¡Recién Publicado!
cerrar [X]

Indignados con micrófono

11
Mal momento para el periodismo
Mal momento para el periodismo

Suelo decir que el debate público en argentina se ha futbolizado. Y en esto tengo que ser respetuoso con el deporte que juego desde niño y adoro. Me refiero a la idea que sostienen los barras de que “al otro” hay que destrozarlo, pasarlo por arriba, borrarlo del mapa. “No existís, no existís…”, cantaban desaforados cuando podían ocupar las gradas de los estadios. Una estupidez evidente. Sin el otro, sin el adversario de turno, no hay partido. En la política pasa lo mismo, sin el otro no hay democracia posible.

 

Lo curioso es que no sólo ingresaron en este juego perverso un conjunto de dirigentes políticos –acaba de dar un ejemplo lamentable el diputado Fernando Iglesias con su ataque misógino a Flor Peña– sino que se sumaron con fervor una importante cantidad de periodistas y comunicadores. Desde sus tribunas, en general de la televisión por cable, provocan con inflamados editoriales sin aportar un destello de información.

Actúan como si fuesen representantes del sector más radical de las fuerzas políticas en pugna. Y, con esa lógica, imponen una suerte de vale todo. Se puede mentir, manipular hechos, exponen datos parciales porque la verdad dejó de ser relevante. Lo sustancial, a la hora de plantear una nota o un programa, es afectar “al enemigo” de cualquier manera. No importa lo que se diga, hay que decirlo con énfasis. En modo predicador. Desde el púlpito. Asumiendo el rol de fiscal de la patria que tanto espantaba a Tomás Eloy Martínez.

Lo curioso es que esta falta de apego a la verdad periodística –la correlación directa entre lo que se cuenta y los hechos– no tiene gran costo. Lo que hace dos décadas hubiese llevado al descrédito, ahora conlleva ciertas cuotas de adhesión y hasta popularidad. En especial en segmentos de la audiencia que no busca calidad informativa ni reflexión profunda, sino confirmar sus prejuicios. Y en esa búsqueda, mientras más enojados y ofendidos se muestren los periodistas, mejor los representarán.

Esta fuerte transformación en el modo de comunicar –que arrasó con el análisis y la información e impuso la opinión y los gritos en gran parte de la televisión local– tiene múltiples fundamentos. No sólo responde a las directivas empresariales, involucradas de manera explícita en la batalla política, también existen razones tecnológicas y comerciales. Lo explicó muy bien el editor Jorge Fontevecchia en una reciente entrevista en la revista Crisis: “Cuando sólo había tres canales de televisión abierta, radios am y publicaciones de papel –hace apenas 25 años– los medios masivos tendían a ser pluralistas (…) A partir de que hay 300 canales, naturalmente el negocio es la segmentación. Para la democracia esto es un problema porque se crean sesgos que se retroalimentan por una necesidad comercial, y esto repercute en la política que se vuelve un espectáculo”. Y el espectáculo se parece mucho a la lucha en el barro.

En definitiva, el mapa de medios atomizado ayudó a consolidar este esquema comunicacional. La disputa por unos pocos puntos de rating contribuye a la proliferación de los “indignados” con micrófono. Esto explica los brulotes, las editoriales con decenas de adjetivos, los gritos y hasta algunos pasos de comedia.

 
 

11 comentarios Dejá tu comentario

  1. MARIA FORRA, FALSA NOTICIA, LOS TUITS SON ANTERIORES A LO QUE LA VISITADORA SOCIAL DE LA NOCHE AL PUTYOLIVOS SEHAYA AUTOCULPADO COMO PETERA Y GATO DEL PRESIDENTE. FAKE NEWS, COMO TODA OPERETA BERRETA KAKERA QUEDARON EXPUESTOS!!!. LOS TWEETS SON DOS ANTES DE QUE ELLA HABLARA!!!!! HAY MUCHO VOLUDO PROPIO Y KAKERO QUE SON PETEROS AL SISTEMA. IGUAL QUE LA NOTICIA DE BOLIVIA. ALFORRO PRORROGO DOS VECES LA ESTADIA DE ESA MUNICION??? CASI DOS AÑOS!!!! MARIA, NI SER BUCHONES SIRVEN. SON PEOR QUE MOUREU (GRUESA LINEA DE CAL DE SAN ISIDRO)

  2. Esta nota demuestra como tecnología y el conocimiento puede ser bastardeado por un presunto periódista. Resulta increible que use su "profesión" para escribir sobre banalidades, respecto al CONTEXTO que los Argentinos vivimos en la actualidad. Parece que el "termo urbano" configura una referencia de PAIS que no coincide con los problemas que SUFREN millones de Argentinos que ni puede ni tienen la oportunidad de ocuparse de lo que se dice en la redes sociales. ¿Tan bajo ha caído la profesión de periodismo? ¡Salgan de su "zona de confort" y analicen lo que sucede EN la sociedad no en los pseudos padeceres de un circulo rojo aburgesado e histérico!

  3. SIETECASE Periodista militante, cual es el juego perverso contra FLORENCIA PEÑA- No solamente es un ser HIPÓCRITA sino que es MENTIROSA. La señora por un canal de televisión dijo hace poco por ejemplo, que jamás trabajó para el Estado y en córdoba el Presidente de FA DEA le realizó un contrato de $42.350 pesos de esa época , más traslado y hotel para ella y acompañante para dar una charla. Además solita en twiter escribe: @ Flor de P.. No se confundan conmigo. Yo no soy puta, soy putísima. O sea cual es la propia valoración que ella tiene de sí misma , para ahora hacerse la ofendida y descompuesta. La señora Florencia Peña, de la misma manera calificó a compañeras actrices. Por otra parte CONCURRIÓ A OLIVOS en PLENA CJUARENTENA OBLIGAGTORIA , no siendo ninguna representante gremial de actores. Te reitero Periodista militante es HIPÓCRITA Y MENTIROSA.

  4. Ni Flor Peña, ni nadie, puede evitar de cumplir con las leyes de la Física. Una de ellas reza: " Más tira un par de tetas qué un par de carretas". Otra ley física, es la siguiente: si se desviste a un misógino, se encuentra qué usa tangas y sostenes de mujer. O sea, los misogenos lo son por pura envidia, envidia de no ser mujeres.

Dejá tu comentario

El comentario no se pudo enviar:
Haga click aquí para intentar nuevamente
El comentario se ha enviado con éxito
Tu Comentario
(*) Nombre:

Seguinos también en

Facebook
Twitter
Youtube
Instagram
LinkedIn
Pinterest
Whatsapp
Telegram
Tik-Tok
Cómo funciona el servicio de RSS en Tribuna

Recibí diariamente un resumen de noticias en tu email. Lo más destacado de TDP, aquello que tenés que saber sí o sí

Suscribirme Desuscribirme