¡Recién Publicado!
cerrar [X]

Déficit fiscal, la clave de todo

2
1181
Algo que cualquiera debería entender
Algo que cualquiera debería entender

Con fecha 29 de agosto, el economista Iván Carrino publicó en su cuenta de Twitter algo tan simple como real, que dice: "No hay default sin deuda. No hay deuda sin déficit. No hay déficit sin exceso de gasto público. Y no hay exceso de gasto sin una población que en promedio adora al Estado y le pide que haga de todo. ¿Culpables? Mirarse al espejo."

 

Como dijimos, es algo tan simple y real que hasta cualquier peronista o simpatizante de izquierda, ambos amantes de todo lo que tenga que ver con la intervención estatal, deberían entender.

Son harto conocidas las gestiones de gobiernos que siguen modelos populistas -entre otras cosas- por las arengas, la demagogia y gritos de histeria acusando al imperio, la oligarquía y las multinacionales como responsables de todos los males que sufren los sectores más humildes.

Luego, cuando se consolidan, se transforman en autoritarios y lo más totalitaristas posible para poder controlar la máxima cantidad de instituciones y ámbitos estatales posibles.

Son gobiernos con gestores que deciden aumentar el déficit fiscal, que más tarde o más temprano nos llevan a endeudarnos.

Por otro lado, tenemos aquellos gobiernos que deciden bajar ese déficit fiscal con la necesidad de sanear la economía, buscando reducir el gasto público. Con ello el grado de impopularidad los lleva a ser conocidos como oligarcas, vendepatrias y gorilas.

Unos destruyen el futuro y otros intentan construirlo pagando un alto costo económico social, más conocido como "ajuste".

Veamos en el siguiente gráfico cómo evolucionó el gasto público en nuestro país desde la década de los 60 hasta la actualidad.

Bajo la misma tesitura, los gobiernos populistas, como ya dijimos, tratan de manejar -léase estatizar- lo máximo posible, generando empelo así público, una de las principales fuentes de déficit fiscal que es, además, ficticio.

En el siguiente gráfico se puede apreciar claramente el aumento de empleados públicos -especialmente en provincias y municipios- desde 2005 a 2018.

Como bien dijo Iván Carrino en su tuit: "No hay deuda sin déficit. No hay déficit sin exceso de gasto público", y esto, se financia solo de dos maneras, imprimiendo billetes, generando inflación, o pidiendo préstamos, generando deuda.

Y repito: algo tan simple y real que hasta cualquier peronista o simpatizante de izquierda, ambos amantes de todo lo que tenga que ver con la intervención estatal, deberían entender.

COMPARTIR
Artículo Previo ¿Puede nuestro pasado salvar nuestro futuro?
Artículo Siguiente Las 4 contradicciones discursivas de Alberto
Armin Vans
También en
 

2 comentarios Dejá tu comentario

  1. En las ultimas semanas el gobierno tomo, sin ningun asco, medidas que le costaron o le van a costar el trabajo a cientos de miles de argentinos. Esto se suma a los cientos de miles de argentinos que YA perdieron su trabajo desde el año pasado dado a la politica de tasas altas con el que esperaban ganar las elecciones (que bien que les fue). Por favor, diganme cual es la razon por la que no salen mañana y despiden a 2/3 de los trabajadores publicos, ah pobrecitos, se van a quedar sin trabajo no ? Los trabajos privados que aportan a la fiesta no les importan, pero los trabajos publicos que solo gastan y no aportan son SAGRADOS. Despues se preguntan poque les explotan las cosas en la cara, total aumentamos los impuestos y listo!

Dejá tu comentario

El comentario no se pudo enviar:
Haga click aquí para intentar nuevamente
El comentario se ha enviado con éxito
Tu Comentario
(*) Nombre:

Seguinos también en

Facebook
Twitter
Youtube
Instagram
LinkedIn
Pinterest
Whatsapp

Recibí diariamente un resumen de noticias en tu email. Lo más destacado de TDP, aquello que tenés que saber sí o sí

Suscribirme Desuscribirme

Municipio de Moron. Corazón del Oeste
Cynthia Gentilezza. Analista en seguros


 

Notas Relacionadas

Gasto público, déficit fiscal e impuestos: los políticos nos la siguen poniendo

Nos miramos unos a otros, de manera recurrente, no terminamos de entender qué nos pasa. Qué le pasa al país, en realidad. Vivimos de crisis en crisis, sin solución de continuidad. Etapas de bonanza nos dan efímeras esperanzas, pero luego vuelve todo a la...