¡Recién Publicado!
cerrar [X]

Informe: ¿Tienen algún rol social los Entes Reguladores?

6
EL CASO DE LA CNRT
EL CASO DE LA CNRT

Luego de la tragedia ferroviaria de Once, ocurra el 22 de febrero de 2012, se han planteado diverso tipo de cuestiones: se han cambiado las autoridades de la Secretaría de Transporte de la Nación, se ha creado el Ministerio del Interior y Transporte, se ha rescindido la concesión a Trenes de Buenos Aires (TBA) y se han detenido a sus autoridades. ¿Es ello suficiente? ¿Se podría haber evitado lo ocurrido?

 

Aunque desdibujado, existe un ente regulador que se denomina Comisión Nacional de Regulación del Transporte (CNRT), cuya labor podría haber atenuado la tragedia mencionada pero que nadie sabe hasta dónde llegan sus alcances.

Poder Ciudadano elaboró un oportuno informe poniendo el foco sobre los Entes Reguladores en general y la CNRT en particular.

Según el documento, “la responsabilidad para un buen funcionamiento de los servicios públicos depende de todos los sectores involucrados: empresas prestadoras, usuarios y consumidores, y principalmente del Estado, quien por medio de la tarea de sus organismos de control debe velar por el interés general”.

En tal sentido, se pone el foco sobre el trabajo de la CNRT “para que las tragedias evitables no vuelvan a ocurrir”.

 

José María González

 
 

6 comentarios Dejá tu comentario

  1. la CNRT no da respuesta a las quejas o reclamos de los usuario comunes. solo aparece cuando hay una camara de tv y pueden hacer facha

  2. “En todos los tiempos y lugares el que expresa su verdad en voz alta, como la cree, lealmente, causa inquietud entre los que viven a la sombra de los intereses creados”. José Ingenieros 14 DE JUNIO 19.30 HS CACEROLAZOOOO NACIONAL! ¡DIOS BENDICE MI PATRIA Y AMPARA A LOS VALIENTES QUE SALEN A LA CALLE A PEDIR DIGNIDAD, SEGURIDAD Y BASTA DE CORRUPCIÓN! ¡14 DE JUNIO 19.30 HS CACEROLAZOOOO NACIONAL!

  3. Los entes reguladores, nacieron en los 90 por las privatizaciones de las empresas del estado y sus actuaciones, fue más parecida a socios de las entidades que a defender a los usuarios. Este gobierno "progre y revolucionario" amplió la sociedad con las empresas privatizadas al estado mismo,

  4. El planteo de Poder Ciudadano tendría validez si partiéramos de que el proceso de "privatización" de los ferrocarriles hubiese sido una situación político-administrativa que respondiera a determinada ideología económica y política, que, como tal, se podía compartir o no. Pero no fue así. Hoy queda en claro que se trató de una forma de procurar turbios pero jugosos negociados a costa delos bienes y dineros públicos, para beneficio de una verdadera asociación ilícita (asociación de dos o más personas para cometer delitos) integrada por empresarios concesionarios, jerarcas sindicales y funcionarios del Gobierno. Y lo más grave ha sido que gracias a estos sucios negocios, se abandonó totalmente el mantenimiento y correcto funcionamiento ferroviario, con el riesgo que ello suponía para los bienes y la integridad física de los usuarios y población en general, como quedara evidenciado en las numerosas víctimas causadas por el estado de abandono de la infraestructura y material rodante ferroviarios. San Miguel, Flores, Once, son solo algunos de muchos otros lamentables episodios en los que hubo heridos y muertes de inocentes. Se han denunciado desde los sobrecostos de las reparaciones, repuestos y “modernizaciones” de material obsoleto, compras externas de material inservible o directamente “chatarra” y que hoy se encuentra abandonado en vías muertas, pasando por las conocidas “empresas tercerizadas” (muchas de ellas simples sellos, pero que siempre suponen flexibilización con degradación de los trabajadores ) que ofertan trabajo precario a las concesionarias (la denuncia de estas “empresas” fue la causa del asesinato del joven Mariano Ferreyra a manos de una patota asesina organizada por el sindicato Unión Ferroviaria del dirigente Pedraza, cercano al gobierno actual) y terminando cual frutilla del postre, con los muy generosos “subsidios” concedidos por ambos gobiernos kirchneristas. Estos subsidios, créase o no, comprenden, entre otras cosas, el pago de los sueldos de los empleados ferroviarios. En otras palabras, los gastos corren por cuenta del Estado (mantenimiento de la infraestructura y materiales, modernización, ampliaciones y SUELDOS del personal), y las ganancias son para los “privados” (curiosas “privatizaciones”, donde lo único privatizado han sido las boleterías). Pero si ya con lo citado fuera poco, cabe señalar que actualmente la Justicia investiga una defraudación que se habría cometido con la masa de dinero entregada por el Estado para el pago de los sueldos de los trabajadores ferroviarios. Así se ha denunciado que del monto girado por el Estado para sueldos, el trabajador efectivamente percibía el 70%. ¿Y el 30% restante?. Bueno, es lo que se quiere averiguar. ¿Se logrará saber alguna vez a dónde fueron a parar? ¿En qué bolsillos o cuentas bancarias estarán?. Solo el tiempo nos lo dirá, aunque, por mi parte, no puedo ser optimista. Pero tampoco podemos decir que luego de Once cambiaran las cosas, más allá del aspecto superficial. La intervención a TBA fue realizada manteniendo en sus funciones a los mismos gerentes de Cirigliano; la estructura de la Subsecretaría de Transporte Ferroviario permaneció (y permanece) en manos de Antonio Luna, perteneciente al gremio La Fraternidad, que junto a la Unión Ferroviaria han sido periodísticamente señalados como integrantes de los “negocios” surgidos con las privatizaciones de las líneas ferroviarias; los “subsidios” continúan sin variantes (hasta la TBA intervenida los continuó percibiendo, según se señalara periodísticamente, en una “financiera” del grupo Cirigliano); si bien hay un Cirigliano detenido (en su domicilio), no lo es ni por la tragedia de Once, ni por presuntos malos manejos de los fondos percibidos por subsidios, sino por dificultar la labor de la Justicia (eliminación de documentación de TBA, que habría incinerado en el predio de una tercera empresa de su propiedad). En suma, podríamos decir que “todo está como estaba entonces”… Y como entonces, los organismos de control, los Entes reguladores (como la CNRT), continúan pintados… Referencia: “Los sueldos ferroviarios se desvanecen”, por Diego Rojas, Plazademayo.com 07-06-2012. http://www.plazademayo.com/2012/06/los-sueldos-ferroviarios-que-se-desvanecen/

Dejá tu comentario

El comentario no se pudo enviar:
Haga click aquí para intentar nuevamente
El comentario se ha enviado con éxito
Tu Comentario
(*) Nombre:

Seguinos también en

Facebook
Twitter
Youtube
Instagram
LinkedIn
Pinterest
Whatsapp
Telegram
Tik-Tok

Recibí diariamente un resumen de noticias en tu email. Lo más destacado de TDP, aquello que tenés que saber sí o sí

Suscribirme Desuscribirme

Notas Relacionadas

Odisea en la burocracia de la CNRT

Es tristemente sabido que en los entes públicos la eficiencia en la atención no es una prioridad. Sin embargo, en la CNRT han excedido lo imaginable. Como dice el refrán, “la realidad supera a la ficción”. Paso a narrarles mi experiencia, con la esperanza...