Trump, Cristina y Macri: comparaciones odiosas

5
2440
ELLOS Y NOSOTROS
ELLOS Y NOSOTROS

Sin dudas, "el tema" de esta última semana fue la asunción de Donald Trump como presidente de los Estados Unidos.

 

No es motivo de esta columna tratar de analizar cuáles serán las medidas económicas y/o políticas que pueda o vaya a tomar el nuevo presidente norteamericano, que dicho sea de paso nadie podrá hacer a ciencia cierta, ya que lo único verdaderamente predecible de Trump es, precisamente, su impredecibilidad.

Muy por el contrario, el espíritu de este artículo es destacar las sustanciales diferencias entre el traspaso de mando de Obama a Trump con el de Cristina Fernández a Mauricio Macri, que en realidad ni si quiera ocurrió. O sea, en el caso argentino, para decirlo correctamente, no hubo un traspaso presidencial, sino un cambio de gobierno que tuvo que adaptarse a la última locura de Cristina como presidente.

Ese solo hecho, el de evitar el traspaso de mando, de por sí —además de demostrar claramente la estrechez de criterio kirchnerista y el nivel de resentimiento de Cristina— es más que suficiente para determinar no solo la diferencia política, sino cultural que existe entre ambos países.

Como dijimos, el solo hecho de que Cristina haya evitado colocar la banda presidencial y entregar el bastón de mando a su sucesor describe, por sí mismo, la diferencia abismal entre ellos y nosotros. Pero en este caso puntual, nos llama la atención —a los argentinos, especialmente— las presencias de los ex presidentes en el momento de la asunción, cosa que en Argentina rara vez se pudo apreciar. En Estados Unidos, todos van, todos participan, todos son respetados porque fueron electos por el pueblo, como debe ser.

También es para destacar algo que fue llamativo —para nosotros, insisto, los argentinos, obviamente— cuando en el almuerzo en el Capitolio el flamante presidente agradeció la presencia de Bill y Hillary Clinton. "Tengo mucho respeto por ustedes. Republicanos, demócratas, vamos a llevarnos bien", aseguró al tiempo que pidió a los presentes que se pusieran de pie para aplaudirlos.

El gesto se leyó como un gesto de paz luego de una violenta campaña electoral en la que Trump, incluso, llegó a pedir que la ex secretaria de Estado fuera presa por el uso indebido de su correo privado para cuestiones nacionales. Y finalizó diciendo "Sólo tengo para decir que significa mucho para mí que estén acá, así que muchas gracias".

Otra diferencia sustancial fue la protesta que hubo en contra de la asunción del nuevo presidente. Obviamente, no tuvo nada que ver con las manifestaciones a las que estamos acostumbrados nosotros, y tampoco al accionar de la policía, que detuvo a unas 200 personas por ocasionar disturbios.

En definitiva, desde el trato cordial entre el presidente saliente y el entrante, pasando por la presencia de ex mandatarios y finalizando con las protestas de los manifestantes, todo fue muy distinto a lo ocurrido aquel 10 de diciembre de 2015 en Argentina, donde no ocurrió absolutamente nada de eso gracias al odio y resentimiento de Cristina Fernández.

Un último detalle, que al igual que todo lo demás es algo totalmente normal, pero que a los argentinos nos llama poderosamente la atención. El ex compañero de fórmula de Barack Obama, Joe Biden, volvió a su casa en tren, ya como ex vicepresidente de Estados Unidos

Así hizo su último viaje el vice presidente saliente desde Washington a Delaware, su hogar desde hace 40 años; algo totalmente distinto a nuestro ex vice, Amado Boudou.

Evidentemente, las diferencias con el primer mundo, o sea entre ellos y nosotros, no solo son económicas, o tecnológicas; también lo son culturales, y esa es la diferencia más importante.

COMPARTIR
Artículo Previo Llegó la hora de ser menos permisivos
Artículo Siguiente El enemigo no está afuera, los traidores están adentro
Armin Vans
También en
 

5 comentarios Dejá tu comentario

  1. En lugar de comparar esas pelotudeces compara PROTECCIONISMO, contral el ignorante que nos deja desarmada ante el mundo. Ojala tuviéramos un presidente como Trump y no como el idiota que para lo único que sirve es para tener sociedades truchas y robar con guantes blancos.-

  2. ¿Por qué no la cortan con Cristina? Y en tal caso mejor compárenla con Maduro, ahi seguro hay 100 coincidencias. Y Macri que se dedique a bajar la inflacion, promover inversiones, la industria y ser un poco mas de "derecha". Que mire a Australia, Canadá, paises liberales, desarrolistas, prolijos y honestos. El gobierno anterior dejó 14 millones de pobres, la mitad de los pibes en edad escolar en la pobreza, 4 millones en villas miserias inundadas, no estamos para estupideces.

