Ningún grupo violento debe quedar impune en democracia

25
6382
EL PELIGRO DE LA IMPUNIDAD DEL FEMINISMO EXTREMISTA
EL PELIGRO DE LA IMPUNIDAD DEL FEMINISMO EXTREMISTA

Los grupos políticos violentos son perniciosos para la democracia incluso aunque no tengan reales posibilidades de tomar el poder por la fuerza. Esto siempre fue así pero, en el marco de la globalización, su peligrosidad se acentúa aún más. Pues tienden a vincularse a escala transnacional para aumentar su capacidad de daño, a asociarse con el crimen organizado como fuente de financiamiento, así como también, en muchos casos, a apostar por la estrategia del terrorismo ante la imposibilidad de desafiar por medios convencionales la hegemonía global de las democracias, lideradas por Estados Unidos.

 

Dicho lo anterior, el feminismo extremista, minoritario pero de fuerte crecimiento en Argentina, no debe ser tomado a la ligera. Esto no implica meter a todas las feministas en la misma bolsa ni desconocer el valor y la utilidad de la lucha por los derechos de las mujeres. Pero es indudable que el movimiento feminista argentino, no sólo tiene una importante presencia extremista, sino que, en los hechos, está siendo muy influido por ese sector. Ser minoría no es incompatible con engañar y controlar a la mayoría.

De hecho, la llamada Comisión Organizadora del Encuentro Nacional de Mujeres no parece tener un funcionamiento muy democrático. Durante el encuentro, la única decisión trascendente supuestamente democrática es la de elegir la localidad en que se hará el siguiente evento. Pero, no sólo ello no hace al contenido y la estructura de la organización, sino que, además, se efectúa “por ovación y aplauso”, mecanismo de dudosa transparencia y fácilmente manipulable.

Los talleres que se celebran durante el encuentro son, en teoría, “democráticos, horizontales y pluralistas”, y sus declaraciones finales son redactadas por consenso unánime. Pero sobran los testimonios de intolerancia, violencia, desorden y griterío en los mismos, de manera tal que es muy fácil para las organizadoras terminar escribiendo lo que desean para, luego, hacerlo pasar como el pensamiento de “todas” las mujeres. Cada taller cuenta, de hecho, con una coordinadora designada por la comisión y, según varios testimonios, está prevista la acción de “mujeres rotativas” que ingresan sorpresivamente para, literalmente, “pudrir” la discusión. En la página oficial del encuentro se aclara que “para garantizar que todas podamos expresarnos, no se vota”.

El funcionamiento sin reglas e inorgánico de la comisión organizadora facilita su control por parte de los sectores extremistas, más agresivos y organizados. Además, quienes ocupan las posiciones de poder pueden, fácilmente, digitar los cargos y roles mediante el monopolio de la información y de la iniciativa. Estos son los detalles que brinda oficialmente la comisión sobre su propia organización: “De la comisión organizadora de cada sede, participan mujeres autoconvocadas del lugar. (…). En la comisión no hay estructuras jerárquicas. (…) nos juntamos en cada ciudad para organizar el encuentro”.

En cualquier caso, el feminismo extremista es una ideología política autoritaria, emparentada con el marxismo. No es un movimiento civil de derechos humanos, por más de que muchas veces se disfrace de ello para disimular su verdadera naturaleza y obtener subsidios del Estado. Identifica la democracia capitalista con el “patriarcado” y sueña con reemplazar el supuesto “heterocapitalismo” machista por una dictadura del feminismo que vendría a ser, en teoría, la verdadera forma de liberación de la mujer.

Año tras año, en cada Encuentro Nacional de Mujeres, se observa un clima de intolerancia y violencia claramente avalado o estimulado por la comisión. Este ambiente se plasma en consignas que se pintan en autos, casas y negocios, sin ningún respeto por los derechos de sus propietarios, como ser “Abortá al macho”, “Muerte al macho: un macho muerto, un femicidio menos”, “Yo abortaría por si sale policía”, “Muerte a la yuta”, etc. Y estas consignas se traducen en hechos de violencia crecientes.

Este año, según dejaron trascender en las redes sociales, el plan de los grupos feministas extremos era incendiar la catedral de Rosario. El domingo, alrededor de 150 mujeres y 50 hombres se dirigieron a ella encapuchados, con palos, cuchillos y bombas molotov, y derribaron el vallado que protegía la iglesia para encontrarse con un centenar de policías. El grupo violento hizo todo esto, según el Secretario de Seguridad de Santa Fe, Omar Pereyra, en forma “muy organizada”, con un modus operandi “casi militar”.

