El curro millonario de las campañas políticas

5
3817
HACE FALTA UN CAMBIO DE RAÍZ
HACE FALTA UN CAMBIO DE RAÍZ

Dos escándalos que se conocieron en los últimos días, dejaron en claro la oscuridad que abunda detrás de la financiación de las campañas políticas: se trata de las coimas de Odebrecht y las movidas financieras de Aldo Ducler.

 

Respecto del primer tópico, se trata de los miles de millones de dólares que la gigantesca firma de construcción brasileña admitió haber pagado a decenas de referentes de la política de diversos países del mundo.

Con relación de Ducler, está referido al otrora narcolavador —vinculado al mexicano cartel de Juárez— que supo manejar las finanzas de diversos candidatos argentinos, uno de ellos Néstor Kirchner.

En uno y otro escándalo quedó al descubierto un tema del que nadie se anima a hablar con todas las letras: el manejo financiero de las campañas político-partidarias.

Si todo el tiempo surgen escándalos de este tenor, ¿por qué nunca se va a fondo en la discusión de marras? La respuesta es obvia: a nadie le conviene.

Todos los partidos están complicados, porque ninguno puede explicar cómo financia sus campañas. Ergo, todos pronuncian palabras de ocasión pero no hacen nada de fondo para transparentarlas.

Si bien es cierto que existe una “ley de financiamiento de los partidos políticos”, la realidad demuestra que nadie la cumple, ni la UCR, ni el PJ, ni Cambiemos, ni nadie.

Hay varios motivos que lo explican: primero que nada, porque es imposible cumplir con los “pobres” topes que impone la norma. Segundo, porque hay gastos que no se pueden rendir, como el uso de los siempre oscuros punteros políticos.

En buen romance, hay gastos lógicos que pueden rendirse sin problema —afiches en la vía pública, viajes de campaña, almuerzos, etc—, pero hay otros que no. Y estos últimos son los que nutren mayormente los fondos de campaña.

En ese contexto, los que aportan dinero a los políticos prefieren hacerlo en “negro”, sin aparecer en listados públicos. ¿Cómo podría explicar un contratista que le otorgaron una obra pública si aparece en esa nómina maldita? ¿Cómo decirle a la sociedad que una cosa nada tiene que ver con la otra?

Allí es donde aparecen los aportes “por izquierda”, ya sea desviando fondos públicos —lisa y llanamente un robo— o aceptando millonadas de empresas como Odebrecht, que luego exigirán oportunas prebendas. Nada es gratuito, desde ya. Como se dice, “una mano lava a la otra y las dos lavan la cara”.

Por eso, desde los inmemoriales tiempos de la política argentina la financiación de los partidos ha estado teñida de escándalo.

Durante los albores del menemismo todo estalló por los aires cuando se conocieron las valijas de Amira Yoma, provenientes del narcotráfico sirio. Fueron las que ayudaron a Carlos Menem a ser presidente de la Nación, blanqueo mediante.

Diez años más tarde, la campaña Duhalde-Ortega quedó manchada por el dinero del Cartel de Juárez, comandado por el entonces “Señor de los Cielos”, Amado Carrillo Fuentes.

Apenas ocho años después, en 2007, se supo que, para llegar a la presidencia, Cristina Kirchner fue financiada por la mafia de los medicamentos y los traficantes de efedrina. Y así sucesivamente. ¿Cuánto tardará en conocerse alguna trapisonda en la recaudación de la campaña de Mauricio Macri?

Está claro que el sistema no funciona, ni funcionará. ¿Por qué entonces nadie hace nada para cambiarlo? ¿No hay una tremenda hipocresía por parte de la clase política, que condena la corrupción por un lado pero calla por el otro, cuando le conviene?

Se trata de una cuestión cultural: la corrupción suele ser condenada cuando se da en grandes proporciones pero no cuando aparece en pequeños hechos cotidianos. Ese concepto está equivocado, por eso la Argentina no logra salir de su propia trampa.

¿Cómo explicarle a un chico que está mal robar mentir si es lo que observa cada día por parte de sus propios padres? La coima a un policía para que no haga una multa, la avivada en la cola del supermercado, la compra de un celular robado, etc. ¿No son acaso actos de corrupción?

Un chico que crece en ese ambiente, ¿qué se supone que hará de su vida? ¿Será un tipo honesto o deshonesto? La respuesta es obvia.

Hasta que no se revierta esa situación, es imposible que no sigan estallando escándalos de corrupción. Ciertamente, sería un milagro.

