14/11/2016 | Actualidad


Oposición venezolana: cortesanos en el banquete de los asesinos

HANNAH ARENT, EL HOLOCAUSTO Y UNA COMPARACIÓN FASTIDIOSA

Oposición venezolana: cortesanos en el banquete de los asesinos

Hannah Arent fue una política, filósofa y luchadora alemana de origen judío que pudo escapar del holocausto gracias a que se encontraba en Francia cuando comenzó la persecución hitleriana.

Trabajó como periodista y maestra de escuelas superiores durante su prolongado exilio en los Estados Unidos.

En 1962, cuando ya tenía 56 años y estaba mundialmente consagrada como una brillante intelectual, la revista New Yorker, la más prestigiosa de norteamérica, le propuso concurrir a Jerusalén para cubrir el juicio al criminal de guerra Adolf Eichmann.

El ex jerarca nazi había sido apresado clandestinamente y secuestrado en Argentina pocos meses antes. El gobierno israelí estaba listo para someterlo a un proceso penal que terminaría con la pena capital.

Sus primeros artículos se esperaban para principios de 1963 y todos creían que la escritora iba a ser implacable con los horrores del Tercer Reich.

Sin embargo, los contenidos de sus trabajos fueron completamente inesperados.

Arendt no sólo destrozó a los asesinos germanos. También, se ocupó con detenimiento de los propios consejos judíos en el marco de la espantosa “Shoá”.

Hannah contó que, “de camino a la muerte, los judíos habrían visto a pocos alemanes. Los miembros de los consejos propios habrían obtenido de los nazis un enorme poder sobre la vida y la muerte, hasta que fueron deportados ellos mismos”.

Así, por ejemplo, las listas de transporte a los campos de concentración fueron realizadas por los propios jefes comunitarios judíos.

“Este papel de los dirigentes de la comunidad en la destrucción de su propio pueblo es para nosotros el capítulo más oscuro de nuestra historia”, dijo.

El antiguo rabino de Berlín, Leo Baeck, uno de los miembros de la colectividad más importantes de toda Alemania, comentó en el juicio a Eichmann que “era mejor para los judíos no saber su destino, ya que la espera de la muerte sólo hubiera sido más dura”.

Hannah Arendt sintió como un alivio encontrarse en el juicio con antiguos miembros de la resistencia.

“Su entrada en escena ahuyentaba el fantasma de una docilidad general ya que eran increíbles las entregas directas de las víctimas para su ejecución realizadas por los comandos judíos. Todo eso era espeluznante, pero no era un problema moral para los entregadores”.

“En los campos se quebrantaba la dignidad de las personas y se las llevaba a colaborar en su propia destrucción, ayudando en la ejecución. Nosotros debemos decir que los mismos judíos tuvieron su participación en los millones de asesinatos” detalló la periodista escandalizando al mundo entero.

Como es obvio, resulta casi imposible trazar un paralelo entre el holocausto y cualquier otro escenario horroroso de la vida contemporánea.

Sólo el genocidio armenio de principios del siglo XX a mano de los turcos, el desastre del estalinismo en la Unión Soviética o las locuras criminales del “salto adelante” y la “revolución cultural” de Mao Zedong se le pueden parangonar.

Sin embargo, es importante repasar la locura del nacional socialismo para sacar conclusiones y aprender de una experiencia tan traumática.

En pleno siglo XXI, en mi propio subcontinente, un grupo de dirigentes de la “oposición” venezolana están negociando con un régimen de narcotraficantes y asesinos (que nunca pudieron probar que habían ganado la última elección presidencial) a un centenar de presos políticos a los que el régimen chavista ha tomado de rehenes.

Bajo el paraguas cada vez más vergonzoso del Vaticano, Nicolás Maduro y sus secuaces se dan el lujo de ir soltando de a uno a sus “presas” tal como hacen los ladrones de entidades bancarias cuando se encuentran acorralados y trocan libertades de cautivos por pizzas y gaseosas para pasar la noche.

¿Cuántos kilos de Leopoldo López vale una votación en el Amazonas para definir los diputados locales?

¿Cuántos dedos o extremidades del alcalde de San Cristóbal Daniel Ceballos sirven para conseguir que se respete la autonomía de la Asamblea Nacional?

Un viejo refrán nos recuerda que “para poder dialogar, primero tienes que soltar el palo que sostienes en tu mano”.

En otras palabras: no se debería establecer ningún intento de entendimiento mientras las hordas bolivarianas tengan prisioneros detenidos de manera completamente arbitraria.

¿Quieren que la víctima de una violación negocie con su victimario el uso de un preservativo para evitar mayores problemas?

Si Hanna Arendt viviera y pudiera ser testigo de lo que está ocurriendo por estas horas en Caracas tendría una gran severidad a la hora de catalogar a esta troupe de impresentables que han decidido ser meros cortesanos en el banquete de los asesinos.

