¡Recién Publicado!
cerrar [X]

A 26 años del atentado a la AMIA, la verdad sigue oculta (y es esta)

7
Todo sigue igual
Todo sigue igual

Desde 1994, la dirigencia de la comunidad judía mantiene un cerrado pacto de silencio y una pertinaz negativa a revisar su responsabilidad en el silenciamiento de lo ocurrido en la masacre de la AMIA. La DAIA, con Rubem Beraja a la cabeza y sus principales abogados, acompañaron desde inicio las maniobras de encubrimiento, que no se limitaron al pago de un soborno de más de U$400.000 a un preso -Carlos Alberto Telleldín- para obtener de él una declaración falsa con la cual desviar la investigación hacia un grupo de corruptos policías bonaerenses ajenos al atentado. Los encubridores necesitaban que declarara haber entregado la fantasmal Trafic-bomba a cualquiera que alejara la pesquisa de la pista siria, local y federal, y de preguntas incómodas sobre el tráfico de armas.

 

Es imprescindible recordar cómo sucedió, y cómo fueron desoídas algunas advertencias:

El primer intento -antes de la coima pagada para culpar a los policías bonaerenses- se perpetró en los primeros meses de 1995, un año antes de la consumación del soborno, cuando se le ofrecieron a Telleldín un millón de dólares a cambio de que culpara a unos libaneses detenidos en Paraguay.

Esa turbia gestión, que no prosperó, fue encabezada con el aval del gobierno de Menem y del juez Juan José Galeano por el militar genocida Héctor Vergés, entonces colaborador de la SIDE, luego condenado por torturas, homicidios y otros delitos de lesa humanidad cometidos en la dictadura como jefe del campo de concentración cordobés La Perla.

Vergés era acompañado por el agente de la SIDE Daniel Romero, chofer del jefe de los espías Hugo Anzorreguy (condedado por gravísimas maniobras de encubrimiento del atentado). Según explicó la fiscalía en el juicio por el verdadero encubrimiento (“AMIA 2”), el espía Romero se reunió a hablar del tema con Beraja en las oficinas del Banco Mayo. Fueron varios los represores, algunos abiertamente nazis, los que asesoraron a los dirigentes judíos.

Vergés le ofreció el dinero a Telleldín en nombre del gobierno nacional de entonces, como quedó registrado en una escucha telefónica de las pocas que no se alcanzaron a destruir.

Ese encubrimiento fue prematuramente denunciado en Estados Unidos por el rabino norteamericano Avi Weiss, quien fue desautorizado en sus alertas por el titular de la DAIA Rubén Beraja. El 28 de setiembre de 1995 tuvo lugar una audiencia sobre el atentado a la AMIA en el Congreso de los Estados Unidos, Washington, ocasión en la que Weiss afirmó:

Es mi convicción que el gobierno de Argentina está desviando la investigación y llevando a cabo un encubrimiento. Esta conclusión no es una mera especulación”.

Weiss se refirió a los lazos de Menem con el terrorista sirio Monzer Al Kassar, y a circunstancias concretas, como la ausencia de los policías que debían custodiar tanto la Embajada como la AMIA, el desoimiento de advertencias previas, y el interés de dejar afuera de la investigación a los sirios.

Dijo Weiss que el juez Galeano estaba desviando la investigación, y consumando el encubrimiento siguiendo órdenes de Menem. Ya entonces, en septiembre de 1995, Weiss denunció el primer intento de sobornar a Telleldín, cuando todavía no se había consumado el segundo: le contó a los congresistas que el genocida Héctor Vergéz (en nombre del jefe de Gabinete, Carlos Coirach, y por instrucciones directas de su secuaz, la camarista María Luisa «La Piru» Riva Aramayo, N. del E.) le había ofrecido al doblador de autos un millón de pesos-dólares y su libertad a cambio de culpar falsamente a unos libaneses detenidos en Paraguay. Beraja replicó descalificando por completo esas denuncias, respaldando al juez, a la SIDE y al presidente Menem, y sosteniendo que el atentado estaba prácticamente esclarecido.

