¡Recién Publicado!
cerrar [X]

El coronavirus congeló el avance feroz de Cristina Kirchner

8
3406
La pandemia paraliza a una boa al acecho
La pandemia paraliza a una boa al acecho

Algo bueno ha traído el coronavirus por nuestras tierras y ha consistido en una cierta parálisis de las estrategias que venía pergeñando Cristina Fernández para deglutirse como una boa a la oposición y al mismísimo Alberto desde el Congreso, impulsando proyectos que pudiesen imponer su agenda de obsesiones respecto del funcionamiento de algunas instituciones republicanas.

 

Nietszche señalaba en su tiempo que “es pura ensoñación creerse uno mismo una legua más avanzado que los demás, y no hay que tomar partido con tanta facilidad a favor del aislamiento orgulloso”. Ignorar esta advertencia, condenó la calidad de la política de quien vive al acecho como la Vicepresidente, siempre presta a saltar a la yugular de sus contradictores.

Podríamos decir que actúa en todo momento sintiéndose como una oligarca del espíritu sin comprender que “no hay miel más dulce que el conocimiento” (Nietszche), al que le presta habitualmente muy poca atención, para sumergirse en la improvisación de temas mal analizados por ella, que solo apuntan a satisfacer su ego.

Todavía no se sabe cómo saldremos de la encrucijada sanitaria, pero puede percibirse que el Ministro de Salud, Ginés González García —impuesto por Cristina a su socio Alberto—, comenzó pifiando sus estrategias de respuesta al virus, al punto que hubo que reemplazar sus apariciones públicas por las de su Secretaria Vizzotti quien, hasta el momento, parece discurrir con mayor tino al respecto.

En las últimas horas es el mismo Alberto el que se ha puesto las charreteras de comandante en jefe, tratando de evitar que algunos incompetentes que lo rodean lleguen a meter la pata en esta materia.

Mientras tanto, como un Quijote cervantino, la ex Presidente tiene a su propio Sancho Panza: Parrilli (¿tudo?). Éste hace de vocero, desde la presidencia del misterioso Instituto Patria, contribuyendo a la avanzada de una boa hambrienta que no ha menguado sus propósitos de marcar el ritmo de lo que considera “su” gobierno, aunque haga esfuerzos denodados por disimularlo.

Los proyectos de Cristina –quien prepara un nuevo viaje a Cuba en medio del despelote que vivimos-, pasan hoy por una perspectiva donde la deformación, la distorsión y una teología difusa, la conducen a un solo fin: su reivindicación ante quienes la reconocieron enterrando sus manos hasta el codo –y quizá más allá-, en la corrupción, haciéndose inmensamente rica.

En efecto, nadie que domine matemáticas elementales podrá arribar a fórmula de progresividad alguna que permita entender de qué manera creció su fortuna en pocos años, habiendo sido siempre funcionaria pública. Aunque algunos jueces y contadores traten de explicarlo basándose en algún ignoto teorema de Pitágoras.

Como toda persona enfervorizada que no tolera que la contradigan, teme por el comienzo del final de su etapa política debido a la pandemia declarada, impidiendo sus denodados esfuerzos para inscribirse en la historia de líderes superiores que producen hechos deslumbrantes en su paso por el poder.

Con una mirada reticente para ver las cosas sin complicarlas innecesariamente, jamás llegó a analizarlas en profundidad a medida que las impulsaba en el ideario popular, creyendo firmemente en la existencia del “segundo mundo real” al que aludía Nietszche: el de quien sueña ahogado por la imposibilidad de distinguir dichas cosas como son.

El coronavirus puede convertirse –según su duración-, en el aguafiestas de Cristina y, por extensión, de todo el kirchnerismo peronista, donde el lenguaje, los apotegmas (“ni una menos”, “vamos por todo”, etc.) solo han servido hasta hoy para que no sepamos nunca cómo podremos abandonar nuestros problemas cuando no tengamos más remedio que aceptar la evolución de un mundo que va cambiando progresivamente e impide la prosperidad de ideas que huelan a naftalina.

En ese escenario, la creación del lenguaje que siempre caracterizó al movimiento justicialista al utilizar “conceptos supremos”, olvida que es la fe en la “verdad descubierta” el único punto de partida del desarrollo humano.

Deberíamos recordarles al efecto que “la pasión no sabe esperar. Lo que hay de trágico en la vida de los hombres radica por lo general en su conflicto con la época y con las bajezas de sus contemporáneos; y en su falta de capacidad para aplazar su acción un año o dos: no saben esperar” (Friedrich Nietszche).

A buen entendedor, pocas palabras.

