Juegos de amor y de guerra

1
1723
LA EXTRAÑA DAMA AFERRADA A SU ODIO
LA EXTRAÑA DAMA AFERRADA A SU ODIO

Ficha Técnica / Artística

 

Título original: Juegos de Amor y de Guerra.

Dramaturgia: Gonzalo Demaría.

Dirección y Puesta en Escena: Oscar Barney Finn Género: Drama.

Reparto: Luisa Kuliok (La Madre), Diego Mariani (El Teniente), Walter Bruno (El Hijo), Sebastián Holz (Celeste Imperio), Diego Vegezzi (El Cadete). Producción: Mónica Benavidez Arte y Escenografía: Alejandro Mateo. Iluminación: Leandra Rodríguez Maquillaje: J.M. Pont Ledesma, O. Mulet.

Vestuario: Mini Zuccheri – Música: Sergio Klanfer Fotografía: Javier Mollo.

Peinados: Paula Molina – Diseño Gráfico: Leandro M. Correa.

Asistencia Artística: Mauro J. Pérez, Lucía Cichitti, Mónica Benavidez.

Prensa y RR.PP.: Alfredo Monserrat / www.alfredomonserrat.com.ar

Sala: Centro Cultural de la Cooperación. Av. Corrientes 1543/ Sala Solidaridad. Tel: 5077-8000 / Boletería interno: 8313/ Costo localidades: $ 350.-/ $ 250.- Reservas: Alternativa Teatral Web: www.alternativaentradas.com.ar

País: Argentina – Año: 2017Duración: 80 min.

Fecha de estreno: 07-07-2017 Funciones: viernes y sábados: 22.30 Hs. / domingos 20 Hs.

El director de cine y teatro argentino Oscar Barney Finn, cuyos trabajos exhiben el exquisito método y solidez interpretativa de los que tienen formación y saben, vuelve a la Calle Corrientes con “Juegos de Amor y de Guerra. Ahora, dirigiendo a la pareja protagónica Luisa Kuliok y Diego Mariani, con la producción de Mónica Benavidez. Una pieza necesaria para entender los convulsionados años ‘40: la posición de nuestro país en una contienda mundial, los sistemas totalitarios en Europa, y la prehistoria del peronismo. La dramaturgia comprometida con la historia y los conflictos de clase; una mirada crítica a los convencionalismos e hipocresías.

Argumento. Buenos Aires, 1942. Argentina y su neutralidad en la Segunda Guerra Mundial. No obstante, hay dubitaciones y simpatías por Eje Roma-Berlín. El Gobierno de Ramón Castillo no se resuelve: a favor de los alemanes o de los aliados. Un predicamento que parece solucionarse el 4 de junio de 1943 -con La Revolución de los Coroneles y golpe de Estado militar. Signando la suerte y la entronización histórica del militar Juan Domingo Perón. Con este trasfondo, se inscribe la presenta obra basada en un hecho real que conmovió los cimientos de la institución militar y el de una familia tradicional. La Madre (Luisa Kuliok), El Hijo (Walter Bruno) y El Teniente (Diego Mariani), atravesados por pasiones, violencia, extorsión, perversidad e intereses políticos y económicos. Lucha de clases, mascarada social, y los cambios políticos que despuntaron los inicios de una nueva época.

El texto del autor Gonzalo Demaría, trabaja la tensa relación de encuentro /desencuentro de una pareja sui géneris: Luisa Kuliok (La Madre / Carolina), una mujer snob presa de las convenciones sociales y del qué dirán – femme fatale – mujer destructiva, fascinante, demoníaca, que seduce a su paso. Su partenaire, Diego Mariani (El Teniente/Federico), rememora ser el hijo del verdulero que llegó a oficial del Colegio Militar. Él es un militar fuerte, aguerrido y determinado a sustentar hasta lo último su condición que lo estigmatiza. ¿Qué une verdaderamente a esta pareja de opuestos? En el fondo, son dos trepadores que les importa las formas más que el contenido de su moralidad secular. El resto del elenco: Walter Bruno (El Hijo), Sebastián Holz (Celeste Imperio), Diego Vegezzi (El Cadete). El hijo de Carolina, es un joven oficial con trastornos de conducta y una sexualidad no resuelta. De carácter introvertido, tiene vergüenza de su madre. Es el malestar en la trama que precede a la tragedia. Su personaje es el que sostiene el clímax del relato.

