¡Recién Publicado!
cerrar [X]

El gen argentino volvió a hacerlo (una vez más)

25
No tenemos remedio.
No tenemos remedio.

Terminada la elección presidencial en su primera vuelta son varias, obviamente, las conclusiones que pueden sacarse.

 

La primera que me surge, paradójicamente, no proviene de un análisis sesudo sino de un meme que leí entre los muchos que comenzaron a circular. La ocurrencia decía: “Ladrones hay en todas partes. Pero Fan Clubs de ladrones solo en la Argentina”.

Y es cierto: comprobar la performance de Massa -cuando se la compara con la que había obtenido en las PASO- y se la contrasta con lo que ha hecho desde que es ministro de economía, no puede arrojar otra conclusión que no sea la que afirma el dicho: a los argentinos les gusta que los roben.

Porque de otra manera no se puede explicar que una persona que generó 2 millones de pobres adicionales; que llevó la inflación anualizada a correr ya a niveles de más del 200%; que tomó fondos públicos pertenecientes a todos los argentinos por más de 4 billones de pesos (es decir 4 millones de millones: un 4 seguido de doce ceros) para regalárselos impunemente a quienes había identificado como su “mercado electoral”; que fundió al Banco Central (llevándolo a reservas negativas de más de 10000 millones de dólares); que multiplicó por cinco la cotización del dólar; que hizo polvo el poder adquisitivo de la moneda en la cual son retribuidos en primer lugar los pobres y los carenciados, haya ganado la primera vuelta de la elección presidencial. Solo un conjunto de masoquistas o de pusilánimes o de gente que es una mezcla de las dos cosas pudo haber votado cómo votó.

Otra conclusión que puede sacarse de lo que ocurrió ayer es que, en la Argentina, sigue habiendo muchísima gente que cree en la magia; que fue lo suficientemente embrutecida como para no ver que esos “regalos” que recibe son la causa por la que luego estarán más hundidos en la pobreza y en el barro de la miseria.

La siembra peronista contra el mérito y contra la idea de que el progreso es hijo del esfuerzo propio rindió sus frutos ayer cuando, millones de personas, creyeron que un Rey Mago -desde el Estado- podía “fabricarles” riqueza a medida, sin que ellos tuvieran que trabajar.

La desesperación de la nomenklatura peronista por mantener el poder para seguir usufructuando sus privilegios y robando riqueza pública (como lo ha hecho toda la vida) echó mano a todo lo que pudiera comprar la voluntad de los cabezas de termo que no son capaces de entender las razones por las cuales viven rodeados de mierda: mientras algunos se creen felices porque reciben un bono o una heladera, le dan su voto a los que destruyen la economía que podría hacerlos vivir bien si hubiera trabajo de calidad y su remuneración les permitiera darse los gustos que elijan, libremente y de acuerdo a las posibilidades de cada uno.

Esas reglas simples del sentido común fueron dinamitadas por el peronismo a lo largo de las últimas ocho décadas. El peronismo logró instalar la idea de que para vivir bien no es necesario tener una economía ordenada que genere trabajo genuino y buenos salarios sino que ellos, desde el Estado, pueden “sacarle a los poderosos lo que les roban a los trabajadores” para redirigir esos recursos a los bolsillos de los asalariados y de los que menos tienen.

Esa extorsión peronista funcionó y aun funciona. Ese truco para engatusar idiotas que luego, con sus votos, los mantienen a ellos en el poder, les dio resultado. Y ayer tuvimos otro capítulo de la misma novela.

Los argentinos que creen que el progreso en la vida depende del trabajo y, fundamentalmente, del trabajo bien hecho son una minoría risible en la Argentina: a los ojos de la cultura popular son especies de idiotas que no entienden la preeminencia de los curros, de los yeites, de los acomodos y de los filones. Porque la cultura que volvió a triunfar ayer es esa: la cultura que premia lo que se cree es el ingreso fácil, el ingreso sin trabajar… el curro.

Las alternativas que quedaron planteadas para la segunda vuelta no podrían ser, desde lo teórico, más antitéticas. Quizás por eso Massa siempre fogoneó un enfrentamiento cara a cara con Milei: el razonamiento que hay detrás de la propuesta del liberal es que cada uno será en la vida lo que su mérito indique, lo que su capacidad determine. Ese principio es un anatema para el argentino promedio que, desde hace años y de la mano del socialismo peronista, compró la máxima marxista “de cada uno de acuerdo a su capacidad a cada uno de acuerdo a su necesidad”.

