La hipocresía anticapitalista

35
6842
HARTAZGO EN PRIMERA PERSONA
HARTAZGO EN PRIMERA PERSONA

Quiero aclarar que estas líneas fueron gestadas en un sentimiento de hartazgo hacia aquellas personas que creyendo estar ubicadas varios peldaños más arriba en la escalera de la moralidad, miran hacia abajo a los que nos confesamos capitalistas, haciéndonos llegar sus más profundos sentimientos de repugnancia tanto hacia este sistema como hacia nuestra persona por defenderlo, en mi caso, a través de mis columnas.

 

El capitalismo es un sistema de cooperación social voluntaria, basado en la propiedad privada y en la importancia de su respeto para la creación de riquezas, en el cual, tanto los beneficios como las pérdidas, corresponden única y exclusivamente a sus dueños. Casi todos saben que éste, se convirtió desde finales del Siglo XVIII de manera progresiva en el principal propulsor de la economía de la mayoría de las naciones, pero lo que pocos conocen son cómo sus beneficios se expandieron a partir de aquel entonces, en el que casi el 90 por ciento de la población nacía en la pobreza y moría en ella sin oportunidad alguna de progreso y crecimiento personal, mientras que hoy la misma se ubica por debajo del 20 por ciento.

Estamos hablando del responsable de los mayores avances sociales en siglos, sacó a 3.000 millones de personas de la pobreza en menos de 100 años.  De hecho, la semana laboral de cinco días, las vacaciones pagas y el salario más alto hasta aquel entonces, fueron implementados por primera vez de la mano de Henry Ford, con la única finalidad de que sus trabajadores fueran felices para así no sufrir un continuo recambio de los mismos, lo cual era una gran ventaja en pos de una mayor eficiencia, razón por la cual los ejecutivos de la General Motors se vieron forzados a imitar las condiciones laborales de su competidor para evitar así la fuga de empleados, convirtiéndose esta tendencia en una ola que acaparó toda la industria estadounidense, como ven, forzados por el capitalismo.

Pese a lo dicho, los anticapitalistas siguen floreciendo por todas partes, orgullosos de su lucha, pero inmersos en un mar de hipocresía. Sostienen que el sistema le impone a la sociedad una forma de vida de la cual nadie puede escapar, obligándolos a comprar nuevos productos, a vivir de un trabajo quizás rutinario o –según suelen aducir- mal pago, en fin, esclavizando al pueblo en sus diabólicas redes.

 Ahora bien, ¿cuál es la razón para que los antisistema se vean obligados a vivir empapados de aquello que tanto detestan? ¡Ninguna! Todo aquel que esté en contra del capitalismo puede irse a algún terreno lejos de la ciudad a vivir de manera autosuficiente, o bien invitar a sus amigos a vivir a su manera,  estableciendo sus reglas de convivencia, podrían dividirse las tareas y los recursos a su parecer, hacer con sus productos lo que se les antoje y vivir la vida como mejor les plazca ya que ni el capitalismo ni nadie se los impide, pero no impongan su forma de vida al resto puesto que allí sí estarían esclavizando personas que no quieren vivir como se les ordena, esto ha pasado ya en la Alemania del Este, la Unión Soviética, o bien hoy en Corea del Norte y Cuba, países que compartieron y comparten la característica de ser cerrados, de tener la necesidad de cuidar sus fronteras ¡para que no se escapen los ciudadanos! y en los cuales sus poblaciones se vieron a través de los años privadas de algo muy común para el resto del mundo, el progreso.

La única razón por la que los anticapitalistas viven dentro del capitalismo es por una decisión individual de cada uno de ellos puesto que esa es la manera más sencilla de vivir y que, por más asco que les dé admitirlo, les facilitó la vida en todos los sentidos. Ese es el único motivo de tanto farsante criticando el capitalismo a través de Facebook, cómodamente por medio de sus smartphones y conectados a internet de alta velocidad. Si algo no les gusta, no lo compren, nadie los obliga.

El capitalismo es la mejor herramienta en la historia de la humanidad para la creación de riqueza y su consecuente reducción de la pobreza, ya es hora que adquiramos conciencia y lo defendamos como lo merece. 

 
 

35 comentarios Dejá tu comentario

  1. A Ustedes les han gravado a fuego en el cerebro que el capitalismo es malo , mas terrible que no entiendan que no se trata de monopolios, y la tienen con Estados Unidos que siempre ha sido un país próspero que ha avanzado , en cambio en la mayoría de los paises latinoamericanos siguen siempre con la misma historia, con el populismo que sirve para corromper, para perpetuarse en el poder como ocurrió en estos doce años de kirchnerismo, en EEUU hay alternancia en el poder y eso permite que el estado no sea tratado como úna agencia de trabajo, hay que generar empleos auténticos, todo el mundo quiere vivir a costillas del estado, y si es posible no trabajar, hay que insentivar la cultura del trabajo, permitir que las indutrias se instalen en Argentina para generar un trabajo digno y que los hombres sean arquitectos de su propio destino, que lo ganen con honestidad y dignidad y no se dejen llenar la cabeza por esos zurdos que lo único que hacen es alimentar el odio entre los argentinos metiéndoles ideas raras que no son reales. Recapaciten y tiren todos por el mismo lado que es lo único que va a sacar al país de la pobreza.El gobierno anterior lo único que hizo es entregar 200 ha a los chinos para instalar una base militar en la cual no benefician a ningún argentino, porque una vez construida los dejaron sin trabajo, para qué los queremos y vaya a saber con las intenciones que vinieron, lo mismo con vaca muerta con Chebron. Para colmo es un pacto silencioso. Adelante Argentinos no se dejen engañar y defiendan nuestro patrimonio- .

