¡Recién Publicado!
cerrar [X]

Roberto Falcone, juez y parte

1
5425
 NARCOTRÁFICO EN MAR DEL PLATA
NARCOTRÁFICO EN MAR DEL PLATA

   Hace pocas horas, un juez marplatense llamado Roberto Atilio Falcone, titular del Tribunal Oral de Mar del Plata ordenó la liberación de seis narcotraficantes que fueron detenidos irregularmente —según él— en un operativo nocturno, argumentando algo insólito y pocas veces escuchado antes: "un allanamiento se puede realizar en horario nocturno sólo cuando haya urgencia. Se trata de las garantías e inmunidad del domicilio que está en la Constitución".

 

    Entrevistado por Víctor Hugo Morales por radio Continental, interrogado por la denuncia que Tribuna de periodistas hizo oportunamente por el faltante de drogas en su juzgado, Falcone aseguró, apuntando a este medio, que "en Mar del Plata hay muchos enemigos del Tribunal Oral que aprovechan estos fallos para criticarnos, pero no tenemos ningún proceso abierto en el Consejo de la Magistratura".

    Es interesante lo que argumenta el ímprobo magistrado, ya que es el mismo personaje que insistentemente ha amenazado a este cronista con diversas acciones judiciales, luego de que este lo señalara con nombre y apellido en abril de 2006 (1) —junto a sus colegas de pillerías, los jueces Mario Alberto Portela y Néstor Rubén Parra— de estar involucrado en la desaparición de más de 50 kilos de cocaína de su juzgado (2) y otros escándalos, y que finalmente nunca hizo nada al respecto para limpiar su supuesto "buen nombre y honor".
 

Quema esas cintas

    El "culebrón" empieza en el año 1988, en el marco de la causa judicial Nº 2860 que tramitó en el Juzgado Federal Nº 1 de Mar del Plata a cargo de Eduardo Julio Petiggiani (3) caratulada: "Averiguacion por Infracción a la ley 23.737 (de estupefacientes)".

    En ese momento se dispusieron intervenciones telefónicas para ayudar a la investigación del comercio de drogas y en las que apareció en escena la directa intervención de personalidades ligadas a la política como Eduardo Duhalde, de quien —ya en ese momento— se comentaba que estaba vinculado a la venta de narcóticos. De hecho, en esos días ya se lo llamaba “Papá porro”.

    En una de las "escuchas" ordenadas por el Juzgado se podía apreciar cómo un narcotraficante hablaba con otro y le aseguraba que pronto estarían tranquilos porque asumiría "el hombre" como Gobernador de la provincia de Buenos Aires y podrían “trabajar” sin que nadie los molestara. Ese "hombre" era Eduardo Duhalde.

    El juez Petiggiani decidió entonces actuar de manera contraria a lo que dicta la ética: se encontró con Duhalde —el principal sospechoso— a efectos de ponerlo al tanto del avance del expediente en varias oportunidades y en diferentes lugares.

    Finalmente las escuchas desaparecieron y la causa fue archivada por Pettigiani con la connivencia del jefe de la División Narcotráfico, Pedro Klodzyck, logrando impunidad plena para el caudillo bonaerense y su séquito.

    Gracias a este favor, cuando finalmente Duhalde fue elegido Gobernador de la provincia de Buenos Aires, Pettigiani fue designado Secretario de Seguridad de la misma provincia y Klodzick Jefe de Policía.

    Algunos de los detalles de lo sucedido, llegaron a este periodista de boca del Dr. Alberto Castagnoli: "El expediente referido se trata de un documento interno que se encontraba en la Secretaría de Seguridad cuando Eduardo Pettigiani era titular de la misma en la gobernación de Eduardo Duhalde. Se decía que en ese expediente una persona de Necochea ya fallecida y Duhalde se hallaban seriamente involucrados en narcotráfico.

    Ese expediente desapareció. En 1994 un comisario de la Policía Federal retirado que militaba en una línea interna del peronismo donde yo tambien participaba me dijo que eso era cierto pero que el expediente había desaparecido. Este policía trabajaba en la mencionada Secretaría.

    Un año más tarde, en 1995, hubo internas en el justicialismo y Pettigiani, integrante de la Cámara Federal, renuncia para ser candidato a intendente. Los que comentaban el tema del expediente señalaban que Pettigiani —en virtud de lo que sabía— podía pedirle a Duhalde lo que se le ocurriera.

    Es así que, transcurrida la elección general para Intendente de Mar del Plata (donde Pettigiani perdió), a los pocos meses pasó a desempeñarse como integrante de la Suprema Corte de Justicia de la provincia de Buenos Aires ".

    Lo cierto es que lo sucedido en Mar del Plata fue el puntapié inicial del aumento del delito en el conurbano bonaerense: narcotráfico, piratas del asfalto, ventas de comisarías, permisividad, zonas francas, etc...

    Al mismo tiempo, la Justicia marplatense comenzó a ser digitada para “acompañar” la movida delictiva. Movida que persistió hasta que un dealer —muchos años después— confesó que la droga él que vendía en las calles de Mar del Plata provenía de un Juzgado Federal de esa misma zona.