Evita reformuló ese postulado comunista para adaptarlo a la realidad del país de mediados del siglo XX: “detrás de cada necesidad, nace un derecho”, dijo la entonces mujer de Perón.

Milei se ha cansado de repetir que ese concepto es “nefasto” y que la idea de la “justicia social” es inmoral. Pues bien, ahora lo que habrá que ver es cuántos argentinos están de acuerdo con él y cuántos creen que el Estado debe satisfacer las necesidades de unos, robándole el fruto de su trabajo a los otros, para reestablecer esa justicia.

Mi percepción es que Milei perderá esa lucha de valores. Y mi argumento es simplemente matemático, uno que se reduce a un par de sumas y restas.

Para ganarle a Massa, Milei necesita de millones de votos de personas que votaron a Juntos por el Cambio en la elección de ayer. Las personas que votaron a Juntos por el Cambio provienen de diversos orígenes pero no hay duda que había allí muchos votos radicales que se taparon la nariz por la asociación con Macri, con Bullrich y con el “liberalismo” del PRO. Hace rato que vienen tapándose la nariz. Es más, puede haber muchos que ya ni siquiera se la tapen y hayan huido de esa coalición para votar a Massa, incluso ayer.

El “radicalismo de los Morales de la vida” (por darle a la cuestión un nombre genérico que haga entender rápidamente lo que quiero decir) tiene muchos adeptos entre los ciudadanos de a pie, ciudadanos que prefieren votar a un peronista como Massa antes que a un liberal con Milei.

Quien quizás mejor haya expresado ese sentimiento (aunque cuando su video circuló muchos se rieron y dijeron que era la opinión de un marginal sin peso) es Ricardo Alfonsín, el embajador argentino en España del gobierno kirchnerista actual.

Para esos radicales el liberalismo es un sacrilegio mucho más grave que el peronismo. Milei jamás logrará conquistar un solo voto que provenga de ellos.

Su opción son los votos del PRO. Pero con eso no le alcanza. No hay dudas de que muchos votantes que en las PASO votaron a Bullrich o a Larreta (especialmente a Larreta), ayer votaron a Massa. Ese dato confirma adónde fue el voto de muchos radicales y sirve para predecir que jamás irá a la boleta de La Libertad Avanza en Noviembre.

Hace ya varias semanas aquí mismo titulé una columna: “La UCR, el fiel de la balanza de JXC”. Y hoy vuelve a confirmarse esa idea que viene desde que esa colación se formó. La UCR, en una reñida disputa interna en Gualeguaychú, decidió en 2015 -de la mano de Ernesto Sanz- aprobar la asociación con Macri y Elisa Carrio para crear “Cambiemos”. Pero esa votación no fue aplastante: hubo muchos en esa Convención que apoyaban la idea de Gerardo Morales que proponía una asociación con el Frente Renovador de Sergio Massa. Ricardo Alfonsín, por supuesto, tampoco aprobaba la asociación con Macri.

El resultado de la Convención de Gualeguaychú no dejó de ser un acuerdo de cúpulas. Si bien orgánicamente el partido aceptó lo decidido, nadie nunca pudo determinar con exactitud cuántos ciudadanos radicales acataron esa bajada de línea y cómo decidieron cuando estuvieron solos en el cuarto oscuro.

No son pocos los que dicen que un radical verdadero es un peronista avergonzado, es decir, un tipo que básicamente coincide con lo que el peronismo propone solo que siente un poco de pudor por la prepotencia y los modales que impuso Perón desde el principio. Si Milei -proponiendo liberar a los individuos y consagrando el principio de que los ciudadanos no pueden esperar regalos del Estado- puede conseguir un voto en esa pecera sería un verdadero milagro.

No hay demasiados misterios cuando se trata de proyectar el horizonte de los países: una tierra poblada por una mayoría de ciudadanos que cree que la vida no depende de ellos sino de lo que pueda caerles del cielo (para lo cual habrá que hacer lo que sea para acomodarse con “el cielo”) seguramente no será un país próspero y pujante. Al contrario estará más cerca de la miseria, de la dependencia y de la mendicidad. Mal que le pese a la minoría que alguna vez creyó en el perfil de la Constitución de 1853, en el horizonte argentino solo habrá más de lo mismo: mediocridad, decadencia, antigüedad y pequeñez. Quienes soñaron un país grande no contaban con esa partícula de gen argentino que no solo hizo nacer al peronismo sino que lo mantuvo vivo hasta hoy.

