¿Hasta cuándo el Papa va a callar lo que pasa en Venezuela?

17
8506
FRANCISCO Y UN SILENCIO INCÓMODO
FRANCISCO Y UN SILENCIO INCÓMODO

El jueves por la noche concluyó el juicio que se le seguía al líder de Voluntad Popular Leopoldo López Mendoza, líder de la oposición antichavista en Venezuela.

 

Tras 19 meses de estar tras las rejas en la cárcel militar de Ramo Verde, López fue condenado a 13 años y 9 meses, 7 días y 12 horas de prisión.

Leopoldo fue declarado culpable por la juez Susana Barreiros por cometer cuatro delitos: Instigación pública, asociación para delinquir, daños a la propiedad privada e incendio, cometidos durante febrero de 2014 en una marcha de protesta contra el régimen del presidente Nicolás Maduro.  

Es entendible el silencio y la complicidad del gobierno kirchnerista y sus "aliados" autocráticos de Ecuador y Bolivia. Se trata de "tiranuelos" cortados por la misma tijera populista.

Sin embargo, es inentendible el prolongado silencio del Papa Francisco con respecto a las atrocidades cometidas por la tiranía bolivariana que ayer asesinó a otro dirigente opositor en plena calle por el sólo hecho de pedir la libertad de López Mendoza.

Hace un par de meses, le escribí de manera diaria a monseñor Guillermo Karcher, mano derecha del Sumo Pontífice, explicándole que yo era el biógrafo oficial de Leopoldo y que había publicado un libro llamado "Preso de Conciencia" ya que este dirigente está preso por sus ideas y no por sus actos.

Le conté que había recorrido durante más de tres semanas toda Venezuela viendo lo que sucedía y que sólo en la dictadura militar había visto cosas parecidas: el Sebin (la Gestapo Chavista) se llevaba de a decenas personas de sus propias casas y departamentos rumbo a prisiones terroríficas sin órdenes de allanamiento ni decisión judicial alguna.

Le expliqué quién era López, un descendiente directo del libertador Simón Bolívar y también de Cristóbal Mendoza, el primer presidente del país caribeño, hace 200 años.

Es un cuadro político con doctorado en Harvard que ganó premios internacionales de Transparency International cuando fue durante dos períodos alcalde de Chacao, uno de los cinco municipios internos de la gran Caracas.

Leopoldo fue proscripto por Hugo Chávez en 2008 cuando el Comandante perdió un referendum donde buscaba su reelección indefinida. Tras la derrota, sondeos de opinión indicaban que el líder de la oposición, que tenía apenas 35 años, ya era más popular que el jefe "revolucionario".

Luego, el presidente Maduro lo metió preso bajo cargos ridículos ya que se comprobó que las muertes que se registraron en protestas nacionales a principios del año pasado fueron causadas por "colectivos" del PSUV (Partido Socialista Unido de Venezuela), una suerte de "tonton macoutes" que aterrorizan a todo el país.

Le conté a Karcher que López estaba soportando una huelga de hambre de casi un mes y estaba a punto de fallecer pero la recomendación del sacerdote fue que debía dirigirme "a la Conferencia Episcopal venezolana".

Era cuestión de horas, de vida o muerte, pero la burocracia vaticana fue más importante que el sacrificio de un tipo solo, abandonado en una celda de tres por dos en una cárcel de milicos que exigía que los chavistas fijaran fecha para los comicios parlamentarios obligatorios de 2015..

Finalmente, Maduro tuvo que ceder y se votará en diciembre, pero el heredero del trono de Pedro nada tuvo que ver con esa conquista. Prefirió señalarle el camino del papelerío y la supuesta diplomacia a un tipo que había perdido 25 kgs durante su estoica protesta.

En 2013 tuve la mala idea de llevarle al Vaticano mi libro "El aplaudidor", la biografía no autorizada de Aníbal Fernández, donde investigamos todas y cada una de las denuncias de Francisco cuando era el arzobispo de Buenos Aires.

 En la dedicatoria le escribí: "una palabra suya alcanzará para frenar en Argentina la trata de personas, la esclavitud laboral en talleres clandestinos y las mafias enquistadas en lo más alto del poder".

Sin embargo, hace ya dos años y medio que el Pontífice no dice una sola palabra sobre su propio país. Por el contrario, recibe con bombos y platillos en Santa Marta a los jefes máximos de la corrupción, con quienes intercambia regalos.

Un sólo gesto hubiera servido para liberar a toda una Nación de un gobierno aliado al narcotráfico y a los sistemas esclavistas del siglo XXI.

¿Para qué quiso dejar de ser el "papa negro" (como se llamó siempre al jefe de los jesuitas) para pasar a ser Francisco si no es capaz de interceder de manera mínima en Sudamérica?

 

¿Por qué Cuba sí y el subcontinente no?

¿Para qué carajo es el Jefe espiritual de cientos de millones de fieles si no puede decir que lo que soportan los venezolanos es una dictadura con feroz represión, sueldos de 30 dólares mensuales (un dólar por día), 25 mil asesinatos por año y un millón y medio de exiliados en los ùltimos tres lustros?

¿Si los que detestan al chavismo y por eso abandonan su propio país con el corazón roto, no cuentan porque viajaron en avión desde el aeropuerto de Maiquetía?

¿No es suficiente un millón y medio de tipos que tuvieron que rajar de su propio hogar? ¿No son también desplazados? ¿No los vio nunca en Buenos Aires, en los sitios de venta de arepas a dos o tres cuadras de la Catedral Metropolitana? ¿Nunca charló con ellos y le contaron que el 30 por ciento de los habitantes de ese país (que tiene el 20 % de las reservas de petróleo de todo el mundo) quiere marcharse a vivir a otra Nación?

