¡Recién Publicado!
cerrar [X]

Vienen por todo, hasta por los periodistas y la República

10
1725
Por robar, hasta la ética y la palabra
Por robar, hasta la ética y la palabra

El relativismo ético que abraza el posmodernismo apunta a que no habría tal cosa como lo bueno y lo malo. Así, el incumplimiento de la palabra empeñada o el estímulo a la antropofagia no serían malos o inmorales en abstracto”. Alberto Benegas Lynch (h)

 

Si bien muchos estábamos convencidos de que el kirchnerismo volvería a la Casa Rosada envuelto en sus viejas banderas de falso relato, falta de principios, corrupción y venganza, nadie imaginó que las llevaría al campo de batalla político y social con tanta rapidez. Ahora están robando la ética y el valor de la palabra.

La compulsión por reescribir la historia que padece Cristina Fernández, que ya la llevó a intentar subordinar el Poder Judicial argentino a un consejo de juristas internacionales en el caso del memorándum con Irán, hizo que una de sus principales espadas jurídicas, el Dr. Eduardo Barcesat (miembro del Partido Comunista y defensor de Hebe de Bonafini y Milagro Salas), se autodesigne como árbitro –un verdadero okupa- de la moral y pase a integrar un curioso “tribunal de ética” internacional.

El engendro, parido en Madrid en noviembre pasado, es presidido por Baltasar Garzón, ese ex Juez de la Audiencia Nacional española eyectado del cargo por sus pares por prevaricato, que recaló en la Argentina en 2012 a sueldo de la ex Presidente; lo integran, entre otros, los abogados que defienden a los más notorios ex funcionarios prófugos, procesados o ya condenados por corrupción en sus respectivos países: nuestra ilustre Vicepresidente y su ex Ministro Julio de Vido, Rafael Correa, Luiz Inácio Lula da Silva, etc..

Por supuesto, en todos los casos se las califica como persecuciones políticas disfrazadas de procesos judiciales –el famoso “lawfare”, esgrimido por Cristina Fernández y hecho suyo por S.S. Francisco- y, como es obvio, busca la impunidad de los nombrados y al invertir la realidad, imputar a quienes los juzgaron, como Claudio Bonadio, Julián Ercolini y Sérgio Moro. Pero “nuestro” representante ante ese curioso engendro no se detuvo allí y pretende reproducir la persecución a la prensa que tanto practicó su patrona; es más, dijo que deberían presentarse ante ese mamarracho periodistas prestigiosos como Luis Majul, Jorge Lanata y Daniel Santoro.

Hasta en este posmodernismo que padece el mundo, tan plagado de líderes creadores de la posverdad, que pretenden permanecer en el poder a como dé lugar, vaciando las instituciones democráticas y transformándolas en meros instrumentos de su ambición, los argentinos conseguimos destacarnos.

Alberto Fernández ha obtenido una ley violatoria -¡cuándo no!- de la Constitución Nacional por las facultades legislativos que le delega, a la que llamó “de solidaridad”. La manipulación nuevamente queda expuesta ya que, si cualquier afectado se opone a ella, automáticamente se transformará en un egoísta carente de todo principio a favor de la sociedad.

Lo absurdo es que, en esta nueva persecución a quienes han construido legítimamente un patrimonio o, simplemente, superan el nivel de miseria de las jubilaciones mínimas, no se requiera esa misma solidaridad a los saqueadores monumentales de la década anterior ni se deje de nombrar a privilegiados en cargos públicos de inmenso salario. ¿Cuánto se aliviarían los problemas del Fisco si la Vicepresidente y sus hijos, Lázaro Báez y los suyos, Cristóbal López y Fabián de Souza, los gremialistas eternos, y tantos otros devolvieran lo robado? No conozco la cifra, pero un amigo sugirió que, en lugar de recurrir al FMI en busca de fondos, mejor hubiera sido pedírselos a los jueces; olvidó que éstos, y los legisladores que se niegan a votar la ley de extinción de dominio, son tan deshonestos como aquéllos.

A la vez, el Presidente ha consentido -¿tenía otra opción?- en ceder a Cristina Fernández inmensos resortes de poder no sólo en lo que respecta a la Justicia sino en los organismos de control y de recaudación, precisamente aquéllos que, cumpliendo sus obligaciones, actúan como querellantes en las causas por corrupción que tanto le preocupan; ya están en sus manos la AFIP, la DGI, la UIF y la Oficina Anticorrupción. Seguramente, todos ellos desistirán de sus acciones, y la Vicepresidente y sus cómplices –funcionarios y empresarios- habrán dado así un inmenso paso hacia la impunidad pretendida. Falta ver cómo reaccionaremos todos si ello ocurre.

Hoy se cumplen cinco años del asesinato –lo dice la pericia judicial firmada por más de cincuenta expertos y lo dijo esta semana el propio Mohsen Rabbani, el principal acusado como autor intelectual- del Fiscal Alberto Nisman, tres días después de denunciar a la entonces Presidente, Cristina Kirchner, y otros por traición a la Patria y un día antes de exponer el caso ante el Congreso, y aún no sabemos quién y cómo lo mataron por cumplir su deber. La Ministra de Seguridad, Sabina Fréderic, para encharcar aún más la investigación, pretende “revisar” esa pericia, y el Presidente, el mismo que dijo las peores atrocidades de su actual Vicepresidente sobre el tema durante diez años y ahora pretende que lo olvidemos, la respaldó públicamente.