Con el apoyo mediático y del establishment comunitario al patético juez Galeano y al menemismo, poco después del fracaso del primer intento de compra de su declaración para cerrar la causa mediante una falsa acusación a los libaneses de Paraguay, Telleldín se entrevistó en el juzgado con un tal Eldad Gaffner, a partir de un pedido que lleva el sello de la Procuración General del Estado de Israel. El motivo alegado: obtener cooperación de Telleldín para el esclarecimiento de atentados terroristas cometidos… en Israel!. Tuvieron tres encuentros reservados, de cuyo contenido no quedó constancia, en absoluta violación a las normas locales. El enviado, que hablaba perfecto castellano y «parecía un abogado más», según lo reconstruido por diversos elementos probatorios, le habría ofrecido a Telleldín trabajar para el Mossad a cambio de un sueldo, en lo que constituyó el segundo intento de soborno. Por diversas razones, Telleldín se asustó y no aceptó.

En el juicio por el verdadero encubrimiento –que el público argentino no pudo ver ni leer- la fiscalía reconstruyó el trayecto previo a la exitosa concreción del soborno a Telleldín para obtener la declaración falsa con la que se desvió la investigación por casi una década. Ese trayecto incluyó varias reuniones. En una de ellas –entre Telleldín, Beraja, el dirigente de DAIA y abogado Cichowolski y el abogado de la AMIA Luis Dobniewski– Beraja le dijo al preso Telleldín «que haga lo que tiene que hacer y se va a su casa«. Galeano en connivencia con Anzorreguy había decidido pagarle U$400.000 a Telleldín con fondos reservados (más U$5.000 por mes por un año y medio). El ex prosecretario de Galeano Claudio Lipschitz refirió que Beraja estaba al tanto del pago que se realizaría a Telleldín. Diversos testigos, entre ellos varios funcionarios o empleados judiciales, declararon que Galeano le exhibió a Beraja el video que el ex juez había grabado en secreto de su negociación con Telleldín, previa al pago.

En el juicio, Beraja no aceptó responder preguntas de la fiscalía ni de las querellas. En sus monólogos, hizo alusión a sus encuentros con gobernadores, jefes policiales mandatarios extranjeros y una serie de personas muy importantes del país y del Exterior. Justamente por ello Galeano lo había considerado una pieza necesaria para la maniobra a realizar. “De estar en desacuerdo con esa maniobra tenía el poder suficiente para desbaratarla”, señaló el fiscal, que recordó que Telleldín había condicionado su aceptación al aval de Beraja.

Tiempo después de perpetrada la maniobra, el video del juez Galeano negociando la coima con Telleldín fue robado. Los involucrados en el pago a Telleldín entraron en pánico ante su posible difusión pública. Beraja entonces apoyó a Galeano. En Comodoro Py, “se reunieron todos, estaban Beraja, Corach…”. “Hay un compromiso de que nadie va a pasar la cinta”, le decía Telleldín a su mujer en audios que fueron rescatados. El titular de la DAIA se comunicó con varias redacciones para pedir que no se divulgara. No obstante, finalmente el escandaloso video se divulgó en un programa de Jorge Lanata. (Corría 1997 y Lanata aún no se había vendido en cuerpo y alma al encubridor Grupo Clarín, N. del E.). Aún así, tuvieron que pasar varios años hasta que se anularon esas estafas procesales realizadas a partir de pagos ilegales. Mientras tanto, los resabios de verdad que quizás podrían aún rastrearse, terminaron de desintegrarse por el paso del tiempo, con el silencio o la complicidad de muchos.

