. ¿Renunciará eventualmente Bergoglio o saldrá por medio de una forma de impeachment? El descontento en el Vaticano crece día a día y los signos de una próxima catástrofe parecen estar ya a la vuelta de la esquina. De todas maneras en mi próximo viaje a Italia lo primero que haré es procurarme una camiseta con el logo “Benedetto é il mio Papa”.

 
 

8 comentarios Dejá tu comentario

  1. Todo lo quieren taopar con untrapo negro de sotanas,"Del sagrado mantel de los altares. se desprende,tambien,polvo y basura " Almafuerte

  2. Si esos hombres, curas, hacen lo que aquí se narra, quiere decir que lo de la existencia de un dios todopoderoso es una enorme mentira. O sea que trafican sobre la mentira (imperdonable perfidia) a sabiendas, utilizando esa superchería junto con las de los santos, ángeles y demás fantasías. Y si hubiera en verdad un infierno...¿no deberían temerle?...

  3. Muchachos y muchachas, es PERONISTA. Listo! No hace falta decirle corrupto, protector de pedófilos, lavador de dinero, mafioso, patotero, etc... Con decir Peronista ya está, lo demás es obvio.

  4. Lo grave no es que haya curas gay, lo grave es que sean hipócritas, que condenen la homosexualidad y la practiquen y sobre todo que mantengan esa ridícula institución del celibato instalada por un Papa criminal como Inocencio III hace 9 siglos para ahorrar plata y para quedarse con las herencias de los curas. Mientras no supriman el celibato todo esto va a seguir pasando. Lo absurdo de la nota es que condene a Bergoglio y levante la figura de Benedicto, como si la pederastia hubiera empezando hace seis años. Benedicto también la encubrió, obviamente.

Dejá tu comentario

El comentario no se pudo enviar:
Haga click aquí para intentar nuevamente
El comentario se ha enviado con éxito
Tu Comentario
(*) Nombre:

Seguinos también en

Facebook
Twitter
Youtube
Instagram
Google Plus
LinkedIn
Pinterest
Whatsapp

Recibí diariamente un resumen de noticias en tu email. Lo más destacado de TDP, aquello que tenés que saber sí o sí

Suscribirme Desuscribirme

Municipio de Moron. Corazón del Oeste
Cynthia Gentilezza. Analista en seguros


 

Notas Relacionadas

El papa Francisco, (otra vez) polémico: "La homosexualidad parece ser una moda"

En las últimas horas, el papa Francisco dijo una frase que generó fuerte polémica en las redes sociales. Aseguró que "en nuestras sociedades la homosexualidad parece ser una moda y esta mentalidad influye en cierto modo en la Iglesia". El Papa realizó...