¡Recién Publicado!
cerrar [X]

Sin novedad en el frente

7
El kirchnerismo sigue haciendo de las suyas. Para no variar.
El kirchnerismo sigue haciendo de las suyas. Para no variar.

Como un remedo de algunos errores y horrores de la guerra descriptos en la novela de Erich María Remarque, el Frente de Todos sigue disparando munición gruesa contra sus opositores e intenta seguir violando la sacralidad de las instituciones, para consagrar un proyecto hegemónico que hace agua por todos lados.

 

En ese escenario, Cristina sigue rebelándose contra la Justicia, desconociendo sus fallos y provocando terremotos dialécticos contra la sustancia de sus sentencias; Máximo, con su pobre lenguaje de cinco o seis frases “calcadas”, habla de los ricos y su renuencia a aceptar impuestos a una “renta extraordinaria” medida por los Camporistas mediante reglas atrabiliarias; Alberto F. conspira en silencio contra su “socia” (¿o madre?) política y se apoya en los dirigentes gremiales más combativos como Pablo Moyano, que intentan imponer la ley de la selva “a palos”; Sergio Massa, cual gomero mediocre de barrio, pone parches de baja calidad en los neumáticos pinchados del vehículo en el que se transporta el gobierno, acusando su desorientación; Kicillof pestífera las veinticuatro horas de cada día contra todos, utilizando un lenguaje directo y violento cargado de falacias discursivas, “soplándole” las orejas a Cristina; Zabaleta y Manzur deben salir corriendo para combatir a los que les incendian el rancho en su “territorio”; los jefes de bloque justicialista del Congreso se pelean entre sí para aprobar o desaprobar leyes fundamentales para el país; Gabriela Cerruti apela casi diariamente a las semejanzas más ultrajantes que puedan imaginarse en contra de la “derecha” (así en abstracto); D´Elía comenzó a odiar a los movimientos piqueteros que lo vieron nacer; Soria, Ministro de Justicia, trabaja agresivamente para involucrar a Dios y María Santísima en el atentado a nuestra Vice por parte de unos “copitos” extravagantes y devaluados, nacidos en el seno de una de las tantas familias que crían hijos como pueden y se agarran la cabeza por no poder enderezarlos. 

La sociedad mientras tanto murmura y rezonga, por ahora en voz baja, pero se atisba un sentimiento popular: hacer acopio de alambre para encerrar a los kirchneristas en una jaula y aprovechar el encierro para mojarlos a “manguerazos” a ver si se despabilan.

En el actual estado de cosas, parece imposible llegar a las elecciones en un escenario de mínimo orden y los “fieles” a la payada de los K como, entre otros, De Mendiguren (¡Dios nos libre de los conversos!), solo atinan a rogar públicamente que si nos acercáramos al evento con una inflación mensual cercana al 4% “estaríamos salvados” (¿) en su afiebrada opinión.

Causa pena el tenor de las parrafadas de políticos que parecen recién salidos del secundario (los menos) la semana pasada y quieren demostrarnos que son muy buenos para recitar de corrido la tabla matemática del 2.

Estamos viviendo en un horno y el control de la llama de gas está en manos de quienes discursean desde el Olimpo en el que viven, apostando - ¡una vez más! -, a dominar los precios de los productos de primera necesidad mediante férreos controles que ahora disfrazan con una simpática denominación: “que sean justos”. ¿A juicio de quién? ¿En qué proporción?

A buen entendedor, pocas palabras. 

 
 

7 comentarios Dejá tu comentario

  1. Carlos que mojadas te pegás con la vice! jajaja...la objetividad al palo! PD...el mufa mayor está en qatar en el palco con los jeques...

  2. Juanjo, que hay que tener imaginación, che... La única persona que piensa en mojadas, con esta persona; sos vos, quien mucho lo dice por debajo lo tiene...