Hace un año, un tribunal oral federal (TOF 2, alejado de cualquier sospecha de kirchnerismo o populismo), después de pasar meses y meses escuchando testigos, acusados y acusadores y de revisar documentación escandalosa con el control de los querellantes, no pudo más que sentenciar que estos y otros repugnantes hechos analizados, que tuvieron como objetivo y resultado el encubrimiento del atentado a la AMIA, constituían “graves violaciones a los derechos humanos”. Y constataron que se encubrió intencionadamente la llamada “pista siria”. En esa necesidad de encubrir, se destruyeron todo tipo de evidencias.

No obstante, en una lamentable solución de compromiso, el tribunal evitó que las responsabilidades lleguen a los mandantes políticos. Dispuso bajas penas de prisión a la mayoría de los acusados, dejando fuera de la condena a Menem y al ex titular de la DAIA, en un fallo que se encuentra apelado. Según los tiempos tribunalicios, probablemente la biología humana extinguirá la mayoría de las imputaciones.

Entretanto, el aparato mediático judicial con su dispositivo dirigencial comunitario habrá logrado enterrar definitivamente la causa AMIA y la verdad de lo ocurrido en lo trágicos años 90.

Fuera de lo judicial y su lógica perversa, a nadie parece sorprender la nula disposición de revisión y discusión de estos hechos, por parte de instituciones que siguen enarbolando la pretensión de ser representativas de la comunidad judía, a lo largo de un cuarto de siglo. Su silencio y ausencia de autocrítica (cuando no su abierto y ferviente aval) las involucra.

 
 

7 comentarios Dejá tu comentario

  1. Lo vengo explicando desde hace mucho en el foro y probándolo también. Irán no tuvo un joraca que ver, SIRIA ¡MENOS TODAVÍA!. La pista falsa esencial sobre la que se ha montado todo el encubrimieto posterior son(en ambos bombazos) los FALSOS COCHES-BOMBA. En la AMIA fue instalado por los "rescatistas israelíes", que llegaron al país el 19J a la noche y se hicieron cargo de la zona de la explosión y que el 25J al anochecer cuando ya habían dejado de trabajar en los escombros porque al otro día regresaron a Israel, "encontraron"/plantaron(sin testigos) el trozo pequeño de block motor de la Tafic de Telleldin(eso si con el Nº de motor intacto) que a partir de ahí llamaron: "el motor de la Trafic", pero no era ningún motor precisamente. La FALSA ACUSACIÓN A IRÁN fue impuesta INSTANTÁEAMENTE Y SIN APORTAR LA MÍNIMA PRUEBA por los gobiernos de Israel y USA y luego en 2002 los hicieron viajar a "sardineta" Toma, a la sazón jefe de la SIDE del zobeca Duhalde, primero a USA y luego en secreto a Israel, donde le dieron un informe("secreto" todavía) que Jaimito Stiuso copió textual y con eso Galeano emitió los primeros pedidos de captura a iraníes a principios de 2003. Luego a fines de 2006, por presión de los neocosn yankis, sionistas de extrema derecha del "gobierno" Bush, que entonces estaban desesperados porque el Imperio yanki atacara a Irán, al finado Kirchner, el SUICIDA Nisman las refritó para acusar a ¡TODO! el gobierno de Irán de la época, ACUSACIONES FALSAS que todavía están en el tapete. A los 2 bombazos en Baires en 1992 y 1994 los perpetró un contubernio entre los gobiernos de Israel y USA, como razón de estado de estos estados, y estos le impusieron a "nuestros" débiles "gobiernos" el cerrado encubrimiento implementado para soster¡er en el tiempo la FALACIA de la culpabilidad de Irán/Hezbollah. Esta Verdad ocultada surge clara de: www.taringa.net/+orden/falsificacion-amia-la-pista-de-los-3-estados_sd6r5, que es un resumido de LA ÚNICA pista/hipótesis que se sostiene a esta altura para esos ominosos bombazos. Si alguno tuviera alguna duda y necesitaran alguna ampliación, me lo pueden solicitar a: petro696@fibertel.com.ar .