  3. Mas importante que estas anécdotas comparativas en ver como Argentina se inserta en este nuevo mundo. Si antes se hablaba del IMPERIALISMO, HOY, tenemos que hablar de TRES IMPERIALISMOS. EUA,CHINA Y RUSIA, siendo este último el mas débil, pero como tiene entre sus escasas fortalezas el ser el PROVEEDOR DE GAS DE EUROPA, lo que lo hace un jugador importante dentro de una organizacion como la UE. Además vale recordar que RUSIA, NUNCA TUVO UN PERIODO DE DEMOCRACIA GENUINA. Pasó del regimen Zarista al Stalinista y luego con los mismos actores bolcheviques construyó un estado de apertura ECONOMICA y parcialmente política.Por eso a Putin no le generó resistencia actuar como un tirano con apariencia de democratico.(eliminando a opositores o criticos). En este juego, URGE que Argentina con Brasil generen INICIATIVAS PARA EL BIEN DE LA REGION, si no tarde o temprano serán coptados, en especial por los dos primeros imperialismos y eso será fatal, pues IMPONDRAN sus condiciones, priorizando SUS INTERESES.

  4. Carlos: No es PROTECCIONISTA EL QUE QUIERE....¡SINO EL QUE PUEDE!. EUA, puede darse el lujo de ser proteccionista, porque es autosustentable ENERGETICAMENTE, tiene RECURSOS NATURALES PROPIOS, Es AUTOSUFICIENTE en materia alimentaria, TIENE CAPACIDAD INDUSTRIAL INSTALADA PROPIA,TIENE DESARROLLO TECNOLOGICO DE AVANZADA PROPIO. Mientras que Argentina, si Ud.compara, el 80% de los productos de consumo masivo,están en manos de EMPRESAS FORANEAS (P&G,Kraft;Unilever,Nestlé,Jhonson&Jhonson,Bimbo,L´Oreal,Pepsico, las cementeras, las automotrices) Hasta el satelite ARSAT, tiene un 90% de componentes extranjeros.¡Hasta el comercio de GRANOS y OLEAGINOSAS está en su mayoría en manos extranjeras! Dreyfus,Cargill, Bunge.Si Argentina quisiera IMITAR a Trump, estaríamos en las mismas condiciones que Venezuela por la gran dependencia de INSUMOS IMPORTADOS. ¡Y para que hablar de lo tecnologico! ¡Hasta la salud está afectada por el equipamiento foraneo!. Mas de producir, patay y arrope de algarrobo (siempre y cuando no los exterminen), no hay mucho mas que producir sin dependencia externa. Hay que comprender que HACE DECADAS Argentina se decidió por una matriz productiva de CONSUMO INTERNO y a no a NIVEL DE ESCALA como lo ha hace Brasil, motivo por el que le sacó ventaja comercial a Argentina. Argentina es un PAIS DE CABOTAJE Y VULNERABLE A CUALQUIER COMPETIDOR QUE PRODUZCA A ESCALA, por eso resulta dificil competir con el socio del Mercosur. Eso fuè POR FALTA DE PLANIFICACION y que contentarse con "APLACAR AL MERCADO INTERNO Y PUNTO". Visión mediocre a corto plazo. ¿Se dá cuenta porque Argentina NO PUEDE ser proteccionista aunque lo quiera?

Dejá tu comentario

El comentario no se pudo enviar:
Haga click aquí para intentar nuevamente
El comentario se ha enviado con éxito
En unos minutos lo verá publicado en este artículo
Haga click aquí para enviar otro comentario
Tu Comentario
(*) Nombre:
Escriba el texto de la imagen

Seguinos también en

Facebook
Twitter
Youtube
Instagram
Google Plus

Notas Relacionadas

En la era Trump, Argentina se blinda financieramente

Luis Caputo, el ascendente ministro de Finanzas, cumplió esta semana a rajatabla con el pedido del presidente Mauricio Macri y aprovechó la avidez financiera por títulos públicos de la Argentina para realizar una sobrecolocación de deuda: tenía previsto...