El papa Francisco le da tiempo al “madurismo” para que suene la campana salvadora de enero de 2017. Dentro de pocas semanas, los dictadores se asegurarían su continuidad hasta el 2019.

Estos tipejos de la Mesa de Unión Democrática (MUD) que hoy sonríen por su “capacidad de negociación” van a tener que responderle al pueblo de Venezuela, de Latinoamérica y a los propios López, Ceballos y Ledezma  por su increíble tibieza/complicidad.

Los vamos a estar esperando y, más tarde que temprano, ese día llegará.

Compartí este artículo

Comentarios: RSS de este artículo

Dark Avenger
14 de Noviembre de 2016

Se equivoca, señor López Massia, y me atrevo a refutar su posición con conocimiento de causa. Hacia la década de los años 80 en el pasado siglo, eramos muchos los chilenos que queríamos saldar cuentas con la dictadura de Augusto Pinochet. Nuestro odio era tan inconmensurable que si tomábamos el poder por las armas derrocando la dictadura en una familia de adictos a ese canalla régimen no se iba a salvar ni el canario. Los íbamos a triturar si hubiese sido la oportunidad. Eso hubiese significado guerra civil con sus dolorosas consecuencias y tal vez los inmundos bolivianos hubiesen aprovechado de tomar hasta La Serena en sus falsas reivindicaciones.

No soy un pacifista a ultranza. Pero siempre que toque garantizar un proceso de paz o solución pacífica de asuntos de interés común des mil veces preferible antes que llegar a soluciones extremas que signen los futuros tiempos de dolor y estupor extensivos. Escribo con conocimiento de causa para sostener lo que sostengo. El régimen de Maduro de acuerdo a lo que usted afirma, señor López Massia (no soy quien para contradecirle puesto que todas las evidencias apuntan a corroborar los dichos de usted) sería similar en carácter a la dictadura militar chilena en su criminalidad profunda y canalla. Y a los canallas se los trata con tacto o se los enfrenta arrostrando las feroces e impensadas consecuencias que dicho enfrentamiento acarrerían.

Pablo
14 de Noviembre de 2016

A veces me enojo con alguna pavada que dice el gobierno... al minuto siguiente recuerdo al narKo - kirchnerismo y se me pasa.

Tobul
14 de Noviembre de 2016

Nada bueno para el pueblo venezolano puede venir de Cuba o de El Vaticano, lo unico que estan haciendo es ganar tiempo y ganar aire para que llegue el 2017 y poder seguir en el poder hasta el 2019, especulando que en ese tiempo aumente el precio de petroleo y perpetuarse en el poder. Y de esa manera Cuba seguir recibiendo petroleo regalado.
Si la oposicion se deja torcer el brazo estan listos. Esos Ladrones y asesinos tienen que pagar por todo lo que hicieron le guste o no le guste a Bergoglio.

nada que ver
15 de Noviembre de 2016

El pueblo venezolano fue engaqñado desde el mismo dia que murio Chavez, que ocultaron su deceso, ocultaron las tremendas maniobras medicinales y quirurgicas que le hicieron, y metieron a la fuerza, sin el voto real, a Maduro, que entro manejando su camion, siendo ese su verdadero conocimiento. Manejador de camiones, y desde ahi en mas se la pasa pisando a la gente con sus camiones. Es un bruto que solo sabe ser chofer. Pero no sabe conducir.De su foto entera, lo unico que rescato de valor, es su tacita de cafe, el resto es descartable, como todo el y su diminuta capacidad de gobernar un pais en paz.


15 de Noviembre de 2016

Ese hombre está enfermo de la cabeza. Tiene 80% del pueblo en la pobreza y viviendo en la precariedad y el desabastecimiento y se cree un "mesias bolivariano". Pensar que ibamos directo a eso... brrr! me da escalofrios!

Miguel
15 de Noviembre de 2016

"Sólo el genocidio armenio de principios del siglo XX a mano de los turcos, el desastre del estalinismo en la Unión Soviética o las locuras criminales del “salto adelante” y la “revolución cultural” de Mao Zedong se le pueden parangonar". - Se equivoca López Masía. En el Congo a principios del siglo XX fueron asesinados 8 millones de personas por el Rey de bélgica. Algunos dicen que fueron muchas más. Es el genocidio olvidado, del que no habla nadie.
Muy impresionante lo de los colaboradores judíos. Se sabe poco de eso.

kotillon galaktiko
02 de Diciembre de 2016

Realmente poco sabe de la verdad señor Lopez Macia. Todo el Holocuento ya ha sido desmontado por bibliotecas. Hay que Leer a Filkenstein, a Coleman, por decir algunos de origen "judio", termino que ya fue desmontado por el Profesor Israelí Schlomo Sand de la Universidad de Tel Aviv, y muchos mas. Hasta los niños ya saben de esta mentira o de las novelitas de Anna Frank escritas por el padre que nada tiene que ver con la realidad. Si se empieza con esta mentira, para que leer el resto. Lástima que este tan desinformado.

 

Seguinos también en