El 17 de octubre con todas sus realidades

5
1278
RECUERDO DE UN MIÉRCOLES CALUROSO
RECUERDO DE UN MIÉRCOLES CALUROSO

Los pies cansados de miles y miles de personas buscaban refrescarse en la fuente de la histórica Plaza de Mayo. Esos rostros morenos avanzaron sobre la orgullosa capital cosmopolita desde todas las poblaciones del cordón industrial del Gran Buenos Aires o desde más lejos, como Berisso o Ensenada. Llegaban a la Plaza del Cabildo y la Pirámide trayendo sus vivencias provincianas. Los pies cansados que se refrescaban en la fuente aquel miércoles caluroso estaban movilizados por la esperanza. Y estaban cansados, no solamente por la caminata.

 

Trasladaban los padecimientos de décadas y décadas de injusticia, de explotación, de derechos violados, de desamparo social. Llegaban a la cita con la historia un día antes de la huelga decidida para el día 18 de Octubre, en una reñida votación en la CGT que definió el obrero forjista Libertario Ferrari por 18 a 17. Reclamaban la presencia de un hombre que desde una ignorada Secretaría de Trabajo convertiría, un golpe de estado en una revolución popular. Ese miércoles agobiante, cuando el sol se alejaba en el horizonte, los trabajadores protagonistas de una jornada histórica, se encontraban en un acto de gratitud con el hombre que le puso una bisagra a la historia: el General Perón. El país quedaría dividido y polarizado. Por un lado el frente de la vieja Argentina agraria que iba desde los conservadores a los comunistas, pasando por los radicales. Y por la otra la expresión proletaria de la nueva Argentina industrial.

El cine, dijo alguien, es la vida sin las partes aburridas. El cine transmite circunstancias de la vida o de la ficción sin sus olores. Se parece en eso a la historia falsificada. La realidad es percibida a la distancia suprimiendo las contradicciones, las pasiones, el barro que arrastra todo proceso histórico. Por eso en lugar de enseñar, ayuda a desaprender. En lugar de servir como elemento de análisis para el presente sirve para denostar la actualidad, sucia, turbia, compleja en donde el oro y el barro se mezclan, con un pasado broncíneo, lavado, maniqueo, donde “los buenos” están definidos y reconocidos como tales y “los malos” están delineados de tal manera que cargan con el estereotipo de perverso.

Como en el cine, la historia falsificada carece de olores. El “civilizado” aprendió en esa historia en donde los sectores populares de París tomaron la Bastilla cantando la Marsellesa, limpios y perfumados, o los obreros soviéticos se apoderaron del Palacio de Invierno citando a Marx y memorizando a Engels, después de haber entendido a Hegel.

En nuestra historia, Rivadavia, Mitre, Sarmiento en nombre de la civilización europea aplastaban a las bárbaras montoneras gauchas, esas que Jauretche denominó como “el sindicato del gaucho”.

Difícil entonces reconocer en los obreros sudorosos que protagonizaron el 17 de octubre de 1945, a los nuevos obreros de las migraciones internas. No estaban impecables como en los textos históricos, transpiraban, no cantaban la Marsellesa ni La Internacional, y algunos se sacaban sus calzados y en la Plaza de Mayo se percibía el olor a pata. A axilas transpiradas.

Los cultos, los civilizados no reconocieron el sujeto histórico. Sólo percibieron el olor a pata. Y de alguna manera descalificaron el gigantesco hecho histórico por los olores desagradables de la vida. Ese que no estaba en su historia apócrifa. Esos que no podían encontrar en el relato erróneo aprendido. Ese que sus libros no había previsto. Esos momentos históricos en que los libros, que pueden ser habitualmente magníficos orientadores en cuanto brindan elementos para el análisis y la interpretación, se convierten en obstáculos para alcanzar a ver lo que se mira. Como diría Cesare Pavese: “Hay momentos en la historia que los que tienen algo que decir no saben escribir, y los que saben escribir no tienen nada que decir” O como afirmó, ironizando, George Bernard Shaw: “Mi educación fue perfecta hasta los seis años, en que la abandoné para ir a la escuela” No entender lo básico, llevó a un gorilismo que atravesó todo el arco político.

