¡Recién Publicado!
cerrar [X]

Venir a enterarme que Nisman usó mis notas periodísticas para su denuncia

11
3984
Sorpresas te da la vida
Sorpresas te da la vida

Fue de pura casualidad. Ni siquiera me di cuenta por motu proprio. Fueron los mensajes de muchos de mis seguidores en redes sociales los que me hicieron notar la novedad.

 

“Mirá, en el documental de Alberto Nisman en Netflix aparece el borrador de su investigación y están tus notas en Tribuna de Periodistas”, me dijo un follower de Twitter. Y, acto seguido, me mandó la captura que ilustra esta nota.

Es curioso, porque mi relación con el malogrado fiscal especial de la Unidad AMIA siempre fue muy mala. Desde el preciso momento en el cual fue designado en ese cargo, en 2004.

Me he cansado de dar detalles de esos cortocircuitos, muchos de los cuales se publicaron en forma de notas periodísticas en este mismo portal. Esta, del año 2007, es una de ellas. Obsérvese que es muy anterior al momento en el cual cobró celebridad Nisman.

¿Cuál era el motivo de mi enfrentamiento con este último? Básicamente el hecho de que persistía en sostener afirmaciones que ya se habían demostrado falaces en torno al atentado a la AMIA. Se lo dijimos en más de una oportunidad junto a Fernando Paolella, con quien terminamos escribiendo un libro sobre la voladura de la mutual judía en el año 2007.

Incluso le hicimos un desafío personal: que muestre una sola evidencia contra iraní alguno en todo el expediente, lo cual jamás logró hacer. Nisman solo atinaba a decir que las pruebas contra Irán reposaban en las sedes de la CIA y el Mossad, que él nunca las había visto pero que confiaba en los servicios de espionaje de EEUU e Israel. “¿Por qué mentirían?”, me dijo una vez.

Esa persistencia en remarcarle sus errores, motivaba el elocuente malhumor de Nisman hacia nosotros. Porque no tenía manera de refutarnos. Entonces optaba por injuriarnos... o descalificarnos. Pero jamás pudo rebatir nada de lo que publicamos y dijimos a lo largo del tiempo.

Porque, más allá de nuestro libro de 2007 —AMIA, la gran mentira oficial—, hemos escrito junto a Fernando infinidad de notas sobre ese atentado, incluso desde muchos años antes de la publicación de la obra de marras.


A lo largo del tiempo, no solo hemos revelado la trama real detrás del ataque a la mutual judía, sino que además publicamos documentos que sostenían nuestras hipótesis y los aportamos a la justicia, junto a nuestras declaraciones testimoniales.

Más aún: logramos conectar lo ocurrido en AMIA con el atentado a la embajada de Israel del 17 de marzo de 1992 y con la muerte del hijo de Carlos Menem, ocurrida el 15 de marzo de 1995.

Lo que subyace detrás de todos esos hechos es una trama miserable, donde puntuales negocios ilícitos se conectan con lo más granado de la política, la mafia y el narcotráfico. Todo ello con la complicidad de las principales agencias de espionaje locales y foráneas.

Ello explica por qué no se resuelve el atentado a la AMIA, aún cuando hay evidencia de sobra en el expediente judicial. Pocos saben, por caso, que allí aparece hasta la factura de la bomba que explotó en la mutual judía.

Nisman lo sabía y, de hecho, él era parte de la trama de encubrimiento. Porque nadie llega donde llegó sin ser cómplice de algo semejante. De hecho, quien lo hizo nombrar en su cargo fue siempre oscuro Antonio Stiuso, el mismo que motorizó la falsa pista iraní a pedido de EEUU e Israel.

Ciertamente, es doloroso saber que Nisman era un “trucho”, porque todos quieren que sea un héroe ahora mismo. Un mártir que sucumbió ante eficaces “sicarios” del kirchnerismo.

Pero no, su trabajo fue desastroso, dicho inclusive por los familiares de las víctimas del atentado a la AMIA. Y refrendado por los cables de Wikileaks, donde quedó claro que Nisman recibía órdenes de la embajada de EEUU. Penoso realmente.

Por eso se hace fundamental esclarecer lo sucedido en la mutual judía, porque eso permitirá entender la trama Nisman con claridad. Dejando de lado todas las leyendas urbanas que aún circundan.

Pero a nadie le importa, porque los intereses en juego son enormes. Ni el menemismo, ni el delarruismo, ni el duhaldismo, ni el kirchnerismo, ni el macrismo...nadie jamás se interesó por descorrer el velo de la impunidad. Al contrario, todos colaboraron para desinformar.

En 2003, cuando Néstor Kirchner llegó al poder, le escribímos una carta y la entregamos en la mismísima Casa Rosada. Allí le explicamos con pelos y señales la verdad del asunto. Pero no hizo nada de nada al respecto.

Años más tarde, cuando Mario Cimadevilla fue designado como titular de la Unidad Especial AMIA, volví a la carga. Le expliqué que no existía ninguna prueba contra iraní alguno y sí contra puntuales sirios, mafiosos todos ellos. Le recomendé leer la causa judicial y todo.

