¡Recién Publicado!
cerrar [X]

Un virus que llegó para quedarse… las oportunidades detrás de la crisis

22
911
No todo está perdido, ¿o sí?
No todo está perdido, ¿o sí?

La situación del virus corona viene para largo. La información fehaciente que me llega desde España es que el llamado Estado de Alerta se extenderá en aquel país hasta el 01/06/2020, es decir a pesar de que se encuentra próxima la llegada de la primavera- verano en el continente europeo.

 

Tengamos en cuenta que en nuestro país todavía el frío no se ha instalado, por lo cual es de esperarse que las normativas de restricción durarán, casi con seguridad, casi hasta fin de año.

En este punto voy a explicar algo que ningún infectólogo da a conocer pero que no se atreverán a desmentirme: existen miles o millones de portadores sanos que son naturalmente inmunes al virus, pero potencialmente contagiosos.

No es cierto que el coronavirus solamente se contagia cuando aparecen los primeros síntomas. Esa es una vil mentira.

Ocultar información no sólo termina por confundir a la población respecto de las medidas preventivas, sino que demoran la posibilidad de encontrar una cura. ¿Por qué? Porque si se obtuviera suero de estas personas inmunes se podría transfundir e inmunizar a quienes no tienen esas defensas naturales.

Luego, si esa inmunidad es o no definitiva es harina de otro costal, pero en el corto plazo contaríamos con la posibilidad de generar un arma eficiente antes de desarrollar una vacuna que llevaría largo tiempo colocarla en el mercado.

Lo que expongo ya se llevó a cabo con el Ébola, no se trata de algo imaginario.

Entonces, estimados lectores, la realidad es que el aumento de los casos en las próximas semanas será exponencial.

Y esto el gobierno nacional lo sabe, como así también los especialistas, pero se intenta reducir la histeria y el pánico colectivo.

El remedio parece ser peor que la enfermedad, en este caso.

En un hospital ya hay muertos que no fueron entregados a sus familiares a la espera de un test que todavía no se ha efectuado. Muy lamentable.

El gobierno demora la decisión de frenar todas las actividades hasta que la cantidad de infectados crezca, en pos de no derrumbar más la alicaída economía y así evitar que las cadenas de pagos se corten.

El subsidio que se otorgaron los diputados para aplicarlo al coronavirus, no resiste el menor análisis. En una situación caótica todos los legisladores deberían haber cedido el 50% de sus dietas para ser aplicadas a la construcción de hospitales de campaña aptos para atender a infectados y durante todo el tiempo que dure la pandemia. Pero es como pedirle peras al olmo.

Otro tema para reflexionar es este: si el Ministerio de Educación Nacional no tiene un solo colegio a su cargo en todo el país, bien podrían ceder las instalaciones que ocupan esos empleados becados para que pueda adaptarse rápidamente allí un nosocomio de emergencia.

En igual sentido debería actuarse con el edificio que ocupa el Ministerio de Salud que salvo el Hospital Posadas y algún otro Instituto menor, no tiene bajo su órbita ningún hospital en todo el territorio nacional.

O sea, la solidaridad debe aplicarse de manera pareja, porque con el dinero ajeno cualquiera se convierte en pródigo compulsivo.

En otro orden de cosas, habrá que ir pensando en la economía y en la política que se vienen pasada esta crisis.

Somos nosotros, los ciudadanos, los que tenemos que dejar de lado la grieta que impulsa la clase política argentina. Y debemos liberarnos de estos mascarones de proa.

En algunas intendencias y comunas han decidido el aislamiento completo del resto de la provincia y del territorio nacional.

Si en esa aldea transitoria sus habitantes deciden poner fin al sistema de rapiña que se encuentra en manos de la clase política, la población podría imponer una nueva forma de elección de gobierno, superadora de la “democracia saqueadora” actual.

Y tal como ocurre en un consorcio, los ciudadanos del lugar podrían conducir y aportar a los gastos en común y utilizando los fondos recaudados aplicarlos a emprendimientos necesarios y sin sobre-precios, ni retornos, y eliminar todo lo improductivo que la burocracia de la administración pública viene sosteniendo desde hace años.

Tenemos la oportunidad histórica de terminar con la dictadura de la clase política (que nos cuesta millones y que no vuelven al pueblo) que tras un falso velo de gestión democrática nos desangra viviendo a costa de nuestros esfuerzos y sacrificios.

En la época moderna la coerción social y el poder político que se auto otorgaron los partidos políticos se ejercen cada vez más a través de la "mediación ideológica", que incluye el control de la educación institucional y el control de las opiniones por parte de los medios de comunicación. Dicho de otra manera:

Para ser más claro, con este sistema electivo los pobres nunca gobernaron y siempre lo hicieron los ricos en especial los que se enriquecieron con el poder, antes o después de llegar a la función pública.