 
 

25 comentarios Dejá tu comentario

  1. Entiendo los conceptos, y la carga emocional de cada opinante. Y si, este espacio nos deja opinar, descorchar nuestras inquietudes y desaciertos, incomodidades y defender nuestras tablas de valores. Hasta acá todo muy bien. Es humanamente comprensible. No somos objetos, no somos comprables x un plato de lentejas, y quienes opinamos x acá no recibimos cargo alguno. Solo estamos calibrando a quien votar, o no votar. Necesitamos cambiar ideas, sacarnos dudas, ,sentirnos o no insultados, etc. Desgraciadamente tenemos un enemigo en común. Es el abuso de poder del kirchnerismo, disfrazado de peronismo, Los dos nos vienen empomando por 80 años, uno, y por 20 el otro. Los vamos a dejar que sigan así? Tenemos aún un mes de tiempo para venir a las urnas a tirar el voto. Ahora lo más difícil será mantener esa unión reciente, la de Milei Bullrich en armonía. Los dos deberán bajar un gran cambio. Deberán aprender a perdonarse, a conocerse mejor, a cambiar ideas y planificar que rol le tocará a cada cual. El dejar todo para después puede complicar las cosas a futuro. Dado que cada cual quiere ser rey, y no....solo deberá ser uno el rey y los demás sus súbditos. Y si no hay humildad, equilibrio, etapas por etapas de lo que hacer, la gestión fracasará y ganarán los que amenazan con mas de lo mismo. Para cerrar me gusta tener esperanzas y pongo esta frase, que de por cierto no es mía "LA FÉ VE LO INVISIBLE, CREE LO INCREÍBLE Y RECIBE LO IMPOSIBLE" Tengamos fé. Viva nuestra gran Argentina!

  2. Parece que Libertario no en tan libertario y como otros tantos, cómplices que quieren que gane massa, ahora se volvieron todos moralistas como los radicales, que no saben todavía que se han extinguido hace 40 años, solo son unas rémoras que se agarran del primer tiburón que pasa. De todos modos muy bien JXC al tomar una posición de distancia, han sido elegidos para ser oposición y así debe ser, además no son los dueños del voto, el ciudadano va a votar lo que le venga en su real espíritu. Pero ha llegado la hora de definirse, no hay mucho para elegir, estamos con el pasado roñoso, inmoral, delincuente, mentiroso, atrasado en todo, pobre en ideas y en riqueza, o estamos con un futuro nuevo y tal vez desconocido para estas generaciones, incierto para otros, pero los cambios siempre son así, que nadie se paralice de miedo cuando dicen que es un salto al vacío, como si alguien pudiera ver el futuro, y tampoco se preocupen del desastre que nos dejan porque es el mismo para cualquiera. Si tenemos anhelos superadores, nada grandioso se ha hecho en el pasado sin un poco de coraje, ambición y fé, no esperanza como hasta ahora, Fé.

  3. Longobardi esta mañana - "se viene un impuestazo para pagar la fiesta" - el gasto de la campaña de Massa es tan alto que se mide en % del PBI del país asi de caro nos sale este pelotudo de massa

  4. Viejos meados les dijo! jajaja..y sí OAi...si seguís a Longosobre (el que no tiene ni primaria) ya te entiendo pobre...

  5. Queda demostrado (con las excepciones que confirman la regla) que en nuestro país los políticos sirven a los ciudadanos....como los toros a las vacas.

Dejá tu comentario

El comentario no se pudo enviar:
Haga click aquí para intentar nuevamente
El comentario se ha enviado con éxito
Tu Comentario
(*) Nombre:

Seguinos también en

Facebook
Twitter
Youtube
Instagram
LinkedIn
Pinterest
Whatsapp
Telegram
Tik-Tok
Cómo funciona el servicio de RSS en Tribuna

Recibí diariamente un resumen de noticias en tu email. Lo más destacado de TDP, aquello que tenés que saber sí o sí

Suscribirme Desuscribirme

Notas Relacionadas

¿Papá, por qué ganó Massa?

Y una noche Bombo le ganó a Tik Tok. Sergio Massa se quedó con la primera vuelta, irá contra Javier Milei y Patricia Bullrich los verá por TV. Mientras el peronismo descorcha, los libertarios bajan a tierra y Cambiemos se relame las heridas, cabe ensayar un par de...