El saldo fue, como siempre, muy lamentable y alarmante. Las militantes arrojaron sus bombas molotov contra los efectivos, y a uno de ellos se le prendió fuego su uniforme. Además, los agredieron con palos, botellas y cuchillos, quedando una mujer policía con el rostro cortado. Diez policías resultaron heridos en total y, más preocupante aún, uno de ellos recibió un balazo en su chaleco antibalas.

En cualquier caso, la impunidad de estos grupos sólo sirve para que ganen fuerza dentro del movimiento feminista, desprestigiándolo, así como para que manejen recursos cada vez más cuantiosos y planifiquen actos violentos de creciente envergadura.

¿Hará falta que muera un inocente para que las autoridades se tomen en serio al feminismo extremo? ¿No deberían estos grupos ser identificados por las autoridades como grupos de odio y de violencia? ¿No deberían estar bajo la lupa de las fuerzas de seguridad y de los aparatos de inteligencia, para investigarlos y eventualmente combatirlos de manera eficaz por sus crímenes? ¿No debería el Estado dejar de financiar (como lo hizo en esta ocasión el gobierno de Santa Fe) encuentros o movimientos liderados por extremistas o que, a lo sumo, permiten que en su seno operen grupos violentos? ¿No deberían, también, dejar de colaborar con el extremismo los colegios, universidades, centros de estudio, etc., que les prestan sus instalaciones?

La comisión organizadora del Encuentro Nacional de Mujeres se niega, año tras año, a repudiar, denunciar y excluir a los grupos violentos, así como a colaborar con las fuerzas de seguridad para garantizar la paz en sus actividades y marchas. Muy por el contrario, la comisión emite comunicados condenando el accionar “represivo” de las fuerzas de seguridad cada vez que éstas intervienen para intentar proteger la integridad física y la propiedad pública y privada de los ciudadanos.

Ante esto, las organizaciones y grupos feministas verdaderamente democráticos y tolerantes, deberían pensar en la posibilidad de unirse para desplazar de la dirección a los sectores extremos o violentos, o bien organizar su propio encuentro por separado. Así, evitarían ser involuntariamente cómplices del extremismo, y quedaría en evidencia quiénes realmente luchan por los derechos de la mujer y quiénes usan los derechos de la mujer como mera excusa para satisfacer su odio y sed de violencia. 

 
 

25 comentarios Dejá tu comentario

  1. A esta turras , que seria un insulto llamar "mujeres" habria que liquidarlas. Son un grupo organizado que ya vienen haciendo desmanes en otras provincias. Y ademas se quejan de la violencia de los hombres??? ,. Lo que hicieron en Rosario es lamentable y terrible, producto de una sociedad relajada que todos los dias es mas permisiva y asi nos va. Son irrespetuosas e inmorales, y por sobre todo RESENTIDAS. TENDRIAN QUE ESTAR PRESAS PAGANDO POR LO QUE HICIERON. Espero se EXTINGAN PRONTO.

  2. si bien es cierto que no me gustan las mujeres aclaro que el que posteó en mi nombre algo referido a la nota, no soy yo. si bien tengo mis defectos, nunca los expongo. bueno, perdón, ahora me deschavé puta carajo...

  3. Jajaja a estas tortas resentidas le ponés un musulmán adelante y se mean encima. Se amparan en la masa y el cerebro lavado de los zurditos y progres para hacer bardo sin consecuencias. Palo y a la bolsa, represión a full y queden presas muchos meses. Niñas aprendan! Esto es lo que produce tener mucho tiempo al pedo y no saber que mierda hacer de sus patéticas vidas. Las "causas" en el siglo 21 solo son sinónimo de estupidez mayúscula. Que vayan a pelear por el feminismo a algún país árabe, cagonas.

  4. che pablo sos trolo vos que carajo te pasa con las mujeres si no te gustan no tenes porque ofenderlas andá tranquilo y buscá el pedazo que te gusta, pero no tenés porque ofender a las mujeres o si no mi hijo si sos machito porque no me decis donde estas y me acerco. no te tengo miedo. lo que si no esperes que te coja, te tengo asco

  5. ¿No es raro que sólo vayan contra la religión Católica? ¿Por qué le hacen lo mismo a las sinagogas? Mira q casualidad che

Dejá tu comentario

El comentario no se pudo enviar:
Haga click aquí para intentar nuevamente
El comentario se ha enviado con éxito
En unos minutos lo verá publicado en este artículo
Haga click aquí para enviar otro comentario
Tu Comentario
(*) Nombre:
Escriba el texto de la imagen

Seguinos también en

Facebook
Twitter
Youtube
Instagram
Google Plus

Notas Relacionadas

La violencia del feminismo llega a Rosario

Este año el desmadre “feminista” le toca a Rosario. En efecto, el “Encuentro Nacional de Mujeres” ha elegido esta ciudad para llevar adelante, este mismo fin de semana (8, 9 y 10 de octubre), la trigésimo primera edición del más importante...