La educación que supimos destruir

23
4373
LOS NÚMEROS NO MIENTEN
LOS NÚMEROS NO MIENTEN

El primer censo nacional lo realizó Domingo F. Sarmiento en el año 1869. Habitantes: 1.830.000. Analfabetos 87 por ciento. Un desastre.

 

Al conocer el resultado, Sarmiento reunió a su gabinete de ministros y les anunció: “Sres. ministros: Ante los primeros datos del censo, voy a proclamar mi primera política de Estado para un siglo: escuelas...escuelas...escuelas...”.

La educación fue una prioridad desde 1869 hasta 1960, aunque es posible que este último censo positivo, tenga mucho más de efecto de arrastre de la tendencia anterior que de mérito propio.

Lo cierto es que vemos que entre censo y censo la población se duplicaba y el analfabetismo bajaba a la mitad, mientras que el número de escuelas y de alumnos crecía en forma exponencial.

Desde 1869 hasta 1947 la población aumentó casi 10 veces y a pesar de semejante crecimiento (principalmente inmigrantes analfabetos) el analfabetismo bajó de 77 al 13%.

De tal modo, que en 80 años pasamos de ser un puñado de bárbaros esparcidos en esta tierra, a convertirnos en un país modelo en alfabetización, crecimiento y organización.

Luego del censo de 1947, el crecimiento de la población disminuyó en forma llamativa y el ritmo de alfabetización también se aplanó. Esto fue debido a que los inmigrantes dejaron de elegir la argentina como un destino deseable y nuestras estadísticas dibujaron una meseta. Todo esto coincide con cambios políticos significativos en nuestro país.

Hasta mediados del siglo XX, el alfabeto, el saber leer y escribir, era esencial para la comunicación y el aprendizaje. Hacia fines del siglo XX, los avances tecnológicos redefinieron el concepto de analfabeto. En la era de la globalización, de la informática y del internet, ya no alcanza con saber leer y escribir, es imprescindible saber inglés y computación.

Hace 50 años alguien podría haber dicho “aunque no sepa leer ni escribir puedo comunicarme y aprender en forma oral”; este concepto mediocre se puede trasladar a la actualidad diciendo “aunque no sepa ingles ni computación puedo comunicarme y aprender con papel y lápiz”.

Sarmiento y los presidentes que lo siguieron, comprendieron cual era el problema del analfabetismo de entonces. No lo ocultaron, no buscaron justificativos ni culpables en el prójimo. Aceptaron la realidad y se dispusieron a cambiarla. No pretendieron ocultarla y mucho menos falsearla e intentar engañar a propios y extraños.

En el presente, la expulsión de la Argentina (por tramposa) del último examen Pisa; es la expresión máxima de una conducta y una política que comenzó con Alfonsín y el 2° Congreso Pedagógico.

Nos creímos la mentira de que "Con la democracia se cura, se come y se educa". En realidad EN democracia se cura, se come y se educa, pero todo ello se hace con esfuerzo, con dedicación, con valores, con excelencia y ansias de superación, sin eufemismos ni facilismo.

Ante la dura realidad, Sarmiento y su generación tuvo el coraje y la determinación de estimular el esfuerzo e imponer la educación laica y obligatoria; en aquel tiempo era el único camino que existía para transformarnos en una sociedad moderna y para que todos tuviesen la posibilidad de alcanzar un futuro mejor.

Desde el regreso de la democracia en 1983, sólo buscamos terceros culpables de nuestros fracasos, apelamos a justificaciones infantiles y resentidas, y promovemos el facilismo, el igualitarismo y la demagogia. No hay aplazados ni sobresalientes, no hay mérito ni demérito, sólo una hipócrita indulgencia, una propensión a los amiguismos y sobre todo una profunda mediocridad.

Al despedir los restos de Sarmiento, Carlos Pellegrini dijo: “Se va el cerebro más poderoso que haya producido América”. No nos asustemos de la humillante eliminación del examen Pisa. Asumamos el desafío con madurez, responsabilidad y compromiso. Ningún Sarmiento vendrá a rescatarnos, el futuro de tus hijos y de nuestra patria está en nuestras manos.

 
 

23 comentarios Dejá tu comentario

  1. Mientras los docentes mantengan a Baradel, estamos en el horno. Un tio que ni es maestro, ni es docente ni es educador. Es un vivillo que encontro su lugar, desde donde elucubrar componendas y mantener a la gente en estado robotico....

  2. Federico, no confundas al escritor José Hernandez con Martín Fierro, leí Martín Fierro en la escuela secundaria hace 40 años. Importan los hechos. Sarmiento murió en la pobreza, con solo ese dato ya le doy crédito. Le dás más crédito a CFK?

  3. Roberto, no lo confundí en ningún momento. Dije que José Hernández, además del Martín Fierro, también escribió Vida del Chacho Peñaloza. Deberías releer al primero y leer al segundo. Usted está confundiendo la oposición a Sarmiento con ser partidario de CFK. Y por otro lado la honestidad no es sólo económica, sino también moral

  4. Federico: No respondes desde el conocimiento. Respondes desde la militancia. Lo cual te quita rigor cientifico. Te falta metodología de investigación, hermano. Y tomar mucha sopa, por cierto... De esa forma no convenceras a nadie. Saludos a Zamba, militonto!!!

  5. Miguelito, te respondo basándome en escritos de la época, pero sos tan obtuso que todavía no te diste cuenta. Sos tan cerrado qué seguís crticandome por algo que no hago, por lo tanto tu crítica es propia de la de un trolleo. Vos no tenés rigor ni siquiera en la interpretación de lo escrito. Andá a tomar la sopa vos idiota.

Dejá tu comentario

El comentario no se pudo enviar:
Haga click aquí para intentar nuevamente
El comentario se ha enviado con éxito
En unos minutos lo verá publicado en este artículo
Haga click aquí para enviar otro comentario
Tu Comentario
(*) Nombre:
Escriba el texto de la imagen

Seguinos también en

Facebook
Twitter
Youtube
Instagram
Google Plus

Notas Relacionadas

Manipulación política de las instituciones educativas

El experto en educación Flavio Buccino sostuvo al tratar la cuestión de la injerencia de “La Cámpora” en las escuelas públicas: “Históricamente, en la escuela se vive un delicadísimo equilibrio que favorece la neutralidad...