Barney Finn se vale de “montajes alternos”. Utiliza el recurso de las bambalinas transparentes, para multiplicar el espacio escénico y la narrativa visual. La escenoplástica asocia a los protagonistas de una época con guiños políticos que cuestiona la legitimidad del poder político: «La Década Infame» y el mandato de Castillo. “Juegos de Amor y de Guerra”, una comedia dramática tensa, profunda y movilizadora por los elementos jugados. Tópicos universales de bioética aporta al debate: el suicidio, la decisión capital, el travestismo, el sexo y el género, en un espacio-tiempo donde el conservadurismo popular invisibilizaba a las minorías diferentes.

El director de “Doña Rosita la Soltera” (2006), trabaja el monomontaje. Una puesta arriesgada: 1 mesa larga, 10 gorras militares, 2 sillas y 1 banco. Las bambalinas juegan un papel superador: domina la entrada y salida de los actores a escena. El mutis por el foro con precisión de joyería suiza, y las cuidadas escenas que pueden herir la susceptibilidad del espectador. El Régisseur está en todos los detalles. La montación – como lenguaje – se articula con un vestuario de época realista. Mediante el juego de luces se suceden los actos. El texto es anafórico: el último acto retoma la escena del primero. Un inteligente recurso de alteración del espacio-tiempo en la secuencia. Es el ser o no ser, la declamación, la culpa y la exoneración. Las frases cristalizadas del guión, son pedagógicas para comprender y conceptualizar la pieza: “Es tarde para todo, menos para ganarle al amor” /“La mujer comienza a pensar como un varón” / “A las minas les gusta el uniforme” (... miradas machistas del teniente).

El Teniente (Mariani), compone un personaje duro – “el semental criollo” – que tiene en claro el espíritu de cuerpo tan caro para las instituciones castrenses, contrapunto con la escena de desnudez de El Hijo (Bruno); la metáfora del vaciamiento, la crisis del joven oficial. Se entrega a un final preanunciado. La música no es incidental y melosa, es una partitura empática que simplifica narrativa. Hay tiempo para citas de adicciones a estupefacientes impensadas en la dinámica de la obra.

El amor y la guerra concluyen. El odio no. Un soberbio protagónico de Luisa Kuliok, nos obsequia su lírica en el uso de las emociones; su poder declamativo y su ubicación en el espacio escénico, condensa el exitoso Rendezvous donde el espectador, la obra y el autor, se encuentran y manifiestan: « ¡Me aferro a lo último que me queda: mi odio!» ¡Touché!

Sebastián Holz (centro). Como Celeste Imperio, un artista travestido. Instantes de musical y prosa afrancesada, con pinceladas de melodrama que multiplica la pieza. 

Tráiler oficial de la obra

 

Luisa Kuliok y un Rendezvous superador: « ¡Me aferro a lo último que me queda: mi odio! »

 

Puntaje de la obra de teatro: 4 Tribunas

Puntaje actor protagónico: Luisa Kuliok 5 Tribunas ¡Imponente!

Referencias:

5 Tribunas: excelente /imperdible

4 Tribunas: muy buena

3 Tribunas: correcta / buena

2 Tribunas: regular

1 Tribunas: mala /pésima

 

Gustavo Contarelli

COMPARTIR
Artículo Previo Vargas Llosa versus García Márquez
Artículo Siguiente Chávez Infinito
Armin Vans
 

1 comentario Dejá tu comentario

Dejá tu comentario

El comentario no se pudo enviar:
Haga click aquí para intentar nuevamente
El comentario se ha enviado con éxito
En unos minutos lo verá publicado en este artículo
Haga click aquí para enviar otro comentario
Tu Comentario
(*) Nombre:
Escriba el texto de la imagen

Seguinos también en

Facebook
Twitter
Youtube
Instagram
Google Plus