  3. Si yo estuviera frente a Cristina le diría que se saque ese casco de la cabeza, se ponga seria, sea responsable y largue todo su intento de ser vicejefa alcaldesa, o presidentA , arquitecta egipcia, abogada exitosa, papisa, que deje todas sus grandiosas intenciones de joder mas a la sociedad y se dedique con todo,a la salud de su hija. Que esta cada vez mas entreverada y confundida entre montones de libros que dice leer y poemas con frases que le dan vueltas a su cabeza, que vive en un mundo complejo, que no comprende, a la madre que tiene, que se dice poder darle la felicidad a los demás, y darles la fuerza de su esperanza a multitudes, mientras que su angustiada hija se ve precisada a pasar hambre....de cariño, ausencia de dedicación y cuidados permanentes. Rogando en cada muestra fotográfica, por atención. En busca de esa alegría que parece no poder recuperar......

  4. No es casualidad. La malasangre justo a la hora de las comidas, los enfrentamientos, las peleas, discusiones, malas intenciones, escándalos y reyertas familiares , justo a la hora de almorzar, solo consiguen hacer estragos en la digestión de la persona que se siente atacada, agraviada. La comida le cae como un bolón de piedra en el estómago...y si ese estado de cosas se repite siempre, cuando se ingieren alimentos que se supone deben de ser consumidos en paz y .armonía, frente a frases y palabras nutritivas, no destructivas; se termina como lo hemos visto ya. Con una úlcera estomacal. -Tal cual le paso al finado Néstor Kirchner. De seguro al casarse fue un hombre sano, que no tenia problemas digestivos. Con el paso de los años y las constantes peleas, discusiones y disgustos, mas las conocidas rabietas, le crearon un colon irritable, y su digestión se fue lentamente deteriorando con el paso de los años. También hay una predisposición a responder y ser confrontativo y peleón, mismamente. Todo lo cual contribuyó a su cronicidad en desarreglos digestivos. Causas? varias, y las de la convivencia , desde luego.Los gritos, los insultos, la confrontación, las vidas separadas luego,y la necesidad de él de ser poderoso por medio del dinero. Unico perfume que la mantenia aferrada a él. Pero era todo un martirio, de ambos lados. Y que vemos hoy? Que eso de dime con quien andas y te diré que te pasa, tiene algo de cierto. Ya asi lo decia mi abuela. En este relato tenemos a dos con problemas de úlceras, el uno un colon irritable, que le termino de enfermar, este otro con una ulcera sangrante, resultado de afrentas, humillaciones CONSTANTES en pÚblico, disgustos PERMANENTESs, sentido de deshubicación, falta de desiciones, miedos, miedos pegados a los huesos, por no decir terror, hacia la que le dio el trabajo, tensión constante de no quedar mal, hablar, vivir y pensar para eyya, para no quedarle mal. En el intento de agradarle, de tener su visto bueno.... Sin tomarse vacaciones y relajarse, todo esto le ha ocasionado la ulcera que tiene. Alberto se ha desgastado en procurar algun crédito a la que es insaciable en el arte de escarmentar y humillar a su compañero de fórmula, o de vida. Esta es la prueba. Quien se queda a su lado, tarde o temprano se enferma y termina, lo menos, lo menos con la ulcera que tiene. Producto del proceso todo, que va por dentro, somatizándose irritantemente a cada embate, cada estocada, siniestra, trapera, de baja estofa, de que tengo " como mostrar todo lo tuyo en el celular" en amenazas, en insultos , hechos públicos, que al atacado le hace aumentar el ácido estomacal, o por otros voceros. La salud asi se resiente. Ese es el pago, el resultado que ha conseguido el titere de Alberto al unirse a eyya, haciendo binomio politico. Simplemente es a otro mas que le ha picado....la yarará.

Dejá tu comentario

El comentario no se pudo enviar:
Haga click aquí para intentar nuevamente
El comentario se ha enviado con éxito
Tu Comentario
(*) Nombre:

Seguinos también en

Facebook
Twitter
Youtube
Instagram
LinkedIn
Pinterest
Whatsapp
Telegram
Tik-Tok
Cómo funciona el servicio de RSS en Tribuna

Recibí diariamente un resumen de noticias en tu email. Lo más destacado de TDP, aquello que tenés que saber sí o sí

Suscribirme Desuscribirme

Notas Relacionadas

Un mensaje cargado de simbolismos, con el operativo clamor ya en marcha

No hay hoy en la política argentina orador como Cristina Fernández de Kirchner. Sin ser esa observación un juicio de valor que avale lo que pueda llegar a decir en sus discursos, hay que reconocerle una dinámica y soltura que la vicepresidenta adquirió en...