  2. Parte de lo que escribe Petrosino es razonable y cierto. Aclaro que yo sólo opino como lector de los libros escritos por Christián Sanz y Fernando Paolella los cuales son mi única fuente de información para formar mis opiniones. No fue Irán y tanto EEUU como Israel contribuyeron a armar las pistas falsas iraníes porque generaron otra guerra fría, la de Occidente contra Irán que ha sido el actor opositor a la supremacía imperialista de EEUU en Oriente Medio. La intromisión de Siria en los asuntos internos de Argentina se debió al turco innombrable que en su afán de llegar a la presidencia les prometió a los sirios el oro y el morro sacándoles dinero y no cumpliendo sus promesas. La actitud de los dirigentes judíos argentinos resulta deplorable. Y el acusar al estado de Israel de haber hecho el atentado resulta, por lo menos, irresponsable.

  3. Dark, ¿porqué descartarlo a Israel y a USA como perpetradores de los bombazos?, si han sido los únicos beneficiarios de estos, y está probado que han sido ellos los que les han impuesto a "nuestros" débiles "gobiernos"(a todos) encubrirlos, acusando falsamente a Irán?. Pensá un poco, si AlAssad hubiera tenido algo que ver en los 2 bombazos en Baires(¡fueron 2 de alevosía creciente y luego no más bombazos!) e Israel y USA(todos sus gobiernos) lo encubrieran durante 28 años acusando falsamente a Irán, Al Assad hubiera realizada una hazaña que ningún lider árabe hubiera logrado jamás, mayor todavía que las del mítico Saladino de las Cruzadas. Los yankis e israelíes se encubren a ellos mismos, no van a encubrir "a los sirios", justamente. Las difusas "pistas sirias", son varias y ninguna bien explicitada, son pistas falsas alternativas a la falsa iraní, para desviar las sospechas de la única que sostiene a esta altura, la llamada "de los 3 estados", desarrollada en el link de mi comentario. La supuestas razones por la cual Al assad habría hecho bombardear 2 veces en 28 meses la Capital de un país amigo tradicional de siria y los sirios como Argentina: vengarse de Menem??? SON RIDÍCULAS Y FALSAS. AlAssad NO LE DIO GUITA A MENEM PARA LA CAMPAÑA, el que lo hizo fue Kadafi, u$s 6 millones, pero que le daba a todos los candidatos de origen árabe. Menem visitó Siria luego de ganarle a Cafiero la interna y antes de ser presidente, en esa época decía que iba a dar un salariazo, que iba a nacionalizar los bancos y hasta que iba a invadir las Malvinas, ergo un político serio y experimentado como AlAssad no iba a tomar muy en serio las pelotudeces que vomitaba semejante chanta, que ni siquiera eran promesas sino posibilidades de negocios, entre las que podría haber habido asistencia nuclear y misilística, si él llegaba a la presidencia. Si AlAssad o "sirios" o cualquiera se hubiera querido vengar de Menem????, le hubieran hecho algo a él, y no hubieran bombardeado la emba y la AMIA asesinando argentinos indiscriminadamente y al dope, y encima agrediendo a los israelíes que no son de arriar precisamente.

  4. Y porque no entrar en el campo de las conspiraciones de origen casero. No creo que hayan sido ni los sirios, ni los hallatolas, ni los libaneses ni ningun pais que quiera dañar a sus congeneres, que saben que viven en este pais. Para mi han sido los mismos que corrio Peron en su momento. Los barra bravas de entonces, los odiadores seriales, los montoneros que tenian el odio metido encima, sobre los" judios de m con plata." No hay que ir mas lejos. Todo ha sido hecho fato en casa. No busquen mas. Por eso, es que nadie se juega y nadie delata a nadie. Lo de entonces queda encerrado en esta omerta. El resto es distraccion.y asi pasaran 26 años mas-sin que exista un solo culpable.