  2. contra-relato anti-socialista?????? Por favor muchacho estudiá un poco de historia. El capitalismo surgió incluso antes del nacimiento de Marx. El capitalismo fue el que derrotó a la monarquía absoluta con la revolución francesa y unos años antes con la constitución norteamericana. Además de que como queda muy claro en la nota, todos los países donde gobierna gente que sigue la doctrina marxista están atrasados, no son democráticos (aunque se pretendan disfrazar de eso) y pretenden someter el pensamiento a lo que quiere la cúspide gobernante.

  3. El principal problema , es que en general se confunde CAPITALISMO, con los monopolios oligopolios, y el desastre que ellos generan al CAPITALISMO..... por lo que en realidad mas que ANTICAPITALISTAS , son ANTI MONOPOLICOS, incluyo a oligopolios creados como por ejemplo las instituciones financieras y el estado..... es una locura que por ejemplo los bancos de un pais tenga ganancias cuando al resto (industrias, agricultura, servicios) , les va mal.....siendo una cuestion de "magia", ya que quienes realmente generan riquezas son estos ultimos. Atenti con el CAPITALISMO CHINO, que ellos son muy capitalistas( mercantilistas salvajes quizas) pero no tienen propiedad privada. Eso también incentiva el crecimiento individual , como esta demostrado. PD :Ver sino como los monopolios financieros atacan a nueva moneda liberal BITCOIN.

  4. Perfecta síntesis, Bauk. La verdad es que todos lo entienden (especialmente los parásitos de la cámpora) pero muchos no quisieran entenderlo, para así tener la conciencia tranquila con su "razonamiento". Con el capitalismo pasa lo que con la democracia: no son perfectos pero no existe otra opción que nos ayude a evolucionar bien. A los más jóvenes, más inexpertos o más distraídos, habría que aconsejarles que no se precipiten en confundir Capitalismo o Liberalismo con "neoliberalismo" o "capitalismo salvaje", expresiones creadas oportunamente para describir los excesos o crímenes que obviamente todos rechazamos. No hace falta agregar más; la nota es más que suficiente.

  5. El capitalismo tiene más sombras que luces. Habría que tratar de buscar un sistema socioeconómico mucho más justo y equitativo en el reparto de riquezas e igualdad de oportunidades. Pero eso es desgraciadamente una utopía. Las democracias capitalistas actuales se burlan de la población cuando dicen defender ésto,pero esto ya es sabido por todos y nada podemos hacer la mayoría. Pero muchísimo peor que el capitalismo mismo son esos que se definen como anticapitalistas. Esas hordas de salvajes que van de un lugar a otro,incluso a distintos países, a crear conflictos. Son siempre los mismos sujetos y financiados por los mismos grupos y intereses. Esos organizadores de agitación artificial que desde las sombras les fletan los autocares y les pagan los albergues y bocadillos a cambio de que estos descerebrados hagan vandalismo. Conozco muy bien a estos rebeldes de cuando el viento sopla a su favor, estos nuevos santos de nuestros días, estos del catecismo progreso y todo el caos que su confusión mental provoca, estos neocomunistas que olvidaron o nunca conocieron las cosas buenas que defendió el viejo comunismo y en cambio solo se han traído del pasado la brutalidad y la intolerancia de lo que se llamo la dictadura comunista o del proletariado. Deberían leer estos nuevos comunistas los primeros tratados, cosa que obviamente no han hecho, para darse cuenta que van por el camino opuesto a lo que es el comunismo original proponía. Esos libros aun existen, llenos de polvo, pero están ahí para la consulta de cualquiera y de todos. Por supuesto, al igual que la Democracia, eran utopías irrealizables, pero de las utopías podemos alejarnos o acercarnos más o menos. Ahora estamos muy lejos.

Dejá tu comentario

El comentario no se pudo enviar:
Haga click aquí para intentar nuevamente
El comentario se ha enviado con éxito
En unos minutos lo verá publicado en este artículo
Haga click aquí para enviar otro comentario
Tu Comentario
(*) Nombre:
Escriba el texto de la imagen

Seguinos también en

Facebook
Twitter
Youtube
Instagram
Google Plus

Notas Relacionadas

En defensa del capitalismo

Defender el capitalismo en un contexto caracterizado por la hegemonía populista no es cosa sencilla. En efecto, si algo han hecho los populismos regionales además de degenerar el capitalismo competitivo hasta transfigurarlo en “capitalismo de amigos” o, en...