El robo de la palabra también aparece aquí en una marquesina destellante: basta con recurrir a los archivos que tanto circulan por WhatsApp para comprobar las estruendosas contradicciones en que incurrieron al respecto Alberto y Cristina, Sergio Massa y hasta los jueces, fiscales, espías y policías que intervinieron en el caso.

Hoy mismo, a las 18;30, la ciudadanía tiene una cita de honor y se reunirá en la Plaza del Vaticano (Viamonte, entre Libertad y Cerrito) de la ciudad de Buenos Aires y en todas las plazas del país y de las capitales del mundo para honrar al Fiscal muerto y reclamar, una vez más, el definitivo esclarecimiento de lo sucedido bajo el milenario lema bíblico: “Justicia perseguirás”. No habrá banderas políticas ni discursos, pero todos leeremos en voz alta un documento.

 
 

10 comentarios Dejá tu comentario

  1. viendo los nombres de este psudo tribunal de justicia, falta el inefable Zaffaroni y estaria armado lo mas desneleable de la justicia,Es el comite o ministerio de la venganza que armo una mujer resentida,mediocre y con falta total de idoneidad intelectual,al venir por todo nos muetra que no viene para solucionar,viene a destruir lo poco que dejo de una republica que antes del populismo fue una nacion hace 90 años la sexta en el mundo y cayo bajo el sistema mas nefasto el populismo facista imaginado por los que organizaron el GOU,

  2. Es la pérdida de significado de las palabras, - su falseamiento indiscriminado, para ser exacto-, la señal inapelable de la muerte de las libertades y derechos garantizados en el artículo 18 de la Constitución Nacional, conforme lo señala "Coyote", citando a Confucio. Si las palabras y el consecuente proceder de los forajidos que se adueñaron del poder en este lugar en el mundo no es más que una sucesión de manifestaciones brutales, absolutamente totalitarias y por ende inaceptables, desde hace por lo menos 75 años, entonces es escandalosamente claro que el idioma hablado no es para ellos otra cosa que el campo ideal para el engaño permanente y el sometimiento total a través de ese engaño. Visto a la distancia, los únicos que materializaron un tibio intento para desenmascararlos y ponerlos en el lugar que les corresponde, - soldados, hoy y desde hace décadas privados de todos sus derechos civiles y penales y del amparo de la CN a sus más de 70 años de edad-, sufren las ilegales consecuencias de una sentencia a pena de muerte no escrita, "dictada" por delincuentes que representan grotescamente el papel de "jueces", violando sistemáticamente la CN , el Código Penal y esencialmente, los más elementales principios éticos, que dan sentido y hacen valedera la noción de convivencia en cualquier sociedad humana. Tienen para falsear el sentido de las palabras, y para burlar los más básicos principios legales y éticos, a ejemplares como Lorenzetti o Verbitsky y a una noción descabellada de "Política de Estado" con la pretensión de legitimar un auténtico genocidio, con ejecuciones que ocurren cada día y todavía hoy mismo y para adelante. Por lo dicho, el tiempo de las palabras termino hace mucho. Que no se acepte mayoritariamente la evidencia abrumadora y la obligación que nace de su aceptación, es otra cosa. Es nuestro verdadero problema. Llaménlo como quieran.

  3. Patricia Placidi: Si hay algo que no modificó como DEBERIA HABER HECHO CAMBIEMOS, fué lo relacionado a CONTENIDOS DE EDUCACION PUBLICA. Entre las peleas por los sindicatos y el avance de estos sobre los temas que se dieron a los alumnos plagados de intereses ideologicos en el que el caso de Santiago Maldonado merece la calificación de abyecta por la cruda mentira que le vendieron a pibes que recien empezaban a asistir al colegio, sin que luego esos mismos docentes en "CLASES MAGISTRALES" sobre la dictadura RECTIFICARAN los hechos que VENDIERON COMO VERDADEROS Y CONSUMADOS CUANDO ESTOS ERAN FALSOS. ¿No me va a decir ahora que el EQUIPO ARGENTINO DE ANTROPOLOGIA FORENSE y los 35 peritos (incluido el de la Flia Maldonado y el CELS), que COINCIDIERON EN EL DIAGNOSTICO fueron pagados por el "neoliberalismo"? https://www.infobae.com/sociedad/policiales/2018/08/01/como-murio-santiago-maldonado-segun-los-peritajes-forenses/

  4. Me paree excelente la iniciativa, ¿hasta cuando vamos a permitir que una banda de mercenarios disfrazados de periodismo independiente e invocando la república desestabilicen gobiernos y difamen a medio mundo?. Ellos desde el poder y espacio de los medios masivos actúan con plena impunidad , obran como un cuarto poder, como un tribunal paralelo, ahora deben rendir cuentas ante el poder estatal y popular como corresponde. El chamuyo del periodismo independiente no va mas.

Dejá tu comentario

El comentario no se pudo enviar:
Haga click aquí para intentar nuevamente
El comentario se ha enviado con éxito
Tu Comentario
(*) Nombre:

Seguinos también en

Facebook
Twitter
Youtube
Instagram
LinkedIn
Pinterest
Whatsapp
Telegram
Tik-Tok

Recibí diariamente un resumen de noticias en tu email. Lo más destacado de TDP, aquello que tenés que saber sí o sí

Suscribirme Desuscribirme

Notas Relacionadas

Se viene el tribunal K que juzgará al periodismo (volvieron peores)

Eduardo Barcesat, a sus 79 años, se dio el gusto de su vida. El abogado cristinista se auto eligió como presidente de un tribunal que va a juzgar “la ética de la llamada guerra judicial o Lawfare”. Se apropió de un poder casi sobre natural. Barcesat...