Los sectores del poder porque las masas los asustan. Se pierde “la seguridad jurídica” y en los casos más radicalizados se pone en tela de juicio el derecho de propiedad. Lo mismo le sucedió a la izquierda de entonces, el Partido Socialista y el Comunista, incapaces de comprender la cuestión nacional a través de textos marxistas mal leídos y peor digeridos. Así el órgano oficial del Partido Socialista, La Vanguardia decía el 23/10/1945: “En los bajos entresijos de la sociedad hay acumulada miseria, dolor, ignorancia, indigencia más mental que física, infelicidad, resentimiento… Cuando un cataclismo social o un estímulo a la policía movilizan las fuerzas latentes del resentimiento, cortan todas las contenciones morales, dan libertad a las potencias incontroladas, la parte del pueblo que vive del resentimiento y acaso para su resentimiento, se desborda en las calles, amenaza, vocifera, atropella, asalta diarios, persigue en su furia demoníaca a los propios adalides permanentes y responsables de su elevación y dignificación….” A su vez el periódico Orientación, medio oficial del Partido Comunista escribía el 21/10/1945: “…pero también se ha visto otro espectáculo, el de las hordas de desclasados haciendo la vanguardia del presunto orden peronista. Los pequeños clanes con aspecto de murga que recorrieron la ciudad, no representan a ninguna clase de la sociedad argentina. Era el malevaje reclutado por la policía y los funcionarios de la Secretaría de Trabajo y Previsión para amedrentar a la población”. Perfectamente podía transcribirse ambos textos, entonces y ahora, como editoriales de La Nación.

Los aspectos autoritarios del peronismo, su culto al personalismo, sus excrecencias cavernícolas, alejaron a segmentos importantes de la clase media, a pesar de ser favorecidos por su política económica. Pero ese día, ese 17 de Octubre, la plaza había presenciado el ingreso en la historia, como protagonista, de una nueva clase obrera. La Argentina ya no volvería a ser la misma.

 

Hugo Presman

 

5 comentarios Dejá tu comentario

  1. Venias bien hasta el último párrafo, esta vezz, Pressman, la terminastes cagando Primero: "Autoritarismo", si es verdad, era el 10% del que ejecían Churchill, ni que hablar tu seguramente amado Stalin; Hoy Kirchner es el 10% autoritario de lo que fue Perón, lástima QUE EN ESTE TIEMPO NO SE PUEDE PORQUE ES OTRO EL PARADIGMA. En EEUU estuvo, algunos años después Isenhower, ¿Sabes que pensaba hacer isenhower en Corea? Un anillo nuclear (tirar muchas bombas atómicas en medio de la península de corea, para que no se junten las dos Coreas Muy democráticos los modernos muchachos tanto del comunismo como del capitalismo De paso, recordemos al todo poderoso que mando al cadalso a toda la intelectualidad americana, McKarty (se escribe así?) Hay que ver los TIEMPOS Pressman... Segundo: "Excrecencias cabernícolas" ¿No es mucho? Porque hablas de deformidades cabernícolas? ¿No es mas cabernícolas el que quemó a las mujeres en huelga en EEUU? ¿No es mas excecrable Vassena por haber masacrado a los laburantes? ¿Las purgas de Stalin, de pobre genete gitana, judía, armenia, discidentes, etc. (3 veces mas que las que hizo Hitler, estimado lector, porque Holliwood esto no lo muestra) ¿Porqué Cavernícola? ¿Porque usaba un uniforme y no era "marxista leninista"? Ultimo comentario: Tenés una visión oligárquica de la realidad, rematás diciendo que "Alejó a las clases medias definitivamente" porque en realidad queres comparar a Perón con los K (una abominación realmente) pero te equivocás, la clase media que vos observas, es SOLO la anterior al 45, te olvidas de TODA LA QUE SE CREÓ ENTRE EL 45 EN ADELANTE (HASTA LOS ´70 EN ALGUNA MEDIDA, POR ESO LOS PIBES MONTOS SE HICIERON PERUCAS) En realidad, la clase media se rehizo, pas de un escaso 10% en la Argentina hambreada de la década infame, hasta ser un 70% en los años 55, y luego se consolido (gracias a muchas cosas, claro, no solo el Peronismo) hasta representar en los ´70 el 72% Hayq ue tener una mirada mas descarnada Igual el ar´tículo esta bueno

  2. Para vos Presman, En 1948, se crean Nueva Sión, el Instituto Judío Argentino de Cultura e Información y la Cámara de Comercio Argentino-Israelí; en 1949 llega el primer Embajador de Israel a la Argentina, y en 1951, Golda Meir visita Buenos Aires abrazándose con Eva Perón, por la labor realizada en favor del Estado de Israel

  3. OSVALDO : Es un clásico : Perón era más falso que telegrama de guerra. Junto al mitológico JANO, no hubo jamás otros casos de tipos con dos caras. Por un lado franeleaba a los moishes como bien decís, y por detrás, en esos mismos años 48 y 49 dejaba entrar todo la bosta nazi que mató seis millones de infelices. Y aquí vivieron como reyes, visitando incluso la Casa Rosada como el sapo Bormann.