Los jueces blancos

    "¿Qué puedo hacer para mejorar mi situación?", preguntó el dealer marplatense a los policías cuando lo detuvieron con varios kilos de estupefacientes de todo tipo (cocaína, marihuana y éxtasis). "Contar toda la verdad", le dijeron.

    El narco hizo caso y confesó que la droga que él vendía se la conseguía Walter Galván, custodio del Tribunal Oral Federal de Mar del Plata. Horas más tarde, Galván fue detenido y estalló el escándalo.

    A los investigadores les llamaba poderosamente la atención que Galván, de 40 años, hubiera ingresado a los 35 a la Policía Federal. "No es común. Y mucho menos que sea designado como custodio en un Tribunal", aseguraron oportunamente.

    Fue el puntapié inicial de lo que se supo más tarde: que la droga que iba a parar a manos de los narcos provenía de la caja fuerte del juzgado marplatense. Un juzgado del que sólo tres personas tenían la llave de su bóveda.

    Todo quedó al descubierto en el marco de un procedimiento a través del cual, el Tribunal Oral Federal sospechado, quiso hacer “desaparecer” la evidencia, haciendo una supuesta quema de droga que finalmente se suspendió cuando el Juez Eduardo Pablo Giménez, titular del Juzgado Federal N° 2, ordenó un arqueo de la caja fuerte de la discordia. El resultado fue revelador sólo había 6 kilos de droga de los 21 que figuraba en el acta respectiva. Asimismo, se descubrió que habían desaparecido otros 40 kilos.

    Esta historia, que parece salida de una novela de ficción, ha sido posible gracias al desempeño de los tres jueces del Tribuna Oral Federal referido junto a su respectivo Secretario Judicial. Estos personajes aparecen en medio de una historia en la cual un grupo de narcotraficantes se mueven a sus anchas en uno de los puertos más importantes del país en lo que a narcotráfico se refiere y sus nombres aparecen, según las fuentes consultadas, muy involucrados en la entrega de estupefacientes a importantes dealers de la mencionada ciudad, junto a un grupo de policías que operan en consonancia.

    Veamos brevemente parte del currículum de los jueces —y secretario— en cuestión:

    - Mario Portela: juez del Tribunal Oral Federal. Candidato a concejal por el Partido Justicialista en la lista de Herminio Iglesias. Sacó sólo el 5 % de los votos. Abogado de Antonio Nicolosi, "socio" del concejal José Manuel Pico en operaciones de estafas imobiliarias. Abogado del supuesto narcotraficante Jorge Antonio. Durante el ejercicio profesional "vendía" su firma por $ 5.000 para que el juez penal Hofft se excusara. Permaneció en el poder judicial durante la dictadura militar y fue ascendido a Secretario de Cámara en el año 1978.

    - Roberto Atilio Falcone: juez del Tribunal Oral Federal. Anteriormente abogado del grupo pesquero de José Greco, supuesto narcotraficante. Fue dueño del Banco Patagónico en causas de evasión tributaria, fuero que es de competencia del Tribunal que actualmente integra como juez y sobre cuya materia no se registra ninguna actuación a pesar de haber más de quinientas causas en condiciones de ser pasibles de juicio oral. Fue abogado defensor del terrorista Juan Martín Ciga Correa. Durante su gestión profesional, Falcone resultó ser defensor de numerosos evasores a la Ley Penal Tributaria, los cuales tenían relación directa con la actividad pesquera, cómplices del vaciamiento de la riqueza ictícola durante la gestión de Felipe Solá, quien junto con el entonces senador Antonio Cafiero promocionaron a Falcone para el cargo que hoy ocupa.

    -Nestor Parra: juez del Tribunal Oral Federal. Ingresado a la Justicia durante la última dictadura militar conforme juramento de ley el 8 de Julio de 1981. Actualmente Parra integra el Tribunal Oral Federal de Mar Del Plata desde 1994 sin contar con antecedentes suficientes para ello. Según cuenta el periodista Samuel Blitz, “sólo lo logró por su amistad con el entonces senador por Santa Cruz y presidente del bloque de senadores justicialistas Pedro Molina quien también promocionó a su hermana Rita Molina como Fiscal Federal de San Isidro”. Parra fue impugnado oportunamente para integrar el Tribunal Oral por el actual integrante de la Cámara Federal de Apelaciones de Mar del Plata el Dr. Jorge Ferro por carecer de méritos para ocupar el cargo.

    -Facundo Caparelli: Secretario del Tribunal Oral Federal de Mar del Plata. Fue secretario de Eduardo Pettigiani en la Secretaria de Seguridad de la provincia de Buenos Aires y, a su pedido, nombrado en el Tribunal Oral. Es quien durante su último día de gestión como juez Subrogante Federal sobreseyó a Felipe Sola y demás funcionarios comprometidos con el vaciamiento pesquero denunciado por Roberto Maturana, siendo pagado con la postulación a juez del Tribunal Penal 4 de Mar del Plata formulada por Solá a solo 44 horas del sobreseimiento. Único procesado en la causa judicial por la desaparición de droga en la bóveda del Tribunal Oral Federal. Según fuentes marplatenses aún no habría contado todo lo que sabe, pero se asegura que lo hará.