Lo hizo finalmente, y hasta me dio la razón… pero terminó eyectado de su cargo. “Los intereses son más fuertes que la verdad”, le dijo. “Tenías razón”, me dijo. El hecho de mencionar la falsedad de la pista iraní e impulsar la pista siria, fueron suficiente motivo para que fuera separado.

Por eso, al ver que Nisman usaba como consulta mis notas de investigación sobre el tema AMIA, no dejo de sorprenderme. Porque, como dije estábamos en las antípodas.

Yo siempre busqué descorrer el velo de la verdad... y él insistía en que este se mantuviera inamovible

 
 

11 comentarios Dejá tu comentario

  1. nisman era fiscal no importa si andaba de putas y le gustaba la joda oyarbide era juez y andaba por prostibulos para hombres y ni lo echaron era igual que nisman lo que haga con su vida personal no significa nada nisman no se suicido lo mataron ademas jamas probaron que fuera suicidio

  2. Leí lo tuyo Petrosino, y no cierra por ningún lado. Está bien la lista de supuestos auto atentados, pero este sería la excepción. Te olvidaste mencionar cuál fue la utilización política en este caso, que debió haber sido concreta e inmediata como en los anteriores y sin embargo no apareció. Pero como tu amigo Christian, antes de terminar con el asunto de los móviles estratégicos pasan rápido a considerar las evidencias o las contradicciones en la causa. Pero al final si bien discutís lo de la Traffic, tampoco asegurás que los explosivos estaban en la planta baja y decís que estaban en las bolsas de escombros que iban a retirar en el volquete. Cráter o no cráter., no decís nada que sustente tu hipótesis. Distinto es si hubiera habido alguna utilización del caso por parte de Israel ya sea internacional o doméstica, pero te darás cuenta que ese punto es esencial y en todos estos años, al igual que Nisman, no la encontraste. Por otra parte, hacia fines de 1991 hubo acciones de Israel en Palestina que muy bien hubieran sido el motivo para el atentado en la AMIA como represalia, especialmente por las dimensiones del blanco elegido.

  3. Que haya sido un chanta o un héroe no me interesa, lo que está claro es que Irán entró en el juego tratando de sacarse de encima el compromiso con la justicia argentina. Hezbola nunca lo negó nada. Pero al márgen de la denuncia, justa o injusta, armada o vacía de contenido.. a Nisman LO MATARON por la presentación que iba a hacer. De hecho, que lo hubieran matado "paró todo" y con la ayudita de todo el aparato del gobierno de CFK, hoy día SIGUE IMPUNE y siguen sembrando dudas, pasaron cosas inmediatamente después de su muerte que son contundentes: la prueba del Luminol probó que alguien limpió parte del lavatorio, revisó su correo en pc, entre otras cosas. O sea, el plan de eliminar a Nisman les dió los resultados esperados.

  4. En cuanto a la nota de Sanz, creo que hablar de pista siria es repetir una chicana de CFK a Menem. No se investigan países o banderas. Creo que alguien que leyó el expediente y que acusa de encubrimiento a todos, debería poder aportar cosas más concretas, como nombres de tipos que no llamaron a declarar, o quién es el que aparece en la factura comprando explosivos, o porqué hay una lista de iraníes citados a declarar y por qué para el autor eso no estaria justificado. Sanz habla de mafiosos policías y políticos locales cono si ya tuviera resuelto el caso pero nunca aclara cuál cree que fue el móvil, o si todos esos estaban alquilados por alguien más. Cualquier cosa sería mejor que seguir con el verso de las pistas siria o iran que no responden a otra cosa que a un prejuicio muy limitado que seria salir a acusar a estados o paises antes que seguir la evidencia. Obviamente ningún juez respondería por que no sigue la pista siria, porque investigar a un país porque un sospechoso es de esa nacionalidad no es serio. Distinto sería si el sospechoso fuera funcionario o diplomático. Como sea, esta clase de notas no aportan nada para saber ni los hechos ni los defectos de la causa.

Dejá tu comentario

El comentario no se pudo enviar:
Haga click aquí para intentar nuevamente
El comentario se ha enviado con éxito
Tu Comentario
(*) Nombre:

Seguinos también en

Facebook
Twitter
Youtube
Instagram
LinkedIn
Pinterest
Whatsapp
Telegram
Tik-Tok

Recibí diariamente un resumen de noticias en tu email. Lo más destacado de TDP, aquello que tenés que saber sí o sí

Suscribirme Desuscribirme

Notas Relacionadas

A cinco años, los 12 mitos que persisten sobre la muerte de Nisman

“¿Qué ves cuando me ves? Cuando la mentira es la verdad”. Qué ves, Divididos En un par de horas se cumplirán 5 años de uno de los momentos más trágicos de la historia argentina: la muerte del fiscal Alberto Nisman. Su deceso aún...