Por ello, previendo revueltas y gracias a la delegación de poderes el Presidente con el apoyo de la oposición, probablemente decretará el Estado de Sitio con la excusa de asegurar la salud de toda la población pero escondiendo la razón real de dicha decisión: quitarnos la libertad y los derechos a todos los ciudadanos para que nadie entorpezca la sobrevivencia de la clase política. Un dislate.

Por eso el lector comprenderá, la autodeterminación es un derecho que puede llevarnos hacia un régimen superador llamado Demarquía en el cual cualquier ciudadano, como usted o yo, puede ser elegido para conducir los estamentos de la Nación.

Es que a veces ser “profesional de la política” significa inmunidad e impunidad ante las malas praxis.

Y las malas praxis, al menos muchas veces, terminan matando. Y eso no es poco.

COMPARTIR
Artículo Previo Coronavirus: Alberto y el alineamiento geopolítico internacional
Artículo Siguiente La “pandemia” del aborto y un sistema de salud en emergencia
Armin Vans
 
 

22 comentarios Dejá tu comentario

  1. Osvaldo, un poco complicado un cambio tan profundo como el que usted sugiere, precisamente el gran peligro que corremos es que el cambio sea todo lo contrario, hacia el populismo marxista que adora la pasionaria de Tolosa. Quizás tocar fondo con una pandemia como esta le permita a gran parte de la población entender la precariedad, la insensatez, la ignorancia y el desprecio de nuestra clase política por el destino de nuestro país, y comencemos a exigir al menos algunas cuestiones que ya no tienen sentido continúen existiendo: basta de listas sábanas en legislaturas, basta de asesores en el poder legislativo, basta de perpetuidad en la política, el sindicalismo y la función pública, basta de organismos de control a cargo del oficialismo, basta del nombramiento de jueces por dedo y no por concursos, basta de jubilaciones de privilegio para ningún cargo público. Gobernar es servir al país, no es una obligación, es una decisión personal para el bienestar personal pero no para el económico, sino para el moral. Lo que se viene es muy bravo, ni hablar del ejemplo de desorganización latente y a la vista de todos de los sucedido en el buquebús con el joven infectado desde Uruguay, sólo un milagro o la aparición de una vacuna o cura nos salvará de ser Italia o España.

  2. Piratón, le pido disculpas porque me distraje con otros artículos y no volví a leer las opiniones hasta recién, de allí mi demora en responder su amable comentario. En una nota anterior me referí al tema de las ideologías y como imperaban por sobre la realidad y hasta por encima de lo científico. Obviamente que ello viene con algún interés escondido. Esa es la regla. Hoy la izquierda ha ido mutando de objetivos hacia las luchas ambientalistas, de género, de matrimonios igualitarios,del derecho de LGTB, aborto, etc. NO porque les interesen esas cuestiones en sí mismas, sino con el fin de quebrar una sociedad tradicional que sostiene los principios republicanos para transformarla en lo que han buscado des siempre: u gobierno totalitorio y el pensamiento único. Las dictaduras de derecha utilizan igual mensaje ideológico. Si algo me ha tocado transitar, por razones que sólo el destino sabe, es el ámbito de la salud. Creo que la Constitución de 1853 tenía muy claro el rol del Estado en lo que se refiere a pilares fundamentales y subsidiarios. La educación y la salud forman parte de este último pilar. El Estado provee salud a través de 3 sub-sistemas, uno público, uno privado y otro mixto. Pero en rigor de verdad la población trata de buscar atención privada aunque en el sistema de Obras Sociales goce de cierta cobertura aceptable y bastante mejor que en los hospitales públicos. El Sistema Nacional de Salud fue el que Alfonsín intentó implementar casi sin éxito por la oposición de los sindicatos que son los que manejan la caja de esos servicios de manera antojadiza y caprichosa, ya que hasta pueden darse el lujo de contratar una empresa privada y luego no abonarle nada mientras los afiliados siguen aportando y la Superintendencia tiene que cubrir los pasivos. No olvidemos que los Sindicatos obtuvieron esta joyita durante el Gobierno de Onganía y luego ni las dictaduras, ni los gobiernos democráticos posteriores lograron arrebatárselas. El proyecto de Liotta de la época de Perón tenía contras internas (además de las sindicales) alimentadas por el propio General. Y luego tuvo la oposición radical cuando se intentó llevarlo al Congreso. Y Alfonsín sufrió idénticas oposiciones (pero por parte de la entonces oposición justicialista sumada al sindicalismos combativo). El sistema de salud británico tiene numerosas dificultades. Si bien el los tiempos del Estado de bienestar funcionó, luego la atención se ralentizó, las demoras son infinitas y el negocio de cientos de estudios complementarios es la regla. Nada es gratuito, se aumentan año tras año puntos del PBI destinados a esa área y el sistema empeora. Imagine usted eso mismo en manos de nuestra clase política, Y como usted bien señala el siglo XXI ha traído consigo algo que se temía hace décadas: el envejecimiento poblacional. De allí que esta pandemia apunta a los mayores. ¿Es una selección natural? ¿Es una selección programada por los cerebros del mundo a partir de una manipulación de un "enemigo" biológico? (aclaro que no son los presidentes de los países). Es complejo saberlo. Hoy (20/03/2020) los infectoóogos en argentina ya nos hablan de pacientes asintomáticos, y hace días en la nota yo hablaba de portadores sanos mientras ellos se limitaban a mencionar exclusivamente pacientes con sintomatología que transmiten el virus. Reitero, hay muchos seres humanos con inmunidad natural contra este virus mientras los especialistas duermen sin estudiar esos casos que son el principio de solución. Y voy a agregar algo, la regla general en medicina es que los virus no se combaten con antibióticos porque no responden al tratamiento ya que no les hace nada. Eso NUNCA fue totalmente cierto, solo una teoría. Pero me atrevo a ir por más: ciertos antibióticos sirven para combatir este virus. Le pido disculpas, estimado Piratón, por desviarme de su comentario, pero importante hacer este aporte. Quien tenga un médico de familia confiable consulte sobre este punto para que le suministre, inclusive preventivamente, un antibiótico. La historia de mayor resistencia a los antibiótico también es una teoría basada en una falsa hipótesis. Otro día lo aclararé. Vuelvo al tema, coincido con usted en un sistema más humanitario. Pero nuestra clase política capaz de robarse absolutamente todo o al menos vivir a costa de los fondos públicos y enriquecerse descaradamente jamás van a implementar un SISTEMA MAS HUMANITARIO. O lo hacemos nosotros, los ciudadanos, o nunca lo tendremos. Muchas gracias por su aporte!!!!!

