Raúl Zaffaroni y las mentiras sobre sus propios prostíbulos

38
9112
A CUÁNTO ASCIENDE EL NEGOCIO DEL JUEZ
A CUÁNTO ASCIENDE EL NEGOCIO DEL JUEZ

Raúl Zaffaroni es uno de los juristas que más conocen sobre derecho en general, especialmente la rama penal. Sin embargo, eso no le quita responsabilidad por todo el mal que ha hecho en su pasado, no solo a través de sus fallos como juez, sino también por su política de despenalización de drogas y por haber sido defensor de peligrosísimos narcotraficantes.

 

Para quien crea que ha sido una persona comprometida con los Derechos Humanos, hay que mencionar que inició su carrera judicial durante la dictadura de Juan Carlos Onganía en 1966 y que, diez años más tarde, en 1976, juró por el Estatuto de la última dictadura militar.

Con estos antecedentes a cuestas, ¿alguien puede sorprenderse porque ahora Zaffaroni aparezca como titular de seis prostíbulos en la Ciudad de Buenos Aires?

Por más que el juez hoy diga que no sabía nada sobre este tema, las advertencias le fueron hechas de manera insistente no solamente por la asociación La Alameda sino también por los vecinos de los mismos prostíbulos.

La realidad es que Zaffaroni no puede hacer demasiado en su propia defensa, ya que los contratos de alquiler son falsos, los inquilinos en realidad no existen.

Quien gerencia y regentea los prostíbulos es su propia pareja, Ricardo Montiveros, lo cual determinará fácilmente la Justicia en cuanto haga un mínimo cruce de datos.

Los investigadores también descubrirán que:

-Las prostitutas son dominicanas y peruanas en su mayoría y cobran $120 por cliente.

-Existen un par de VIPS atendidos por porno-stars con tarifas que rondan los 1.500 pesos, frecuentados por políticos, empresarios, banqueros y turismo VIP.

-El rédito es de alrededor de 1.500.000 mensuales, libres de todo.

Frente a lo dicho, solo resta una última pregunta: ¿Habrá Justicia?

 

Carlos Forte
(Con la colaboración de Jorge Brito)

 
 

38 comentarios Dejá tu comentario

  1. El autor de la nota afirma que un abogado defienda a delincuentes. ¿Nos damos cuenta del grado de incivilidad y salvajismo que hay en una mentalidad como la de CARLOS Forte?

  2. No se trata de la sexualidad de un juez de la Corte. Pero sí de su incorrección como integrante del Poder Judicial. Contar varios departamentos para el ejercicio de la prostitución y sostener el desconocimiento de semejante delito lo incrima y convierte en una penosa figura en la que uno depositó dosis de confianza y creyó su posible talento. No ha hecho otra cosa que enchastrar a la Corte que lo albergó por orden de El Eternauta K. Su conducta provoca más sospechas al leer elos nombres de sus defensores. Penoso, Zaffaroni, Dan ganas de llorar en la alhomada solitaria del dormitorio de una de sus tantas propiedades. Eso sí: no chantajee con donaciones. Sea hombre de conducta. Soporte el descubrimiento de sus errores. Sea honesto, tanto como debe serlo un miembro de la Justicia. Porque entonces ¿en quién ya podemos creer?"

  3. Mi mas sentido apoyo a una de las personas mas respetable y honorable que tiene este pais. Horrible es ver como los medios cuando tienen enfrente a alguien con quien no pueden "arreglar" tratan de destrozarlo publicamente. La persona que hizo la investigación del diario libre, dijo que para el a zafaroni lo re cagaron y no tenia idea, sin embargo su diario dijo otra cosa. A ver, aca esta el cv de todos los ministros de la corte: http://www.csjn.gov.ar/autoridades.html El ministro ya tenia sus propiedades heredaras de su madre. Y que importa si es o no es gay? prefieren a un heterosexual corrupto y asesino, solo por que es heterosexual?

Dejá tu comentario

El comentario no se pudo enviar:
Haga click aquí para intentar nuevamente
El comentario se ha enviado con éxito
En unos minutos lo verá publicado en este artículo
Haga click aquí para enviar otro comentario
Tu Comentario
(*) Nombre:
Escriba el texto de la imagen

Seguinos también en

Facebook
Twitter
Youtube
Instagram
Google Plus

Notas Relacionadas

Las dos caras de Raúl Zaffaroni, el hombre de los prostíbulos

"La ley debe ser como la muerte, que no exceptúa a nadie.", aseguró alguna vez Montesquieu. Esa frase calza perfectamente para analizar lo que ocurre en estos días con el descubrimiento de media docena de prostíbulos regenteados en departamentos...