 
 

8 comentarios Dejá tu comentario

  1. Ojala que no Godines, porque una cosa es una cosa y otra cosa es otra cosa. A ver si me hago entender. La gente por muy popular y amiguera que sea, sabe distinguir aun lo bueno de lo malo, Y lo mas malo, que ha sido ver a familiares enfermar y o morir, siendo que la enigmatica no estaba, se las tomo en el peor de los momentos dejandolo solo al presidente. Y que cagandose en la noticia se fue a Cuba de donde regreso con cuarentena, trayendo consigo a su hija que nadie sabe si esta la pobrecita enferma o que, mas ella misma contaminada y exponiendo a todos los que viven a su alrededor. Si a alguien hay que notificar por incumplimiento de la cuarentena es a ella misma, que como todos nosotros debio haberse quedado anclada hasta nuevo aviso, de poder salir a viajar y arreglar sus asuntos. Nunca viajar en medio de la pandemia. El avion que la trajo vino en el silencio de la noche y solo mandinga sabe que mas trajo consigo, ni cuantas personas mas que deberian estar en cuarentena hoy, han bajado de la nave. De no saberse es una simple y rayana afrenta contra la salud y seguridad de la ciudadania que la banca, pero que de pronto sentiran que ella no los banca a los que la idolatran, ni a los que la apoyan ni a los que no la apoyan. Ella esta acostumbrada a abusarse y burlarse en todos los demas. . La gente tiene el derecho de saber. El completo silencio....guarda muchas falencias e inseguridades

  2. Si algo dejó de manifiesto esta peste, ha sido la actitud EGOLATRA de Cristina Fernández. Por supuesto que sus "subditos" son tolerantes a ese tipo de desplantes que basurea el sentido del SERVICIO PUBLICO. Encima fué a buscar a su hija, una mujer de 29 años y.....¡SANA!, en un momento de crisis global del que Argentina no es ajena. Encima, en lugar de ella podría haber retornado en su lugar algún compatriota de los tantos varados en Cuba y con fecha de retorno al pais incierta. ¡Claro ahora "cumplirá dócilmente" la cuarentena con su hija, por lo que no podrá asistir a cualquier evento por el que el ESTADO requiera su presencia! Seguramente dirá que "tiene a los suyos que tienen sus instrucciones" y eso es suficiente. Tal como si fuera una "presidente emérita" al estilo de Benedicto XVI. ¿Cuando será la hora que alguién le diga que es PRESCINDIBLE? Para no decirle que es la "reina desnuda" y quizás polemice por la proyección estética. El PJ, debería reaccionar y generar una especie de toma de la Bastilla, solo que en la dirección Porteña del Instituto Patria y así recuperar con plenitud y en UNIDAD la titularidad de lo que ellos llaman PARTIDO JUSTICIALISTA. En realidad ¿Para que "sirve" Cristina a esta altura de los hechos? Ante semejante crisis hasta la oposición se amalgamó detrás de Alberto Fernández en las medidas que se han tomado respecto al coronvirus. Si Alberto hace un "insigt" y toma conciencia de que "desprenderse" de Cristina Fernández, puede redituarle CAPITAL POLITICO PROPIO, podría decirse que estamos ANTE OTRO GOBIERNO. Pero si Alberto Fernández continúa como un "súbdito" mas de Cristina Fernández, no solo condenará a SU gobierno sino a toda la ciudadanía Argentina, no solo la del 48% sino a la del 41% que no lo votó pero que seguramente lo pasaría a apoyar en circunstancias como las actuales, siempre y cuando muestre AUTONOMIA y prescindencia de Cristina . ¡ES LA OPORTUNIDAD DE ALBERTO DE CONSTITUIR EL ACTUAL MOMENTO EN UNA BISAGRA DE LA HISTORIA Y AHI SI TERMINAR CON LA GRIETA!

  3. Deglutirse a la oposicion ? jajajajaja, NO HAY oposicion, fue el ultimo regalito de Macri que se reuso a asestar el ultimo golpe a un kirchnerismo herido y hasta le dio de comer con la idea de asimilarlo, si ASIMILARLO como si uno pudiera entrenar un animal salvaje rabioso. Mientras tanto creo un "partido" rejuntando grupos sin coesion que se mataron unos a los otros para que el otro no brille y fallo completamente en crear nuevas figuras para su futuro politico. Miren como desaparecio Vidal, y decir que el pelado es presidenciable es una broma, es un asesor muy bueno pero como gobernante es otro gastador serial mas. Un partido sin figuras que puedan ganar una gobernacion o una presidencial no es un partido y eso es cambiemos, no es un partido y como tal se va desintegrando ya que todos sus integrantes saben que no hay futuro ahi. Nunca voy a perdonar a Macri por haber traicionado a sus votantes y cambiado a los liberales en su equipo por socialistas repugnantes a ultimo momento que hicieron mas de lo mismo y se pegaron de frente contra la pared como todas las veces anteriores que probaron la misma estupidez. Si quieren oposicion voten a los liberales, son los unicos que van a empujar para otro lado

  4. Macri nos traiciono a todos. Ya no es mas presidenciable. Esto que estamos padeciendo lo logro Macri, lo del corona es castigo divino, ese hara la justa justicia que ni se asomo por hacer Macri.

Dejá tu comentario

El comentario no se pudo enviar:
Haga click aquí para intentar nuevamente
El comentario se ha enviado con éxito
Tu Comentario
(*) Nombre:

Seguinos también en

Facebook
Twitter
Youtube
Instagram
LinkedIn
Pinterest
Whatsapp
Telegram
Tik-Tok

Recibí diariamente un resumen de noticias en tu email. Lo más destacado de TDP, aquello que tenés que saber sí o sí

Suscribirme Desuscribirme

Notas Relacionadas

Con la excusa del coronavirus, Alberto y Cristina avanzan contra la propiedad privada

“Cuando la izquierda pierde una elección, intenta destruir un país; cuando gana, lo consigue”. Alberto Fernández se conducía reconocidamente bien en el manejo de la epidemia hasta que se coló en su discurso el gen peronista, aquél que...