¡Recién Publicado!
cerrar [X]

Ex agentes del FBI y la CIA pusieron en duda las pruebas contra Irán en el caso AMIA

4
1876
Confirmando la información de TDP
Confirmando la información de TDP

El recién estrenado documental sobre la muerte del fiscal Alberto Nisman volvió a exponer los puntos oscuros de la investigación del atentado a la AMIA, con el testimonio de dos ex agentes del FBI y la CIA que pusieron en duda las pruebas sobre la participación del gobierno de Irán en el crimen perpetrado en 1994. Ello refrenda las objeciones que viene publicando Tribuna de Periodistas desde el año 2003, que apuntan a otra línea de investigación: la pista siria.

 

La serie documental de Netflix reavivó la controversia en torno a la muerte del titular de la Unidad Fiscal AMIA, ocurrida en enero de 2015, tras denunciar a la entonces presidenta Cristina Kirchner por presunto intento de encubrimiento del atentado a la AMIA, pero también puso la lupa sobre la investigación del atentado contra la mutual judía.

En este sentido, en el final del documental se destacan los testimonios de Ross Newland, delegado de la CIA en Buenos Aires entre 1997 y 2001, James Bernazzani, agente especial del FBI para el caso AMIA entre 1997 y 1998, además de una aclaración hecha por el propio buró de investigación estadounidense, que contrastan con las explicaciones que dio el espía Jaime Stiuso tanto en el juicio como en la película filmada en 2017.

El contraste reaviva la polémica sobre la investigación y las tareas de inteligencia sobre el atentado en el que fueron asesinadas 85 personas y por el cual la Justicia argentina, por acción de Nisman, acusó formalmente al gobierno de Irán como organizador del ataque, con Hezbolá como ejecutor.

En el primer juicio, realizado entre 2001 y 2004, Stiuso declaró que en el informe elaborado por la Secretaría de Inteligencia del Estado (SIDE, actualmente AFI) consta que el motivo de "Irán, como estado terrorista" para elegir a la Argentina como blanco fue "la negativa (del país) de darle la capacidad nuclear a Irán, que recién alcanzó este año".

Sin embargo, Newland afirmó: "Nunca tuvimos ninguna información que indicara que Irán lo hizo porque frenaron el desarrollo de su tecnología nuclear".

"Es un buen ejemplo de pensamiento ex post facto. Después del hecho lo ves y dices ´había un problema así que esa puede ser la razón´. Pero nunca tuvimos ninguna prueba que apuntara a eso. Fue especulación", agregó el delegado de la CIA que colaboró en la investigación.

Por su parte, el agente especial del FBI Bernazzani agregó: "No encontramos ninguna información que indicara la complicidad del gobierno de Irán en el atentado. En cuanto al papel de Hezbolá, teníamos información que respaldaba una participación".

Las tareas de inteligencia a cargo de la SIDE, en colaboración con agencias extranjeras, habían concluido que el atacante había sido un hombre de apellido Berro, Brru o Borro, gracias a una supuesta prueba de ADN, y en 2005 Nisman anunció formalmente que el conductor suicida del coche bomba que voló la AMIA había sido Ibrahim Berro, militante de Hezbolá.

Sin embargo, en la entrevista que concedió para el documental, el periodista le señala a Bernazzani que oficialmente en el caso AMIA no hay pruebas de ADN que vinculen a Berro con el ataque y le pregunta si esto resistiría el escrutinio de un tribunal, ante lo cual el ex agente del FBI tartamudea.

"La prueba de ADN era muy sólida para un tribunal", afirma luego Bernazzani y, cuando el periodista insiste en que esa prueba no está en la causa, el ex agente replica: "Tal vez había otras pruebas de ADN, repito, no lo sé. Solo sé sobre la que nosotros trabajamos".

"Pero esa no está en el caso", remarca, por tercera vez, el periodista, ante lo cual Bernazzani dijo que "esa es la pregunta: ¿Por qué, dónde está?", aunque finalmente, el documental aclara que luego de esa entrevista el FBI "ha confirmado que no tienen ningún registro de esta coincidencia de ADN".

Las dudas sobre la "pista iraní" no son nuevas en la Argentina: amén de las notas publicadas por este portal desde el año 2003, Mario Cimadevilla, titular de la Unidad Fiscal AMIA durante la gestión de Mauricio Macri, aseguró en enero de 2019 que "la pista iraní es débil" y alertó: "Importa más que se mantenga la sospecha sobre Irán que la verdad".

 

4 comentarios Dejá tu comentario

  1. Nisman fue un instrumento descartable de los Estados Unidos, país que junto al estado terrorista y sionista de Israel son los principales impedimentos para que la sociedad argentina y el mundo sepan lo que realmente ocurrió con los atentados en Buenos Aires.

  2. Tuvo que venir un documentalista inglés para hacer saber a los argentinos que no hay ninguna prueba de que Ibrahim Berro haya conducido la supuesta Traffic. Sólo Página/12 publicó los resultados del estudio de ADN del FBI. Clarín y Nación lo silenciaron. Así funcionan los "republicanos" en este país.

  3. Menem Saul, tiene la respuesta sobre la AMIA. Él fue a pedir plata a Siria, su vieja patria siendo aún musulman, cuando se postuló a presidente... Con el dinero del Estado ( nosotros) que nos robó, les pagó y paga a los Sres Fiscales y Jueces para que lo protejan.

Dejá tu comentario

El comentario no se pudo enviar:
Haga click aquí para intentar nuevamente
El comentario se ha enviado con éxito
Tu Comentario
(*) Nombre:

Seguinos también en

Facebook
Twitter
Youtube
Instagram
LinkedIn
Pinterest
Whatsapp
Telegram
Tik-Tok

Recibí diariamente un resumen de noticias en tu email. Lo más destacado de TDP, aquello que tenés que saber sí o sí

Suscribirme Desuscribirme

Notas Relacionadas

Venir a enterarme que Nisman usó mis notas periodísticas para su denuncia

Fue de pura casualidad. Ni siquiera me di cuenta por motu proprio. Fueron los mensajes de muchos de mis seguidores en redes sociales los que me hicieron notar la novedad. “Mirá, en el documental de Alberto Nisman en Netflix aparece el borrador de su investigación y...