  4. PRESMAN : "Rivadavia, Mitre y Sarmiento aplastaban a las montoneras gauchas". Por no haber podido culminar su obra esos tres visionarios, hoy tenemos las innúmeras y detestables villas que asuelan Bs.As. donde germina la peor delincuencia. Macri, quizás sintiéndose el continuador de la obra de aquellos próceres, intentó extirparlas apenas asumió en la Capital, pero chocó con el nefasto populacherismo de la bosta peronista, germen de todos los males que padecemos. Es inadmisible historiar sobre Argentina teniendo como fuente a un salame como Jauretche; un "vago de café" de los miles que inundan Bs.As., solucionadores de todos nuestros problemas allí, en la mesa del bar; nunca poniendo el lomo. Qué puede deberle mi patria a Jauretche ! !. Y cuánto le debemos a los Rivadavias y Sarmientos que desbordaron el país con escuelas y universidades. Rivadavia fundó la primera facultad de agronomía de américa latina. Vaya sinó un visionario ! !, y me quito el sombrero.

  5. Pessman: Sos tan de CUARTA que cansa leer tus frases entre tanto almíbar copiado de Migré. Tu OBSECUENCIA no te permite ver la realidad de lo que fué esa plaza.Te manejá por la FOTO de la fuente, ja, ja! Allí habían mas de 80.000 personas y sólo una fuente de 100 m2, bobo. ...y con respecto a tu visión en blanco y negro de la historia...es PATETICA, como todos tus artículos OBSECUENTES K. La realidad de ese 17 de octubre (y que no la decís) es que fué genuino. Con o sin olor a pata. Genuinos los dirigentes, los gremialistas, los jefes de taller, o el pueblo común... que fueron con lo puesto, sin intereses ECONOMICOS como todos los PUNTEROS ENRIQUECIDOS. ...nO HABÍA MOYANOS, propietarios de ESTANCIAS, EMPRESAS, NEGOCIADOS con la OBRA SOCIAL... y con toda la familia PRENDIDA A LA TETA (que ni se te ocurre denunciar, Presman...) No había preidentes ni "presidentas" con ROLEX PRESIDENT DE 10.000 DOLARES, ni BOTOX, ni carteras LOUIS BUITTON, con CUENTAS SUIZAS CON DINEROS MAL HABIDOS, ...ni incluso MADRES ABANDÓNICAS que dejaron en el camino hijas con SINDROME DE DOWN en la Palata (como CFK, que OCULTA a su hija CAROLINA PULQUI de 38 años en la Plata). En 2010, Presman, tus empleadores millonarios hacen un rejunte de 80.000 EXTRAS en la Cancha de River, con colectivos pagos, con comida paga, con los 100 pesos en mano... y el TEMOR a perder el plan, la asignación, la cooperativa ..o el curro en el gobierno. PATETICA PUESTA EN ESCENA de 17 de Octubre COSMETICO. MILLONARIOS EN EL ESCENARIO, BUSCANDO PERPETUARSE EN EL PODER PARA SEGUIR ROBANDO EN LA CARA DE TODOS LOS ARGENTINOS. Incluso en la tuya, Presman. O sos un CARADURA ...o sos un BOBO. Elegí. Saludos a los foristas. Juan. PD: Todavía no leíste los artículos de Sanz, Forté y Dócimo para ENTERARTE de la realidad que DEFORMASTE en tus anteriores notas?

Dejá tu comentario

El comentario no se pudo enviar:
Haga click aquí para intentar nuevamente
El comentario se ha enviado con éxito
En unos minutos lo verá publicado en este artículo
Haga click aquí para enviar otro comentario
Tu Comentario
(*) Nombre:
Escriba el texto de la imagen

Seguinos también en

Facebook
Twitter
Youtube
Instagram
Google Plus

Notas Relacionadas

Desde aquel balcón

    Este viernes se cumplen exactamente 63 años desde que el entonces coronel Juan Domingo Perón se dirigió a su gente desde ese mítico balcón de la Rosada, comenzando una historia de pasiones y odios que continúan hasta hoy. La Segunda...