13/01/2017 | Politica


Gustavo Arribas, un hombre (siempre) bajo sospecha

SUELTAME PASADO

Gustavo Arribas, un hombre (siempre) bajo sospecha

Gustavo Héctor Arribas no sabe nada de espionaje, de hecho es escribano. Sin embargo, ello no le evitó estar a cargo de la Dirección General de la Agencia Federal de Inteligencia (exSIDE), donde fue puesto por Mauricio Macri y confirmado por el Senado de la Nación, tanto por legisladores de Cambiemos como del Frente para la Victoria.

Su pasado está plagado de irregularidades, muchas de ellas públicas, sobre todo en su paso por la intermediación en transferencias de jugadores de fútbol. 

Sus escándalos ya vienen desde junio de 1999 cuando, asociado al club Talleres de Córdoba, le cedió el pase del jugador Diego Garay a un club francés. 

Según Wikipedia, la transferencia terminó mal ya que el futbolista tenía un pasaporte falso, la FIFA “castigó al escribano por no poseer licencia de agente autorizado”.

También participó en el pase de Carlos Tévez al Corinthians de Brasil en 2005, que estuvo bajo investigación ya que la Unidad de Información Financiera (UIF) investigaba si hubo evasión o lavado de dinero y las sospechas del organismo apuntaban a posibles maniobras financieras de la mafia rusa.

Una empresa con sede en un paraíso fiscal depositó la plata en un banco de Nueva York. La comisión millonaria la cobraron argentinos a través de otra firma con sede en Gibraltar comandada por Arribas.

También fue parte de un grupo inversor que compró al futbolista Jonathan Calleri por 14 millones de dólares estadounidenses, dicho pase fue investigado por la supuesta comisión de delitos y triangulaciones.

Se lo ha sindicado como supuesto responsable de irregularidades en otras transferencias. Incluso el dirigente xeneise Roberto Digón lo señaló como un testaferro de Mauricio Macri en el club.

También se ha cuestionado el rol de su agencia en la transferencia a Brasil de Tévez y dirigentes opositores a Macri en el club han criticado el rol de Arribas en el Fondo Común de Inversión Xeneize.

En el caso de la transferencia de Carlos Tévez, la Unidad de Información Financiera (UIF) investigó si hubo evasión o lavado de dinero, tras recibir versiones distintas sobre el caso.

Finalmente, Arribas asesoró en los papeles al club Maldonado de Uruguay –el elegido para el intento de triangulación que terminó alertando a los italianos y frustrando la transferencia.

Al tiempo que esta nota termina de redactarse, aún permanece en su cargo al frente de la AFI, donde Macri lo puso por ser de su “extrema confianza”.

Compartí este artículo

Comentarios: RSS de este artículo

Pablo
14 de Enero de 2017

Dejen de ser tan ingenuos!
Nadie que sea una carmelita descalza puede estar al frente de un servicio de inteligencia. Ni acá ni en ningún país del mundo.
El tema es si está alineado con el gobierno y los intereses nacionales.
Lo demás es intrascendente.

maria
16 de Enero de 2017

Pablo, que esté alineado con el gobierno puede ser, ahora que esté alineado con los intereses nacionales, a estos tipos no les interesa la Nación, les interesa su bolsillo y venden al país a su mejor postor.

 

Seguinos también en