    "Cuando uno observa en el tiempo quiénes son los jueces, cuál fue su rol antes (...) cómo llegan a sus cargos omitiendo como 'garantes' de que nada cambie. Mar del Plata tiene un aceitado sistema de 'facilitadores' del narcotráfico que arrancan desde el Juzgado que escondió y omitió denunciar la desaparición de una causa judicial, tiene a la Prefectura y Consorcio que les paga para que no vigilen. Por ello tenemos un récord mundial de exportaciones de 'merca' de la Feliz. Mientras los que deben custodiar no lo hacen, los que deben denunciar ocultan y los que deberían estar presos son en algunos casos Jueces y secretarios", admitió a este periodista el investigador Roberto Maturana, coincidiendo con todas las fuentes consultadas para la presente nota.


El cártel del Estado

    "Si bien entiendo cómo opera el tema de la droga acá en Mar del Plata aún no comprendo quiénes son los supuestos narcos que intermedian en el negocio", indagó este periodista al Dr. Gustavo Demarchi, una de las fuentes consultadas para esta investigación.

    "Mirá Christian, para entender cómo funciona la cosa tenés que entender que acá no hay cárteles de droga. Es como dice Lilita Carrió: el cártel es directamente el Estado, por eso no encontrás responsables más allá de los dealers de costumbre. No es un tema sólo local, es un tema nacional", respondió el interlocutor, en consonancia con otra fuente que aseguró que en Mar del Plata "vas a encontrar muchas complicidades, no sólo en la Justicia sino también en la policía, pero te va a faltar el 'Pablo Escobar Gaviria'. El gran narcotraficante. Ese lugar lo ocupa el Estado Nacional, mal que nos pese".

    Ambas entrevistas, que fueron breves pero muy fructíferas, sirvieron –junto a una decena de otros testimonios- para entender cómo es el manejo del narcotráfico en una de las zonas más neurálgicas del país en lo que a contrabando se refiere.

    Y es que casi todos los cargamentos de drogas que llegan a Europa (especialmente a España) salen del puerto de Mar del Plata. El sistema, según todas las fuentes consultadas, sería el siguiente: Se alquila un depósito cerca del puerto, se envasa la droga junto a ciertos productos de mar (a efectos de que el olor de los narcóticos queden suprimidos por estos) y se arma la "pantalla". Si todo sale bien, los productos de mar serán embarcados rumbo al viejo mundo sin que nadie sospeche.

    Las fuerzas de seguridad actuarán en complicidad y el único juzgado Federal Oral de la zona hará la vista gorda. (4). De esta manera la garantía de impunidad es total.


Concluyendo

    No deja de llamar la atención que Falcone haya sido designado oportunamente como miembro estrella de la Comisión Antidrogas del Ministerio de Justicia, que responde a Aníbal Fernández, aún cuando fue fuertemente objetado por sus oscuros antecedentes en el tema estupefacientes.

    Más temprano que tarde, el ministro Fernández deberá dar las oportunas explicaciones, no sólo por la designación del referido magistrado, sino por su propia actuación frente al avance de las drogas y la impasividad oficial frente al crecimiento desmedido de su consumo.

    Sólo caben dos posibilidades en la conducta del funcionario: o es cómplice por omisión o es partícipe por acción.
    No es poco.

 

Christian Sanz

Escuchar audio programa Víctor Hugo Morales (al final se habla de este periódico):
 

(1) Ver https://periodicotribuna.com.ar/admin/verarticulo.asp?articulo=2145

(2) Hace pocas horas, el titular de la Sedronar, José Granero, refrendó lo publicado oportunamente por Tribuna, al asegurar que Falcone es responsable de la desaparición de 100 kilogramos de cocaína de su propio juzgado.

(3) Pettigiani posteriormente fue ascendido a Secretario de Seguridad de la provincia de Buenos Aires en el gobierno de Eduardo Duhalde.

(4) Téngase presente que toda causa Judicial referida a estupefacientes puede ser resuelta únicamente por la Justicia Federal.

COMPARTIR
Artículo Previo ¿Nadie quiere investigar?
Artículo Siguiente El kirchnerismo detrás de la operación contra De Narváez
Armin Vans
También en
 

1 comentario Dejá tu comentario

Dejá tu comentario

El comentario no se pudo enviar:
Haga click aquí para intentar nuevamente
El comentario se ha enviado con éxito
En unos minutos lo verá publicado en este artículo
Haga click aquí para enviar otro comentario
Tu Comentario
(*) Nombre:

Seguinos también en

Facebook
Twitter
Youtube
Instagram
Google Plus
LinkedIn
Pinterest
Whatsapp

Recibí diariamente un resumen de noticias en tu email. Lo más destacado de TDP, aquello que tenés que saber sí o sí

Suscribirme Desuscribirme

Municipio de Moron. Corazón del Oeste
Cynthia Gentilezza. Analista en seguros