¡Recién Publicado!
cerrar [X]

La ONU se pronunció contra la extinción de pueblos indígenas en Colombia

5
480
"Discriminación estructural"
“Discriminación estructural”

El Comité para la Eliminación de la Discriminación Racial de la ONU, compuesto por 18 expertos independientes de las 5 regiones del mundo en que se divide Naciones Unidas, le dio el plazo de un año a Colombia para mostrar avances en la “salvaguarda étnica” de las poblaciones autóctonas amenazadas por la muerte “física o cultural”, como los pueblos Awa, Uitoto, y Nukak-Maku, resalta un informe publicado en Ginebra.

 

El Comité se inquietó también por otras comunidades, incluyendo a los afrodescendientes, que son objeto de “discriminación estructural”, cuyos índices “de pobreza y exclusión social” son más altos en comparación con el resto de la población autóctona, “en particular el derecho al trabajo, a la salud a la educación y a la participación política”, destacándose “los casos de desnutrición crónica” entre los menores de las étnias Wayúu, Amorua y Sikuani.

La preocupación de la ONU se extendió “a la falta de garantías para la participación efectiva” de indígenas y afrodescendientes, en la implementación de los Acuerdos de Paz” de 2016, y al incumplimiento del “derecho a consulta previa, libre e informada” que les brinda el Convenio 169 de la OIT, para la “concesión de licencias de inversión, de explotación turística, de pesca industrial o de extracción minera”, en sus territorios ancestrales.

La “protección, restitución y titulación de territorios indígenas y afrodescendientes”, despojados durante el conflicto armado, reconocidas por los Acuerdos de Paz de hace 4 años, cuentan con respaldo de decisiones legislativas, judiciales y decretos presidenciales, pero siguen tardando en concretarse, constata la ONU.

Por lo cierto, llama la atención la ausencia de garantías en favor “de los pueblos indígenas asentados en zonas protegidas, especialmente el Parque Nacional Tayrona”, para que “puedan disponer libremente de sus tierras y recursos naturales”. Con todo, el Comité espera resultados para que la situación mejore también en el término de un año

El acoso e intención de exterminio de indígenas y afrodescendientes en Colombia prosigoue mediante “asesinatos y constantes actos de violencia, amenazas, intimidación y represalias contra las personas defensoras de derechos humanos y de líderes y lideresas de pueblos indígenas, como el reciente asesinato de Cristina Bautísta el 29 de octubre”, deploraron los expertos, quienes no son funcionarios a sueldo de la ONU, sino personalidades independientes a quienes la institución supranacional solo les cubre los gastos de viáticos para sus reuniones y desplazamientos oficiales.

A efectos de frenar esa ola incesante de homicidios, la ONU alentó a los diferentes poderes del Estado colombiano, a “tomar medidas adicionales y efectivas para prevenir actos de violencia, amenazas, intimidación y represalias contra personas defensoras de derechos humanos”, específicamente dirigentes de colectivos indígenas y afrodescendientes, con el compromiso que “todas las denuncias sean investigadas de manera exhaustiva, imparcial y efectiva, y que los responsables, tanto autores materiales como los instigadores o autores ideológicos, sean enjuiciados y debidamente castigados, y que las víctimas o sus familiares reciban una reparación integral”.


El “discurso de discriminación, odio racial y xenofobia”, que apunta a indígenas y afrodescendientes, desborda “contra migrantes”, sobre todo si son portadores del VIH, miembros del colectivo LGTBI, o procedentes de Venezuela, resume la ONU.

El aproximado millón y medio de refugiados venezolanos en Colombia, viven en “situación de vulnerabilidad”, ante lo cual los expertos reclaman medidas preventivas a Colombia, para que puedan gozar de “los servicios de salud, el trabajo, y para facilitar la obtención de documentación, que promueva su integración y que asegure que las víctimas de actos de discriminación, tengan a un recurso efectivo”, saludando en ese contexto el ejemplo significativo de modificar “la normativa para otorgar la nacionalidad a los hijos de los migrantes venezolanos nacidos en Colombia”.

 

5 comentarios Dejá tu comentario

  1. Lamentablemente se siguen matando a los pueblo originarios. En Bolivia directamente el odio hacia el descendiente de pueblo originario llega a un extremo nunca imaginado.

  2. En principio, fueron las FARC en COlombia, lo mismo que Sendero Luminoso en Perú, las "organizaciones" que saquearon y exterminaron a los pequeños propietarios y granjeros de todo su teritorio. Esa fue una buena excusa para usurpar y hacer tierra de nadie todas esas extensiones. No dice nada la ONU sobre las FARC ni sobre los productores exterminados o desplazados. Ahora están preocupados por atender bien a los venezolanos migrantes.

  3. En lo relativo a las tribus, ya tuvieron más de quinientos años para integrarse a la civilización. En algún momento tienen que aceptar una cantidad finita de tierras con títulos y empezar con eso. No se puede mantener un esquema donde las tribus ocupan todo un territorio indefinido en base a su tasa de procreación porque eso la pone un premio a su exterminio. De todos modos, eso de pretender mantenerlos como en un zoológico es de una condescendencia y una subestimación mucho más grave que cualquier discriminación. La elección debería ser de ellos, no tiene ningún valor humano eso de tratar de preservar su "cultura" para mantenerlos como una muestra de cazadores recolectores.

  4. Me pregunto y me contesto. ¿Por qué la ONU no sale en defensa de otros pueblos originarios? ¿Por qué no sale en defensa de los Celtas?, ¿o por qué no sale en defensa de la cultura de los romanos que conquistaron a los celtas y le dieron el nombre de islas británicas? ¿o Por qué no sale a defender a los sajones, que invadieron e hicieron que los romanos se aburrieran de luchar y se fueran? ¿O de los normandos que luego invadieron a los anglosajones y literalmente se quedaron con todo en el 1100? Y eso que hablamos solamente de unas islas muy chicas. Me contesto, porque al Imperio Británico la ONU lo considera un Estado en serio, dueño de su tierra por derecho de conquista, mientras que a los países latinoamericanos la ONU no les reconoce su derecho de conquista o independencia, sino que prefiere identificarlos con el despojo de unos pueblos conquistados listos para ser reconquistados. Esa es la visión imperialista del sistema de pensamiento subyacente que es dictadura en las Ciencias Sociales. La ONU es un papelón que recuerda a estudiantes de primaria jugando a los legisladores los viernes en la clase de sociales. Unos cuantos pibes acomodados, jugando a los justicieros sociales rentados, para juntar unos mangos y dibujar unos CV que les permitan seguir currando a la vuelta en sus respectivos países.

Dejá tu comentario

El comentario no se pudo enviar:
Haga click aquí para intentar nuevamente
El comentario se ha enviado con éxito
Tu Comentario
(*) Nombre:

Seguinos también en

Facebook
Twitter
Youtube
Instagram
LinkedIn
Pinterest
Whatsapp
Telegram
Tik-Tok

Recibí diariamente un resumen de noticias en tu email. Lo más destacado de TDP, aquello que tenés que saber sí o sí

Suscribirme Desuscribirme

Notas Relacionadas

Los dos mundos del Presidente colombiano Iván Duque

El debate en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU en Ginebra, sobre la trágica suerte que se les reserva a las defensoras y defensores de los derechos humanos en Colombia, ha puesto en evidencia la gran diferencia entre la visión que defiende el Presidente Iván Duque, y...