  5. Sale solo, te digo que para investigar es necesario distinguir de lo posible, lo probable. Posible son infinitas cosas, en el límite hasta podría haber sido un marciano que vino en un plato volador el que nos metió los 2 bombazos en Baires(no hay que olvidar que fueron 2), pero las probables se van reduciendo a medida que una investigación progresa. Lo único que tenemos cierto y establecido es que ha habido INSTANTÁNEAMENTE por parte de los gobiernos de Israel y USA una acusación a SUS enemigos Hezbollah/Irán, y sabemos también que éste último fue, justamente hasta el bombazo AMIA, un estrecho amigo, y no se sino el más estrecho que tuvieron en el mundo entonces. Ergo hay 2 posibilidades: 1. que fuera cierto los que decían estos, pero entonces tendría que tener alguna prueba que sustente tan rápida elucidación(las que obvio no tuvieron, ni nunca mostraron); o 2. que no fuera cierto(que es lo que a esta altura es casi una certeza), en este caso sólo hay una posibilidad: QUE FUERAN ELLOS, porque es la única forma que pudieran saber quien fue, y no quemarse como bichos si aparecía el verdadero perpetrador, que por ejemplo fueran los que vos señalás. Te doy otra prueba de esto, intuitiva y fácil de verificar: todo atentado terrorista(porque es obvio que estos lo fueron) tienen un "mensaje" asociado, no se hacen per codere. Es decir que ocurriera "el 1er. mensaje" indica que había algo que se debía hacer o dejar de hacerse; que no se hizo tampoco después de éste porque ocurrió un "2do. mensaje" más alevoso y en un blanco totalmente argentino ahora, que tenía implícito que de ser necesario un ·"3er. mensaje", sería más alevoso todavía; y que luego de éste NO HUBIERA HABIDO MÁS "MENSAJES", indica claramente que lo que tenía que hacerse o dejar de hacerse, finalmente se hizo. Lo único que cierra con esto son las relaciones Argentina/Irán, muy estrechas durante el Alfosinato(porque entonces eran funcionales a las necesidades del Imperio yanki), Menem ¡las estrechó más todavía! a pesar de que por la implosión de la URSS las necesidades de los yankis habían cambiado, e Irán había pasado de ser el-enemigo-del-enemigo, a ser el principal candidato a convertirse en elenemigo propiciatorio necesario. Luego del "2do. mensaje"(en la AMIA, y después de hablar con EL ENVIADO PERSONAL DE RABIN, Dov Shomorak que le batió la justa, el cotur pronunció una de sus frases "célebres": "existe semi-plena prueba de la participación de Irán en el bombazo AMIA", las relaciones con ésta se deterioraron hasta casi la ruptura ¡Y NO HUBO MÁS BOMBAZOS/"MENSAJES"!, mira: “La InfAMIA - A 10 AÑOS - EL ACUERDO MENEM-RABIN PARA NO INVESTIGAR”, www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-38318-2004-07-18.html.

Dejá tu comentario

El comentario no se pudo enviar:
Haga click aquí para intentar nuevamente
El comentario se ha enviado con éxito
Tu Comentario
(*) Nombre:

Seguinos también en

Facebook
Twitter
Youtube
Instagram
LinkedIn
Pinterest
Whatsapp
Telegram
Tik-Tok
Cómo funciona el servicio de RSS en Tribuna

Recibí diariamente un resumen de noticias en tu email. Lo más destacado de TDP, aquello que tenés que saber sí o sí

Suscribirme Desuscribirme

Notas Relacionadas

Christian Sanz: “A nadie le interesa la verdad sobre lo ocurrido con Nisman ni AMIA”

Este sábado por la noche, el director de Tribuna de Periodistas, Christian Sanz, fue entrevistado por el perito judicial Roberto Meza Niella vía Instagram. Básicamente, se habló sobre sus investigaciones sobre AMIA y Nisman, tópicos sobre los cuales Sanz tiene...