No solo hay que ampliar los estándares actuales de ética y moral vernáculos, sino que además urge imponer “deontología” como materia desde los primeros años de la educación primaria.

Es una senda que llevará décadas, pero que debe empezar a transitarse ya mismo. Al mismo tiempo, habrá que empezar a controlar con más fuerza los hechos que involucran a la cosa pública.

La ausencia de involucramiento ciudadano en el control gubernamental, es inversamente proporcional al crecimiento de la corruptela local.

Como bien dijo alguna vez Ludwig von Mises, “la corrupción es un mal inherente a todo gobierno que no está controlado por la opinión pública”.

COMPARTIR
Artículo Previo La muerte de Nisman, una cuestión de fe
Artículo Siguiente Qué se necesita para ser un buen periodista
Armin Vans
También en
 

5 comentarios Dejá tu comentario

  1. Claramente, si el ciudadano promedio fuera honesto, no tolearía muchos de los dirigentes que tenemos. En cambio, si a diario vemos el que "roba" en su pequeña cuota de poder (el administrador del edificio coimea con el gasista, el comprador de una empresa coimea con el proveedor, el infractor de tránsito coimea con el policía, el de la cooperadora del colegio roba fondos destinados a mejorar la escuela, el conductor que aprovecha el descontrol y "roba" un lugar de estacionamiento no permitido -vereda, rampa de discapacitados, lado izquierdo de la calle-, el empleado municipal exige coima a cambio de un trámite obligatorio, el que está en la fila de algo y no la respeta) nada puede hacernos suponer que cuando el poder aumenta, y ese mismo ciudadano se convierta en juez, intendente, gobernador, presidente, o lo que fuera repentinamente se vuelva honesto.

  2. Me parece que se olvida de las bolsas con efectivos robadas de la casa de la Vice-presidenta, Michetti, el juez cerró la causa con pruebas muy dudosas, sin documentación, con gente que manifestaba haber hecho un aporte pero que no le dieron recibo, la fundación no tenía hecho los balances, ni cumplía con la normativa que dice que toda recaudación de una fundación tiene que ser por transferencia bancaria. El PRO hace uso de fundaciones que no son investigadas, Odebrecht también pudo haber financiado la campaña de Macri a juzgar por el beneficio que le dió posteriormente en la obra de soterramiento del Sarmiento.

  3. Maria, me tenes los huevos al plato. Si pones una queja deci de donde sacaste la documentacion. De lo contrario estas inventando y agregando cosas a tu negatividad constante, y viendo de que maneras poner palos en la rueda. Lo tuyo es de preocupacion. - Gabriela Michetti: sobreseida por el juez Ariel Lijo. Los informes bancarios, las declaraciones juradas,los testimoniales y los libros contables de la fundacion SUMA acreditaron el origen licito del dinero. Diario La Nacion- 12 de abril 2017--Mierdosa apreciacion tuya de que no habia balances, dudosa documentacion.....como te gusta inflar- Lo tuyo es una guerra comunicacional constante. Maravilla, que nunca haces un solo comentario sobre tu amada ex-presidienta.... Con que dineros se aguanta toda su campaña, siendo que esta con todos los dineros frizados por el juez Bonadio??? La ladrona mas cleptomana de la historia, que todo lo qwue toca se lo lleva, y vos salis a defenderla....

  4. Lijo, trigo limpio no?, Rafecas, trigo limpio también?, Canicoba otro, sigo con la lista o ya es suficiente? Yo no pongo las manos en el fuego ni por Mauricio ni por Gabriela, es lo que hay, pero de ahí a querer quemarse las manos voluntariamente hay un trecho.

  5. Agún día llegará. Claro esta que por ahora nadie, ni naides puede tirar la primera piedra. Si vemos que la Justicia esta para meter presso a pobres pergiles, NO ESTA HECHA PARA EVITARNOS A LOS MAYORES LADRONES Y CORRUPTOS SINO PARA ENTREGARLES IMPUNIDAD

Dejá tu comentario

El comentario no se pudo enviar:
Haga click aquí para intentar nuevamente
El comentario se ha enviado con éxito
En unos minutos lo verá publicado en este artículo
Haga click aquí para enviar otro comentario
Tu Comentario
(*) Nombre:
Escriba el texto de la imagen

Seguinos también en

Facebook
Twitter
Youtube
Instagram
Google Plus

Notas Relacionadas

De campañas y mañas

DE CAMPAÑAS Y MAÑAS  Esta campañ     Esta campaña política para las elecciones legislativas parece no haber sido entendida por algunos candidatos que creen estar postulándose para presidente de la república, no señores...