  3. maralerod, las mismas disculpas que ya le dejé a Piratón. Si la crisis aumenta, la sociedad se vuelve más populista, más socialista porque reclama más y más Estado. Lo que yo propongo es una sociedad que se autogobierne (le pido que observe como funcionaba la Demarquía) y totalmente alejado de un Estado omnímodo que restrinja libertades, nos indique que hay que hacer y que no hacer y nos esquilme para hacer clientelismo y enriquecerse. Estuvimos cerca en el 2001. Después de todo esto ¿nos tendremos que reorganizar social y económicamente? Bien, allí está la ocasión de terminar con lo que usted señala, por voluntad de los ciudadanos, porque esperar que los políticos lo hagan por sí mismo es una utopía porque va contra su existencia. lo que tu no hagas, nadie lo hará por tí. Gracias por su comentario.

  4. Excelente nota. Claro, para encontrar un tratamiento hay que saber un poco más. No sé si en el país donde "las decisiones las toma la OMS" queda alguien que se anime. Decir que van a asistir a los enfermos es más fácil aunque hacerlo con todos sea imposible. Es totalmente cierto lo de los mensajes equivocados y cada vez que hacen hablar a algún especialista pareciera que le estuvieran buscando la oportunidad de hacerlo decir algo equivocado. Lo más visto es que le hacen decir la lista de síntomas y el mensaje termina siendo que si uno no los tiene todos a la vez entonces no hay nada de que preocuparse. El mismo efecto tiene tomar la temperatura en aeropuertos o peajes, el que no tiene fiebre se da por seguro. En España un médico pedía a los jóvenes que no saturen las guardias para hacerse el test porque el tener el resultado negativo ahora no es garantía de que no se puedan contagiar un rato después. Parece que esa parte no la entendían, habrán pensado que era algo personal de cada uno. El final de la nota es muy cierto y evidente en una dirigencia que tiene la negligencia como ideología. En un reciente reportaje Diego Guelar decía que los chinos ponían en cuarentena a todos los que salían del país. La explicación que me surge para el contagio en Italia y Alemania tiene mucho que ver con lo que usted dice. Es evdente que el virus viajó a Europa con quienes tuvieron el poder y las influencias para eludir esa cuarentena. Inmunidad ante la mala praxis, tal vez el mismo motvo por el que acá hubo mucha demora y miedo a la posibilidad de sugerirle algo políticamente "inconveniente" al turista equivocado cuando regresaban al país.

Dejá tu comentario

El comentario no se pudo enviar:
Haga click aquí para intentar nuevamente
El comentario se ha enviado con éxito
Tu Comentario
(*) Nombre:

Seguinos también en

Facebook
Twitter
Youtube
Instagram
LinkedIn
Pinterest
Whatsapp
Telegram
Tik-Tok

Recibí diariamente un resumen de noticias en tu email. Lo más destacado de TDP, aquello que tenés que saber sí o sí

Suscribirme Desuscribirme

Notas Relacionadas

¿Cuáles serían las consecuencias de un estado de sitio "sanitario"?

Una interpretación literal del texto de la Constitución Nacional impediría la declaración del estado de sitio para contener la pandemia del coronavirus en Argentina. En efecto, el art. 23 de la Ley Fundamental sostiene que “En caso de conmoción interior o...