¿Hasta cuándo va a "lucirse" deambulando por Latinoamérica sin decir una sola palabra sobre países que tienen presos políticos, que practican el terrorismo de Estado y utilizan a paramilitares para generar terror interno, que callan a los medios opositores con leyes o balas y que generan una hambruna sin precedentes en el país potencialmente más rico del planeta?

Cada vez que me llaman desde Caracas los familiares de Leopoldo (su esposa, Lilian, sus padres Leopoldo y Antonieta, o una de sus hermanas, Diana) para implorarme que intente hablar con los "romanos-argentinos" les repito lo mismo: yo conocí a Jorge Bergoglio, a quién le hice varias entrevistas y admiraba con pasión. Este Papa, como argentino, sólo me provoca vergüenza.

 
 

17 comentarios Dejá tu comentario

  1. es que el anticristo ya está ! y justamente en el vaticano ! y precisamente no es francisco, pancho es el delegado nº1 del hijo del rey de la oscuridad, your father is CROWLL. mora en el vaticano. otros delegados son justamente populistas latinoamericanos, cristina, maduro, lula en ese orden. ATENCION: FRANCISCO ES EL VERSO MAS GRANDE DO MUNDO. francisco es el niñero del anticristo, así de simple.

  2. Leídos que hube los textos insertos en esta página, empezando por el artículo periodístico y siguiendo con los comentarios, me siento dramáticamente desesperanzado ante tanta estupidez junta. ¿Acaso el Papa es el único líder religioso que debe responder ante las acusaciones que le disparan los moralistas argentinos y otros hipócritas asociados? ¿Tanto les molesta que un compatriota haya llegado a la máxima jerarquía en una de las principales religiones del planeta? ¿Y a ninguno de los críticos que se rasgan las vestiduras se le ocurre pensar que Francisco es el Papa de todos los católicos, no solo de los argentinos o latinoamericanos? Lo que está sucediendo en Venezuela es terrible y ojalá pronto pueda ser cambiada dicha situación. Similar cuadro presentan otras naciones del mundo y nada se debe al "silencio" de Francisco. Señor Marcelo L. Masia, ojalá venda usted millones de ejemplares de su/s libro/s y ese logro calme sus ansiedades y modere sus críticas absolutamente injustas e inapropiadas contra una figura tan digna y ejemplar como Francisco. Tanta irresponsabilidad e hipocresía no le hace bien a la Humanidad. ¿Se enteraron que cientos de cristianos están siendo degollados en países controlados por el terrorismo satánico? ¿También es culpa del Papa? Me considero educado, pero tanta mediocridad me lleva a decirles, con todo respeto: ¿por qué no se dejan de joder?

  3. algo de razon tienen los que lo critican yo pense cuando se ocupo de boca y san lorenzo no tendria que ocuparse de los cristianos que matan y poco lohe sentido defenderlos porque si es el papa de todos no tendria que ponerse en contra o discriminarnos a los hinchas de boca eso me dio mucha pena y no decir nada de los niños desnutridos de argentina

  4. Sr. Marcelo Masia, leyendo lo que has escrito me parece que has traspasado toda lógica, no puedes ser tan mal educado con el Papa Francisco, considero que no se le puede echar la culpa al Papa que estoy segura que estará muy dolorido con lo que está pasando en Venezuela´y también en nuestro país, si bien el representa la Iglesia Católica en el mundo hay muchos líderes de distintas religiones, líderes políticos, líderes profesionales de todos los rubros, la cuestión no es fácil enfrentar un mundo corrompido en todos los niveles, principalmente en la clase política y en especial la argentina, cada día nos enteramos de casos de corrupción principalmente en el área política, que está incrustada en el país, también está en nosotros comprometernos para que esto no pase, nadie tiene la lámpara de Aladino, todos somos responsables de nuestros deberes cívicos y por eso el voto es secreto y debemos usar esa libertad que no debe se influenciada por los punteros políticos,si estan presionados por los políticos en el cuarto oscuro está la decisión final para votar al que realmente queremos hacerlo, nadie puede coartar la libertad de expresión.

  5. Leyendo los mensajes anteriores coincido en general con mucho de lo opinado, es una gran decepción este Papa, muy populista, recibiendo a los peores políticos latinoamericanos, con sucesivas entrevistas y saludos con Kristina y toda su banda de funcionarios impresentables más esa tropa ideológica denominada la Campora. La corrupción en Argentina no le interesa, como contraparte de manera muy de cholulo se lo mostró más preocupado por un resultado de fútbol, deporte que el mismo gobierno usa para su beneficio con su publicidad oficial en cada partido de principio a fin. De alguien que recibió afectuosamente y los tiene muy cercanos en Roma a Guillermo Moreno y su mujer Marta Cascales mucho no se puede confiar, diría que nada se puede confiar.

Dejá tu comentario

El comentario no se pudo enviar:
Haga click aquí para intentar nuevamente
El comentario se ha enviado con éxito
En unos minutos lo verá publicado en este artículo
Haga click aquí para enviar otro comentario
Tu Comentario
(*) Nombre:
Escriba el texto de la imagen

Seguinos también en

Facebook
Twitter
Youtube
Instagram
Google Plus

Notas Relacionadas

Maduro extorsiona y se prepara para incendiar Venezuela

El domingo pasado, 6 de diciembre, cuando las urnas venezolanas estaban a punto de cerrar, irrumpió en la TV nacional, manejada enteramente por el chavismo, el ministro de Defensa de la Nación, general Vladimir Padrino López. Rodeado de decenas de oficiales jóvenes...